Entradas etiquetadas como ‘moda’

Menos Chanel y más Palomo Spain

En la Fórmula 1 todos nos emocionamos con las victorias de Fernando Alonso así como celebramos los triunfos de Rafa Nadal en el tenis.

DESFILE ZE GARCÍA. YOUTUBE

Sentimos orgullo por Lydia Valentín cada vez que se erige como campeona y apoyamos hasta el final a Alfred y a Amaia aunque no nos interesara lo más mínimo Eurovisión (e incluso a sabiendas de que pesa mucho el ‘politiqueo’).

[Un momento… ¿Aún no me sigues en Twitter o Facebook?]

Cada vez que salimos de España, tanto como Erasmus como por trabajo, o incluso por razones de ocio, ponemos al país por las nubes. No nos cansamos de enumerar sus virtudes como una abuela orgullosa.

Penélope Cruz siempre nos hace sentir un poco en los Óscar y hemos repetido hasta la saciedad que Fabiola, la reina de Bélgica, también era una española.

Que Rosalía se haya convertido en una de las artistas más reconocidas a nivel internacional nos ha hecho darle otra oportunidad al flamenco, e incluso los más renqueantes se han encontrado tarareando “tra tra”.

De una manera o de otra, España es cosa nuestra y también su deporte, su cultura y el reconocimiento que reciba en los diferentes ámbitos, unas satisfacciones que vivimos, en parte, como propias.

Y ya que enseguida simpatizamos con el equipo ‘de casa’, esta Navidad hagamos también por aliarnos y no dejar de lado la moda española. Que, ante la duda, por mucho que guste la francesa, la mejor tortilla sigue siendo la de patata.

Tenemos mercado para todos los gustos. De la pasarela pide, en vez de Dior o Armani, diseños de Teresa Helbig, de Moisés Nieto, de Palomo Spain, y todos los que pisan la Madrid Fashion Week. Lorenzo Caprile o Ze García para futuras novias que se hayan pedido como regalo navideño parte del vestido.

Para presupuestos menos distendidos, están los nuevos diseñadores de Ego, las tendencias que molan mazo o las más cañí, y enorgullécete de la moda de aquí como de La casa de papel cuando se convirtió en fenómeno mundial.

Opta por, si tus regalos son más asequibles, las tiendas del barrio, las de toda la vida o incluso por las que no tienen, a lo mejor, ni espacio físico pero puedes comprar por Instagram. Apuesta por el pequeño comerciante, por lo artesanal.

Defendamos lo nuestro, dediquémosle atención, convirtámonos en inversores y embajadores de marca del “hecho en España”. Es, al mismo tiempo, regalar calidad, arte, legado, y también regalar a los artistas nacionales nuestro reconocimiento. Seamos más fieles a la Roja de la moda.

Cómo llevar el traje de chaqueta si eres millennial (y no quieres sentirte mayor)

Hay cosas que, cuando se ponen de moda, solo hacen que pensemos: “No, leopardo no, que parezco una choni de 2005”. Pero como las tendencias hacen caso omiso de todo, se llevan igualmente.

& OTHER STORIES

Es el caso de los trajes de chaqueta, que han venido para sustituir al conjunto de pantalón midi y crop top que tanto hemos vestido este verano.

El traje hace mayor. Es así. Negarlo sería como intentar negar que lo mejor de las bodas es el banquete.

Y claro, por mucho que nos guste y queramos llevarlo, el hecho de que nos veamos parecidas a nuestra abuela cuando iba a misa los domingos le quita un poco de encanto al tema (ojo, que adoramos a las abuelas, pero queremos vestir acordes a nuestra edad).

Una de las mejores opciones es recurrir al traje de chaqueta y falda, que ademas de ser favorecedor, es tendencia esta temporada. Es una prenda que, aunque parezca formal, es tan versátil que puedes combinarla con todo el armario: desde el body de lencería al que le das otro uso (ya tú sabes cuál) a la camiseta de algodón básica o incluso con un jersey.

