BLOGS
Mara viste y calza Mara viste y calza

“Algunas personas
sueñan con piscinas,
yo sueño con armarios”.
Audrey Hepburn

Archivo de la categoría ‘compras’

El bolso que compartirás con tu abuela

No nos gusta lo vintage. Gustar se nos queda corto. Lo vintage nos encanta, nos flipa, nos enamora, nos mola mil, nos chifla hartar. Vamos a un mercadillo y enloquecemos por un teléfono con forma de labios, un sofá huevo o una cuchara de hace décadas.

INSTAGRAM

Está comprobado que hoy en día, con la velocidad que le ha dado la tecnología e Internet a nuestras vidas, la instantaneidad y caducidad de todo lo que vemos, que solo con postearlo en Facebook ya nos da la sensación de que huele a antiguo, el pasado es el refugio.

Cocooning es como se llama este fenómeno de retirarnos a la seguridad del hogar que viene de cocoon, cáscara. A quien buen árbol se arrima buena sombra le cobija. Lo mismo pasa con lo que sacamos de puestos callejeros o mercados de anticuarios. Nos sentimos a salvo en esa ‘casa’ hecha de reliquias que nos transportan a otros tiempos más seguros.

Últimamente oímos mucho eso de que en la moda todo vuelve, y el éxito de que lo haga es que inconscientemente queremos sentirnos protegidos.

Los dos últimos accesorios de deseo que nos transportan a los tiempos de cuando la abuela nos hacía el bocata en la merienda son los bolsos de malla y los de plástico rígido o sun jelly.

Si tienes uno por casa, este verano es el momento de sacarlo del baúl de los recuerdos.

INSTAGRAM

INSTAGRAM

Los mejores estilismos para ir a la playa

Vale que aunque la mona se vista de seda mona se queda, pero no por ello tiene que bajar a la playa todos los días con los pantalones roñosos que ya tienen la goma cedida y esa camiseta de tirantes de hace cinco años. Este post está pensado para todas aquellas que nos quedamos sin ideas en cuanto a elegir estilismos playeros se refiere.

La playa es la oportunidad perfecta para darle salida a todas esas prendas veraniegas que hemos comprado durante las rebajas. Que nos conocemos y por mucho que te las compraras con toda la ilusión del mundo hay algunas que tienen más posibilidades de pasar al permafrost de tu armario que de morir los personajes de Juego de Tronos.

Os traigo cinco propuestas de blogueras que me encantan y de las que soy groopie desde hace tiempo:

El olvidado: la combinación falda y top no termina de convencernos a la hora de sentarnos en la arena por aquello de no terminar llenas de la misma, pero la verdad es que es una de las prendas más cómodas de poner y quitar si no tenemos ganas de andar arriba y abajo con la cremallera del pantalón.

M Y K O N O S 🦀 @drupelosangeles #drupesquadtravels

A post shared by Aida Domenech (@dulceida) on

El conflictivo: aunque el mono es más lioso para ir al baño y no te permite hacer la típica maniobra estratégica de ponerte solo la camiseta si vas al chiringuito, es una opción perfecta para estar listas en un santiamén.

Es mejor tener con quién pasar los domingos que los viernes 💙.

A post shared by Celia Fuentes (@celfc) on

El clásico: el vestido blanco largo vaporoso nos encanta, aproximadamente el 80% de las mujeres tiene uno y el 100% de sus hijas se lo cogen prestado de vez en cuando. Ideal para dar paseos por la orilla y hacerse fotos para Instagram.

Easy breezy in our Marina dress @lovelypepacollection 🌾 More on my blog today. Link in Bio 👆🏼

A post shared by Alexandra Pereira (@lovelypepa) on

El preferido: ya sea por comodidad, porque es lo que llevábamos de pequeñas o porque, sencillamente, es de lo que más abunda en nuestro armario, el pantalón con camiseta siempre es el favorito de las bañistas.

El imbatible: el little black dress no solo era el preferido de Audrey Hepburn sino que sigue a día de hoy aún en versión veraniega y nos encanta. Si lo lleva la Ferragni en sus vacaciones de Amalfi imagina lo bien que te va a quedar a ti cuando vayas por Torrevieja.

#ItalianDays #TheBlondeSaladGoesToAmalfi

A post shared by Chiara Ferragni (@chiaraferragni) on

¿Cuál es el que te gusta más para pegarte el primer chapuzón del año?

La oda de la moda a las alpargatas

Cuando eras pequeña y se las veías puestas a tu madre o a tu abuela no es que te apasionaran especialmente, ¿pero ahora? Ahora las idolatras, las amas, las esperas todo el año con ansias e incluso les pondrías un piso al lado de un Mercadona.

