Entradas etiquetadas como ‘Tendencias’

El mini bolso, la historia de amor-odio de esta temporada

Yo soy muy comprensiva, soy tan comprensiva que incluso cuando llegué a Londres y vi el Big Ben tapado por obras, no me importó, pero hay cosas que, de verdad, me quitan la energía.

Una chica preocupada porque no le entraba la compresa con alas en el mini bolso. BERSHKA

Puedo entender que la moda necesite experimentar y que con el cambio de temporada se nos ofrezcan novedades constantemente que nos hagan estar pendientes de seguir las tendencias, pero me gustaba pensar que todo tenía un límite basado en el sentido común.

[Un momento… ¿Aún no me sigues en Twitter o Facebook?]

Mientras que las zapatillas de deporte cada vez son más grandes, hasta el punto de volverse auténticos monstruos, entre la altura de las plataformas y las dimensiones que están adquiriendo, llegando incluso al punto de dificultar la locomoción, los bolsos se están encogiendo.

Pero no me refiero a un encogimiento como sinónimo de práctico, sino a que se están volviendo de pequeños, diminutos, como salidos de un set de juego de Playmobil.

El bolso XS es el accesorio de la pasarela de esta temporada y de mis pesadillas, un complemento tan minúsculo que no te permite llevar ni lo mínimo imprescindible para sobrevivir fuera de casa.

Si metes el móvil, despídete de llevar el cacao, los cascos o un paquete de pañuelos de papel. Es o una cosa u otra, lo que hace que te plantees qué necesidad vital es más importante, la necesidad de no llevar los labios cortados o la de poder sonarte los mocos ya que llevas toda la semana con un catarro digno de inicio de pandemia.

Y mejor no hablamos de si eres de las que va con la casa a cuestas.

Dicen que la moda es reflejo del momento socioeconómico, que se adapta a nuestra vida, a nuestras necesidades.

Por tanto me parece ilógico es que en una sociedad en la que las mujeres vamos con el portátil, la agenda, la crema solar, el tupper con la comida para la oficina o el paraguas por si llueve, la disponibilidad de espacio que te ofrecen estos accesorios equivale a los centímetros cuadrados de una funda de gafas de sol.

Modelos deprimidas preguntándose cómo hacía Mary Poppins para que le cupiera una lámpara. THE KOOPLES

“Pero es que son tan bonitos” me diréis algunas y, creedme, no podría estar más de acuerdo. De hecho, si estuviéramos en el siglo XVIII y lo único que necesitara llevar encima fuera un frasquito de esencia de lavanda, estaría feliz de poder disponer de un accesorio que me permitiera transportarlo con comodidad.

Lo único es que pasando tantas horas fuera de casa, ya sea por el trabajo o por si he quedado con una amiga, por si después voy al gimnasio o por si tengo que viajar y necesito llevar mi kit de supervivencia para el avión, con ese bolso no me apaño para nada.

Así que, como buena seguidora de tendencias pero como mayor seguidora de la funcionalidad, mi solución es, para cuando llevo este tipo de estuchitos, combinarlos con ropa que tenga bolsillos por todas partes: pantalones, chaquetas, abrigos…

Y, si no, para las noches de fiesta en las que la ropa con bolsillos no entra en el plan de nuestro outfit, siempre tenemos la opción de llevarlo todo en el bolso grande de una amiga e ir turnándolo entre todas.

Ya puedes entrar en un garito con zapatillas (sin que te miren mal al pasar)

Si Dani Martín estuviera componiendo Zapatillas, tendría que cambiar la letra que todos cantamos en 2005.

Urban Outfitters

[Un momento… ¿Aún no me sigues en Twitter o Facebook?]

Con 13 años de diferencia, no es que la vestimenta de las discotecas haya cambiado (al menos, no voluntariamente), es que las deportivas han irrumpido en la etiqueta sin ningún tipo de miramiento.

La moda ha respondido a una petición: adiós artificios, por lo que la tendencia es ahora el confort, sentirnos cómodos con nosotros mismos.

Cuando Victoria Beckham por motivos de salud, empezó a prescindir de los tacones y salió a saludar después de uno de sus desfiles con zapatillas, el fenómeno daba comienzo.

Porque por extraño que parezca que en la alta moda puede tener cabida la moda deportiva, solo tenemos que ver cómo Gucci, Balenciaga o Valentino han incluido las zapatillas haciéndolas tanto o más deseables que un bolso.

