BLOGS
Mara viste y calza Mara viste y calza

“Algunas personas
sueñan con piscinas,
yo sueño con armarios”.
Audrey Hepburn

Entradas etiquetadas como ‘bikini’

Bikinis de cinta adhesiva: ya hemos visto todo en esta vida

No, lo digo en serio. Yo después de esto ya puedo morirme tranquila porque no va a haber nada que me sorprenda más en moda baño.

[Un momento… ¿aún no me sigues en Instagram, Twitter o Facebook?]

THE BLACK TAPE PROJECT

Doy gracias de vivir en Madrid y de que las tendencias de Miami me queden lejos, porque lo último que se ha visto en la pasarela de la Miami Swim Week es para mear y no echar gota.

Hablo de manera literal, no se puede echar gota físicamente ya que la tendencia de una de las marcas que desfilaban, The Black Tape Project (El Proyecto de la Cinta Negra para quienes se os resista el inglés) es llevar cinta pegada al cuerpo a modo de bikini.

La firma, con base en Miami, considera que proporciona una moda artística y alternativa (algo que no me atrevo a dudar viendo su propuesta).

En la web del creador de la marca no encontrarás pegatinas concretas de lo que se ha visto en pasarela, sino rollos de cintas aislante en dorado o plateado para que tú, con tus tijeritas, te pongas en modo creativo a hacerte algo del estilo.

El resultado puede ser interesante si tenemos en cuenta que el arte de muchas personas, entre las que me incluyo, no va más allá de hacer collares de macarrones.

Además, esto de ‘hazlo tú misma’ nos viene genial a las que trabajamos ocho horas al día (sea donde sea), nótese la ironía, y luego tenemos que hacer otras cosas en la vida.

Perfecto para esos huecos libres en los que podemos entretenernos mientras vas esperando a que termine la lavadora o a que la página de Renfe te deje comprar los billetes para irte de vacaciones. La única pena es que igual tardas dos meses en fabricártelo.

THE BLACK TAPE PROJECT

Entonces viendo que, a fin de cuentas, solo es (cara) cinta aislante pegada al cuerpo, me planteo varias cosas: ¿irrita el pegamento la piel? ¿Es water resistant o te obliga a no tocar el agua más que con el dedo gordo del pie? ¿Y para echarte crema? Pero sobre todo ¿qué pasa cuando te la quieres quitar?

El bikini del revés: la tendencia que solo queda bien si te has operado las tetas

¿Os acordáis cuando a las blogueras de moda les dio por el underboob, el escote que dejaba la parte de abajo del pecho a la vista en vez de la de arriba? Bien, ha llegado la versión veraniega.

[Un momento… ¿aún no me sigues en Instagram, Twitter o Facebook?]

UPSIDEDOWN BIKINI FACEBOOK

Los estilismos estivos, compuestos muchas veces por bikinis, sumados a la enésima reinterpretación de un escote han dado lugar al upside down bikini, una manera de colocarse las tiras de la parte de arriba del traje de baño que te resultará muy familiar.

¿Te has dado cuenta? Correcto, es lo mismo que hacía tu madre cuando quería ponerse morena en la piscina para evitar las marcas de los tirantes: un nudillo en el centro y los extremos por detrás de la espalda (en este caso por dentro de la copa).

La idea de darle una segunda vida al bikini, es buena, no seré yo quien diga que no como firme defensora que soy de reciclar ropa. Es buena, sí, pero especialmente si tienes el pecho operado.

A mí la idea me estaba gustando. Incluso con cierta esperanza he visto el vídeo tutorial de Instagram que explica cómo puedes hacerlo.

Sin embargo, a la hora de mirar los ejemplos que daba la cuenta de la tendencia, me costaba encontrar mujeres con el pecho sin operar.

Fijaos que de las primeras cien fotografías que muestran el bikini hacia abajo solo he contado cinco de mujeres cuyo pecho fuera al natural. Y sí, podéis creerme cuando os digo que sé diferenciarlos.

