BLOGS
Mara viste y calza Mara viste y calza

“Algunas personas
sueñan con piscinas,
yo sueño con armarios”.
Audrey Hepburn

Archivo de la categoría ‘género’

Si el pelo largo es de chicas, ¿el pelo corto es de los bulldogs?

Hace unos años, mi abuelo le dijo a mi hermano que se cortara el pelo, que parecía una niña. Pese a tener ya 80 años (mi abuelo, claro, no mi hermano), y aunque por lo general, tenía una mentalidad muy abierta para alguien de su generación, se le notaba la educación.

GTRES

Como os decía, puedo llegar a comprenderlo, que no a compartirlo. Porque además, lo grave del asunto no es que se diga “Córtate el pelo largo porque pareces un desgreñado”, se dice “Porque pareces una chica”, como si que un hombre se parezca a una mujer fuera algo malo.

Y que encima hoy en día, y personas “jóvenes”, sigan pensando de esta manera, es lo que realmente me preocupa.

Quería reflexionar sobre este tema porque los hijos de la actriz Megan Fox sufrieron este tipo de comentarios vía online por la foto que compartió su madre en Instagram.

“Son muy monos, pero Meghan el pelo, por favor, es importante para los niños” decía una usuaria.

Babes

A post shared by Megan Fox (@the_native_tiger) on

“Los niños no siempre saben lo que quieren. Les puede gustar algo y a los dos minutos querer otra cosa. Es nuestro trabajo guiarles correctamente y dejarles ser ellos mismos cuando sean lo bastante mayores para tomar sus propias decisiones”.

“Esfuérzate por no confundirles así en el futuro ellos sabrán realmente qué quieren ser porque tendrán una definición clara de todas las cosas. Pero por ahora, si es un chico es un chico, si es una chica es una chica” decían otros en la red social. Algunas opiniones, incluso, venían de mujeres que declaraban saber bien de lo que hablaban por ser madres de dos o tres hijos.

Bastante malo es que madres (o quien sea) se dediquen a juzgar a otras madres por su manera de criar a los hijos y que además se dé el hecho añadido de que se mantenga esa idea tan estereotipada.

A mi abuelo no le dio tiempo a desaprender aquello que le habían enseñado de que el pelo corto es para hombres y el largo solo lo llevan las mujeres. Y digo “desaprender” porque lo que tiene crecer en una sociedad machista es que cuando identificas este tipo de comentarios, que no son otra cosa que una discriminación, como si “parecerse a una mujer” por llevar el pelo largo fuera algo malo, darse cuenta y rectificar es de gente sabia.

No pudo desaprenderlo, pero quienes leéis esto sí que estáis a tiempo de hacerlo.

¿Por qué por ser mujer tengo que saber cuidar flores?

Las mujeres sabéis cómo cuidar flores” me dijo mi jefe el otro día.

PIXABAY

Me había pedido que bajara a por un ramo y que lo utilizara para hacer fotos para las redes sociales de las marcas de accesorios que lleva en la agencia de relaciones públicas.

Nunca he sido de flores, siempre me han gustado, pero no me convence lo de comprar seres vivos cortados solo para admirarlos un día o dos por su belleza y después dejar que mueran en un vaso.

Me considero más práctica, por lo que siempre he hecho saber a mis parejas que si querían tener detalles conmigo preferiría chocolate o, en su defecto, y por no salir del mundo vegetal, aguacates.

La cosa es que no he tenido flores en mi vida, igual el típico ramo que nos regalan nuestros padres al cumplir los 18 años, pero poco más. Además, siempre era mi madre la que, con su buena mano, se hacía cargo de meter las flores en un recipiente adecuado.

Cuando me vi en la oficina con aquel ramo desmembrado sobre el set que estaba montando para fotografiar los accesorios, cogía y soltaba las flores como los relojes o gafas de sol del showroom.

Al terminar, dejé las flores de nuevo en un florero improvisado con agua. Mi jefe, cuando vio el ramo, me hizo saber que le parecía increíble que yo, como mujer, no supiera hacerme cargo de unas flores. Lo dejé correr.

Al día siguiente me volvió a repetir que cómo era posible que una mujer no supiera cuidar unas flores. Y yo, que no me callo ni debajo del agua (aunque ahora estoy aprendiendo a hacerlo) le dije que aquello me parecía bastante machista por lo estereotipado del asunto.

Esto era aún más extraño teniendo en cuenta que él es gay y por ello, en mi opinión, cabría esperar que tuviera tener la mente un poco más abierta y ver más allá de lo que se asocia a cada género.

Pero independientemente de su sexualidad, es como si yo dijera que él, por ser hombre, tiene que saber de motores cuando, a lo mejor, lo más cerca que ha estado de una varilla de aceite ha sido poniéndole un mensaje a su mecánico.

Hay mujeres que no saben cuidar flores. Hay mujeres que saben de motores. Hay hombres que no les gusta el fútbol y hay hombres que cuidan las flores divinamente (sino no existirían los jardineros).

Dejemos de ver el mundo en rosa y azul y veamos a las personas como lo que son: individuos únicos independientemente de si les ha tocado una “Y” o una “X” después de la primera letra.