De hecho, es probable que si Sexo en Nueva York se rodara de nuevo en 2018, la Carrie Bradshaw millennial habría sustituido los altísimos stilettos por las ugly sneakers en el armario (e incluso Mr. Big le habría pedido matrimonio con un buen par de dad shoes).

Si antes nos podía horrorizar la idea de ver un pantalón de traje con una zapatilla de deporte, la combinación es la estrella de muchas oficinas. Incluso si eres una devota de las faldas lápiz como Rachel en Suits puedes atreverte también con la mezcla.

Y sí, El Canto del Loco tendría que admitir que ahora es prácticamente imposible llegar a una discoteca y no encontrar a gran parte de los asistentes con zapatillas, lo cual es una gran suerte porque, siendo realistas, salir con tacones puede ser estupendo, pero no hay nada como llegar a casa después de una noche de fiesta y que no te duelan los pies.

¿Por qué nos flipa tanto la ropa con el logo de la NASA?

Hay cosas que son guays por sí mismas: las gafas de aviador, los botines Dr. Martens, las motos o el disco de vinilo de tu padre de Brothers in Arms de los Dire Straits. Y dentro de esa lista, en una de las posiciones más altas me atrevería a decir, está el logo de la NASA.

URBAN OUTFITTERS

Algo tiene la Agencia Espacial que nos atrae a todos sin excepción. Puede ser que, como millennials, nos fascina lo nuevo, el futuro, y es precisamente lo que simboliza: la ciencia, las posibilidades de creación de un mundo mejor, los logros para toda la humanidad… ¿Cómo no íbamos a dejarnos seducir por los sueños si somos la generación idealista por excelencia?

[Un momento… ¿Aún no me sigues en Twitter o Facebook?]

Desde hace unos años, el escudo tricolor ha salido en todas partes: de tazas ha pasado a sudaderas, zapatillas, gorras, mochilas y, sobre todo, camisetas.

La pasarela tampoco se ha podido resistir y firmas como Vivienne Tam, dedicó una colección entera al logo, o Versace han incluido la “albóndiga”, como se refieren en la NASA de manera coloquial al escudo, en sus colecciones.

Vans, Adidas o Nike también han sacado zapatillas inspiradas en el futurista fondo estrellado que, lógicamente, se han convertido en fenómeno de ventas.

Con las características letras en color blanco dentro de una esfera azul, con el símbolo vectorial rojo de fondo, el logo diseñado en 1973 es conocido y apreciado en todo el mundo. En él confluyen dos tendencias que lo han convertido en el fenómeno de la cultura popular que es hoy.

En primer lugar ha resurgido en plena moda de la logomanía, una tendencia que, tras la crisis económica, muestra una opulencia minimalista cargando la ropa de monogramas grandes y visibles desde todos los ángulos que nos permitan identificar (o identificarnos con) la marca a primera vista.

El otro secreto de su éxito es el cocooning, un fenómeno que busca refugiarse en la seguridad que nos proporcionan prendas vintage cargadas de nostalgia y que vuelven renovadas, como las zapatillas de deporte gigantes, las chaquetas de chándal de colores chillones o el forro polar en clave estilosa por poner algunos ejemplos de revivals conocidos.

De hecho, de la unión entre la logomanía y el cocooning, tenemos un ejemplo del verano, la camiseta blanca con el logo rojo firmada por Levi’s.

La Agencia Espacial no hace distinciones, ya que cualquiera puede usar su escudo, lo que explica por qué aparece tanto en la alta moda como en las firmas de fast fashion. El único requisito es que la identidad sea usada correctamente. Además es un logo del gobierno, no una marca de una compañía privada, por lo que no reciben remuneración por las licencias de uso.

Entonces, ¿cuál es el negocio de la NASA? Mi teoría es que de esta manera siguen alimentando una leyenda con la que la mayoría solo podemos soñar. A fin de cuentas, que levante la mano quien, en la infancia, no se planteó en algún momento ser astronauta.

El logo de la NASA, nos recuerda que, a fin de cuentas, da igual que nos hayamos convertidos en personas adultas, seguimos teniendo la cabeza en las nubes como cuando éramos niños. Es un icono aspiracional para el ser humano.