Entonces, ¿qué pasa? ¿Es para todas esto? Pues honestamente, no. Los intentos que he podido hacer a la hora de atar el bikini de esa manera, me dejan el pecho espachurrado y con parte del pezón al aire, lo que me horroriza ya que es una piel extremadamente delicada y no debería estar al sol.

Por otro lado, los casos de las mujeres con pecho grande y natural, al perder la sujeción del tirante anudado al cuello, terminan con las tetas desparramándose por fuera. Igual aguanta bien puesto los dos minutos que posas para la foto, pero nada más levantarte aquello va a caer por su propio peso.

En definitiva, que las tendencias, ideas, propuestas y maneras alternativas de llevar una prenda están muy bien, pero me gustarían más si fueran algo que pudiéramos disfrutar todas en vez de una cosa que solo resulta favorecedora si has pasado por el quirófano.

La tendencia que llevó tu madre en los 80 (y vas a querer copiarle)

Hay muchas cosas para las que la vida no te prepara: cuando te subes a una montaña rusa y no tienes ni la menor idea de cómo va a reaccionar tu cuerpo a la caída, cuando te cortas el flequillo por primera vez o el estrés que sientes cuando te presentas a Selectividad.

YOUTUBE

Pero la vida tampoco nos había preparado para el retorno de los trajes de baño de tiro alto, esos que nuestras madres lucían cuando eran jóvenes antes de pasarse a anchuras más cómodas.

Yo tenía alguna experiencia con el asunto, ya que tengo un bañador de los 80 de mi madre que uso como body y tiene el corte de la ingle casi por la axila. Lo que no esperaba es que se terminaría convirtiendo en tendencia en ese caldo de cultivo que es Instagram.

Sin embargo, ha sucedido, estamos viviendo la peor pesadilla de las que amamos los tiros bajos y el sueño de las marcas de depilación que ya se están frotando las manos pensando en lo mucho que se tienen que depilar las ingles (a no ser que quieras llevarlo con toda la selva saliéndose por los lados, que es una decisión totalmente respetable y de cada una).

Wearing my fav sold out Fes suit || More 👙in my bio

A post shared by A S H L E Y G R A H A M (@ashleygraham) on

A favor tengo que decir que ese tipo de corte alarga las piernas y nos hace un efecto cigüeña maravilloso.

El gran motivo en contra a llevarlo es la higiene íntima. Lo sé, no quieres oír hablar del tema porque es mencionarlo y te entran picores (como cuando alguien suelta la palabra “piojos”), pero alguien tenía que decirlo.

Al haber tan poquita tela entre nuestra maravillosa zona personal, corremos el riesgo de coger cuanta bacteria haya allá donde nos sentemos si se nos mueve un poco la tela.

Así que si lo llevas, hazlo tranquilamente, pero ten precaución con los sitios en los que vayas a plantar las posaderas.

Que seguir las tendencias está muy bien, pero ahorrarte una infección está mejor.

💫

A post shared by JESSICA GOICOECHEA (@goicoechea22) on

Moda baño 2018: chapuzón de tendencias para todos los gustos (y tallas)

Tu cuerpo no pide salsa, pero playa y vacaciones un rato. Y sino que te lo digan hoy que es lunes y te toca volver a aguantar al jefe/profesora de Redacción Periodística/X.

Pero como yo soy maja y me solidarizo con todas en este día de la semana, quiero abrirte el apetito con las tendencias que vienen directas a nuestra bolsa de la piscina.

Bikinis y bañadores que nos acompañarán en nuestras maratones de sol de vuelta y vuelta como si fuéramos un San Jacobo (siempre bien untadas en crema factor de protección 50) y en nuestros baños en el mar con el moño bien apretado, que ninguna quiere que se le moje el pelo.

Con la bola de cristal de las tendencias a mano, estas son las novedades veraniegas:

Estampado tropical: el clásico. El Barça-Madrid o la cerveza y tapa de las tendencias veraniegas, el que nunca falla. El giro de esta temporada son los escotes bajos y los volantes anchos que nos vendrán genial a las que tenemos poco (o nada) de pecho.