Frescas, cómodas, combinables tanto de día como de noche, planas, de tacón, se adaptan cada temporada a las tendencias… Las alpargatas son todo lo que podrías pedirle a un zapato en esta vida.

Si hasta Chiara Ferragni, es decir, la guía estilística de la moda del siglo XXI, crea una sección de alpargatas dentro de su línea de calzado, es que algo tienen que tener.

CHIARAFERRAGNICOLLECTION

No os digo que os compréis las de la bloguera italiana (lo de gastarse 500 euros en un zapato como que duele un poco más que en la cartera, en el alma) pero tenemos un sinfín de opciones más económicas. Ya que es un zapato tan nuestro, he decidido dejarme de tiendas low cost y poneros diseños de tiendas españolas:

Planas: las favoritas dela clasificación

GAIMO

MALABABA Y AUREVOIRCINDERELLA

De tacón: para las noches veraniegas

LOLITA BLU

VIDORRETA

Para ellos: amantes de lo clásico o atrevidos

ALPARGATAS DE ESPAÑA, GAIMO Y AUREVOIRCINDERELLA

CALZADOS VIDORRETA Y GAIMO

Rihanna crea otra colección deportiva para Puma con la que nunca pisarás el gimnasio

Este jueves llegó la nueva colección de la cantante con la marca deportiva. Decir que la artista ha sido un soplo de aire fresco es quedarse cortos no, cortísisimos, ya que desde su llegada, Puma se ha reconvertido mostrando unas propuestas que nos hacen pensar en todo tipo de situaciones excepto una, hacer deporte.

La colección, que la cantante definió como “lo que llevaría puesto María Antonieta si fuera al gimnasio” no nos recuerda a una María Antonieta cualquiera, sino la mismísima creada por Sofía Coppola con sus tonos pastel, volantes, abanicos estrafalarios y tules.

YOUTUBE

YOUTUBE

YOUTUBE

Corsés, volantes y perlas en una colección que parece que aúna lo imposible: la simplicidad del gimnasio y la complejidad del siglo XVIII. Y aunque repito que me parece una propuesta muy considerable de cara a llevar día a día, los zapatos de la línea son para llorar a moco tendido: tacones con tejido de zapatilla y cordones, deportivas satinadas y chanclas que no podrás llevar a la piscina.

YOUTUBE

Today order 😍💚❤💙 #fentyxpuma #rihanna #puma #fenty #navy #rihannanavy #pumarihanna #slide #boots

A post shared by Ann (@unapologeticgall) on

 

La gorra, el nuevo complemento por el que perderás la cabeza

Las tienes a puñados en casa, desde la que te compraste en la adolescencia cuando pasaste esa etapa rebelde hasta aquella que te dieron cuando te abriste la cuenta de banco en los 2000. Pero ahora es el momento de plantártela con orgullo en la cabeza. Sí, os hablo de la gorra.

Hasta Justin Bieber sabía en su primer videoclip que en esta vida todo es más guay si lo haces con gorra.

La gorra es el culmen del movimiento athleisure (chandalero-cómodo-pero-estiloso para los que el término os suene a chino) que lleva muy en boga estos últimos años, fruto de un deseo de sentirnos cómodos en todo momento y situación a través de trasladar la ropa deportiva fuera de su contexto más común.

Cuando pensábamos que ya habíamos sacado de la sala de spinning toda la ropa, a saber el pantalón de jogging, la sudadera y las zapatillas, no habíamos caído en que aún nos quedaba este accesorio.

La gorra supone una gran alternativa para los días de pelo revuelto o para cuando, sencillamente, no has tenido tiempo o no has querido lavártelo. Mientras que nosotras podemos combinarlo con vaqueros para restarle el aire deportivo, con faldas o incluso vestidos, ellos la pueden llevar con un conjunto más formal como contrapunto de la informalidad del complemento.

Con la visera hacia delante o hacia atrás, sneakers y vaqueros siempre será una apuesta segura a la hora de atrevernos por primera vez a llevar gorra.

Ciao baby ❤️

A post shared by Fedez (@fedez) on

Y ya viernes! Se acabaron las chaquetas y empieza el finde!👻👻 #casual #street #style #fashion #cap

A post shared by ramón (@ramon_punet) on

 

Los hombres y su ropa interior, esa complicada relación

Llegado el momento clave, ese en el que nos pueden las prisas y la urgencia, no nos fijamos en la canción que suena, en el pelo del cuerpo o en la ropa interior. Al final todo acaba por el suelo (incluidas las vergüenzas).