Un arnés de BDSM como accesorio, mi último descubrimiento

Las personas nacemos con habilidades curiosas totalmente infravaloradas. Mi padre, por ejemplo, tiene el extraño talento de saber la hora que es sin necesidad de mirar ningún reloj y el raro arte de uno de mis mejores amigos, y perdonad que me ponga escatológica, es hacer caca sin olor, algo que su mujer agradece enormemente.

Intento posar natural pero no hay manera.

La mía es la de encontrarle a cualquier cosa un uso dentro de la vestimenta. Un saco de paracaidista como bolso, una gorra de marinero de un disfraz a modo de sombrero o ropa de pijama para salir a la calle son algunas cosas que uso diariamente.

De hecho incluso el cinturón de seguridad de los aviones fue una de mis fijaciones más recientes.

[Un momento… ¿Aún no me sigues en Twitter o Facebook?]

Pero mi última revelación vino de un mundo todavía más extraño que la aeronáutica, el erotismo. Una vez, observando páginas de BDSM por pura casualidad, surgió la loca idea de vestir los accesorios de la disciplina sexual.

Así que, como buena aficionada que soy a sacar las cosas de su contexto, me he decidido a coger las piezas hasta ahora exclusivas del BDSM y darles otro uso que también me atrae, como accesorios de moda para darle un toque cañero a mis estilismos.

Ya que Madonna inició hace cuarenta años la moda de llevar la lencería por fuera y que continua todavía vigente gracias a Moschino, por ejemplo, que para este otoño presentó en la pasarela masculina una propuesta ligada al látex, los arneses y las máscaras convirtiendo en alta moda de lujo el BDSM.

Y como está muy bien lo de utilizar complementos de cuero en la cama, pero está todavía mejor añadirlos al armario y poder llevarlos diariamente, no necesitas la camisa de 500 dólares de la firma italiana con los tirantes de cuero cosidos, ya que puedes encontrar arneses en tiendas como Bijoux Indiscrets, Artesanía BDSM o en tu sex shop de confianza.

Integrarlo con el resto de tu armario es tan sencillo como ponértelo por encima independientemente de lo que llevas puesto. Aunque a mí, personalmente, me encanta acompañando estilismos más naïf o inocentes, ya que rompen con la estética inocente y ponen el contrapunto rebelde y bizarro de Miley Cyrus después de dejar Disney Channel.

De hecho este fin de semana llevé un arnés superpuesto por encima de un vestido de cuadros para romper con el rollo colegiala. Sobre camisas XL a modo de vestido o por encima de un jersey o sudadera lisa le darás un toque rockero a la prenda, así que es un complemento perfecto para darle una segunda vida (una segunda vida con mucho más estilo, también hay que decirlo) a esos básicos que tienes en el armario.

¿Qué son los botines efecto calcetín y por qué necesitas hacerte con un par?

Cada temporada inicio una nueva relación con, por lo menos, un par de zapatos nuevos. Y este otoño, lo tuve fácil teniendo en cuenta lo que venía como tendencia en la sección de calzado.

PUBLIC DESIRE FACEBOOK

[Un momento… ¿Aún no me sigues en Twitter o Facebook?]

Ni zapatillas extra grandes de padre de 1990 ni stilettos transparentes efecto PVC de los que te cuecen los pies y dejan el plástico lleno de gotitas como si fuera un invernadero de Almería.

Yo quería los botines efecto calcetín, esos que son con tacón alto, terminados en punta y cuya caña, en vez de ser de piel, es de algodón o algún tejido elástico que se adapta a la forma de tu tobillo como si realmente llevaras unos calcetines.

Además de habérselos visto puestos a varias celebridades y entrar en la espiral del culo veo, culo quiero, cuando tuve la oportunidad de probármelos en mi tienda de fast fashion de confianza, me di cuenta de que eran una buena inversión por varios motivos.

En primer lugar puede que no protejan de la lluvia lo más mínimo (de todas formas estando en Madrid no es algo que me preocupe demasiado ya que llueve de Pascuas a Ramos), pero abrigan un rato. Al quedar por encima del tobillo cubren esa zona que todos los vaqueros de ahora parecen resistirse a cubrir.

BERSHKA/ZARA

Al ser tan ajustados, se amoldan perfectamente a la forma de tu pie, siempre y cuando los cojas de tu talla, claro, y puedes experimentar una sujeción perfecta que te permite subir y bajar escaleras con seguridad, sin el miedo de partirte el cráneo que suele acompañar a subirse a unos tacones.