Abstracto: si en tu interior se esconde una dadaísta convencida, los estampados coloridos te encantarán. Si no te parece lo bastante surrealista puedes ponerte unas pinzas de tender la ropa como pendientes, al más puro estilo de la Baronesa Elsa von Freytag-Loringhoven.

Marinera millennial: las que van a pasar el verano de puerto en puerto pueden optar por la interpretación náutica de otro de los clásicos de la temporada.

Mezcla de estampados: ya lo decía tu abuela, en la variedad está el gusto. Es posible que ella se refiriera a que te terminaras las lentejas con pescado, pero lo puedes aplicar a bañadores y bikinis perfectamente.

Minimalismo: que no, que a ti no te lían. Nada de estampados ni volantes ni gaitas. Tú eres amiga de lo poco artificioso, del minimalismo puro y duro, de las líneas sencillas y las formas simples. Vamos, que tú ves los edificios de Ludwig Mies Van Der Rohe y babeas.

Étnico: “Porque esto es África” nos cantaba Shakira hace unos años. Aunque lo más cerca que estamos de África es de Wakanda después de ver Black Panther, el estampado étnico también se cuela en la lista.

Amarillo: perfecto si estás algo morena. Horrendo si te lo pones el primer día de verano en el que estás más blanca que el gotelé de la pared de tu casa. Date unas semanas y sácalo cuando tu piel no se confunda con la leche.

Estampados fotográficos: igual no has estado nunca en Cuba o en Malibú, pero tranquila, que ya se encarga tu bañador de traerte los paisajes.

[Todas las fotos son de BRAZILIANBIKINISHOP]

Ellos también hacen ‘operación bikini’

Hace tan solo un par de días que hemos dado la entrada al verano y mi gimnasio ha pasado de ser un páramo frecuentado por los mismos veinte de siempre, cada uno con su espacio asignado, con sus materiales habituales y sus rutinas, a una especie de club social diurno en el que me toca hacer cola para coger una simple mancuerna.

Zac Efron, mi amor platónico desde 2006. INSTAGRAM

Que conste que aunque me quejo, lo entiendo. Mi gimnasio milanés es pequeñito y así cultivo la paciencia (que buena falta me hace). Pero lo que me llama la atención es la cantidad de chicos nuevos que se han apuntado al gimnasio. Sí, habéis leído bien. Chicos.

Entre tanto anuncio en la televisión de cremas milagrosas que supuestamente nos esculpen la figura en sueños, entre wraps y otros inventos que veo por Instagram para perder grasa de la cintura, entre dietas y medicamentos o barritas saciantes, nos daba la sensación de que era solo a nosotras a quiénes nos machacaban con el cuerpo, pero entre los últimos cinco y diez años ellos también están entrando a esta burbuja de estrés físico y emocional.

‘Operación bikini’ para todos, una más orientada hacia la pérdida de peso en el caso del que es el objetivo de las mujeres y la creación de masa muscular en el caso de hombres, el famoso “ponerse cachas”.

Conozco el caso de amigos que no hay nada que les duela más escuchar que otro diciéndole que le ve más delgado. También los hay en mi gimnasio que se machacan cada día a entrenar los músculos abdominales, dedicándole más tiempo a las repeticiones que tú a preparar los exámenes finales.

Es uno o dos meses de depuración máxima: adiós a los codazos hasta que lleguen a la playa, nada de pizza o hamburguesa con los amigos, si hay barbacoa solo pavo y cardio en ayunas para escapar del calor.

Y aunque cada uno es libre de hacer con su cuerpo lo que quiera, ¿no sería mejor mantener esos hábitos saludables de comida sana y ejercicio regular durante todo el año en vez de pegarte la paliza, a tontas y a locas, poco antes de las vacaciones? Pregunto.