Calzoncillos viejos de Elvis a subasta (también subastan pelos de sus pectorales para los más fanáticos). YOUTUBE

Momentos después, cuando empezamos a recoger las prendas por la habitación, como si de una recolección de la uva se tratara, topamos con algo que no es nuestro y lo alzamos. “Creo que estos son tuyos” dices mirando aquella prenda gris difícilmente comparable a tu lencería fina (que puede ser de dos euros del chino, pero cuenta como ‘fina’) y justo cuando estas pasando la pieza de algodón de tu mano a la suya, algo te sorprende.

Aquellos calzoncillos no es que sean de color gris, es que hace 10 años eran mas negros que el pelo de una geisha solo que después de haber pasado lo que parecen dos guerras, una crisis textil de ropa interior mundial o de haber sido entregados en herencia por parte de su tatarabuelo, se han quedado de ese color.

Esta es la cara que pongo (interiormente) cuando me topo con algún calzoncillo ‘añejo’

Otro ejemplo: estas ayudándole a tender la ropa porque eres una novia/amante/amiga enrollada que no vas solo a su casa a gorronearle el Netflix y…sorpresa, un agujero. Pero no un agujerito minusculo de esos que casi tienes que usar espejo con aumento para dar con ellos, no, un pedazo agujero que te cabe la mano, el codo, el brazo y las dos piernas.

Si estas situaciones te resultan ajenas o extrañas es porque los hombres con los que te has topado no forman parte del 45% que llevan la ropa interior desgastada o con agujeros según el estudio de Zeeman junto a MWM2Research. Las explicaciones que dieron al respecto los participantes fueron que los consideran muy cómodos (29% de los encuestados) o que le tienen cariño a su ropa vieja (17%).

Después de sacar el tema en mi entorno femenino, todas coincidíamos en que, en nuestro caso, a la mínima señal de envejecimiento de la prenda, (y ya ni os cuento si llega a haber agujero), asumimos que es el momento de jubilarla. No las reciclamos ni para el gimnasio (como pueden hacer ellos) para estar por casa o para estudiar en la biblioteca. Las tiramos sin miramientos, a no ser que sean bragazas que nos puedan servir para cuando tenemos la regla, que es cuando ya han pasado sus años dorados y pasa a una vida mejor como soporte de compresas.

Lo curioso es que con la variedad de tiendas que ofrecen ropa interior con sus respectiva diversidad de precios, es decir, que no podemos decir que solo exista Armani vendiendo calzoncillos a 50 euros, esta situación se repita entre tantos hombres. Así que, desde aquí, me gustaría hacer un llamamiento por parte del colectivo femenino: RENOVAD DE VEZ EN CUANDO LA ROPA INTERIOR. Es tan sencillo como ahorrar lo que os gastáis en un fin de semana de fiesta, en las entradas de un partido de fútbol, en un juego de la Xbox, o, para la mayoría, es tan sencillo como decírselo a vuestra madre.

De nada.

Esta primavera llevarás volantes

Todas las temporadas tienen una tendencia especialmente mimada: en verano fue el escote halter, en primavera la falda vaquera con botones en forma de A…

Este año, la niña de los ojos de la primavera 2017 serán los volantes, una tendencia que además de animada (da más vidilla que un hit ochentero) la encontramos favorecedora para todos, ya que no solo se llevarán en cualquier parte sino que podemos encontrarlos en distintos tipos de tejidos.

Si bien es cierto que dan un toque de formalidad, se le puede restar combinándolos con unos vaqueros, cazadora de cuero o incluso unas sneakers, mezclas que harán que podamos llevarlos en el día a día.

Volantes en las mangas:

INSTAGRAM

Volantes en el torso:

INSTAGRAM

Volantes en faldas y vestidos:

ASOS

Volantes en pantalones:

ASOS

¿Y tú? ¿Te animas a probar la tendencia?

Los calcetines de Adidas para llevar sin zapatos

Nuestro amor por la comodidad está haciendo negocio en el mundo de la moda: botas para salir a la calle que parecen zapatillas de andar por casa, pijamas que son en realidad vestidos de fiesta…

ADIDAS

Y el último invento de Adidas para romper nuestra relación con los calcetines: el modelo NMD city sock que por muy guay que suene (la magia de poner las cosas en inglés) viene a ser un calcetín rígido con la suela pegada.

Los fanáticos de Adidas (o de los calcetines) se encontrarán ahora mismo más ilusionados que la noche de Navidad esperando el 4 de febrero, el día en el que la firma deportiva ha fijado la venta al público del modelo.