Todo le va estupendo, además, puedes darle un toque deportivo y llevarlo con zapatillas. Que el traje con zapatos está muy bien si te llamas Harvey Specter y trabajas en un bufete de abogados, pero está mejor con deportivas para ir andando por el metro.

Apuesta también por los colores pastel, perfectos para las millennials ya que son tonos con los que nos sentimos muy identificadas. Búscalo en amarillo, naranja, rosa o azul y combínalo con el resto del armario como hace Aimee Song.

Si eres una loca de lo vintage, busca un traje con anchuras ochenteras que le haría saltar las lágrimas de emoción a tu madre pensando en cómo salía vestida de fiesta durante la Movida Madrileña.

El look monocolor es algo tan propio de nuestra generación como lo es ligar por Instagram. Amarillo y rojo son algunos colores tendencia, pero el blanco o el negro nunca pasan de moda.

Vale que empieza a hacer fresquete por las mañanas, pero ¿y lo bien que queda la americana con pantalones de ciclista? Estíralos un poco aprovechando que aún no han caído mucho las temperaturas y llévalos a juego con la blazer a modo de traje.

View this post on Instagram

Italian life 🌹 during #MFW 🇮🇹

A post shared by Teresa Andrés Gonzalvo (@teresaandresgonzalvo) on

‘Scumbro’, el desaliñado estilo de Justin Bieber que se ha convertido en tendencia

Hay un nuevo término que deberías conocer en el mundo de la moda. Sí, lo sé, con lo que te había costado aprender outfit llego yo y te pido que memorices uno más (lo que hay que aguantar por estar a la última, ¿eh?). Pero este es un concepto importante porque se refiere a una corriente de estilo que están siguiendo muchos famosos hoy en día: el scumbro.

GTRES

[Un momento… ¿aún no me sigues en Instagram, Twitter o Facebook?]

El scumbro (que se lee /escambrou/) es un estilo que se ha puesto de moda y engloba a esos chicos que te cruzas por la calle mientras piensas “Madre mía, menudas pintas lleva ese”. Son también (y perdón por recurrir a los tópicos del aspecto, pero es que es cierto) quienes hacen que las señoras con las que se van a cruzar agarren más fuerte el bolso.

Puede que pienses que esa persona te pega más vendiendo drogas en una sangriada universitaria, pero, en realidad van totalmente a la moda, solo que es una moda así: irreverente, con accesorios muy llamativos y calcetines subidos hasta la mitad del gemelo.

Ah, y gorras, no nos olvidemos de las gorras.

Es como si un skater se hubiera hecho amigo de un cantante de rap y de su unión en una rave hubieran dado a luz a una nueva criatura: el scumbro.

Como decía, no te dejes engañar: hay varias diferencias entre el scumbro auténtico y el que cuelga las zapatillas en los cables telefónicos de tu barrio.

View this post on Instagram

Beauty and the beast

A post shared by Fedez (@fedez) on

El scumbro lleva su descuidado estilismo cuidado al milímetro. Además verás que le encantan marcas como Supreme. Son devotos del logo de llamas de Trasher, las camisetas con caras de raperos, los pantalones de chándal exclusivos (tipo los que lanzó Tommy Hilfiger con Lewis Haliton) y de las Air Max 97 OG.

Es probable también que les veas con camisetas desteñidas (efecto tie dye), chanclas con calcetines y todo mezclando colores que, hasta ese momento, no pensabas que se pudieran combinar como naranja y rojo, verde y lima o amarillo y azul cielo.

Algunos ejemplos son Pete Davidson, el novio de Ariana Grande; Fedez, el rapero italiano casado con la it girl italiana por excelencia Chiara Ferragni, o Justin Bieber.

Los tres sirven de perfecto ejemplo de cómo el estilo desarreglado ha encontrado en el armario masculino su máxima expresión (y ya está campando a sus anchas).

