Mara viste y calza Mara viste y calza

“Algunas personas
sueñan con piscinas,
yo sueño con armarios”.
Audrey Hepburn

Archivo de la categoría ‘belleza’

Seis tipos de ‘ángeles’ alternativos que deberían desfilar para Victoria’s Secret

Y yo que pensaba que a estas alturas de mi vida, sobre todo después de pasar la pubertad, ya había averiguado a qué se referían los de la firma lencera cuando hablaban del “secreto”, y resulta que estaba equivocada.

GTRES

Ed Razek es para la compañía (para que te hagas una idea si solo has entrado a leer por la foto) lo que Daniel Radcliffe a las películas de Harry Potter, todo.

[Un momento… ¿Aún no me sigues en Twitter o Facebook?]

En definitiva, quien corta el bacalao en Victoria’s Secret. Y si todavía albergaba alguna duda, que pocas me quedaban, de por qué la pasarela tiene menos diversidad que una caja de bastoncillos, sus últimas declaraciones han dejado claro la visión de la empresa.

El show es “una fantasía”, dijo el director creativo de marketing de la compañía, en la que no tienen cabida más que las mujeres que hemos visto hasta ahora dijo para justificar que no se vieran diferentes modelos.

Sin embargo, las cifras parecen llevarle la contraria a esa visión tan exclusiva de cómo debe ser el alado desfile.

La moda, poco apoco, está evolucionando, y solo hay que fijarse en el éxito de marcas como Aerie desde que rompieron con Photoshop para darse cuenta. Como mujer quiero que se nos represente tal cual somos y no por la imagen que se quiere vender de nosotras.

Si Victoria’s Secret quiere seguir avanzando con un mundo que cada vez lucha más por la aceptación, propongo que, para el año que viene tome nota de algunas modelos que debería incluir en sus desfiles:

  • Embarazadas: Savage x Fenty fue el ejemplo perfecto de que la maternidad y el trabajo no están reñidos. Los pocos ángeles que han podido desfilar embarazas para la firma lencera, con figuras apenas perceptibles y estratégicamente tapadas, no son suficientes. Las embarazadas también llevan ropa interior y no necesariamente de algodón, sino que pueden querer lucirla de encaje.
  • Transgénero: una ocasión en bandeja aprovechando que algunos certámenes de belleza han empezado a abrir sus miras incluyendo mujeres transgénero entre sus concursantes. Es una manera de celebrar la identidad personal por encima de todo lo demás.
  • Sin depilar, con estrías y celulitis: sería una forma muy efectiva de conciliarnos con el cuerpo femenino, de enseñar a generaciones más jóvenes que ese es el físico convencional y que la realidad no es entrenar 7 días a la semana, dos horas al día y alimentarse sin sobrepasar las 400 calorías, como hacen las modelos antes del desfile.
  • De tallas grandes: varias modelos XL han manifestado su interés de participar en el show mientras la marca hacía oídos sordos. Los cuerpos, y por ende, la belleza, van más allá de las tallas 34 y 36.
  • Con canas: si se aceptaran los cuerpos tal y como son, las modelos no se sentirían presionadas de retirarse a una edad concreta y podrían dedicarse a su profesión toda la vida sin el miedo a quedarse sin trabajo porque ha llegado su temida “fecha de caducidad”.
  • Características físicas peculiares: la inclusividad consiste en contar en la pasarela con modelos diferentes que representen, todo lo que puedan, la diversidad humana. Es decir, abarcar profesionales con Síndrome de Down, en silla de ruedas, con colostomías, prótesis…

¿Cómo quitarse (bien) el maquillaje de Halloween?

Cuando llegas a casa la madrugada del 1 de noviembre y te ves en el espejo del baño, te queda claro que desmaquillarte es algo que te asusta más que la mismísima fiesta de Halloween. Sí, más terrorífico que el momento en el que pensabas que habían perdido tu armario los del ropero.

[Un momento… ¿Aún no me sigues en Twitter o Facebook?]

