Entradas etiquetadas como ‘cosméticos’

Cinco cosméticos básicos para cuidar tu piel este otoño

Al igual que cuando termina el verano nos ponemos especialmente cuidadosas con nuestro pelo (hemos aprendido a golpe de tijeretazo que la sal y el sol nos han costado varios centímetros), es el momento perfecto para empezar con una nueva rutina que se adapte a tu nuevo ritmo de vida durante los meses del entretiempo.

PIXABAY

[Un momento… ¿Aún no me sigues en Instagram, Twitter o Facebook?]

Que sí, que esta rutina te va a gustar. No como la que te han puesto en el gimnasio que no sabes muy bien si son indicaciones de ejercicios o instrucciones para montar un mueble de Ikea.

Como buena mujer adulta comprometida con la salud de mi cuerpo, he escuchado la llamada de emergencia que estaba haciendo mi piel (imaginad de fondo SOS de ABBA). Así que a modo de resumen, estos son los cinco cosméticos imprescindibles que deberíais usar en las próximas semanas.

Pueden ser muchos más, claro, pero esta selección es lo que realmente NO puede faltar en vuestro cajón del baño:

  • Cacao: el elemento básico durante todo el año, pero todavía más en otoño. Entre que vas en el metro con todo el calor humano y luego te enfrentas al aire frío de la calle que sopla a las 8 de la mañana, lo mejor que puedes hacer es tenerlos protegidos constantemente. Sé previsora y déjate un bote pequeño en la oficina o llévalo siempre junto a la cartera para que no se te olvide.
  • Mascarilla para limpiar los poros: hola, otoño y hola, puntos negros. Lejos quedó el verano donde la máxima contaminación a la que te enfrentabas era el humo de los food trucks de los festivales de música electrónica. La vuelta a la rutina, a las clases o al trabajo significa que tu piel vuelve a estar rodeada de radicales libres, contaminantes y demás sustancias que hacen que se te ponga la nariz como la cara visible de la luna.
  • Crema corporal: ¿cómo? ¿Que hay que seguir usando crema hidratante aunque ya se me haya ido todo el moreno y vuelva a estar del color de la miga de pan? Una piel elástica e hidratada es una piel sana, así que aprovecha para hidratarte de la cabeza a los pies. Masajea especialmente la zona de las piernas porque ambas sabemos que pasas muchas horas sentada (y así activas la circulación).
  • Spray con protección solar: a la mayoría de nosotras nos da mucha pereza lo de ponernos crema con protección solar. En verano que daba el sol todavía, ¿pero ahora? “Anda hombre, si está nublado y el otro día llovió. Que más querría yo que un poco de sol”. Da igual, la radiación ultravioleta está ahí, así que hay que seguir protegiéndose. Si te parecen demasiado densas, puedes usar una bruma con protección solar, que es muy ligera y protege tu piel igualmente.
  • Crema de manos: ya que has vuelto a incorporar a tu vida el jabón de los baños la facultad, ese que parece Fairy descolorido, es importante que, ante los químicos o el frío, te centres en cuidar la piel de las manos, ya que es una de las zonas más expuestas del cuerpo. Además ahora tienes la opción de las cremas hidratantes de manos y de uñas para darles a las tuyas un respiro después de todas las veces que les has hecho la manicura blanca este verano.

De las ‘youtubers’ que maquillan a sus hijas

Al poco de llegar a casa nuestro perro, mi hermano me comentó que había quienes ponían cartones dentro de las orejas de los cachorros para que crecieran rectas, pero que él no tenía pensado hacerlo.

GTRES

“Quiero que sea él mismo”, me dijo. Pensaba exactamente igual sobre enseñarle órdenes como si fuera un animal de circo.

Su intención es (y sigue siendo) que el animal sea feliz, sin presiones por su parte ni por aquellos que nos repiten una y otra vez lo inteligente que es el border collie y que cuántos trucos sabe hacer el nuestro.

Me gustaría que no solo todos los padres perrunos, sino los humanos, pensaran de esa manera y dejaran ser a sus retoños lo que los infantes que quieran y no los que ellos decidan.

Con Instagram, Youtube y el fenómeno influencer, los niños no se escapan. Chiara Ferragni publicita a Gucci o Fendi con su primogénito de apenas tres meses, pequeñas youtubers firman en la Feria del Libro y, las que más me aterrorizan, niñas cuya edad no llega a los dos dígitos maquillándose para la red.