¿Cómodo? Seguro. ¿Bonito? Cuestionable. ¿Seguirá gustándote tu novio aunque vaya así vestido? Sin duda, el amor es ciego.

Otros ejemplos de scumbro. GTRES

¿Por qué lo llaman “diversidad étnica” cuando deberían llamarlo “negocio”?

Cada mes una nueva firma de cosméticos anuncia el lanzamiento de su nueva línea compuesta por mil quinientos cuatrocientos veinticinco bases de diferentes colores que cubren etnias por doquier.

Puede que a ti, como mujer nacida en León cuya piel solo necesita un tono más claro para los meses de “recluida en casa estudiando” y otro más oscuro para la época de “vuelta y vuelta en la toalla en agosto”, te parezca algo innecesario, pero esto para muchas mujeres de la industria de la moda, antes era un problema.

FENTY BEAUTY

[Un momento… ¿aún no me sigues en Instagram, Twitter o Facebook?]

La modelo Iman fue la primera en quejarse de que tenía que llevarse su propio maquillaje a las sesiones de fotos, una mezcla que creaba combinando varios cosméticos, porque los maquilladores no tenían bases de su color de piel.

Entiendo que ahora diréis: “Pero Mara, mira la cantidad de líneas que hay ahora de maquillaje inclusivo. Tienes a Rihanna, a Kim Kardashian… Prácticamente nadamos en sombras blancas, amarillas y marrones”.

El desarrollo de varias gamas de colores ha marcado una gran diferencia en cuanto a que se han popularizado los cosméticos. Estamos en pleno boum, como el de los gofres con burbujas o los helados en rollitos, pero ¿se está haciendo lo suficiente? ¿Esto es la diversidad?

Cuando acudí al examen final que tenía que hacer una amiga maquilladora, todas las caras que nos habíamos presentado éramos blancas, y, de hecho, me comentó mi amiga, que solían practicar sobre ellos mismos, también de etnia europea.

Por mucho que luego tengas a tu disposición las sombras que te permitan pieles más oscuras o más claras, ¿no deberías haber practicado con ellas antes? Es como si los que te están haciendo la reforma del baño te dicen que pueden dejarte todo perfecto a excepción de las tuberías, porque nunca las han trabajado.

Otro ejemplo que me hace reflexionar sobre esto: en mi máster de estilismo, para todas las asignaturas relacionadas con fotografía se cogía una selección de modelos de agencias. De esas modelos ninguno de mis compañeros escogía etnias más allá de una asiática que, a fin de cuentas, en cuanto a pelo o piel, viene a ser lo mismo a la hora de trabajar.

Si en un futuro íbamos a dedicarnos al estilismo, ¿quién dice que no tendríamos que hacer un editorial de moda o belleza con una modelo africana y por tanto tener en cuenta que a lo mejor esa gorra deportiva que tan bien nos queda a nosotras, no le entra en la cabeza a una modelo con el pelo afro?

Desconocer el efecto de los focos o incluso no tener claro como realizar la propia edición de fotografías son el caldo de cultivo de las polémicas que sacuden Internet de por qué una modelo o actriz sale más clara en una revista.

Ampliar la diversidad de la belleza y por tanto, de la moda, es mucho más que sacar productos, que seguir una corriente que ha hecho que unos cuantos incrementen sus ventas. La diversidad no es negocio, sino una cualidad que deberíamos plantearnos de verdad y en todos los ámbitos.

La chaqueta de seguridad reflectante también es moda

Si bien es verdad que es probable que no comas con tus compañeras sobre una viga suspendida a varios metros de altura, sino en la mesa de la oficina enfrente del ordenador o en la cafetería de la universidad, el sentimiento de clase trabajadora está ahí.

PRETTY LITTLE THINGS

Puede que nuestro espíritu de obreras esté más ligado a otras cosas, pero estar lo que se dice estar, está.