Tú preguntándote si esa pintura blanca va a salir. PIXABAY

Frotar como si no existiera un mañana puede hacer que tu piel sufra y termine irritada, algo que le pasó a Sara Sampaio al quitarse las prótesis.

Puede que tú no te pusieras postizos por toda la cara como hizo ella, pero estoy segura de que, al menos, te maquillaste alguna mancha roja imitando la sangre.

La limpieza antes de acostarnos es fundamental, además de que tu funda de la almohada te lo agradecerá. Pero además de desmaquillarte por completo debes recordar que, a continuación, debes hidratar tu piel de nuevo.

Lo mejor es optar por productos naturales para no añadirle a tu rostro todavía más químicos de los que ha llevado la noche pasada encima.

Además, las dos sabemos que no has ido a por maquillaje profesional para disfrazarte precisamente (¡has bajado a por las ceras del chino!).

La opción casera que resulta menos dañina es utilizar aceite de coco. No solo es un cosmético que te venden en crudo para que, precisamente, puedas limpiarte la cara, sino que te deja la piel como nueva.

Aunque en esta época del año se encuentra en estado sólido, basta con coger un poco y extenderlo por tu cara. En cuanto entre en contacto con el cutis se derretirá y verás que empieza a salir el maquillaje.

Después de pasar el aceite, aclara con agua tibia. Pero, eh, esta es solo la primera parte.

Con una leche desmaquillante o jabón neutro, enjabónate otra vez el rostro y, para terminar, aclárate. Es un poco pesado, pero lo importante es que la doble limpieza funciona y elimina todos los restos de pintura por muy solidificados que estén.

Además, si por lo que sea, no tienes aceite de coco, puedes utilizar también el de oliva virgen. Al ser líquido no peques de desconfiada echándote media botella en la cara, sino que es mejor que lo apliques poco a poco en tu palma de la mano o sobre un disco de algodón.

Una vez tienes la cara limpia, sécate con una toalla dándote golpecitos y, o esa noche o al día siguiente, pasa a la fase de Netflix & Chill por y para ti.

Mímate un poco con una buena mascarilla hidratante, un sérum o ampollas de vitamina C, que son como una inyección de “vidilla” inmediata para la piel.

Kim Kardashian también apuesta por los cuerpos reales

Da igual lo que sea que Kim Kardashian publicite. Puede ser una sombra de ojos, un pintalabios, una base de maquillaje o incluso un perfume que el reclamo siempre será el mismo: su cuerpo. De hecho estoy convencida de que sería capaz de vender hasta una escobilla para limpiar el váter con una sesión de fotos decente.

INSTAGRAM KKWFRAGRANCE

[Un momento… ¿Aún no me sigues en Twitter o Facebook?]

Ha convertido la desnudez en una herramienta de ventas que solo necesita Instagram como escaparate para llegar a todo el mundo, un poder que no todos los influencers tienen. Sin embargo es un poder con doble filo ya que cabe preguntarse, ¿qué tipo de imagen estamos recibiendo?

Estamos en un momento de la historia en el que el desnudo, más que escandalizar, se ha convertido en algo tan habitual que no nos impacta tanto. Es más, lo asumimos como algo “normal”.

Las facciones de estatua egipcia de la más famosa de las hermanas Kardashian así como su cuerpo voluptuoso están tan integradas dentro de la cultura popular actual como los emoticonos de Whatsapp.

Es por eso que resulta tan llamativo que, para anunciar su último perfume, la empresaria haya tirado por otra dirección. La nueva colonia de quien ha sacado con anterioridad un frasco con forma de cereza o corazón ha apostado por la fórmula de Jean Paul Gaultier creando un frasco con sus curvas.

Podría parecer lógico que, para publicitarlo, se escogiera de modelo, como en otras ocasiones, pero ha preferido cederle el espacio a mujeres con diferentes cuerpos.

