Entradas etiquetadas como ‘otoño’

Cinco prendas que tu armario necesita este otoño

(Sí, tu armario, y como tú eres la encargada de velar porque el mueble esté correctamente actualizado, toma nota de cuáles son)

Entre el fresco que ya empieza a hacer daño en el tobillo (mira que te dicen en casa que no te remangues tanto los pantalones) y que la mitad de las cosas del año pasado han aparecido misteriosamente llenas de bolitas (nunca te olvidarás de ese jersey con el que compartiste tan buenos momentos), es el momento de poner al día el armario.

WILFDOX

Así que aprovechando que vas a hacer limpieza, te recomiendo que tengas localizadas estas cinco prendas imprescindibles para tu día a día más necesarias que el abono transporte en tu cartera:

-Vestido de Orgullo y Prejuicio: romántico, largo, perfecto para los días fríos en los que sales de casa a las 8 de la mañana. Acuérdate que las margas abollonadas son un plus. Cógelo de flores si quieres sentirte un personaje de una novela de Jane Austen. Puedes ir todavía más abrigada si te dejas las piernas sin depilar.

-Bolso caja: puede ser cilíndrico, cuadrado, con forma de maceta, de platillo volante… De lo que quieras. De hecho ni siquiera tiene por qué ser nuevo. Puede que no te entren el portátil ni los apuntes, pero ¿y lo bien que sienta?

-Pantalones de chándal: pero para llevar a la calle, es decir, si es el que tiene agujeros o manchas de cuando te dio por experimentar con las pinturas acrílicas, no vale. Inspírate en las colecciones de Tommy Hilfiger o en los modelos vintage que llevaba tu padre cuando eras pequeña, que ahora vuelven a estar de moda.

-Botín efecto calcetín: las hermanas Kardashian son la prueba de que este modelo de calzado es el complemento que no solo nos sienta bien a todas sino que nos va con todo. Da igual lo que contenga tu armario (a no ser que en tu casa el armario se use para guardar la tabla de planchar y los juegos de mesa que nadie usa, claro), si es ropa, la puedes combinar con esos zapatos.

-Cuadros descuadrados: vale, no es una prenda, pero hay tanta variedad que me parecía cruel escoger solo una pieza. La clave es que combines motivos geométricos diferentes. Las chaquetas o faldas a juego de Blair Waldorf estaban muy bien para 2010, pero para 2018 se llevan los cuadros descuadrados. Apuesta por mezclas en las mismas prendas o aquellos que no parezcan salidos del uniforme de un colegio privado.

Y ya que eres una adicta a las tendencias, recuerda que puedes seguirme en Instagram, Twitter o Facebook para más novedades.

Cuatro consejos para vestir en el entretiempo (y no morir en el intento)

Estamos en ese breve momento del año en el que sales de casa y hace un frío digno del vuelo del grajo, llegas al metro y te asas de calor.

URBAN OUTFITTERS

[Un momento… ¿Aún no me sigues en Instagram, Twitter o Facebook?]

Después te quedas fría en la oficina porque todos tenemos a un compañero que siempre pide encender el aire acondicionado y vuelves a casa sudando con un sol que más que propio de las 6 de la tarde parece del mediodía, pero en Benidorm y en julio.

Lógicamente con los cambios de temperaturas no sabemos cómo salir de casa. El armario está tan confuso que se hiere a sí mismo por lo que hay una serie de claves que puedes tener en cuenta a la hora de enfrentarte al entretiempo y no coger un resfriado en el intento.

En primer lugar ponte capas. Además tu madre me apoya firmemente en esto. Es el momento de empezar a combinar, uno tras otro, diferentes estratos de tu armario en tu cuerpo.

Según vaya avanzando el día puedes ir quitándote unas u otras pero resulta muy práctico que aproveches a usar esas chaquetas finas que en verano te sobran y en invierno no te sirven ni de adorno, por ejemplo, las cazadoras vaqueras.

View this post on Instagram

@georgia.pendlebury #lfw

A post shared by STYLE DU MONDE (@styledumonde) on

Saca el neón del armario, algo tienes. Úsalo. Es una tendencia que ha venido con fuerza desde los años 90 y que viene genial para contrarrestar la pereza que te da que ya te hayan mandado dos trabajos de grupo. Es también un antídoto genial a la pena que te da despedirte de las tardes de terraceo.

Prueba los clásicos otoñales y no estoy hablando de los nuevos cafés del Starbucks con motivo de Halloween. Las prendas de otoño, hablemos claro, son las mejores de todo el año.