Los consejos definitivos para tener un “cuerpo bikini” este verano

Cuando los anuncios de colonias se ven sustituidos por otros de supuestas pastillas adelgazantes milagrosas o cremas reductoras sabes que es el momento de ponerse manos a la obra en el “cuerpo bikini”, ese que siempre se empeñan en que tienes que conseguir como si fuera una condición imprescindible para pisar la playa. Han montado tan bien la estrategia comercial que todas queremos tenerlo. Así que aquí tenéis, bajo mi punto de vista, algunos consejos que os ayudarán a conseguirlo:

  1. Bebe líquidos, sobre todo en buena compañía y en abundante cantidad. No, no estoy hablando de que te hidrates a base de mojitos o cubatas. Vale que una vez al año no hace daño pero lo suyo es que dejes todas las bebidas alcohólicas (incluyendo la sangría y el tinto) para ocasiones especiales. Los refrescos y sus azúcares también entra en esta categoría. Y no ya porque sea casi verano, sino porque para tu salud no son buenos. Si, como a mí, el agua no te apasiona, puedes hacerte infusiones o aguas saborizadas con rodajas de lima, limón y pepino. Importante tener cuenta que estarás haciendo trabajar al riñón constantemente por lo que más te vale estar en sitios con el baño cerca.
  2. Un poco de ejercicio al día. No digo que te apuntes a dos meses del verano al gimnasio, que eso no funciona así, pero sí que te cojas el reproductor de música y salgas a correr, si no quieres correr, a andar, si no aguantas el ritmo de andar, pues a pasear. Aprovecha los atardeceres veraniegos que son un regalo para los sentidos y te harán desconectar.
  3. Come sano, que no poco ni mal, no digo que te pongas a dieta, pero sí que te alimentes de manera equilibrada, que adquieras buenos hábitos y los mantengas el resto del año. Es la temporada de las ensaladas y de las frutas con alto porcentaje hídrico. Son alimentos jugosos, crujientes y frescos. Te permitirán hacer una digestión ligera, lo que significa que no caerás al sofá resoplando como un rinoceronte cada vez que termines de comer.
  4. La celulitis, la flacidez, las estrías, la cicatriz de la pierna derecha, la de la cesárea, el culo enorme, el culo plano, las tetas caídas, el pecho inexistente, la piel de los brazos que cuelga, las arrugas del escote, los tatuajes verdes comidos por el sol… Todo ello eres tú, así que, ¿qué tal si en vez de seguir insistiendo en esconderlo, este año, por fin, te reconcilias, lo abrazas y te aceptas tal y cómo eres?
  5. Cómprate un bikini o un bañador. Uno que te guste. Póntelo. Vete al espejo y siéntete preciosa. El único requisito para tener un “cuerpo bikini” es enfundar el tuyo en uno.

Moda baño 2017: los bikinis y bañadores que nos esperan

Hello, it´s me” nos dice el verano que nos espera a la vuelta de la esquina. A poco más de un mes tendremos encima la estación más calurosa del año.

Yo, siguiendo mi costumbre de comprarme un solo bikini al año, hice una exhaustiva investigación acerca de lo que van a traer las prendas más deseadas de la playa, y las tendencias ganadoras son las siguientes:

Estampado tropical: en tonos fríos y bien grande. Las hojas de costilla de Adán, ave del paraíso o platanero serán lo más cerca del Caribe que más de uno estaremos este verano.

ZAFUL

 

Manga y escote Bardot: que no tiene ningún sentido si quieres un bronceado uniforme. Pero entre lo dañino del sol y lo bonito que es el corte del bikini, para mí estar morena es lo de menos (¿se nota mucho que el que me he comprado es de mangas?).

ZAFUL

 

Bailarina: o anudado al torso. Perfecto si te quieres asegurar de que tu bikini no se mueva ni un centímetro. Perfecto si quieres un bronceado a rayas en la parte inferior del pecho.

ZAFUL

 

Cintura alta: enseñar el ombligo está sobrevalorado. Los bikinis de cintura alta añadirán longitud a las piernas y te permiten guardar en su braguita cosas como el iPod mientras paseas por la orilla, las gafas de sol, una compresa…

ZAFUL

 

Concha: que es como se llama el corte en ondas (scalloped). Una de las propuestas más originales en los más de 60 años de historia que llevamos viendo del bikini.