Aprovechando el movimiento que lucha por la aceptación, el body positive, ha recurrido a formas más delgadas o más anchas que la suya mostrando diferentes tonos de piel así como estrías en lo que podría definirse como una oda a la diversidad física.

View this post on Instagram

11.02.18 #KKWBODY

A post shared by KKW FRAGRANCE (@kkwfragrance) on

¿Mi única pega? El pelo. Kim Kardashian ha querido crear una campaña en la que todas las mujeres podamos sentirnos identificadas, se ha marcado un Dove en toda regla promoviendo los cuerpos reales. Pero lo ha hecho a su manera, como siempre.

Y si antes os hablaba de las facciones egipcias es como si se hubiera inspirado en la misma civilización milenaria que consideraba el pelo algo vergonzoso e impuro. Y eso, solo eso, es lo único que me rechina.

Porque Kim, querida, por mucho que me sienta identificada con las estrías o los pliegues que pueda hacer mi piel al igual que las de tus modelos, a las mujeres nos sale pelo y muchas nos lo dejamos.

¿Por qué criticamos a las mujeres que se someten a operaciones de cirugía estética?

Hay un tipo de body shaming que últimamente está en pleno apogeo. No hablo del acoso a las modelos XL como Tess Holliday o de aquel que se le hace a muchas madres con el tema de los kilos ganados durante el embarazo.

Ni siquiera hablo del bodyshaming que se le hace a Gigi Hadid por el peso que ha perdido por su enfermedad del tiroides o del que señala la celulitis o los pelos en cuanto a una mujer le da por enseñarlos (en redes sociales, claro).

FACEBOOK KYLIE COSMETICS

[Un momento… ¿Aún no me sigues en Twitter o Facebook?]

Hablo del acoso que realizamos (me incluyo) cuando sabemos que alguien se ha operado. Quien esté libre de pensar “Sí, está muy guapa pero se ha puesto labios/tetas/culo/introducir implantes aquí” que tire la primera piedra.

Aquí hay dos cosas sobre las que me gustaría reflexionar. Para empezar, todos somos libres de hacer lo que queramos con nuestro cuerpo y por tanto de someterlo a las intervenciones que nos dé la gana (si nos da). Es una cuestión personal que no nos atañe ya que no es sobre nosotros mismos.

Quizás me dé un poco de miedo el hecho de que desde el florecimiento de las redes sociales, y en concreto de la comunicación a través de la imagen, ha aumentado el número de operaciones estéticas hasta llegar al punto de que pacientes jóvenes han pedido a cirujanos que emulen con el bisturí su imagen tras un filtro de Instagram, lo que significa que es probable que una relación negativa con la tecnología conduzca a las agujas.

Y puede que no lo comparta, que me dé miedo o que me preocupe el hecho de que las próximas generaciones se agranden cada vez más y más los labios o los ojos para parecerse a una imagen que no es real, pero ¿quién soy yo para decir nada?

Y cuando digo yo, digo tú o digo Antonia Dell’Atte, que es otra que debería tener un título profesional en hacer body shaming, ya que desde que empezó el programa de MasterChef Celebrity no ha parado de hacer comentarios peyorativos sobre las operaciones estéticas a las que podría haberse sometido Carmen Lomana.

Antes de abrir la boca o de pulsar una tecla debemos pensar en que las personas tienen sensibilidad. Lo que estamos haciendo es promover que los cuerpos sigan sujetos al escrutinio, que fue quizás una inseguridad el mismo motivo que llevó a la persona a retocarse en primer lugar, como el caso de los labios de Kylie Jenner.

Por supuesto que tenemos la libertad de escoger qué hacemos, pero, ¿no sería mejor empezar desde pequeños con la (alocada) idea de que todas las formas son maravillosas? ¿De que un labio fino es bonito? ¿De que el tabique es atractivo? ¿De que todos valemos la pena?

Quizás es el momento de cambiar el paradigma y empezar a valorar a una persona por lo que suelta por la boca en vez de la forma de esta, independientemente de cómo la haya conseguido.

