BLOGS
Mara viste y calza Mara viste y calza

“Algunas personas
sueñan con piscinas,
yo sueño con armarios”.
Audrey Hepburn

Entradas etiquetadas como ‘Tendencias’

Del gimnasio a la calle: Kim Kardashian nos enseña a reciclar las mallas

Kim Kardashian ha vuelto a hacerlo, ha conseguido volver a encandilarme con su look (y hacer que se lo quiera copiar urgentemente) saliendo a cenar con una amiga vestida con un sujetador, una americana y unos ajustados pantalones.

INSTAGRAM

Hasta ahí todo podría resultarnos “normal” siempre y cuando enmarquemos ese “normal” en el estilo Kardashian, a saber, ir medio desnuda por la vida. Un gusto que va perfecto cuando tu estilo de vida es de celebrity que va en coche con chófer y vigilantes de seguridad de un sitio a otro.

Cuando eres una veinteañera casi treintañera cuya vida social transcurre entre las clases, el trabajo, bares con los amigos y el supermercado como que no te encajan tanto esos estilismos.

Pero si nos fijamos con detalle en el outfit nos damos cuenta de que los pantalones que lleva la Kardashian son en realidad mallas de gimnasio. Repito: mallas de gimnasio, no es un simulacro. Vale que son en versión terciopelada pero siguen siendo unos yoga pants concebidos para sudar en la cinta.

Y lo peor (y lo mejor) es que me encanta. Me encanta cómo le queda, me encanta que se atreva a hacer una mezcla tan arriesgada y me muero por probarlo en carne propia ya que es tan fácil como coger unos leggins del gimnasio y plantármelos con taconazos.

Es cierto que cada vez es más frecuente ver prendas deportivas en estilismos de diario, pero siempre eran sudaderas o como mucho, sujetadores deportivos que daban el pego como tops, pero nunca pantalones y menos de esta manera, yendo a cenar de ‘divineo’ con tu amiga a un restaurante pijo de Manhattan.

¿Me dais la razón entonces con lo de que Kim Kardashian-West es una influencer de la cabeza a los pies?

El futuro de las coronas de flores

¿Recordáis el boom de las coronas de flores hace unos años? Yo sí, y estoy segura de que mi madre también, ya que la buena mujer me ayudó a convertir una diadema del Primark en corona (cuando digo “me ayudó” quiero decir a que yo le di la idea y ella, que cose mejor que un cirujano, la llevó a cabo).

INSTAGRAM RODARTE

La moda no puede dejar de reinventarse (gracias a Dios) y en el último desfile de Rodarte hemos visto cuál será la evolución del complemento que trajo de cabeza a las fashion bloggers de todo el mundo.

Las hermanas que se encuentran detrás de la firma, Kate and Laura Mulleavy, han presentado una romántica colección en la Semana de Alta Costura de París. “¿Pero Rodarte no desfilaba en la New York Fashion Week?” diréis unos. “Sí, sí, a mí me suena que vistió a Michelle Obama” recordaréis otros. Estáis todos en lo cierto.

Sin embargo, desfilar en la ciudad francesa les permite profundizar en una serie de tendencias más artísticas sin estar tan limitadas por una semana de la moda que no les permitía ser tan creativas, afirmaron las hermanas.

Además de debutar con una colección que seguramente causará furor entre las que tengan bodas el año que viene, han traído de vuelta uno de los accesorios por excelencia de la primavera. La nueva versión de la corona floral se aleja totalmente de lo que compramos en su día, aquellos floripondios gigantes que habrían hecho enloquecer a Frida Kahlo.

Flores diminutas y en blanco forman la versión más minimalista del complemento. No resulta tan impactante como la tendencia anterior pero parece la opción perfecta para darle un toque poético a nuestros futuros estilismos primaverales.

GTRES

GTRES

Un hombro al aire es el nuevo escote del verano

En los años 70 se echaron a las calles, bajo las minifaldas, las piernas descubiertas por primera vez en la historia. Por mucho que los diseñadores Mary Quant y André Courrèges se disputaran el título de inventor de la prenda fue el streetstyle lo que popularizó la falda.

INSTAGRAM CLAUWENDIA

Y es que el streetstyle es poderoso no, poderosísimo. Es más poderoso que tener un paquete de pañuelos en el bolso cuando se ha acabado el papel en el baño de la discoteca. Fenómenos como la cazadora amarilla de Zara, las sandalias de pompones o la sudadera con pelo rosa son la prueba de ello.