Antes, cuando iban a trabajar a las fábricas y se repetían “Lo que hay que hacer para llevar el pan a la mesa”, es más o menos la sensación de abeja en la colmena que tienes cada vez que te bajas en la línea 6 para hacer transbordo (solo que tu concepto de pan se asemeja más a una tostada de hummus con semillas de chía por encima y un poco de sal del Himalaya, pero casi igual que en la Revolución Industrial, vaya).

INSTAGRAM CALVIN KLEIN

Por ello, uno de las últimas propuestas de la moda permite que celebres esa esencia de ‘Rosie the Riveter’ que hay en ti: una chaqueta neón.

Sí, prácticamente igual a la que llevan cuando están operando en la carretera y tú ves el chaleco amarillo fluorescente y ya sabes que no vas a llegar a tiempo a cenar (aunque a fin de cuentas tenías ensalada y tampoco es como si fuera a enfriarse).

Kanye West o Calvin Klein han apostado por este tipo de prendas de abrigo con sus respectivas bandas reflectantes, de hecho hasta Pretty Little Things ha sacado la versión low cost de la chaqueta que parece salida del parque de bomberos más cercano.

YOUTUBE

Traducción, si eres de las que no deja escapar las tendencias, es el momento de que le pidas a alguien cuyo uniforme para el trabajo sea parecido, que te lo preste (haz especial hincapié en que prometes devolverlo la próxima temporada cuando ya no se lleve).

Otra opción es que vayas revisando el maletero en busca del chaleco del coche si quieres sumarte a la moda sin dejarte el dinero (aunque lo suyo sería que dejaras otro de repuesto por si acaso).

Piensa que la parte buena de esta tendencia es que cuando salgas de fiesta, vas a ser la primera en encontrar su chaqueta cuando se hagan un lío los del ropero.

Tu padre: el nuevo icono de estilo según la tendencia ‘dad fashion’

Que tu padre se haya convertido en tendencia es quizás una de las noticias más inesperadas del año (y eso que estamos en el mismo momento en el que hemos conocido que Justin Bieber se ha prometido).

Dennis Quaid, el perfecto ejemplo de ‘dad fashion’. YOUTUBE

[Un momento… ¿aún no me sigues en Instagram, Twitter o Facebook?]

¿Tu padre? ¿Moda? ¿El mismo que se hace un lío con las tiendas y conoce como “Bresca” a “Bershka”? ¿El que llama “alpargatas” a todos tus zapatos desde las chanclas hasta las zapatillas de deporte? Pero, ¿cómo ha pasado?

Se trata del último fenómeno dentro del street style, una corriente alternativa que busca sacar a la calle un lado irreverente de la moda y es donde entra tu padre (no que el buen hombre sea irreverente, sino por el estilo que se lleva).

Concretamente se trata de recuperar la ropa que él llevaba en los años 90, esa que conoces por las fotografías antiguas y que te hace exclamar “Pero madre mía, papá. ¡Menudo jersey!” Pues amiga, créeme, vas a querer localizar ese jersey (y muy pronto)

Para imitar el armario de tu padre de hace tres décadas, solo tienes que tener cinco prendas imprescindibles en el armario:

  • Chanclas de piscina retro: da igual que ya se haya acabado el verano, lo importante es mantener el espíritu de las vacaciones todo el tiempo que podamos. Si ves que ya hace fresco como para ir con los dedos al aire, haz como Kanye West llevando el calcetín por debajo.

JDSPORTS.ES

  • Camiseta cantosa molona tipo boy band: el logo es fundamental (independientemente de cuál sea). Ten en cuenta que cuanto más extraño y atípico sea el color, mejor. Ideal para sustituir a la clásica de Levi’s, esa que tienen 9 de cada 10 españoles.

 

JDSPORTS.ES

  • Chándal vintage: el mismo conjunto deportivo extremadamente ancho con el que tu padre iba a las excursiones familiares al campo de los fines de semana. Puedes darle el toque contemporáneo si subes el calcetín blanco (con rayas) por encima del tobillo.