Las venas del pecho de Candice Swanepoel y su lección de belleza

De un tiempo a esta parte, la moda está intentando ser muy revolucionaria, o al menos de puertas para fuera.

Que si modelos embarazadas, un desfile con maniquís que tienen tres tetas, Winnie Harlow y su cruzada para hacer visible el vitíligo en la pasarela… Y aunque todas las propuestas me parecen fantásticas, ya que por supuesto, estoy a favor de todo, me pasa lo mismo que cuando mi madre hace lasaña, que quiero más. Mucho más.

YOUTUBE VOGUE

Una de las últimas modelos que ha conseguido sorprenderme en ese aspecto ha sido Candice Swanepoel.

[Un momento… ¿Aún no me sigues en Instagram, Twitter o Facebook?]

Ángel de Victoria’s Secret, varias veces elegida portada de algunas de las revistas más reconocidas y durante años, una de las profesionales mejor pagadas del sector son algunos logros que le convierten en uno de los rostros de la industria de esta década.

La modelo, que por lo que os he contado podéis imaginaros que sale hasta en la sopa, hizo un vídeo para Vogue mostrando su rutina rápida para maquillarse (si no habéis visto ninguno, os los recomiendo, sobre todo de Victoria Beckham).

En uno de los momentos de la grabación, Candice se señala el pecho mostrando las venas que se le marcan en el escote.

Eso de tener al otro lado de la pantalla a un ángel de la firma lencera más famosa del mundo, enseñando unos capilares que, más que venas se asemejaban a las vistas de Doñana desde el cielo, me pareció una maravilla.

“Las tengo así desde la lactancia” dice la supermodelo con toda la tranquilidad del mundo mientras se sigue maquillando sin retocar su escote.

Que una revista como Vogue saque el vídeo tal cual, sin editar las líneas azuladas, sin cortar ese trozo del vídeo, sin hacer otra cosa más que darle voz al asunto, es un mensaje con mucha fuerza.

Porque aunque no sabía que se te podía poner así el escote (la maternidad y yo no nos hemos encontrado en el camino todavía), el mensaje de la sudafricana es claro: puedes tener el busto lleno de líneas moradas y no pasa nada, sigues siendo estupenda.

Y no solo en el escote queda la cosa: “Tengo manchas de sol de mi embarazo” dice mientras se aplica el corrector para matizar las ojeras. “Es una cosa normal que sucede” afirma.

Normalizar algunas de las circunstancias que le suceden a nuestro cuerpo en diferentes momentos de nuestra vida y, sobre todo, seguir celebrándonos por encima de todo, es otro mensaje corporal positivo que necesitamos integrar en nuestra mente para escapar de la idea de perfección que se nos impone y disfrutar de todos nuestros estados, como hace la supermodelo.

Cinco cosméticos básicos para cuidar tu piel este otoño

Al igual que cuando termina el verano nos ponemos especialmente cuidadosas con nuestro pelo (hemos aprendido a golpe de tijeretazo que la sal y el sol nos han costado varios centímetros), es el momento perfecto para empezar con una nueva rutina que se adapte a tu nuevo ritmo de vida durante los meses del entretiempo.

PIXABAY

[Un momento… ¿Aún no me sigues en Instagram, Twitter o Facebook?]

Que sí, que esta rutina te va a gustar. No como la que te han puesto en el gimnasio que no sabes muy bien si son indicaciones de ejercicios o instrucciones para montar un mueble de Ikea.

Como buena mujer adulta comprometida con la salud de mi cuerpo, he escuchado la llamada de emergencia que estaba haciendo mi piel (imaginad de fondo SOS de ABBA). Así que a modo de resumen, estos son los cinco cosméticos imprescindibles que deberíais usar en las próximas semanas.