Cuando vemos algo por la calle que nos gusta es muy probable que si lo encontramos en una tienda nos lo compremos, así de sencillos somos. Como diría mi madre: “Culo veo, culo quiero“.

El último grito nacido de la pasarela urbana según Glamour es el escote a un hombro, que se dispone a relevar al escote Bardott dejando únicamente uno de los hombros al aire, lo que le da al conjunto un aire más informal y casual.

Esta tendencia se convierte automáticamente en una de mis favoritas por el simple y llano motivo de que te cuesta cero euros, algo muy importante cuando eres una cutri-blogger, como yo.

Así que si queréis lucir el escote del verano, es tan sencillo como poneros una camisa (puede ser vuestra o robada del armario de un familiar) y dejar sutilmente uno de los hombros fuera a lo “uy, se me ha descolgado la camisa style“. Si os lo intentan subir, negaos en rotundo y argumentad que Anna Dello Russo os dedicaría sin duda alguna un shooting en Vogue Japan si os viera así de estilosas.

Bodas al sol: las tendencias veraniegas para las invitadas

El reinado de los colores pastel parece no llegar nunca a su fin, lo cual es una buena noticia si, como yo, luces un moreno de flexo de esos que te dejan la piel tanto o más blanca que la pared de gotelé.

Rosas, azules pero también amarillos, lilas o anaranjados son los colores que pondrán el tono romántico por parte de las invitadas. El rosa fucsia y el azul cobalto serán el contrapunto para las que no sean muy amigas de los colores empolvados.

Respecto a los cortes, el largo midi será la estrella, siempre y cuando lo acompañemos de taconazos, ya que es una de esas alturas traicioneras que puede hacerte parecer paticorta como la lleves con zapatos planos.

La tendencia bailarina, para desgracia de sus detractoras, se presenta en el campo nupcial, pero no solo eso, sino que llegó, vio y, como Julio César, venció, ya que es muy difícil encontrar diseños que escapen a las faldas vaporosas de tul.

Para las bodas más formales, los vestidos estilo griego con la silueta fluida que siguen la forma del cuerpo serán de los más vistos camino del altar (o del juzgado) detrás de la novia.

Moda baño 2017: los bikinis y bañadores que nos esperan

Hello, it´s me” nos dice el verano que nos espera a la vuelta de la esquina. A poco más de un mes tendremos encima la estación más calurosa del año.

Yo, siguiendo mi costumbre de comprarme un solo bikini al año, hice una exhaustiva investigación acerca de lo que van a traer las prendas más deseadas de la playa, y las tendencias ganadoras son las siguientes:

Estampado tropical: en tonos fríos y bien grande. Las hojas de costilla de Adán, ave del paraíso o platanero serán lo más cerca del Caribe que más de uno estaremos este verano.

ZAFUL

 

Manga y escote Bardot: que no tiene ningún sentido si quieres un bronceado uniforme. Pero entre lo dañino del sol y lo bonito que es el corte del bikini, para mí estar morena es lo de menos (¿se nota mucho que el que me he comprado es de mangas?).

ZAFUL

 

Bailarina: o anudado al torso. Perfecto si te quieres asegurar de que tu bikini no se mueva ni un centímetro. Perfecto si quieres un bronceado a rayas en la parte inferior del pecho.

ZAFUL

 

Cintura alta: enseñar el ombligo está sobrevalorado. Los bikinis de cintura alta añadirán longitud a las piernas y te permiten guardar en su braguita cosas como el iPod mientras paseas por la orilla, las gafas de sol, una compresa…

ZAFUL

 

Concha: que es como se llama el corte en ondas (scalloped). Una de las propuestas más originales en los más de 60 años de historia que llevamos viendo del bikini.

ZAFUL

 

Con relieve: ya sean conchas como caorís, volantes o flores bordadas. La moda baño 2017 también es en 3D.

ZAFUL

 

Colores pastel: los reyes de la colorimetría de Instagram no podían faltar en el cuadro de tendencias. Perfectos para resaltar el moreno. No tan perfectos si tu moreno es del color blanco de la pared.

ZAFUL

 

Lencería: parecen ropa interior pero no lo son. En blanco, con encajes y con aspecto de las bragas de Bridget Jones, los bikinis lenceros serán otra propuesta que veremos este año.

ZAFUL

Pero no solo de pan vive el hombre y no solo de bikinis está hecho el verano. Los bañadores, que continuarán viviendo esta temporada su época dorada, han llegado para quedarse (en nuestra bolsa de la piscina).

Transparente: y en color negro para hacer las zonas visibles más discretas. Dan el pego como body si lo quieres sacar fuera de la playa.