ZAFUL

 

Con relieve: ya sean conchas como caorís, volantes o flores bordadas. La moda baño 2017 también es en 3D.

ZAFUL

 

Colores pastel: los reyes de la colorimetría de Instagram no podían faltar en el cuadro de tendencias. Perfectos para resaltar el moreno. No tan perfectos si tu moreno es del color blanco de la pared.

ZAFUL

 

Lencería: parecen ropa interior pero no lo son. En blanco, con encajes y con aspecto de las bragas de Bridget Jones, los bikinis lenceros serán otra propuesta que veremos este año.

ZAFUL

Pero no solo de pan vive el hombre y no solo de bikinis está hecho el verano. Los bañadores, que continuarán viviendo esta temporada su época dorada, han llegado para quedarse (en nuestra bolsa de la piscina).

Transparente: y en color negro para hacer las zonas visibles más discretas. Dan el pego como body si lo quieres sacar fuera de la playa.

Tostado: otro tono que nos sentará bien independientemente del momento del bronceado en el que nos lo pongamos. Ojo con los nudos traicioneros si apuestas por los que vienen con cordones.

Baywatch: la vigilante de la playa puedes ser tú este año con los bañadores rojos, uno de los colores que más verás por la orilla. Zac Efron no viene incluido con el traje de baño.

Rayado: para las más clásicas, los bañadores con rayas serán un básico con el que nunca fallarán.

(Fotos de Asos, Calzedonia, Oysho y H&M)

Bañadores para sentirte preciosa sin importar tu talla

Aunque la bajada de las temperaturas nos ha pillado un poco desprevenidos cuando ya estábamos guardando el abrigo, el verano llegará (si bien más tarde que temprano).

Me sorprende que este año están pegando fuerte las campañas de baño body positive, es decir, aquellas que hacen hincapié en el amor propio y autoaceptación.

TARGET

Target, una cadena de grandes almacenes, lo ha hecho con una campaña libre de Photoshop en la que se pueden ver curvas, celulitis y cicatrices en unas modelos sonrientes que casi parecen transmitirte ese buen rollo de la playa, el calor y las ganas de comerte un buen helado.

Aerie, por su parte, que es una de las marcas abriendo camino a todo tipo de belleza más allá de la talla, ha sacado un bañador con la longitud del torso personalizable de la talla XL a la XXL. La campaña está protagonizada por la modelo Iskra Lawrence, la que me animó a amar mis estrías.

Las campañas protagonizadas por modelos felices, que nos transmiten sensación de seguridad, de gustarse, que posan divirtiéndose en vez de lánguidas dentro de una braguita de bikini de la talla 32, son las que lograrán que las próximas generaciones, cambien la moda.

Ellos, los mismos que crecerán rodeados de esta publicidad, no solo no se sentirán presionados si no visten una talla 36, sino que verán normal la diversidad de formas y tamaños y la exigirán a la industria.

 

Si vas a la playa no te olvides del ‘facekini’ para protegerte la cara

¿Te suena el facekini? Eso es que todavía no has visto ninguno. Si lo hubieras hecho te habrían ingresado un tiempo por estrés postraumático.

Vale, puede que esté siendo un poco exagerada, en algo se me tiene que notar que soy madrileña. Pero justo cuando pensaba que no había nada en el mundo más raro y feo que los Crocs, llega el facekini y rompe todos mis esquemas.

#facekini photo by Peng Yangjun

A photo posted by @mise_en on

El facekini es un pasamontañas de nylon que, además de que nos sirve para cometer asesinatos y otros delitos sin ser identificados, nos permite evitar los rayos del sol en la cara pero respirar y ver con normalidad gracias a sus aperturas. ¿Que para qué?

Pues porque mientras en el resto del mundo se lleva estar siempre bronceado (ahí tenéis a Valentino que ha pasado de color ‘naranja valenciana’ a ‘chocolate a la taza’), en China, un tono oscuro de piel significa que trabajas al aire libre, lo que es sencillamente muy poco femenino, mientras que ser blanca como la leche (más o menos como tú y yo estamos 10 meses al año) es lo realmente elegante.

