Entradas etiquetadas como ‘protocolo’

La cena preboda: ¿Qué es, cómo vestirse y por qué se ha puesto de moda?

Si ya de por sí las bodas me suponían un quebradero de cabeza (¿qué me pongo? ¿cuánto dinero doy de regalo? ¿por qué siguen regalando puros cuando nadie se los fuma?), no quiero hablaros de las prebodas.

THEKNOT

[Un momento… ¿aún no me sigues en Instagram, Twitter o Facebook?]

La cena preboda (no confundir con la sesión de fotos preboda), por lo visto, es una reunión más íntima que se realiza en la víspera de la boda con aquellos que se han desplazado por el enlace. Lo que en las películas americanas conocemos como “Cena de ensayo”.

Viene a ser una especie de concentración en la que los futuros esposos hacen gala de sus dotes de anfitriones (y aprovechan para hacer presentaciones previas).

Y no me quejo por la cena en sí, que por supuesto que todos estamos encantados de pasar más tiempo con nuestros familiares y amigos, sino por la clásica pregunta de “¿qué me pongo?”

La primera amiga invitada a una preboda me consultó por la etiqueta. Cada pareja es un mundo y cada preboda lo mismo. Ante la duda, comentario en la última foto de Instagram de la novia que salga con el prometido:

“Pareja de guapos, ¿y la preboda pa cuando?”

“Jajajaj bombón <3 Super informal tía, cena en el jardín de casa el sábado y fuera”

“Top! Os como”

Sin embargo otras pueden requerir algo más de formalidad al ser en un restaurante o en el propio hotel en el que se hospeden algunos invitados.

Independientemente de dónde tenga lugar, deja el estilismo recargado para el día siguiente y tómatelo como algo de “andar por casa”.

Para las prebodas te suele servir la ropa que tienes ya en el armario. Un vestido de cóctel, una falda, unos pantalones y un poco de tacón o zapatos de esparto y ropa más “diurna” si es una preboda rústica (que también las hay).

Lo importante es recordar que es un evento para relajar las tensiones del día siguiente y estrechar lazos con invitados que no conozcas. Fundamental que te sientas cómoda y no termines con los pies fastidiados (ni con resaca) para el día siguiente.

S.O.S.: ¿Qué me pongo para la cena de empresa?

Como estilista que ya soy (vale, no me gradúo hasta el lunes, pero el máster está aprobado desde finales de noviembre) ha llegado el momento de que asume mi responsabilidad y os oriente en las situaciones de crisis existenciales que ya muchas estáis viviendo con las cenas (y respectivas fiestas) de empresa.

Tú en plena crisis de “No tengo nada que ponerme”. PIXABAY

Aconsejando al par de amigas que no solo han pasado por mis manos, sino que han aprovechado para saquear mi armario, os voy a resumir lo que les dije a ellas, consejos que casi siempre son los mismos.

No, ir vestida para la guerra no es una opción. Los vaqueros tampoco lo son. Pero no empieces a hiperventilar que hay vida más allá de los jeans.

Lo primero que debes tener en cuenta es que el rojo NO es obligatorio. Puedes decidir llevarlo si te gusta, pero en ningún caso es un color indispensable. En Nochevieja, en cambio, ya que está ligado con la superstición de que da buena suerte, tiene más sentido ponérnoslo.

“Vale Mara, pero deja de liarte y vete al grano que tengo que vestirme”. Bueno, antes que nada hablemos de tu empresa, ¿tiene algún tipo de etiqueta? ¿Vas de traje o en vaqueros? Si tu empresa exige una vestimenta formal, lo suyo es que en la cena mantengas la etiqueta con un tono festivo. Si tu empresa no pone ningún tipo de requisito, puedes ir más a tu aire.

Tenéis para inspiraros los siguientes moodboards (que para que nos entendamos, viene a ser un colaje de toda la vida):

MANGO

Brillos, terciopelo, metalizados, purpurina y asimetrías en vestidos, patalones palazzo, monos, faldas y vestidos que mantienen la elegancia con un contrapunto de fiesta que podemos acompañar de un maquillaje más llamativo, para las que van también maquilladas a trabajar y quieren verse algo diferentes.

MANGO 

Es en los accesorios donde más nos podemos atrever a experimentar (y no solo con gaseosa). Pendientes gigantes, zapatos llamativos o bolsos donde solo nos entra el móvil y un paquete de pañuelos nos ayudan a completar el estilismo si todavía tenemos la sensación de que “cojea”. Vaya, ¡que es la noche ideal para que saques del armario esos zapatos que no te pones nunca!

¿Qué me pongo para la cena de empresa?

(Antes que nada quiero confesar que, como becaria, nunca he ido a una cena de empresa y que la de este año va a ser la primera.)

Quitando la ilusión del primer momento de sentirte ‘adulta’ y ‘miembro del equipo’ cuando te invitan a la cena de empresa (lo pongo todo entrecomillado porque aquí podría pararme un buen rato a hablar del bullying que sufrimos los becarios de 20minutos cuando sacan el látigo para azotarnos porque hemos hecho las fotocopias individuales en vez a doble cara) aparece la gran pregunta, esa que las mujeres del mundo llevamos haciéndonos desde que empezamos a llevar pieles en la Prehistoria: ¿QUÉ ME PONGO?