Las llevas viendo con deseo desde las rebajas de verano y es una ropa que no tiene ni punto de comparación con la del resto de estaciones.

Saca las americanas, el jersey de cuello alto, las prendas naranjas, la falda de lana y disfruta de que puedes retomar (por fin) la relación con las botas, que aunque las conseguiste estirar hasta mayo porque te resistías a dejarlas, en estos meses las has echado mucho de menos.

View this post on Instagram

Trend alert: neon 🎾 #modebloggxtrends

A post shared by Fashion Inspiration (@modeblogg) on

Y si tienes ganas de dejarte llevar por la moda más atrevida, combina sandalias y calcetines: parece una broma pero no lo es. Quizás el estilo que llevan los turistas cuando vienen a hacer vacaciones a España te pareciera algo hortera, pero desde hace un par de temporadas es tendencia y además ideal para estos días de cambios.

En función de la previsión meteorológica elige el grosor de tu calcetín y conseguirás unos pies abrigados (y estilosos) a prueba de viruje.

Tu padre: el nuevo icono de estilo según la tendencia ‘dad fashion’

Que tu padre se haya convertido en tendencia es quizás una de las noticias más inesperadas del año (y eso que estamos en el mismo momento en el que hemos conocido que Justin Bieber se ha prometido).

Dennis Quaid, el perfecto ejemplo de ‘dad fashion’. YOUTUBE

[Un momento… ¿aún no me sigues en Instagram, Twitter o Facebook?]

¿Tu padre? ¿Moda? ¿El mismo que se hace un lío con las tiendas y conoce como “Bresca” a “Bershka”? ¿El que llama “alpargatas” a todos tus zapatos desde las chanclas hasta las zapatillas de deporte? Pero, ¿cómo ha pasado?

Se trata del último fenómeno dentro del street style, una corriente alternativa que busca sacar a la calle un lado irreverente de la moda y es donde entra tu padre (no que el buen hombre sea irreverente, sino por el estilo que se lleva).

Concretamente se trata de recuperar la ropa que él llevaba en los años 90, esa que conoces por las fotografías antiguas y que te hace exclamar “Pero madre mía, papá. ¡Menudo jersey!” Pues amiga, créeme, vas a querer localizar ese jersey (y muy pronto)

Para imitar el armario de tu padre de hace tres décadas, solo tienes que tener cinco prendas imprescindibles en el armario:

  • Chanclas de piscina retro: da igual que ya se haya acabado el verano, lo importante es mantener el espíritu de las vacaciones todo el tiempo que podamos. Si ves que ya hace fresco como para ir con los dedos al aire, haz como Kanye West llevando el calcetín por debajo.

JDSPORTS.ES

  • Camiseta cantosa molona tipo boy band: el logo es fundamental (independientemente de cuál sea). Ten en cuenta que cuanto más extraño y atípico sea el color, mejor. Ideal para sustituir a la clásica de Levi’s, esa que tienen 9 de cada 10 españoles.

 

JDSPORTS.ES

  • Chándal vintage: el mismo conjunto deportivo extremadamente ancho con el que tu padre iba a las excursiones familiares al campo de los fines de semana. Puedes darle el toque contemporáneo si subes el calcetín blanco (con rayas) por encima del tobillo.

JDSPORTS.ES

JDSPORTS.ES

  • Monster sneakers: yo confiaba en que fueran una moda pasajera, pero no he tenido tanta suerte. Siendo realista, no se las puedes robar a tu padre (a no ser que uses la talla 46). Si decides unirte a la tendencia piensa que cuanto más grandes, monstruosas y pesadas, mejor.

JDSPORTS.ES

 

Pana que te quiero pana

¿Recordáis la última vez que la pana nos pareció atractiva? Era cuando televisaban Aquellos maravillosos 70 y, siendo sinceras, nos habría gustado cualquier cosa que le hubieran puesto a Ashton Kutcher.

El reparto de la mítica serie llevaba el tejido en todo, desde petos hasta conjuntos de dos piezas e incluso, si la memoria no me falla, un traje de americana y pantalón. Eran los años dorados de la pana.

Sin embargo todas las modas pasan y la pana, como el furor por los collares de chupete, se diluyó entre las carpetas forradas con las fotos de los Hanson hasta ahora, que vivimos la edad de plata del tejido gracias a Stranger Things.

La serie nos ha hecho recordar que en alguna funda del armario (con un intenso olor a naftalina más que seguramente), tenemos prendas de pana que podemos ponernos con dignidad, orgullo y estilo esta temporada (después de airearlas un poco).