Pueden ser muchos más, claro, pero esta selección es lo que realmente NO puede faltar en vuestro cajón del baño:

  • Cacao: el elemento básico durante todo el año, pero todavía más en otoño. Entre que vas en el metro con todo el calor humano y luego te enfrentas al aire frío de la calle que sopla a las 8 de la mañana, lo mejor que puedes hacer es tenerlos protegidos constantemente. Sé previsora y déjate un bote pequeño en la oficina o llévalo siempre junto a la cartera para que no se te olvide.
  • Mascarilla para limpiar los poros: hola, otoño y hola, puntos negros. Lejos quedó el verano donde la máxima contaminación a la que te enfrentabas era el humo de los food trucks de los festivales de música electrónica. La vuelta a la rutina, a las clases o al trabajo significa que tu piel vuelve a estar rodeada de radicales libres, contaminantes y demás sustancias que hacen que se te ponga la nariz como la cara visible de la luna.
  • Crema corporal: ¿cómo? ¿Que hay que seguir usando crema hidratante aunque ya se me haya ido todo el moreno y vuelva a estar del color de la miga de pan? Una piel elástica e hidratada es una piel sana, así que aprovecha para hidratarte de la cabeza a los pies. Masajea especialmente la zona de las piernas porque ambas sabemos que pasas muchas horas sentada (y así activas la circulación).
  • Spray con protección solar: a la mayoría de nosotras nos da mucha pereza lo de ponernos crema con protección solar. En verano que daba el sol todavía, ¿pero ahora? “Anda hombre, si está nublado y el otro día llovió. Que más querría yo que un poco de sol”. Da igual, la radiación ultravioleta está ahí, así que hay que seguir protegiéndose. Si te parecen demasiado densas, puedes usar una bruma con protección solar, que es muy ligera y protege tu piel igualmente.
  • Crema de manos: ya que has vuelto a incorporar a tu vida el jabón de los baños la facultad, ese que parece Fairy descolorido, es importante que, ante los químicos o el frío, te centres en cuidar la piel de las manos, ya que es una de las zonas más expuestas del cuerpo. Además ahora tienes la opción de las cremas hidratantes de manos y de uñas para darles a las tuyas un respiro después de todas las veces que les has hecho la manicura blanca este verano.

Los consejos que debes seguir si quieres que tu tatuaje envejezca bien

El furor por un diseño concreto cuyo resultado puede ser diferente en la piel, un mal sanado del tatuaje o la exposición al sol del mismo son algunos factores que pueden modificar el aspecto de la obra que llevamos en la piel. Para resolver las dudas que nos puedan surgir respecto al cuidado que hay que darle a las zonas tatuadas, Sonia Muñoz, tatuadora de Acme Tattoo Studio (Madrid), me resuelve alguna de las dudas más comunes que podemos tener sobre el tema.

PIXABAY

[Un momento… ¿Aún no me sigues en Instagram, Twitter o Facebook?]

Según la artista, a la hora de escoger una zona cuanto “menos te dé el sol mejor, el sol se come el color y al final hay que repasar”. Pero si queremos que quede a la vista no es un problema ya que “todas las zonas son buenas si te echas crema protectora -de alto factor de protección- y no te quemas” dice la tatuadora que desaconseja las zonas de las articulaciones como el codo o la rodilla.

Un tatuaje en el costado si coincide en la zona en la que abrochamos el sujetador, ¿podría dañar al diseño? “Solo cuando está curándose, luego no afecta”, explica Muñoz, por lo que confirma que el cuidado posterior al tatuaje, la etapa en la que se sana, es una de las más importantes a la hora de definir su resultado final.

Para quienes piensen que hidratarse el dibujo con regularidad después de la ducha ayuda a mantenerlo ‘vivo’ se encuentran en lo cierto a medias. “A la molécula de pigmento le da igual la crema que uses pero a la piel no. Es mejor si tienes la piel tersa, ya que es el soporte del tatuaje. El lienzo hay que cuidarlo, no solo la obra“, recuerda la tatuadora.