Desgraciadamente, no tenemos un manual universal de código de estilo que nos indique la etiqueta en cualquier situación (‘googlearlo’ podría ser lo más parecido, pero teniendo en cuenta algunos resultados que ofrece, hay que cogerlo con pinzas).

Además de que no hay dos eventos de empresa iguales. No es lo mismo una comida/cena con tus jefes que una cena+copas+fiesta con los compañeros (esas que sabes cómo empiezan pero no cómo van a acabar).

Personalmente, opino que para la primera situación, la etiqueta, debe ser distinta que si pensamos en un evento nocturno. Antes que nada debemos tener en cuenta a dónde vamos a ir, si es un sitio informal o formal. Sencilla a la par que elegante, es para mí la fórmula ganadora. Todas tenemos en nuestro fondo de armario los básicos para una cena de empresa: una falda o pantalón de cintura alta acompañado de una camisa y un LBD (little black dress) son tan universales en los armarios femeninos como los sujetadores y las bragas.

basics

Acierto seguro: faldas o pantalones de cintura alta con camisa o un LBD, los básicos que todas tenemos. ZARA Y ASOS

“Pero Mara, soy una fashion victim y quiero llevar algo de esta temporada”, podréis decir algunas. En ese caso una falda o pantalón midi, una blusa con lazada o un mono largo son perfectos para la ocasión. Las joyas, en el caso de querer llevar, que acompañen al look pero que nunca sean protagonistas de este. E independientemente de la formalidad, el tacón alto es voluntario (aunque yo, personalmente, no iría en calzado plano).

Para las fashion: monos, midis y campana con terciopelo. ZARA Y ASOS

Para las fashion de la oficina: monos, midis y campana con terciopelo. ZARA Y ASOS

Pero hablemos de la noche. Si sabes que tu cena navideña incluye copas y salir de fiesta, tienes la excusa perfecta para tirar la casa por la ventana. Entre que los niños no te dejan tiempo ni de pintarte la raya del ojo y que ya bastante madrugas como para estar media hora delante del armario, es el día de coger ese vestido que te encanta y que nunca encuentras la ocasión de llevarlo e ir, sencillamente, deslumbrante. Creo que la única norma de etiqueta que, para mí, es válida, es que según te veas con lo que hayas elegido, te sientas genial contigo misma.

El dilema de las medias negras: en qué ocasiones podemos llevarlas

A la hora de elegir qué ponerme en otoño/invierno me hago las siguientes preguntas: ¿voy a ir de corto o de largo? De corto. ¿Hace frío? Polar. Pues medias negras o leotardos: cómodos, calentitos y la única prenda que no me aprieta en la tripa cuando tengo la regla (mis vaqueros pecan de ser demasiado skinny).

tumblr_nwojap2OBG1qc8yajo1_1280

Esta eres tú, contenta y calentita, con tus medias negras

Desde que una mujer en la Edad Media se embutiera en las primeras medias femeninas de la historia, nuestra relación con ellas se ha consolidado. Son las grandes aliadas de las faldas de tubo disimulando venas y celulitis. Siempre dejan a la vista unas piernas que parecen recién salidas de una hamaca de Malibú Beach después de una jornada maratoniana de bronceado.

Las hay para todos los gustos, ocasiones y trastornos circulatorios pero su reinado comienza en octubre. Mes en el que has perdido el escaso moreno que habías cogido con tanto sudor y esfuerzo en el que el frío empieza a erizarte la piel (llevar la pierna al aire con la piel de gallina sigue sin ser tendencia). Para esos días otoñales, tu cajón de ropa interior te ofrece una tabla de salvación, las medias negras.

Cualquier mujer después de varios meses sin depilar

Las medias negras son la prenda pefecta, lo suficiente finas como para estilizar la pierna pero lo bastante gordas como para que puedas ir sin depilar todo el invierno. De hecho, en el registro, hay casos documentados de mujeres que estuvieron ocho meses sin depilarse y cuando se quitaron las medias, con los primeros rayos de sol primaverales, tenían más pelo que el pie de un hobbit.

Sin embargo, el apacible y confortable universo de los panties, se tambaleó este lunes cuando la editora de moda de The Guardian, Jess Cartner-Morley, le declaró la guerra a las medias negras (una fuerza nada desdeñable teniendo en cuenta sus 19,2 millones de seguidores en Twitter). Su artículo deja claro que las medias negras son el Anticristo de la moda.

Hasta ahora,  las medias negras estaban socialmente aceptadas, al igual que las ostras, en los meses que tuvieran una R en el nombre. Pero si eres una fashionista empedernida, seguidora de Daisy Lowe y Poppy Delevigne que tiene la Vogue como lectura de noche, las medias negras solo son aceptadas en los meses con Z. En otras palabras, las medias negras NO SE PUEDEN LLEVAR NUNCA.

En mi opinión las medias deberían ser un derecho básico de cada mujer, como el papel higiénico en los servicios públicos o que te cedieran el asiento en el autobús cuando llevas tacones.

Así que, en vez de pasar frío, dejemos que sigan siendo las editoras de moda/fashionistas/celebrities las que vayan sin panties. Reivindiquemos las medias y leotardos este invierno. Si mis medias negras no están socialmente aceptadas y para ir a la moda tengo que pasar frío que, la tendencia de la pierna al aire, no cuente conmigo.

tumblr_mv4jqgn1gQ1spauoeo1_400