Todas hemos cogido el pintalabios de mamá y nos hemos emborronado los labios para jugar (con su respectiva regañina más o menos intensa en función del precio de la barra), pero convertir a tu hija en un cuadro en el que aplicar cosméticos químicos (y sus correspondientes desmaquillantes), que su piel no necesita para nada, me asusta.

Es una niña: déjale hacer puzzles, jugar con coches, muñecas, leer libros, cómics o bailar con Beyoncé. Déjale disfrutar de una infancia ajena a lo que le espera. Déjale porque ya se encargará la sociedad en unos años, desgraciadamente, de hacerle sentir mal, de decirle que no es lo bastante alta, delgada, tetona o que su boca no es lo bastante voluptuosa.

Déjale que decida ella, más adelante, si quiere o no maquillarse, si pasa de esas cosas o si el pintalabios es más imprescindible en su bolso que el abono transporte. Pero dale tiempo, y sobre todo, no seas tú quien empiece exponiéndole de esa manera tan innecesaria solo para hacer visitas o monetizar tus vídeos.

Enséñale, en todo caso, que dentro de las millones de cosas de la vida, la belleza solo es una y que no es tan importante.

My baby girl Aniyah nycoleXO 💕 she had so much fun! Show her some love and drop a comment! . Products @urbandecaycosmetics one and done @tartecosmetics blush @ofracosmetics blissful highlight @juviasplace masquerade palette @kokolashes wispies @wetnwildbeauty liquid lip . . . #juviasplace #anastasiabeverlyhills #kidsmakeup #makeuptutorialsx0x #liveglam #makeupvideoss #ghalichiglam #maccosmetics #hairofinstagram #universodamaquiagem_oficial #makeupslaves #hudabeauty #brian_champagne #bretmansvanity #peachyqueenblog #allmodernmakeup ##hypnaughtypower #dressyourface #shimycatsmua #makeupartistworldwide #fakeupfix #makeupforbarbies #glamvids #1minutemakeup #makegirlz #slave2beauty #fiercesociety #glamvids #dailymakeup #stylevideo @hudabeauty @juviasplace @xmakeuptutsx @peachyqueenblog @allmodernmakeup @fakeupfix @shimycatsmua @makegirlz @hairmakeupdiary @makeupforbarbies @styleurmakeup

A post shared by JjnycoleXO (@jjnycole_xo) on

La contaminación y la cara, esas enemigas acérrimas

[Advertencia: 9 de cada 10 mujeres se lavan la cara después de leer este artículo.]

Que Milán es una de las ciudades con el aire más contaminado de Europa me consta (vaya si me consta). Salgo a la calle y ya tengo la sensación de estar llena de roña cuando llego a trabajar.

MARA MARIÑO, pero me puedes seguir en @meetingmara

Aunque es una paranoia mía, el otro día encontré un anuncio en el metro de una nueva crema anti contaminación. Fue cuando me quedó claro que no era para tomárselo a broma, y esto es lo que debéis saber al respecto.

Si tenéis poros del tamaño del cráter de la Luna (ese que se ve en las noches luminosas, ya sabes cuál digo), piel muy grasa o frágil, puede que sea debido a los factores externos y no a que tu piel sea así por sí misma. Obviamente si vives en una casita en medio de la foresta gallega, y también te pasa, es el momento de asumir que te ha tocado por genética.

Pero si vives en una gran ciudad lo más seguro es que tu entorno te afecte más de lo que piensas en lo que a tu cutis se refiere.

Hay por ahí flotando unas cosas llamadas radicales libres, que, aunque por su nombre suenan como algo guay (tipo freethenipple) son en realidad unos pequeños rufianes. Esos malandrines son responsables del envejecimiento, por lo que es importante que los mantengas lejos.

Además, ¿sabéis dónde terminan las partículas de suciedad que hay en el ambiente? Correcto, en tu piel. De hecho las hay que son tan pequeñas que entran en tu poro como Pedro por su casa e impiden que el oxígeno le llegue a tus células.

Por eso es TAN importante que al llegar a casa te laves bien la cara independientemente de si te has maquillado o no (que encima si llevas cosméticos, todavía con más motivo). La otra clave, además de la correcta limpieza y una buena exfoliación por semana, es la hidratación (que bebas agua, claro, pero me refería al cuidado de la piel con cosméticos hidratantes).

Existen, además, si este tema te quita el sueño, cosméticos que dicen proteger la piel de la contaminación ambiental funcionando como barrera. Si los has probado, por favor comparte tu experiencia en comentarios para saber si debemos hacernos con alguno as soon as possible.