Sonia Muñoz desmiente también el mito de las alergias: “La piel tatuada una vez cicatrizada es igual que el resto de piel. Herida y cortes pueden estropear un tatuaje, pero una pequeña erupción una reacción no van a cambiar el tatuaje“.

Es quizás uno de los diseños que más acusan el paso del tiempo las palabras o frases, ya que como confirma la artista “No es recomendable hacerse letras gruesas y pequeñas, ya que una vez cicatrizan se emborronan. La piel no es como un folio, mantiene el pigmento donde lo has puesto pero siempre recrece un poco hasta que se coloca, no queda fijo donde se puso. Si las líneas están muy juntas acaban por unirse“, dice Sonia Muñoz aclarando que el problema suele ser de aquellos clientes que quieren diseños pequeños. “En tatuajes, menos es más, un línea simple y fina tiene mejor trayectoria”.

El sanado correcto del diseño después del tatuaje, el cuidado de la piel año tras año con cremas y protección solar son, en definitiva, junto a escuchar cualquier indicación del tatuador, los pasos a seguir, ya que en el caso de los diseños en la piel, es mejor prevenir que curar.

Como nos recuerda la tatuadora lo único que puede mejorar el aspecto de un tatuaje envejecido es “un repaso puede ser la solución, aunque no siempre se puede meter más tinta”, ya que depende de cada caso.

#GordaenlaSemanadelaModa, el ‘hashtag’ definitivo

Supongo que ya sabías que acaba de terminar la Semana de la Moda de Nueva York. ¿Cómo? ¿Que no tenías ni idea? Bueno, pues ya te lo cuento yo que para eso es mi trabajo.

AND I GET DRESSED

[Un momento… ¿aún no me sigues en Instagram, Twitter o Facebook?]

Esta edición ha sido muy especial, no ya solo por el desfile de lencería de Rihanna en el que han salido mujeres embarazadas o de talla XL llevando la ropa interior de Savage x Fenty o que Marián Ávila haya sido la primera modelo española con Síndrome de Down en desfilar en Nueva York (Marián, si lees esto, te tengo que entrevistar).

Lo que ha convertido la edición en algo único es la creación de un hashtag, el #FatatFashionWeek o “Gorda en la Semana de la Moda”.

Todo empezó cuando Kellie Brown, bloguera de moda, usó el hashtag en Instagram para un objetivo más que loable. “He empezado un hashtag nuevo #fatatfashionweek. Estamos aquí, trabajamos en esta industria, lo entendemos, somos líderes y consumidores.”

Dejad que os cuente una historia, se llama el cuento del street style. En cada semana de la moda hay una parte importante justo detrás de los desfiles y los invitados que se llama street style. El street style consiste en que los fotógrafos apostados fuera de los desfiles hacen fotos de las invitadas a estos que, lógicamente, van con las últimas tendencias como buenas amantes de la moda.

A partir de esos street styles, somos capaces de inspirarnos en cómo la gente ‘de a pie’ lleva las tendencias de la temporada, que siempre resultan mucho más fáciles de entender en una persona de la calle que encima de una pasarela con todo el artificio de los focos y la música.

La cosa es que te pones a echarle un vistazo a las galerías de fotos de street style y en su mayoría están compuestas por gente delgada, y si bien es la forma física de la mayoría de los invitados, no significa que sea la única.

“La industria está llena de mujeres con poder grandes: influencers, supermodelos o directores de moda de grandes medios. Pero viendo las fotografías de street style durante la Semana de la Moda de Nueva York no te haces a la idea de que esas mujeres existen” reivindicó Brown en su Instagram.

La idea, utilizando el poder de la red social, pretende hacer más realista el mundo de la moda poniendo también el foco en esas mujeres que, más allá de una talla 36, también tienen importancia en la industria.

Independientemente, se trata de algo que, como siempre, tendrá sus detractores, que se llevarán las manos a la cabeza hablando en nombre de la salud y haciendo hincapié en el estado de unas mujeres que no conocen en absoluto. En realidad, lo que quiere el concepto es dejar evidencias de algo que no se estaba viendo: que las personas gordas también pueden tener estilo (y mucho).