Tostado: otro tono que nos sentará bien independientemente del momento del bronceado en el que nos lo pongamos. Ojo con los nudos traicioneros si apuestas por los que vienen con cordones.

Baywatch: la vigilante de la playa puedes ser tú este año con los bañadores rojos, uno de los colores que más verás por la orilla. Zac Efron no viene incluido con el traje de baño.

Rayado: para las más clásicas, los bañadores con rayas serán un básico con el que nunca fallarán.

(Fotos de Asos, Calzedonia, Oysho y H&M)

Así será tu vestido de novia si te casas en 2018

A raíz de la Barcelona Bridal Week encontramos diferentes tipos de novias que veremos en la próxima temporada. Por un lado está la minimal (que no millennial) que busca la sencillez y discreción en un vestido que le haga sentir elegante pero ella misma.

Por primera vez en los últimos años vemos como los volúmenes de las faldas se reducen al mínimo dejando figuras ceñidas cuyo único movimiento revolotea alrededor de los pies. Por otro lado tenemos una novia más ‘barroca’, la nueva princesa que, a falta de tules, cubre el vestido de abalorios, perlas, bordados y transparencias. Una opción más atrevida para las que buscan un vestido impactante.

Además, algunas de las tendencias que también veremos camino al altar (o al juzgado) son las siguientes:

Vestidos lenceros, la ropa interior también la llevarás a la vista el día de tu boda. Vestidos inspirados en camisones o escotes que siguen el corte del sujetador serán algunas de las opciones para las novias que quieran ir sencillas.

Pronovias, Rosa Clará y St Patrick Studio. GTRES

Capas y túnicas, sobre los hombros o bien unidas a la espalda del vestido, pero serán las encargadas de añadir el movimiento a los pocos volúmenes que vienen esta temporada.

Rosa Clará y Pronovias. GTRES

Abertura lateral, la raja de tu falda, que tanto cantaste en los 90, será otro de los elementos que llevarán las novias de 2018. Algo tan sencillo como un corte (la altura al gusto de la novia) le dará un contrapunto sexy a los vestidos más conservadores.

Rosa Clará y St Patrick Studio. GTRES

Bordados vegetales, no solo flores sino también hojas de tamaño mediano formarán los detalles de los tejidos. Un delicado jardín blanco recorrerá todo el vestido de la novia.

Studio St Patrick, Promovias y Rosa Clará. GTRES

Transparencias, controvertida y no para todos los gustos, pero, decididamente una de las tendencias que viene pisando fuerte desde los tableros de Pinterest y publicaciones de Instagram.

Pronovias y St Patrick Studio. GTRES

Manga larga, pero casi transparente, para no quitar protagonismo al vestido, y cargada de detalles.

Ángel Sánchez y Pronovias. GTRES

El corsé de isabel Zapardiez, que vaya a ser tendencia o no, fue uno de los elementos más interesantes de su nueva colección. Con reminiscencias asiáticas, la cintura que revela te recordará al corte Dior de 1940.

Isabel Zapardiez. GTRES

Las novias corsarias de Jordi Dalmau, han sido otra de las propuestas más originales de la pasarela nupcial. Su colección, inspirada en mujeres fuertes, estaba formada por vestidos transformables cuyas faldas se separaban de los corpiños. Una elección que puede ser interesante para las futuras novias que busquen algo fuera de lo convencional.

Novias corsarias de Jordi Dalmau. GTRES

Por último, para las invitadas, algunas de las propuestas que se subieron a la pasarela siguieron la línea de inspiración que las colecciones para novias: siluetas sencillas, cortes minimal, capas, estampado barroco y colores que van desde el champagne u oro viejo hasta el azul cobalto y rosa pastel.

Ana Torres. GTRES

‘Sunset shadow’, la sombra de ojos que nos sentará bien a todas

Con el reinado de los tonos tierra y nude en labios, colorete y paletas de sombras, una tendencia ha nacido como contrapunto: las sombras atardecer o #sunseteye, que, si has nacido en los 90, te recordará al maquillaje con el que venían tus muñecas Barbie, Bratz o MyScene.

INSTAGRAM

La mezcla nace de la combinación de amarillos, naranjas, rojos y rosas con un toque de azul y las pestañas bien marcadas. Aunque puede parecernos peor idea que combinar sandalias con calcetines en realidad es una tendencia muy veraniega que, para planes festivaleros o un poco más formales de media tarde, encaja a la perfección.