Faldas, pantalones, gorras, bolsos, camisas y, sobre todo, cazadoras que son perfectas para los estilismos de nuestro día a día y para evitar coger los catarros que son tan característicos de esta época como lo son las hojas en el suelo.

No solo partiremos la pana (había que hacer el chiste fácil en algún momento) sino que nos sentiremos como Nancy en Hawkins o como Kelso en un pueblecito de Wisconsin (sí, esta tendencia también es para ellos).

BERSHKA

MANGO

Cómo vestirse en ‘veroño’

El ‘veroño’ es uno de los mayores retos estilísticos del año. Es como cada vez que te toca hacer la Declaración de la Renta pero aplicado al mundo de la moda.

Lo de salir de casa con temperaturas que rozan la congelación y llegar al medio día con un calor que te hace fantasear con la piscina supone un desafío hasta para la adicta a la moda más pintada.

El quid de la cuestión es cómo salir de casa vestida decentemente, con una ropa que se ajuste a las temperaturas, sin parecer una mamarracha. Puede parecer sencillo, pero aún en su despacho de Vogue, Anna Wintour mira por su ventana preguntándose cuál es el secreto para vestir bien en veroño.

First things first after landing in LA: my first Halloween pumpkin patch 🎃 More on my stories 👻 #AmericanDays

A post shared by Chiara Ferragni (@chiaraferragni) on

El veroño es como ir a una cita con alguien que no te gusta, sabes que te vas a sentir incómoda en algún momento.

Por muy grande que sea la tentación de ponerse calcetines debajo de las sandalias o chanclas, hay zapatos perfectos para el veroño como son los botines semiabiertos (esos que tu madre te decía que no ibas a ponerte nada en verano porque te darían calor y aún menos con el frío del invierno) o los zapatos destalonados.

Es la oportunidad perfecta para sacar las gabardinas, porque aunque no caiga una gota, al menos en Madrid, cortan el viento de la mañana que da gusto.

Si las acompañamos de faldas midi sin medias o pantalones culotte estaremos igual de preparadas para tomarnos una cerveza en el afterwork aunque haga viento en la terracita de turno, que para el descanso al medio día al sol, aprovechando los rayos, como si de la fotosíntesis dependiera nuestra supervivencia.

🌎❤️

A post shared by Aida Domenech (@dulceida) on

Chubasqueros para combatir la lluvia con estilo

A diferencia de lo que Geri Halliwell pronosticaba, no están lloviendo hombres pero sí que hemos empezado esa etapa en la que te puede pillar un chaparrón en cualquier momento del día.

 

ASOS/KLING/TOPSHOP

Es la misma etapa en la que, justo antes de salir de casa, a tu madre le entra un picorcillo bajo la piel cuando te ve salir con los vaqueros remangados y tus zapatillas de tela que le obliga a decirte “Hija, ¿llevarás paraguas, ¿no?”. Una frase que, si aplicamos el traductor madre-hija se traduce en: “Cógete ahora mismo algo para protegerte de la lluvia que te vas a coger un resfriado”.

Sin embargo no todas somos fanáticas del paraguas. Por muy plegable que sea ocupa un montón de espacio, pesa, y entre el bolso o la mochila, la carpeta, el reproductor de música y el móvil acabas yendo por la calle más cargada que cuando en el Primark se te olvida coger la cesta.

Es por eso que es el momento perfecto de llevar la prenda de entretiempo que es el chubasquero. Para este año, y a juego con el resto de tendencias, llegan los chubasqueros en mate, medio transparentes, metalizados, imitación de plástico o, mi favorito, el de Capitán Pescanova de toda la vida.

Tu madre se quedará tranquila, tu bolso no pesará una tonelada y aún bajo la lluvia irás fabulosa (algo que hasta hace poco con la oferta de chubasqueros que había no era nada fácil). Ya puedes cantar tranquila el “Que llueva, que llueva…”.

ASOS/TOPSHOP

TOPSHOP/KLING/ASOS

TOPSHOP/KLING/ASOS

Esta es la boina que no querrás quitarte en toda la temporada

Si eres de las que está harta del reinado de los sombreros de ala ancha en el que llevamos inmersos desde hace unos años, esta temporada llega otro complemento por el que puedes llegar a perder la cabeza: la boina de maquinista.

INSTAGRAM

Además de que nos permite salir a la calle perfectamente peinadas incluso en un bad hair day (o cuando no nos ha dado tiempo a lavárnoslo pero no queremos que se nos vean las raíces grasas) es un accesorio que podemos llevar con todo el armario ya que hace buenas migas tanto con falda como con pantalón.