View this post on Instagram

Checking out of my home away from home @jameshotels today, I’m so sad to be leaving but it’s been an amazing Nyfw & all thanks to @hoteltonight who’s continued to support the plus community (first by sponsoring my plus model workshop with @littlelimedress & now by giving myself & @kellyaugustineb, @alexmichaelmay & @missalexlarosa a place to stay during what is quickly becoming my favorite seasons of #nyfw & to share their thoughts on why size inclusivity matters & why fashion week is a destination for EVERYONE. I’ll be posting the longer vlog in a few days so keep an eye out! || 📸 by @madeofkittens #asseenonme #hoteltonight #alternativecurves #andigetdressed #fatatfashionweek #partner

A post shared by Lydia Hudgens (@lydiahudgens) on

De hecho, confío que el paso de Kellie Brown que ha empezado en una de las capitales de la moda, vaya rotando por las demás consiguiendo que se haga más inclusiva la industria no solo desde la pasarela.

¿Por qué lo llaman “diversidad étnica” cuando deberían llamarlo “negocio”?

Cada mes una nueva firma de cosméticos anuncia el lanzamiento de su nueva línea compuesta por mil quinientos cuatrocientos veinticinco bases de diferentes colores que cubren etnias por doquier.

Puede que a ti, como mujer nacida en León cuya piel solo necesita un tono más claro para los meses de “recluida en casa estudiando” y otro más oscuro para la época de “vuelta y vuelta en la toalla en agosto”, te parezca algo innecesario, pero esto para muchas mujeres de la industria de la moda, antes era un problema.

FENTY BEAUTY

[Un momento… ¿aún no me sigues en Instagram, Twitter o Facebook?]

La modelo Iman fue la primera en quejarse de que tenía que llevarse su propio maquillaje a las sesiones de fotos, una mezcla que creaba combinando varios cosméticos, porque los maquilladores no tenían bases de su color de piel.

Entiendo que ahora diréis: “Pero Mara, mira la cantidad de líneas que hay ahora de maquillaje inclusivo. Tienes a Rihanna, a Kim Kardashian… Prácticamente nadamos en sombras blancas, amarillas y marrones”.

El desarrollo de varias gamas de colores ha marcado una gran diferencia en cuanto a que se han popularizado los cosméticos. Estamos en pleno boum, como el de los gofres con burbujas o los helados en rollitos, pero ¿se está haciendo lo suficiente? ¿Esto es la diversidad?

Cuando acudí al examen final que tenía que hacer una amiga maquilladora, todas las caras que nos habíamos presentado éramos blancas, y, de hecho, me comentó mi amiga, que solían practicar sobre ellos mismos, también de etnia europea.

Por mucho que luego tengas a tu disposición las sombras que te permitan pieles más oscuras o más claras, ¿no deberías haber practicado con ellas antes? Es como si los que te están haciendo la reforma del baño te dicen que pueden dejarte todo perfecto a excepción de las tuberías, porque nunca las han trabajado.

Otro ejemplo que me hace reflexionar sobre esto: en mi máster de estilismo, para todas las asignaturas relacionadas con fotografía se cogía una selección de modelos de agencias. De esas modelos ninguno de mis compañeros escogía etnias más allá de una asiática que, a fin de cuentas, en cuanto a pelo o piel, viene a ser lo mismo a la hora de trabajar.

Si en un futuro íbamos a dedicarnos al estilismo, ¿quién dice que no tendríamos que hacer un editorial de moda o belleza con una modelo africana y por tanto tener en cuenta que a lo mejor esa gorra deportiva que tan bien nos queda a nosotras, no le entra en la cabeza a una modelo con el pelo afro?

Desconocer el efecto de los focos o incluso no tener claro como realizar la propia edición de fotografías son el caldo de cultivo de las polémicas que sacuden Internet de por qué una modelo o actriz sale más clara en una revista.