JDSPORTS.ES

JDSPORTS.ES

  • Monster sneakers: yo confiaba en que fueran una moda pasajera, pero no he tenido tanta suerte. Siendo realista, no se las puedes robar a tu padre (a no ser que uses la talla 46). Si decides unirte a la tendencia piensa que cuanto más grandes, monstruosas y pesadas, mejor.

JDSPORTS.ES

 

Series en las que puedes inspirarte cuando no sabes qué ponerte

Nadie quería verlo pero es oficial: se aproxima el final del verano. Y como ahora toca la inminente vuelta a las clases, con el consecuente periodo de readaptación en el que tienes los horarios más cambiados que si hubieras ido a Hawai (aunque en realidad lo más lejos que hayas ido sea a tu pueblo en Cáceres), quiero compartir una de mis fuentes de inspiración estilísticas.

THE BOLD TYPE. YOUTUBE

[Un momento… ¿aún no me sigues en Instagram, Twitter o Facebook?]

Entre lo que me gusta la pequeña pantalla y lo que me encanta la moda, las series de televisión son una mina en cuanto a estilismos se refiere. De hecho recuerdo cómo durante primero de carrera acudía a clase con diademas de lazos como si fuera la mismísima Blair Waldorf solo que en vez de yendo a un colegio privado, a la Complutense.

The Bold Type
La mencioné en su día en las series que debes seguir si te gusta la moda, pero conforme pasan sus temporadas se posiciona como mi favorita. Es perfecta para estilismos de off to work si en tu trabajo no tienes que ir de traje. Tienes mil ideas de conjuntos para ir a la oficina, tomar algo con tus amigas o incluso para salir de fiesta. Lo mejor es que son 100% realistas y, si eres bajita, podrás tomar nota de los trucos de Jane, una de las protagonistas, que sabe cómo vestir consiguiendo sumarse unos centímetros con la ropa. Con la jefa de la revista también sacarás ideas para tu próxima cena de trabajo.

Friends
¿Friends aquí? ¿Estamos locas? Con el retorno de las tendencias de los años 90, Friends ha pasado de ser considerada casi vintage a una serie con tendencias totalmente actuales. Los monos de Phoebe, los jerséis de Rachel o las plataformas de Monica te sonarán más que nunca ya que son las mismas que están ahora en los escaparates de las tiendas. Además si pensabas que solo del videoclip de Wannabe podías sacar peinados noventeros, atenta a los estilismos de las tres protagonistas.

Younger
Perfecta para ver con tu madre ya que trata de una mujer de 40 años que se hace pasar por una veinteañera para encontrar trabajo. Si bien la protagonista tiene conjuntos que más o menos te pueden gustar, es el personaje que interpreta Hilary Duff el que te hará querer correr al armario a experimentar. Su vestuario a lo largo de la serie es para hacer Ctrl+C y Ctrl+V pero directamente en tu cuerpo. Ya te aviso de que los vas a querer todos. Por otro, lado a los looks de la jefa de la editorial, que empezarán horrorizándote, les terminarás cogiendo el punto. Si bien no para ponerte ahora mismo, para dentro de unos años, cuando te conviertas en esa jefa carismática e influyente que estás destinada a ser.

Pequeñas Mentirosas
Aunque Gossip Girl es una de mis series favoritas de la vida por su ropa, no es con la que más identificada me puedo sentir. Sin embargo, para las que se quedaron con más ganas de la serie que nos hizo soñar con el Upper East Side, los looks de Pequeñas Mentirosas pueden quitarnos el antojo ya que son más fáciles de emular. Cada una de las protagonistas tiene un estilo muy marcado: moderno con aires rockeros, preppy, atrevido, clásico… Por mucho que estés metida en la trama, se te irá el ojo a los conjuntos.

