Mara viste y calza Mara viste y calza

“Algunas personas
sueñan con piscinas,
yo sueño con armarios”.
Audrey Hepburn

Archivo de la categoría ‘tatuajes’

Los consejos que debes seguir si quieres que tu tatuaje envejezca bien

El furor por un diseño concreto cuyo resultado puede ser diferente en la piel, un mal sanado del tatuaje o la exposición al sol del mismo son algunos factores que pueden modificar el aspecto de la obra que llevamos en la piel. Para resolver las dudas que nos puedan surgir respecto al cuidado que hay que darle a las zonas tatuadas, Sonia Muñoz, tatuadora de Acme Tattoo Studio (Madrid), me resuelve alguna de las dudas más comunes que podemos tener sobre el tema.

PIXABAY

[Un momento… ¿Aún no me sigues en Instagram, Twitter o Facebook?]

Según la artista, a la hora de escoger una zona cuanto “menos te dé el sol mejor, el sol se come el color y al final hay que repasar”. Pero si queremos que quede a la vista no es un problema ya que “todas las zonas son buenas si te echas crema protectora -de alto factor de protección- y no te quemas” dice la tatuadora que desaconseja las zonas de las articulaciones como el codo o la rodilla.

Un tatuaje en el costado si coincide en la zona en la que abrochamos el sujetador, ¿podría dañar al diseño? “Solo cuando está curándose, luego no afecta”, explica Muñoz, por lo que confirma que el cuidado posterior al tatuaje, la etapa en la que se sana, es una de las más importantes a la hora de definir su resultado final.

Para quienes piensen que hidratarse el dibujo con regularidad después de la ducha ayuda a mantenerlo ‘vivo’ se encuentran en lo cierto a medias. “A la molécula de pigmento le da igual la crema que uses pero a la piel no. Es mejor si tienes la piel tersa, ya que es el soporte del tatuaje. El lienzo hay que cuidarlo, no solo la obra“, recuerda la tatuadora.

Sonia Muñoz desmiente también el mito de las alergias: “La piel tatuada una vez cicatrizada es igual que el resto de piel. Herida y cortes pueden estropear un tatuaje, pero una pequeña erupción una reacción no van a cambiar el tatuaje“.

Es quizás uno de los diseños que más acusan el paso del tiempo las palabras o frases, ya que como confirma la artista “No es recomendable hacerse letras gruesas y pequeñas, ya que una vez cicatrizan se emborronan. La piel no es como un folio, mantiene el pigmento donde lo has puesto pero siempre recrece un poco hasta que se coloca, no queda fijo donde se puso. Si las líneas están muy juntas acaban por unirse“, dice Sonia Muñoz aclarando que el problema suele ser de aquellos clientes que quieren diseños pequeños. “En tatuajes, menos es más, un línea simple y fina tiene mejor trayectoria”.

El sanado correcto del diseño después del tatuaje, el cuidado de la piel año tras año con cremas y protección solar son, en definitiva, junto a escuchar cualquier indicación del tatuador, los pasos a seguir, ya que en el caso de los diseños en la piel, es mejor prevenir que curar.

Como nos recuerda la tatuadora lo único que puede mejorar el aspecto de un tatuaje envejecido es “un repaso puede ser la solución, aunque no siempre se puede meter más tinta”, ya que depende de cada caso.

Tener tatuajes ya no te va a impedir conseguir trabajo

No, mamá, hacerme un tatuaje no va a ser un impedimento cuando esté buscando trabajo.

Si tu madre es como la mía, de esas que relacionan los tatuajes con la delincuencia, pese a que tú que eres su hija (y más buena que el pan) solo te hayas tatuado una mariposa en el pie, esto va para ella.

PIXABAY

[Un momento… ¿aún no me sigues en Instagram, Twitter o Facebook?]

Señoras del mundo: tener tatuajes no es un problema a la hora de conseguir que nos contraten, así que dejad de repetírnoslo cuando os contamos que vamos a continuar el tatuaje del hombro a lo largo del brazo.

Podemos encontrar dificultades a la hora de encontrar trabajo por cómo están las cosas en España, pero no por los tatuajes, de verdad, podéis quedaros tranquilas.

Afortunadamente, la concepción que se tenía de ligar los tatuajes a presidiarios ha disminuido gracias a que nosotros, millennials, nos hemos tatuado con una pasión y una continuidad como ninguna otra generación antes.

Pero para tener seguridad plena sobre el tema, la revista americana Human Relations ha publicado un estudio que se encargaba precisamente de analizar cómo eran percibidos los tatuajes en el ámbito laboral.

Ni el número de tatuajes, ni el lugar donde tienes el diseño (es decir, si son visibles o no) estaban relacionados con ningún tipo de discriminación en el trabajo o menor tasa de empleo.

De hecho, los tatuajes parecían ser una pequeña ventaja ya que el estudio demostró que la gente con tatuajes trabajaba más horas y días al año que aquellos que no estaban tatuados (estamos acostumbrados al sufrimiento, seres no tatuados).

Aunque haya empezado hablando de nuestras madres (os adoramos), el cambio en la percepción no es que se haya dado en treinta años ni mucho menos.

El último estudio que se hizo al respecto fue en 2006 (es decir, ayer) y su resultado fue que el 80% de los participantes pensaban en los tatuajes a la vista como algo negativo.

Así que ahora que los tatuajes son aceptados en el lugar de trabajo (a no ser que hagas algo del tipo Guardia Civil), el diamante del hombro o tu nombre en chino no se van a interponer a la hora de conseguir tu trabajo soñado.