Mascarillas faciales: cómo, cuándo y cuáles usar según tu tipo de piel

He de confesar y confieso que, hasta hace unos años, yo era de esas que cogía las mascarillas faciales por el envoltorio. Me resultaba MUY difícil resistirme a los dibujos y colorines de esos sobrecitos que me prometían maravillas en la piel. Que si una semana la verde, que si otra la blanca… Mi cara cambiaba más de color que con los filtros de Instagram.

MARA MARIÑO/MIIN/EBAY

Pero claro si por entonces no me conocía ni a mí misma ya ni hablemos de conocer las necesidades que podía tener mi piel. Por no saber no sabía ni que mi piel podía necesitar una u otra mascarilla. Vamos, que estaba perdida.

Mascarillas hay a puñados: de tejido, de peel off, lavables… Independientemente del formato en el que venga el cosmético, en lo que nos tenemos que fijar, a la hora de escoger una, es en sus propiedades.

¿Tu piel tiene un tacto áspero y la notas tirante? Es posible que tengas una piel seca, para lo que vendrá tratarla con una mascarilla hidratante. Ayudan a mantener la piel hidratada y evitamos esa sensación de tensión como.

Si tu problema es el contrario, es decir, que tienes un exceso de grasa, tienes que fijarte en aquellas que sean purificantes y limpiadoras, ya que para lo que sirven es para regular esa producción de sebo que te hace sentir que podrías abastecer las freidoras del McDonald’s. Además se encargan de machacar la suciedad que se nos queda dentro de los poros formando los puntos negros.

Estas últimas, también te sirven si tienes piel mixta, que significa que tienes especialmente grasa la zona T (frente, nariz y barbilla).

Ya seas de piel seca, grasa o mixta, una o dos veces a la semana (venga, que no es tanto) deberías tratar tu piel con la mascarilla que necesita. No te vuelvas una adicta que un uso excesivo tampoco es bueno.

Si quieres una mascarilla urgente para un momento puntual, puedes optar por una antiage o efecto lifting, una relajante o revitalizante, que ayuda a darle vidilla a las pieles apagadas.

Eso sí, recuerda que, uses la que uses, siempre hay que tener la cara limpia, seguir las instrucciones del producto y, por último, disfrutar de la piel suave como el culito de un bebé.

Talco para los labios: el truco de los maquilladores que puedes hacer en casa

Bendita fiebre de los labios mate. No nos gustaba tanto algo desde que Britney Spears lanzó Gimme More y andábamos con el “It´s Britney bitch” en la boca las veinticuatro horas del día.

KYIECOSMETICS

Uno de esos días de cumpleaños familiares en los que vuelan las croquetas casi al grito de “Tonto el último”, mi prima me hizo un descubrimiento clave. Podemos decir que mi vida desde ese momento se resume en un antes y un después de saberlo.

Para que el color de la barra de pintalabios le aguantara durante más tiempo se echaba talco (sí, del de toda la vida, de ese que tienes cogiendo polvo en una de las repisas del baño) sobre los labios.

Pero es que además de que el color te dura casi hasta el día siguiente si vas con cuidado, el pintalabios queda en un acabado mate que sería la envidia de la línea cosmética de cualquier Kardashian (o Jenner).

Para echarlo, tenemos que poner en un trozo de papel higiénico el talco y aplicarlo sobre los labios con cuidado de no respirarlo (puede llegar a ser tóxico si inhalas una gran cantidad) ni de dejar el baño como las plantaciones de cocaína de Pablo Escobar.

Mi truco es poner el papel sobre una superficie plana y “besarlo”, ya que si te lo llevas a los labios corres el riesgo de que se te desparrame.

Probando el invento en mi baño con poco glamour pero con mucha ilusión. MARA MARIÑO

Podemos retirar el exceso dando toquecitos con un pincel sobre los labios y retirando el exceso de fuera del contorno con los dedos.

Las más neuróticas podemos estar tranquilas ya que a la hora de desmaquillarnos, el producto se retira como cuando nos quitamos el pintalabios convencional.

De todas formas si todavía no estáis familiarizadas con cómo ponéroslo podéis tomar apuntes viendo el siguiente vídeo.

Correctores a prueba: cuál es el que mejor tapa las ojeras

Toda mujer (especialmente si esa mujer tiene una media de horas de sueño bastante breve) necesita en su neceser de maquillaje un buen corrector.