Pero es que además de ser favorecedores y sentarnos bien a todas, independientemente de tu figura solo necesitas tener pies para lucirlos, son un zapato todoterreno que combina con lo que te apetezca del armario.

Lo mismo te sirven para la Confirmación de tu prima pequeña como para un estilismo informal de excursión con tus amigos a Toledo (otra cosa es que vayáis a andar mucho, en cuyo caso mejor déjalos en casa), pero en resumen, los puedes mezclar con lo que quieras.

Cómo llevar el traje de chaqueta si eres millennial (y no quieres sentirte mayor)

Hay cosas que, cuando se ponen de moda, solo hacen que pensemos: “No, leopardo no, que parezco una choni de 2005”. Pero como las tendencias hacen caso omiso de todo, se llevan igualmente.

& OTHER STORIES

Es el caso de los trajes de chaqueta, que han venido para sustituir al conjunto de pantalón midi y crop top que tanto hemos vestido este verano.

El traje hace mayor. Es así. Negarlo sería como intentar negar que lo mejor de las bodas es el banquete.

Y claro, por mucho que nos guste y queramos llevarlo, el hecho de que nos veamos parecidas a nuestra abuela cuando iba a misa los domingos le quita un poco de encanto al tema (ojo, que adoramos a las abuelas, pero queremos vestir acordes a nuestra edad).

Una de las mejores opciones es recurrir al traje de chaqueta y falda, que ademas de ser favorecedor, es tendencia esta temporada. Es una prenda que, aunque parezca formal, es tan versátil que puedes combinarla con todo el armario: desde el body de lencería al que le das otro uso (ya tú sabes cuál) a la camiseta de algodón básica o incluso con un jersey.

Todo le va estupendo, además, puedes darle un toque deportivo y llevarlo con zapatillas. Que el traje con zapatos está muy bien si te llamas Harvey Specter y trabajas en un bufete de abogados, pero está mejor con deportivas para ir andando por el metro.

Apuesta también por los colores pastel, perfectos para las millennials ya que son tonos con los que nos sentimos muy identificadas. Búscalo en amarillo, naranja, rosa o azul y combínalo con el resto del armario como hace Aimee Song.

Si eres una loca de lo vintage, busca un traje con anchuras ochenteras que le haría saltar las lágrimas de emoción a tu madre pensando en cómo salía vestida de fiesta durante la Movida Madrileña.

El look monocolor es algo tan propio de nuestra generación como lo es ligar por Instagram. Amarillo y rojo son algunos colores tendencia, pero el blanco o el negro nunca pasan de moda.

Vale que empieza a hacer fresquete por las mañanas, pero ¿y lo bien que queda la americana con pantalones de ciclista? Estíralos un poco aprovechando que aún no han caído mucho las temperaturas y llévalos a juego con la blazer a modo de traje.

View this post on Instagram

Italian life 🌹 during #MFW 🇮🇹

A post shared by Teresa Andrés Gonzalvo (@teresaandresgonzalvo) on

Las prendas de la nueva colección de Balenciaga que te puedes hacer en casa

No se puede intentar entender la moda de Balenciaga sin conocer un poco a Demna Gvasalia. Es como si quisiéramos describir el sabor de un helado de pistacho sin haberlo probado previamente. El diseñador que se encuentra detrás de la dirección creativa de Balenciaga ha hecho de todo, literalmente.

BALENCIAGA

[Un momento… ¿Aún no me sigues en Instagram, Twitter o Facebook?]

Atrás ha quedado el concepto que tenía Cristóbal Balenciaga cuando fundó la firma. Desde que llegó el diseñador georgiano lo feo se ha convertido en el nuevo negro.

Por tanto, ya que la firma es la meca de la irreverencia estilística, me veo en la obligación de compartir algunas de sus obras más alternativas para este otoño (y que te puedes hacer por tus medios).

BALENCIAGA

Por ejemplo la chaqueta denim con costura a la mitad, algo que con un poco de maña podemos imitar en casa si tenemos máquina de coser que resista el tejido vaquero (asegúrate de ello antes de destrozarla).

Una pieza que se puede combinar fácilmente con el top con guantes, que es muy apañado para las ocasiones en las que los de tu universidad no ponen la calefacción y te toca escribir con la mano congelada la práctica de Sociología.