Ni las más reticentes (véase yo que uso una micra de sombra y siempre de color discreto) no podrán resistirse, ya que la mezcla de tonos, por extraño que parezca, es favorecedora para prácticamente cualquier color de ojos y de piel que se tenga.

#fullspectrumpalette #day2 #motd #sunseteyes

A post shared by Amai (@kittdeecakes) on

Si os animáis a hacerlo, aquí tenéis un tutorial que os enseña a combinar los diferentes colores:

Las cejas pluma, una tendencia para atrevidas

Instagram es el nuevo caldo de cultivo de las tendencias, ya sean de maquillaje, moda o peinados. Si existe está en Instagram.

La última moda demencial es la nueva manera de llevar peinadas las cejas: el efecto pluma.

Stella Sironen, una maquilladora finlandesa cuyas creaciones son imaginativas a más no poder (arcoiris, purpurina…), ha sido la pionera en lucir las fantasiosas cejas.

Estéticamente hemos pasado, en apenas 10 años, de llevar las cejas depiladas al máximo (como si lleváramos una fila de hormigas en la frente) a insistir en su grosor e incluso exagerarlo, por lo que el primer requisito para lucirlas es tenerlas tupidas.

Para conseguir este efecto basta con dividir la ceja a la mitad horizontalmente, peinar la parte superior hacia arriba, la inferior hacia abajo y mantenerlas con algún tipo de fijador (laca o jabón pueden hacer el apaño).

Llamativas y originales, las cejas pluma no parecen una elección a tener en cuenta para el día a día a no ser que queramos asemejarnos a una mariposa con sus antenas.

¿Volveremos a enseñar el hilo del tanga?

Abril, año 2006, un día de clase por la tarde de esos en los que empieza a hacer calor. Tienes lección de filosofía y dejas vagar la cabeza alejada de Platón y Descartes. Tu mirada vaga por la clase hasta que se cruza con algo llamativo, un tanga fosforito que sobresale del pantalón de la chica de delante.

Por mucho que quieras quitar la vista, toda tu atención está en esos tres hilos de tela que forman un triángulo invertido que casi parece que pide auxilio saliendo de las entrañas de un vaquero. Era algo que no querías ver, pero una vez dabas con ello, no podías dejar de mirarlo. El triángulo o hilo del tanga siempre estaba ahí, acompañando a las mujeres en los primeros años del 2000.

Espero, rezo y confío en que no vuelva a llevarse. La etapa de enseñar la cinturilla de las bragas no fue la mejor de las tendencias de la época. Y aunque muchas de ellas han vuelto y nos estamos subiendo al carro de las chokers, las medias de rejilla o las zapatillas vintage, son tendencias que tienen un pase. En el caso del hilo del tanga, no.

El culpable de este revival es Versus, la línea de Versace, que, en su colección presentada en la London Fashion Week, quiso rescatar esta tendencia con un tanga de grosor nivel cinta americana.

He de admitir que ciertas prendas interiores a la vista, como es el caso de los corsés o el sujetador de encaje, que tanto estamos viendo ahora por encima de la ropa, son underwear que puedo entender que salgan al exterior en algunos casos, no así como el hilo o cinturilla de una braga que es algo hortera que solo encaja en una rave en la puerta de Fabrik.

A mash-up of Versus heritage elements. #VersusFW17

A post shared by versus_versace (@versus_versace) on

La primavera de las camisas deconstruidas

Cuando yo era joven, las cosas eran más sencillas: las camisas se llevaban abrochadas hasta el cuello, el pelo solo estaba en las bufandas y no dentro de unas zapatillas… Sin embargo ahora la moda está viviendo una deconstrucción de las prendas que se ve reflejada, por ejemplo, en la tendencia que siguen las camisas esta temporada.

Desabrochadas, caídas, una manga alta y otra baja, lazadas, aperturas extravagantes… Pueden parecer salidas de una performance dadaísta, pero lo cierto es que, al igual que la tortilla que sirven ahora en los restaurantes modernos, con la patata por un lado y el huevo por otra, la camisa se ha modernizado.

Según Paolo Santangelo, diseñador y compañero del máster de Fashion Communication and Styling del IED, Milán, esta deconstrucción de la camisa se debe a que “estamos inmersos en un contexto social en el que la gente quiere mostrar su individualidad. Tenemos la necesidad de diferenciarnos”.

Llamadme clásica, chapada a la antigua, retro o casposa, pero me gustaba más cuando las camisas eran simples y no como las de ahora, que casi deberían incluir manual de instrucciones que explique cómo llevarla correctamente.

ASOS

H&M

TOPSHOP

FOREVER21