Pequeños inconvenientes que, como amante de las sneakers que soy, le veo a este diseño: ausencia de cordones, lo que significa que o el calcetín es lo suficientemente rígido como para compensar esa falta de sujeción o te va a bailar el pie más que una guiri en la Feria de Sevilla; el misterio de la limpieza de las ‘calzapatillas’ ya que no los puedes meter en la lavadora (¿o sí?) y la gran incógnita de la transpiración, o en otras palabras, ¿olerá el pie cuando nos descalcemos?.

Para todos los demás que o no vamos a gastarnos los casi doscientos dólares en el diseño o que, sencillamente, nos parecen feas, seguiremos con nuestra relación de amor-odio con los calcetines cuando se nos pierde algún par en la lavadora o cuando los ‘traga’ el zapato al caminar porque son demasiado cortos.

Miranda Kerr se lanza a la piscina del diseño (de vaqueros)

Además de la carrera que Miranda lleva a sus espaldas en el mundo de la moda como maniquí de un sinfín de diseñadores, la modelo está haciendo sus pinitos entre costuras. Su colaboración ha sido una colección cápsula de Mother Denim con trasfondo benéfico.

GTRES/MOTHER DENIM

Y es que parte de los beneficios irán a The Royal Women’s Hospital Foundation, que cuida de mujeres y bebés prematuros en Australia desde hace 150 años. Además de que las donaciones son las responsables del 70% del equipamiento salvavidas en la parte de cuidados intensivos para recién nacidos.

MOTHER DENIM

MOTHER DENIM

Los diseños, por mucho que tengan el plus solidario, son tirando a sositos. Tiene más regusto una papilla de arroz, para que nos entendamos. Que vale que no tiene que marcarse una mezcla de estampados a lo Kenzo, pero sus diseños no le han hecho romperse mucho la cabeza.

Sudaderas, camisetas, faldas, camisetas de los cien a los 300 dólares, es decir, no aptas para todos los bolsillos. Es decir, si eres estudiante/becaria/fashion blogger definitivamente la colección NO está a tu alcance. A no ser que pretendas alimentarte de aire, claro.

La moda de los abrigos que no abrigan

“Un abrigo camel” fue una de mis peticiones para los Reyes Magos de este año. “Pero que abrigue de verdad” le insistí a mi madre (como si realmente hiciera falta hacerle hincapié a una madre en eso).

Así dio comienzo una travesía casi tan larga como la que tuvo que emprender Frodo hacia el Monte del Destino. La diferencia es que mientras que él iba de un lado a otro sufriendo los efectos del anillo yo iba de tienda en tienda exasperándome cada vez más según dejaba los abrigos de nuevo en los percheros.

Al principio tenía que probármelos para comprobar si abrigaban o no, pero según fui volviéndome asidua en los Zaras, H&M´s, Pull & Bears, Bimba y Lolas, Stradivarius o Lefties de todo Madrid acabé desarrollando la capacidad de saber si una prenda abrigaba o no por el tacto.

Enganchaba la manga entre los dedos, la frotaba contra sí misma comprobando su grosor y volvía a dónde mi madre a darle la mala nueva: “Es precioso, pero no abriga“. Y así con todos.

Me llamó la atención que en pleno mes de enero, los abrigos a la venta fueran poco más gruesos que algunas chaquetas del armario y ya ni os hablo de los que están compuestos de fibra en su mayor parte. He intentado que los científicos de Harvard den respuesta a esta gran incongruencia pero es tal la confusión que les ha producido que se han rendido ante la dificultad del problema.

No sé si es que por primera vez voy a un lugar frío o que soy más consciente del valor de las cosas, de la calidad y de lo que cuesta ganar dinero que cuestan, pero ni uno solo de las decenas de abrigos que toqué me convenció.

La verdad es que NO entiendo el sentido de todo esto. ¿Para qué vender abrigos que no abrigan en invierno? Me refiero, si los sacan en entretiempo puede tener algo de lógica, pero no para cuando estamos enfrentándonos a las mínimas temperaturas del año.

Así que por favor, dueños de tiendas low cost, sed sinceros, ¿qué pretendéis con esto? ¿Es un acuerdo con las farmacéuticas para que pasemos resfriados todo el invierno controlándonos con medicamentos o para que nos veamos obligados a comprar el doble de jerséis y chaquetas para ponernos por debajo de unos abrigos finos como el papel de fumar?

No quiero un plumas que me haga parecer un muñeco Michelín ni un abrigo térmico ultra especializado de la muerte por el que tenga que gastarme 200 euros. Quiero un abrigo bonito que abrigue. Y no me parece pedir tanto.