BALENCIAGA

Las prendas de abrigo se convirten en algo tan grande que si vuelas con eso puesto en Ryanair seguramente te apliquen algún tipo de cargo por peso y por las dimensiones, ya que casi ocupan el asiento de la persona de al lado.

Por otro lado, la prenda de abrigo de bufanda con capucha me parece un invento fantástico. Creo que a todas nos ha llegado el dilema de un día de otoño de esos frescos en los que empieza a llover y no sabes si taparte la garganta porque hace frío o taparte el pelo porque si te mojas la cabeza te terminarás resfriando igualmente. Esta combinación lo soluciona y puedes ahorrarte los 495 euros cosiendo en tu casa ambas prendas.

BALENCIAGA

En Balenciaga cortan, cosen, pegan y repegan pero no tiran nada. Todos los retales pueden servir para crear otra cosa más adelante, como el ejemplo de las camisas o los vestidos. Ya nos enseñaron que, si tienes una prenda que no usas, puedes coserle otra encima y tener algo totalmente nuevo y alternativo.

BALENCIAGA

Por último, los accesorios, algo muy importante dentro de la casa ya que hablamos de los que hicieron negocio vendiendo una bolsa idéntica a la de Ikea. Hagamos juntas memoria.

¿Recuerdas el cajón de tu cuarto en el que guardas los tropecientos llaveros de la Torre Eiffel que te trae alguien de regalo cada vez que va a París (sí parece que es el único souvenir que te venden)?

Pues es el momento de recuperarlos y colgarlos de la cadena de un bolso así como el resto de souvenirs cutres que tengas por casa para hacerte un bolso como el de la firma. La diferencia es que de 1.390 euros que cuesta el modelo de Balenciaga, el tuyo te saldrá por menos de 50.

Y para terminar, muy en la línea de hacer moda de objetos cotidianos: los pendientes imperdibles XL. No te pierda la oportunidad de utilizar el elemento del escritorio para usarlo como accesorio y sin tener que gastarte los 350 euros que cuestan en la tienda. Eso sí, a ver cómo le explicas a tu jefa que es tendencia cuando te vea llegar con material de oficina por encima al trabajo.

Cómo ponerte el chándal fuera del gimnasio (y con estilo)

Desde que la pasarela ha decidido que el chándal va a formar parte de nuestro armario y no solo para hacer deporte, la habilidad de combinarlo se ha convertido en una sofisticada e intrínseca disciplina.

INSTAGRAM @SOFIAMCOELHO

[Un momento… ¿aún no me sigues en Instagram, Twitter o Facebook?]

El arte de conjuntar el chándal es tan complejo solo resulta comparable a aquel de programar las grabaciones de series de televisión a la primera.

Sacar de contexto el chándal no significa llevarlo con tacones (aunque algunas puedan encontrar alguna combinación que funcione) sino saber integrarlo con un sentido que no duela a la vista.

Hay una máxima universal que debemos seguir y es la norma de la hipotenusa de la moda: el chándal debe ser el lado opuesto a una prenda recta. Como prendas rectas podemos considerar aquellas que son básicas y puedan funcionar con cualquier estilismo.

Una camiseta blanca, un jersey negro, una camisa remangada o zapatillas de cordones blancas son las apuestas seguras si queremos ir a la oficina cómodas evitando que nos vengan con el “¿Vienes de correr?” 

La propiedad conmutativa que implica que el orden de los factores no altera el resultado también es aplicable al chándal ya que no importa en qué parte llevemos el básico y en qué otra nos animemos con un accesorio o complemento algo más llamativo. El resultado siempre va a ser bueno.

Pero para quienes no lo vean muy claro y necesiten ejemplos de estas hipótesis matemáticas aplicadas al armario, pueden tomar nota con esto:

View this post on Instagram

Almost Friyay 🍦🍦🍦🍦

A post shared by SOFIA C. ✨ (@sofiamcoelho) on

De hecho os dejo también mi intento de salir a la calle con chándal:

Tu padre: el nuevo icono de estilo según la tendencia ‘dad fashion’

Que tu padre se haya convertido en tendencia es quizás una de las noticias más inesperadas del año (y eso que estamos en el mismo momento en el que hemos conocido que Justin Bieber se ha prometido).

Dennis Quaid, el perfecto ejemplo de ‘dad fashion’. YOUTUBE

[Un momento… ¿aún no me sigues en Instagram, Twitter o Facebook?]