Siempre hay algo que se puede arreglar con un poco de corrector: tapar granos, disimular heridas, esconder el chupetón que te ha hecho el noviete del cole si eres una quinceañera que se ha colado por aquí sin querer…

MARA MARIÑO (con ojeras)

En mi caso es, con el cacao, uno de mis básicos desde que tengo 18 años, especialmente ahora que llevo las ojeras 24/7 y mi aspecto de cansada por la vida se ha convertido en mi día a día.

Es por eso que quiero compartir mi búsqueda del tapaojeras perfecto, una travesía que me ha llevado muchos años, muchas decepciones, alguna que otra alegría pero sobre todo, dinero.

Deliplus Stick Corrector Antiojeras y Antibolsas: Como buena defensora del producto nacional, mi historia empezó con los correctores del Mercadona en barra. Aunque no son de lo mejorcito, para cuando empecé a maquillarme me hacían el apaño. Sin embargo cuando las jornadas empezaron a ser más largas (no solo me lo ponía para salir al Starbucks con las amigas sino de la mañana a la noche), demostró que no es precisamente el que más aguanta. Además tiene la textura un poco dura, lo que hace que sea un poco difícil trabajarlo bien. ¿Lo bueno? El precio, ya que cuesta solo 4 euros.

MARA MARIÑO

De ahí me pasé a la Bobbi Brown Retouching Wand. Soy una gran fanática de los pintalabios de esta marca y pensé que si los labiales me salían tan buenos, el corrector seguramente también. Además, estaba empezando a cobrar mis primeros sueldos de ETP, por lo que me dije que de apostar por una marca buena, iría a una segura. Inocente de mí. No solo me costó cerca de 30 euros, algo que ya me esperaba conociendo los precios de las barras de labios, sino que para lo bien que me la vendieron fue un fracaso absoluto. Al instante de ponerlo, te cubre perfectamente la piel dejando un acabado muy natural ya que su fórmula líquida es muy ligera, (de ahí que te la cuelen), sin embargo al poco rato desaparece de la vista y de la memoria. O te la llevas siempre en el bolso para estar poniéndotela cada dos por trees o sino no sirve de nada.

MARA MARIÑO

Tras mi decepción con Bobbi Brown (y que ya no tenía el bolsillo para fiestas), me regalaron en un evento la paleta L’Oréal Paris Infallible Cover, un conjunto de correctores que incluyen el morado para iluminar y el verde para eliminar rojeces. Vamos, que cuando vi la cantidad de cosas que podía corregirme que no sabía que tenía, estaba yo más contenta que unas pascuas. Además, al tener varios tonos, cubre bien las diferentes zonas de la piel, algo que las que tenemos la ojera más oscura en una zona que otra, agradecemos enormemente. Sin embargo no sé si fue por mi tipo de piel (mixta) que a la hora de llevarla puesta me marcaba los surcos de las arrugas del ojo y no cubría para nada. También tuve que decirle “bye bye“.

MARA MARIÑO

Cuando ya empezaba a perder la fe en los correctores encontré el corrector líquido Shaka Concealer en la tienda OVS de Milán (me temo que no vais a encontrar esta marca en España por el momento). Costaba 3 euros y andaba buscando como fuera un corrector, así que me lo llevé para hacer la prueba. Si bien la zona de las ojeras la cubre perfectamente, al aplicarlo sobre zonas donde tengo la piel más grasa, no cubre igual de bien. Aunque en general, para lo que yo quería, me hizo el apaño.

MARA MARIÑO

Mi mejor experiencia fue con el Glowing Concealer de Wykon que viene en formato lápiz aunque tiene una textura mucho más cremosa que los sticks convencionales. Me lo apliqué primero sobre la mano y después con la esponja sobre la ojera y nariz. El acabado es totalmente natural y es el que más resiste (ha pasado la prueba del tiempo y del clima). Lo único malo es que no tienen tonos intermedios, por lo que tuve que cogerme un corrector más claro y otro más oscuro. Sin embargo, a 4,50 euros que me salió cada uno, me pareció que podía permitirme llevarme ambos a casa. Esta sí que la podéis encontrar en España ya que tiene tienda en Madrid.

MARA MARIÑO

¿Se cansará Kim Kardashian de desnudarse?