Desde 2004 esta prenda infecta se pasea por las playas Chinas impunemente. Aunque al principio el diseño asustaba a los niños (¿por qué sería?), su creador, Zhang Shifan, empezó a hacer diseños inspirados en la Ópera China, que, como veis, son mucho menos aterradores.

#facekini

A photo posted by Lynn Crosbie (@lynncrosbie1) on

Puede que la crema solar de factor 50 no sea tan efectiva como el facekini, pero yo veo eso nadando a mi lado y me falta playa para alejarme.

Estamos llevando la preocupación por la belleza a extremos escalofriantes.

 

 

Se acabó desfilar en bikini para Miss USA Adolescente

Y ya van 33 años en los que se celebra Miss Teen USA, una versión adolescente organizado por Miss Universo de Miss USA, que elige a la mujer más bella de los Estados Unidos.

El certamen, que acoge a chicas ente los 15 y 19 años, por primera vez desde 1983 ha comunicado un cambio eliminando el desfile en bikini de las concursantes.

Miss Teen USA. YOUTUBE

Desfile de bikini en la edición de Miss Teen USA 2015. YOUTUBE

Según la web de Miss Universe “en una sociedad que prioriza cada vez más el feminismo y la igualdad, mirar mujeres desfilando en un escenario en bikini puede parecer anticuado”.

Hombre, llamadme loca, pero bajo mi punto de vista lo realmente anticuado es que en el año 2016 se sigan juzgando a mujeres por su apariencia haciéndolas desfilar, ya sea en bañador o con un vestido de fiesta.

“El certamen no incluirá la parte de baño. En vez de eso, las 51 mujeres serán juzgadas en una competición de llevar ropa de deporte”. Es decir, el desfile de ropa de baño se verá sustituido por otro desfile en tops deportivos y mallas.

Aunque precisamente decían que el hecho de desfilar en bikini era para mostrar tono físico de las competidoras “llevar ropa de deporte explota menos a las mujeres y se centra más en la importancia del fitness en las jóvenes concursantes”. Esto es como cuando vas al Burger King o al Mcdonald´s y pides una hamburguesa. Pueden cambiarle el packaging, los carteles publicitarios o incluso hacer nuevos anuncios que te seguirás comiendo la misma mierda de siempre.

Ganadora 2015 Lousiana. YOUTUBE

Ganadora de 2015, Lousiana. YOUTUBE

En el momento en el que el lema de un certamen es “Confidently beautiful” (que viene a significar algo así como ‘hermosa con confianza’) y es un desfile de minifaldas, tacones, pieles bronceadas, sonrisas blanqueadas y maquillaje… ¿dónde está la confianza real en una misma? Ah, sí, desaparecida bajo tanto artificio.

Escucho preguntas a las cinco finalistas del tipo “¿Qué es lo mejor de haber participado en este concurso? ¿Qué es lo que más te gusta de tu estado?” y no siento que el hecho de cambiar el desfile de ropa de baño vaya a cambiar el certamen.

Lo peor no es que tú o yo nos indignemos. Lo peor es que al otro lado del charco hay niñas soñando con cumplir los 15 años para poder participar en esto.

Propongo una cosa: cambiemos Miss Universo. Creemos un certamen en el que lo importante sea quererse de verdad, con nuestro acné, nuestras pecas, los dientes de abajo algo torcidos porque nunca quisiste ponerte brackets. Creemos un certamen en el que no solo pregunten a las concursantes cómo pueden mejorar el mundo sino qué han hecho para cambiarlo, un certamen que invierta el dinero de maquillaje y peluquería en donaciones a un refugio animal o en alimentos para un comedor social.

Enseñando así que lo importante de una corona no es la corona en sí, sino que se planta en nuestra cabeza, hogar del cerebro y de aquellas ideas que pueden, realmente, construir un futuro mejor.

Y, personalmente, opino que no hay nada mejor para sentirse segura con una misma que unas zapatillas de cordones. De esas que hacen que cada paso sea cómodo, porque esas son las que nos van a hacer llegar lejos.