Girls
No necesitas ser fan de Lena Dunham si lo que quieres es sacar ideas para ir a clase o a trabajar ya que es imposible que no te sientas identificada con el estilo de una de las cuatro protagonistas. A diferencia de Pequeñas Mentirosas, con Girls encontrarás un armario más ‘europeizado’, por llamarlo de alguna manera (y ya sabéis lo que quiero decir). Si te sientes identificada con un gusto elegante a la hora de vestir atenta a Marnie. No te pierdas tampoco el power dressing de Shoshanna ni el boho chic de Jessa.

Y ahora para que todas podamos beneficiarnos, dime tú, querida lectora (o lector) cuáles son las series que te inspiran a la hora de vestir. No vaya a ser que me esté perdiendo alguna que me pueda dar ideas.

Inclusividad en la moda: ¿Y ahora hacia dónde tirar?

Parece que de un tiempo a esta parte todas las marcas se han ido apuntando, cada una en la medida de sus posibilidades, a la inclusividad: desde los cuerpos reales de Dove y el desarrollo de otras campañas publicitarias hasta la inclusión de modelos en las presentaciones de nuevas colecciones que supusieran un paso hacia un sector más representativo.

RIVER ISLAND

La moda quiere representar también las diferentes etnias, tallas o características físicas (recordemos la cruzada para dar a conocer el vitiligo que Winnie Harlow ha logrado con su carrera como modelo).

Fue Asos fue la primera firma en contar con una modelo en silla de ruedas. Esta semana Primark anunciaba que habían elegido a una modelo, a la que le faltaba parte del brazo, como maniquí para dar a conocer su nueva colección casi al tiempo que modelaba para River Island una niña de ocho años a la que le habían amputado ambas piernas, poco después de su nacimiento.

Cada vez que se cuenta con una persona que se escape de lo que son los cánones estéticos clásicos que regían con rigidez la industria, tenemos un motivo para celebrar. Que se muestren alternativas de cuerpos dentro de las campañas de vestimenta no significa otra cosa que mostrar la realidad (de hecho en este momento acaba de subir al metro un señor que solo tiene un brazo).

Sin embargo, como hablaba ayer con una amiga mía, estaría bien también que la inclusividad no se quedara solo en la cara de la marca sino que llegara al esqueleto, a los patrones.

Pero estaría todavía mejor que, teniendo en cuenta los efectos de la industria de la moda rápida de consumo inmediato, la fast fashion, se tomaran otras medidas.

Es cierto que las marcas de ropa han encontrado en la inclusividad un “caballo de batalla” para la responsabilidad social.  Sin embargo, y ya que cada empresa puede ayudar de la manera que considere (o incluso no ayudar en absoluto), ahora que ya están los valores de las diferentes bellezas empezando a integrarse, dar un paso en otra dirección, una que no suena tan curiosa como una modelo con una discapacidad física pero que no podemos dejar de lado: la sostenibilidad.

Creo yo, aunque esto es solo una idea, que es el momento de empezar a pensar en la moda con cabeza, en procurar evitar los daños al medio ambiente y a los seres humanos que puedan generar tintes hechos en un país tercermundista, en confiar en tejidos reciclados, en pensar en estrategias que eviten que todavía haya un porcentaje de las prendas que vemos en las tienda que no llegue a venderse.

La normalización y conquista de diferentes cánones estéticos es algo fantástico siempre y cuando el ser humano siga teniendo un planeta en el que poder disfrutarlo.

Las colecciones con las que lucir tu Orgullo Gay

La moda es como los españoles, se apunta a un bombardeo. ¿Que hay Mundial de fútbol? Camisetas del Mundial.

¿Estreno de Star Wars/temporada nueva de Juego de Tronos? ¡Pues toma! Sudaderas, mochilas, deportivas, gorras y hasta zapatillas estampadas.

Pero ¿cómo culparla? Aquí hay que hacer caja, que los diseñadores no trabajan por amor al arte porque les basta oxígeno y un poco de luz del sol para alimentarse como si fueran plantas que hacen la fotosíntesis.

La celebración del Orgullo Gay cada vez más cerca. Si bien este jueves comienzan los eventos, no será hasta el 7 de julio que veamos el tradicional desfile por Madrid.