La boina le da (leer con tono de voz de Samantha Vallejo-Nágera) “saborrr” a todos los estilismo y le quita formalidad a los más arreglados.

A la hora de hacerte con ella, no lo vas a tener precisamente difícil ya que la tienen la mayoría de las tiendas (y no suele costar más de 15 euros).

La única pega que le encuentro es que es un complemento que favorece a todas las caras: cuadradas, alargadas, ovaladas… excepto a las redondas, ya que si eres como yo, de buen moflete, es mejor que busques otro tipo de sombrero.

INSTAGRAM

¿Qué opinas de la tendencia? ¿Te sumas al club de las maquinistas?

La fiebre del abrigo de pelo (falso)

No deseábamos algo con tantas ganas desde que nos dijeron que habría una tercera entrega de Sexo en Nueva York (aunque no vayan a grabarla finamente).

El abrigo de pelo es como cuando ves chocolate Milka en el supermercado, no te acaba de convencer porque sabes que tiene aceite de palma y azúcar a tutiplén, pero te atrae irremediablemente.

BERSHKA

Es una prenda que, al menos en mi caso, relacionaba con mi abuela y otras mujeres que iban a misa con esos abrigos inmensos, que resultaban más pesados que los chalecos con lastre para entrenar.

Sí que es verdad que, entre el olor a naftalina y las anchuras (por mucho que queramos a nuestras abuelas no nos sientan como a ellas), no terminamos de vernos con esas maravillas retro por la calle.

Por suerte para este invierno tenemos alternativas no solo más juveniles sino de pelo sintético, perfectas para las amantes de la moda y los animales a partes iguales.

Pero si no va contigo porque el tema abrigo te sigue pareciendo demasiado, puedes sumarte a la fiebre furry con bufandas, chaquetas o chalecos, una manera más combinable de meter la tendencia en el armario (¡y además sin gastarte tanto!).

BERSHKA/STRADIVARIUS

 

Por qué el rojo es el nuevo negro

Si las tendencias se vieran reflejadas en las casas de apuestas el rojo se pagaría muy bajo, ya que es la apuesta segura de la temporada otoño/invierno que acabamos de inaugurar.

INSTAGRAM

El color más pasional viene para cubrir todo el armario en un intento de convertirnos en las caperucitas modernas urbanas.

Las razones para amar el rojo son infinitas: es un color muy favorecedor, se puede conjuntar con la mayoría de colores que tenemos en el armario (lo de rosa y rojo allá cada uno, pero hay limites que es mejor no atravesar), es llamativo pero de una manera sofisticada, nos aporta seguridad y es el tono de la seducción por excelencia.

Si te estás mirando al espejo con algo de esa tonalidad puesto y no te sientes con más poder que Jessica Rabbit en un escenario, es que o eres daltónica o tienes el espejo un poco sucio.

H&M/TALLY WEIJL

H&M/TALLY WEIJL

PRIMARK/TALLY WEIJL/H&M

 

Os recibimos, americanas con alegría

Porque en Milán no hay grajos, pero de haberlos volarían muy cerca del suelo. El calor veraniego ha desaparecido en poco menos de una semana y ha llegado el otoño de la manera más norteña posible: con frío, viento y lluvia.

Lo que debería sumirme en la depresión más absoluta (como madrileña amante del sol que soy, quiero decir) se convierte en la oportunidad de sacar a la calle una de las prendas que protagonizarán esta temporada: la americana.

@MEETINGMARA

La americana se ha ganado a pulso el hueco entre nuestras favoritas. No hay cuerpo masculino, femenino, alto, bajo, ancho o estrecho al que no le quede bien.

Es una prenda que si no tenemos por el armario bien podemos “cogerle prestada” (cuando digo coger prestada me refiero a confiscar disimuladamente y no devolver jamás) a alguien de la familia. Las masculinas son especialmente recomendables, ya que es llevándola un poco ancha como dictan los gurús de la moda que se debe lucir.

Para esta temporada las americanas en tonos grises dominarán la calle, especialmente las conocidas como Prince of Wales que tienen unas rayas muy características.

A la hora de combinarla, las posibilidades son infinitas. Si el rollo oficinista no va mucho contigo, porque a lo que vas es a clase en la universidad y no a trabajar al Corte Inglés, ponle un cinturón por fuera o un pañuelo anudado en la manga. Le quitarás formalidad y le darás tu toque personal.

TALLY WEIJL

BERSHKA