(Antes de que empieces a leer quiero aclararte que no tengo nada en contra de los desnudos, todo lo contrario, los aprecio enormemente, sobre todo los que se dan en vivo y en directo. También decirte que tampoco tengo nada en contra de Kim Kardashian ya que soy muy fanática del estereotipo de belleza curvilínea al que le está dando tanta visibilidad. De hecho muchas de las cosas de mi armario están inspiradas en su estilo. De hecho soy muy fan también de que le dé por llevar las raíces negras de tres centímetros con su pelo rubio platino teñido.)

Mi pregunta viene por su última campaña publicitaria en Instagram para anunciar los nuevos gloss e iluminadores de su línea de cosméticos que saca a la venta este viernes:

Ultralight Beams highlighters & glosses launching Dec 1st on KKWBEAUTY.COM 📸 @marcelocantuphoto

A post shared by Kim Kardashian West (@kimkardashian) on

Claro que eso lo sabes una vez lees el pie de foto de la imagen, ya que de primeras no terminas de saber lo que está anunciando: si una depilación láser integral, alisado japonés, purpurina para fiestas

Que Kim Kardashian se desnude en Instagram es algo que ya forma parte de nuestra rutina en realidad. Más o menos Puidgemont y los desnudos de la celebridad americana son algo que van a la par en cuanto a cantidad de noticias cada día.

Y por mucho que sea algo a lo que estoy más que hecha y acostumbrada, no puedo evitar que una parte de mí sienta que es algo que le repatea. Como estilista la imagen me encanta por su iluminación cuidada, colores y composición; como consumidora, el gloss me parece llamativo, pero como persona crítica que me considero, tengo que reflexionar acerca de la idea que transmiten este tipo de imágenes y su impacto.

Las imágenes que nos rodean nos influyen de una manera que no sospechamos, por tanto, lo que logra Kim Kardashian utilizando su cuerpo desnudo para publicitar cualquier tipo de producto, es que solo quitándose la ropa consigue que salte a la vista lo que promociona y que por ello tenga éxito, un mensaje bastante peligroso a mi entender.

¿Por qué parece que no hay otra manera de anunciar productos que no sean relacionándolos con el sexo? ¿Por qué los perfumes, los desodorantes, las cervezas se relacionan con imágenes de personas medio desnudas?

Por supuesto que ella es libre de hacer con su cuerpo lo que quiera y que si lo que quiere es desnudarse todos los días en una red social nadie va a decirle que no lo haga, pero ¿queremos eso en realidad? ¿Un mundo en el que solo con el sexo se consiga llamar la atención?

Porque a mí, sinceramente, me parece un mundo bastante superficial por mucho que me lo vendan cubierto de purpurina.

¿Cada cuánto se deben lavar las brochas que usamos para maquillarnos?

Cuando una amiga lanzó en las redes sociales la pregunta de cada cuánto limpiábamos las brochas y pinceles me quedé en shock.

“Ah, ¿que las brochas hay que limpiarlas?” Le pregunté inocentemente. Ingenua de mí. No sé por qué no me imaginaba que debiera preocuparme de limpiar algo en lo que simplemente echaba unos polvos de maquillaje.

GTRES

Además, no es que las tengas por ahí colgadas a la intemperie, sino que están guardadas alejadas de los ácaros y del polvo en el neceser a buen recaudo. Claro, con lo que yo no contaba era con las toxinas y bacterias de mi propia piel.

En una de las sesiones de fotos que se organizan en mi escuela, tuve la oportunidad de coincidir con un grupo de maquilladores así que aproveché para preguntar sobre el tema.

Todos los días” me respondió una de ellas sin titubear “…en el caso de que las compartas. Si eres la única que las usa, entre dos o tres días“. Básicamente lo que llevo haciendo todos estos años es maquillarme una y otra y otra vez con mis inmundicias epidérmicas.

Limpiar los pinceles es tan sencillo como darles un lavado de agua y jabón. Si el cosmético que hemos usado es graso podemos echarle un poco de jabón lavaplatos. Aunque también en las tiendas de maquillaje tienes limpiadores específicos, si lo haces con lo que tienes por casa, te sale más económico.

Moja la brocha, aplica el jabón en la palma de tu mano y seguidamente frota la brocha haciendo movimientos circulares, como si estuvieras pintándote la mano. Aclara al terminar y colócalas sobre papel absorbente para que se sequen.

No solo evitamos mancharnos los poros sino que le alargamos la vida a las brochas.