Así que para calentar motores y preparar el armario quiero repasar las prendas especiales Gay Pride 2018 que buscan unirse al espíritu de amor libre que tanta falta nos hace.

CONVERSE

Miley Cyrus, que además de actriz y fantástica cantante (Malibú es mi canción bucle para volar en avión), ha colaborado con Converse en una colección cápsula que, si eres fan del colorín, te va a hacer la boca agua.

Pero la colaboración no se queda en la zapatilla de suela de goma de Chuck Taylor, sino que cuenta con gorras, camisetas, sudaderas y pantalones.

PRETTY RUMOUR

Pretty Rumour, marca española que aúna joyería y concepto, se suma a la iniciativa con un collar compuesto de diferentes piedras preciosas que no solo rinde homenaje a la diversidad sino que destina todos los beneficios recibidos a la Fundación Triángulo.

Dicha fundación, cuyo objetivo es la igualdad de derechos políticos y sociales para gais, lesbianas, bisexuales y trans, utilizará los fondos para desarrollar actividades con un grupo LGTB de Guinea Ecuatorial.

De orgullo también sabe bastante Kbas, quienes llevan a mucha honra los bolsos (¡como para no!).

Si los capazos de materiales vegetales están teniendo éxito esta temporada (recordad que el de madera es el accesorio estrella del verano y os lo conté aquí), la firma alicantina te ofrece la versión #proudofmybag con el arcoíris, que es la bandera de la fiesta.

KBAS

Recuerda que, independientemente de cómo decidas vestirte, o incluso si quieres compartir tu apoyo con el armario, lo importante es ser conscientes de que al igual que podemos ponernos lo que queramos, también deberíamos querer a quien queramos sin ser juzgados (y mucho menos discriminados) por ello.

Los pantalones bermudas no son solo para las madres

El otro día, aprovechando la excusa del calor madrileño (ese que se caracteriza por el dolor de pies de lo que quema el asfalto del suelo cuando vas con sandalias), me compré unas bermudas.

[Un momento… ¿aún no me sigues en Instagram, Twitter o Facebook?]

ANTEA, POLO RALPH LAUREN Y SÍNTESIS

Y no solo me compré unas bermudas, sino que me sentí agradecida por poder comprarme, por primera vez, un pantalón de mi talla que no me dejara la mitad de la nalga fuera.

Con esto no quiero decir que lo critique, como todo en esta vida es cuestión de gustos y entiendo que los shorts tengan su público, pero yo, que soy de nalga tímida y solo la enseño a quien yo quiero, vivía mosqueada con ese corte tan corto.

Me enfadaba más que los que en Instagram piden likes diciendo “dadle amor a mi foto” (¡Es una foto, no se le puede dar amor! ¿O qué quieres, que la imprima y me ponga a llenarla de besos y caricias?).

Sí, supongo que ya estoy en esa edad en la que me apetece ir con prendas holgadas. Lo sospechaba cuando vi que mis amigos empezaban a casarse y lo he confirmado cuando he comprado los pantalones bermudas que llegan casi a la rodilla: ya soy una mujer adulta.

Nada más llegar a casa, y como buena Aries que soy, lo combiné con una camisa remangada en la cintura y miré el resultado final. Me encantaba.

Fui a enseñárselo a mi madre toda loca de contento (como vamos siempre que le enseñamos algo a nuestras pacientes progenitoras) y, nada más verlo, me dijo que le recordaban a unas que había tenido ella hace unos años. Nos reímos porque era verdad.

Sus bermudas, casi del mismo verde que las mías, eran de la década de los 90 y se las había puesto muchísimo. Lo raro es que no hubiera caído en el momento de verlas en la tienda, que ya las conocía de alguna otra parte.

Una prueba más de que todo vuelve, así que es el momento de que llaméis a la puerta del armario de vuestra madre y tengáis la suerte de que las haya conservado estos años.

YERA, SÍNTESIS Y ZENDRA