Ampliar la diversidad de la belleza y por tanto, de la moda, es mucho más que sacar productos, que seguir una corriente que ha hecho que unos cuantos incrementen sus ventas. La diversidad no es negocio, sino una cualidad que deberíamos plantearnos de verdad y en todos los ámbitos.

Victoria’s Secret, cerca del vitíligo y lejos de todo lo demás

Es probable que lo más identificativo de Victoria’s Secret sea su característico mensaje ligado a la sensualidad. Perfumes con el packaging rosa, encajes, alas y purpurina son solo algunos complementos que rodean lo que la marca quiere transmitir.

GTRES

Lo de que solo querían hacer lencería relacionada con mujeres atractivas quedó claro cuando la firma explicó que no pensaba aumentar el tallaje para hacer sus productos más inclusivos y disponibles para todas las mujeres.

Simplemente es algo que no interesa a la empresa lencera. Tienen sus ángeles, sus iconos, sus clientes y mientras la fórmula funcione y el desfile de visitas, se va a seguir haciendo. Sí, aunque las ventas vayan en picado trimestre tras trimestre.

Y su bien Victoria’s Secret no nos da trozo del pastel, nos regala una pequeña golosina para que se nos quite el mal sabor de boca, y esa golosina tiene nombre y apellidos: Winnie Harlow.

View this post on Instagram

I had a break down before i walked into the most nerve wrecking casting of my life. I asked my driver to go around the block twice before i could walk into the @VictoriasSecret offices so i could re coup, and remember (while my trainer @bodybymato reminded me on the phone through sobs – thank you lol) how hard I’ve been working! I went in and made new friends and saw old friends and it already felt like home! We patiently waited while @ed_razek @johndavidpfeiffer @monica.mitro @10magazine carefully took time to get to know each girl. When it was finally my time, within my nervous storm of anticipation i changed into a black Victoria Secret set and stepped out!!!! I spoke to them about Jamaica, @nick_knight , my abs, and how i was beyond honoured to be given the opportunity to try out.. then I walked for my life!!!! I can’t believe this!! Thank you for giving me all the energy and kindness in that room! Thank you for allowing me to walk for VICTORIA’S SECRET! Thank you to my agencies @firstaccessent @womenmanagementnyc @women_paris @thesquadmanagement my pr @remibrb my agent @mannyuk and mama bears #sarahstennett & @thelilmisse for having my back supporting and believing in me! I love you guys you’re FAMILY!! Thank you mommy for praying with me everyday for the past 3 days. And thank you so much to my fans who have been pushing me forward to this point in my career. I’m so blessed thank you Lord!! IM WALKING THE VICTORIA’S SECRET SHOW! Thank you Vogue for the exclusive interview 😭🙏🏽💗🙈

A post shared by ♔Winnie Harlow♔ (@winnieharlow) on

La modelo ha sido fichada para desfilar por primera vez para la marca americana. Lo que hace tan especial a la canadiense de 24 años, que hace poco estuvo desfilando para Tommy Hilfiger, es el vitíligo, una enfermedad degenerativa de la piel que hace que su epidermis se despigmente.

Para un espectáculo con una audiencia como el de Victoria’s Secret, la noticia es grande, desde luego (recordemos que es el evento no deportivo más visto a nivel mundial). Pero por mucho que es un paso importante a favor de la diversidad, no es suficiente.

Todos empezamos caminando antes de echar a correr, pero que en 23 años haciendo el desfile, esta sea la primera vez que sale una modelo con una enfermedad dermatológica no me parece una velocidad suficiente.

No quiero esperar otros 23. La firma tiene que entender que si no se adapta a los nuevos tiempos, al body positive, a la inclusión de modelos de más edad (Zara apostó hace poco por una modelo mayor de 30 años para su catálogo) y a diferentes cuerpos, esas ventas que van cuesta abajo, no harán otra cosa más que seguir empeorando.