La relación de amor odio con el eyeliner

¿Recuerdas la relación entre Allie y Noa en El diario de Noa? Que si te quiero, que si te beso, que si te odio, que si nunca me contestaste, que si te escribí tropecientas cartas… Bien, ese romance tormentoso no es NADA en comparación al amor-odio que nace entre nosotras y nuestros eyeliners.

El eyeliner apareció en la Antigua Grecia en el año 800 a.C. cuando una griega machacó unas escamas de pez, las mezcló con tinta de calamar del mar Egeo y descubrió que podía salir toda la noche de bacanal sin que se le emborronara el ojo. Cosa que no pasaba con el grafito, que le dejaba los ojos peor que el mapache de Pocahontas.

El eyeliner es una de las grandes revoluciones de nuestra generación junto al sujetador sin tirantes o las bailarinas plegables. Cambió nuestra forma de concebir el universo y todo lo que nos rodeaba. Se convirtió en aliado de mañanas en las que nos levantábamos con ojeras hasta el centro de la tierra. Tal es el poder del eyeliner que me he ido de boda y es el único cosmético que he llevado en el bolso.

El problema del eyeliner es el mismo de cuando conoces a un chico y te parece demasiado perfecto. “Esto me huele raro, por algún sitio tiene que cojear”. Y cojea, vaya si cojea. Ríete tú de la técnica ancestral del trazado de caracteres chinos en la dinastía Ming. Para que el eyeliner sea perfecto necesitas un pulso de cirujano de ratones, un párpado más quieto que Arbeloa y sobre todo, paciencia, mucha paciencia. Como dice el proverbio chino “Paciencia no es la habilidad de esperar sino la habilidad de mantener una buena actitud mientras un ojo te queda bien maquillado y el otro queda hecho una mierda”.

Maquillaje en el que te inspiras vs. maquillaje en tu ojo. 9GAG

Maquillaje en el que te inspiras vs. maquillaje en tu ojo. 9GAG

Porque el gran problema del eyeliner, ese que nos trae a todas de cabeza, nos desespera y por el que llegamos media hora tarde es que los dos ojos NUNCA QUEDAN IGUALES. Y sí, posiblemente tu novio/madre/amiga no vaya a darse cuenta (a no ser que sea maquilladora profesional como en el caso de mi amiga Nuria) pero TÚ LO SABES. Casi puedes sentir esos milímetros de pintura de diferencia encima de tu ojo.

Empiezas a pintarte tranquilamente. Tienes 20 minutos por delante, lo suficiente como para hacer una mirada digna de Brigitte Bardot. Recuerdas los consejos de la chica del tutorial de Youtube: “Es super fácil, coges el eyeliner, recorres el párpado superior, elevas un poco la raya cuando llegues al final del ojo y listo”. Y allí estás tú, casi subida encima del lavabo para ver en el espejo con lujo de detalles cada paso que vas a dar. El pincel toca el ojo. Vale, calma, no pasa nada. Resiste esas ganas de parpadear. ¡Bien! Uno menos, vamos a por el siguiente. Pero en el otro ojo son todo problemas: se te va el pincel, se te engancha con una pestaña, parpadeas y te pintas la ceja…y el trazo no te queda igual. No pasa nada, puedes arreglarlo poniendo un poco más de pintura en el otro. Uy, pero ahora este tiene más, pues a compensar el otro. Y así hasta que acabas con una raya en el ojo que solo te falta el peinado beehive para parecerte a Amy Winehouse.

Vuelta a empezar. Fruto de la desesperación, y cagándote en la chica del tutorial, agarras el algodón con desmaquillante. Ahora tienes la mitad de la cara negra sin contar con que ya vas diez minutos tarde. En este punto, en mi caso, siempre un poco de pintura entra en mi ojo y acabo llorando lágrimas negras. Quería parecerme a Brigitte Bardott pero parezco la típica niña asesina de película de miedo japonesa.

Esta eres tú cuando no te queda bien el eyeliner 

Pero como eres una tía positiva pruebas otra vez. No te sale a la segunda, ni a la tercera ni a la cuarta. Tus opciones son ir con el eyeliner desigualado, seguir aumentando la pintura de ambos lados hasta que parezca que llevas el antifaz de Los Increíbles o tirar el eyeliner a la basura, meterte en la cama y ser un mapache feliz.

Porque los días que no estamos inspiradas, no nos sale. Porque pintarse la raya con eyeliner NO es fácil. Y para todos los hombres que leáis el post y estéis a punto de llamarme exagerada, os recomiendo que antes de hacerlo veáis este vídeo.