¿Tu padre? ¿Moda? ¿El mismo que se hace un lío con las tiendas y conoce como “Bresca” a “Bershka”? ¿El que llama “alpargatas” a todos tus zapatos desde las chanclas hasta las zapatillas de deporte? Pero, ¿cómo ha pasado?

Se trata del último fenómeno dentro del street style, una corriente alternativa que busca sacar a la calle un lado irreverente de la moda y es donde entra tu padre (no que el buen hombre sea irreverente, sino por el estilo que se lleva).

Concretamente se trata de recuperar la ropa que él llevaba en los años 90, esa que conoces por las fotografías antiguas y que te hace exclamar “Pero madre mía, papá. ¡Menudo jersey!” Pues amiga, créeme, vas a querer localizar ese jersey (y muy pronto)

Para imitar el armario de tu padre de hace tres décadas, solo tienes que tener cinco prendas imprescindibles en el armario:

  • Chanclas de piscina retro: da igual que ya se haya acabado el verano, lo importante es mantener el espíritu de las vacaciones todo el tiempo que podamos. Si ves que ya hace fresco como para ir con los dedos al aire, haz como Kanye West llevando el calcetín por debajo.

JDSPORTS.ES

  • Camiseta cantosa molona tipo boy band: el logo es fundamental (independientemente de cuál sea). Ten en cuenta que cuanto más extraño y atípico sea el color, mejor. Ideal para sustituir a la clásica de Levi’s, esa que tienen 9 de cada 10 españoles.

 

JDSPORTS.ES

  • Chándal vintage: el mismo conjunto deportivo extremadamente ancho con el que tu padre iba a las excursiones familiares al campo de los fines de semana. Puedes darle el toque contemporáneo si subes el calcetín blanco (con rayas) por encima del tobillo.

JDSPORTS.ES

JDSPORTS.ES

  • Monster sneakers: yo confiaba en que fueran una moda pasajera, pero no he tenido tanta suerte. Siendo realista, no se las puedes robar a tu padre (a no ser que uses la talla 46). Si decides unirte a la tendencia piensa que cuanto más grandes, monstruosas y pesadas, mejor.

JDSPORTS.ES

 

Este otoño necesitas una diadema

Las diademas tienen la magia de reducir a la nada todos nuestros problemas capilares de “es que no me da tiempo a peinarme el remolino/se me ha quedado el pelo con la forma de la almohada/no sé qué narices hacer para que no se me caiga continuamente el mechón por delante de los ojos mientras trabajo con el ordenador.

PIMKIE/GUCCI

[Un momento… ¿aún no me sigues en Instagram, Twitter o Facebook?]

De hecho es tan apañada que se trata de un accesorio al que también recurren los estilistas de las royals británicas cuando se sabe que van a pasar el día en un lugar con mucho viento (toma ya, truco de Kensington Palace directo a Chamberí).

Además de relajarnos de inmediato el estrés que pueda producir el cabello despeinado, es algo que rejuvenece gracias a ese aire juvenil que tiene, de cuando estábamos en Educación Primaria y nuestra madre nos plantaba la cinta para que no protestáramos porque nos molestaba el pelo.

Vamos, que ponerse una diadema es fácil, lo difícil es saber cómo combinarla.

Pero que no cunda el pánico que Phoebe Buffay llega al rescate mientras mentalmente, solo de leer su nombre, ya estás tarareando Smelly Cat.

Sus conjuntos de vestido con jersey de cuello cisne o chaqueta de punto con una diadema a juego son el ejemplo estilístico perfecto que debes seguir para ponerte el accesorio.

Pero, ¿y este furor tan repentino por las diademas como si estuviéramos en 2011? Culpa a la pasarela, ya que han aparecido en los desfiles de Miu Miu, Molly Goddard y Moncler Gamme Rouge.

Hasta Chrissy Teigen se ha unido muy fuertemente a la tendencia, tanto que ha creado el hashtag #Headbandoftheday para compartir las diademas que se pone cada día.

Eso sí, a diferencia de las tuyas que son de H&M o Lefties, las de la modelo son de firmas  como Jennifer Behr o Gucci. Pero vamos, que a la hora de llevarlas, quitando los cientos de euros de diferencia, es casi igual.

Así que ya te inspires en el personaje de la serie o en la musa de All of you, es el momento de ver las reposiciones de Friends y copiar la manera de llevar las diademas.