Entradas etiquetadas como ‘purpurina’

Purpurina, la contaminación más brillante

El brilli-brilli nos encanta. Queda genial en la ropa, en la funda del móvil, en las zapatillas de cordones, en la sombra de ojos… Nos gusta tanto verla en todas partes que hasta han sacado una versión comestible.

GTRES

Sin embargo, la purpurina, como microplástico que es, termina en el medio ambiente. Por terminar, termina también en nuestro organismo cuando (inocentes de nosotras) nos hacemos un maquillaje especial y nos da por llenarnos la cara con más brillo que una bola de discoteca.

Por su tamañano es muy complicado recogerla correctamente, y sino que te lo digan a ti que sigues barriendo el brillo cuando ya hace un mes de la fiesta de cumpleaños.

Respecto a la que nos ponemos sobre el cuerpo, aprovechamos para sacarla en la ducha a golpe de chorro de agua caliente. Sin embargo pasa como con la agüita amarilla de Los Toreros Muertos, acaba en el mar siendo alimento para los peces. Y el problema es que al ser hecha de plástico no es degradable.

Hablando claro: de la purpurina que has usado (en lo que sea), el 85% terminará intoxicando no solo el agua sino también los animales que habitan en ella.

La solución es tan sencilla como darle calabazas a nuestros cosméticos que la contengan y optar por alternativas biodegradables que ya podemos encontrar en circulación.

Esta eco-purpurina está hecha de celulosa en lugar de plástico, concretamente de eucalipto y lo bueno es que no le lleva más de 90 días descomponerse.

Así que si, estas navidades, ya que nos pillan a la vuelta de la esquina, queréis celebrar sin contaminar (#glitterwithoutlitter) podéis decidiros por comprar estas purpurinas ecológicas, que además de no dañar al planeta tampoco son nocivas para nosotros.

Purpurina, metalizados y labios rojos para despedir el año

Diciembre…¡argh! Qué mes tan complicado y lleno de preguntas existenciales está siendo. ¿Cuánto bebí en la cena de empresa? ¿Voté al candidato apropiado en las elecciones? ¿Le gustarán a mi suegro los calcetines que le he regalado? Tenemos fiestas para aburrir, comida para sobrevivir a un apocalipsis zombi durante décadas y espumillón hasta en el rollo del papel higiénico.

Para las celebraciones apetece ponerse guapos. Yo soy la primera que, por mucho que no salga ni por Nochebuena ni por Navidad, se arregla para recibir los “Uyyyy pero que guapa está mi nieta” de la abuela (llamadme romántica, pero me gusta ganarme sus piropos cada año en vez de darlos por hechos. Aunque, es una abuela, si me sentara a cenar en chándal me vería preciosa igual. Abuelas <3).

Cuando llegan las fiestas navideñas es como si un tsunami brillante se abalanzara sobre todo lo que nos rodea, desde el envoltorio dorado del turrón de Suchard a los adornos horteras del árbol que venden en los chinos.

Puedes darle un toque festivo a tus conjuntos para las fiestas de dos formas: usando los típicos accesorios del cotillón que llevan en tu familia desde 1986 o utilizando esa paleta que te regalaron hace mil años/te compraste un día que estaba en oferta. Los dorados y plateados se llevan en los ojos ya sea en sombra o en eyeliner. Recuerda la norma del menos es más: si llevas unos ojos impactantes, contrarresta con unos labios discretos.

 

Ojos metalizados. TUMBLR

Eyeliner plateado, sombra dorada y eyeliner dorado. Fino y elegante. TUMBLR

La purpurina está hasta en la sopa. Literalmente. Porque ese es el riesgo que corres si decides incluirla en tus opciones de maquillaje. Pero si eres una aficionada a la brillantina apasionada de las glitter roots, glitter beards y glitter make up, para las fiestas puedes llevarla en los ojos, labios o uñas (o en todo al mismo tiempo bajo tu propia responsabilidad).

pupurina. TUMBLR

Ojos, labios y uñas más brillantes que una camisa de satén de Falete. TUMBLR

Una apuesta segura navideña que nunca pasa de moda son los labios en tonos rojizos, que junto al verde, es de los colores más festivos. Puedes llevarlos en la tonalidad que quieras desde el rojo pasión hasta el granate. Eso sí, si no es un pintalabios ‘bueno’, asegúrate de meterlo en el bolso, ya que cualquier maquillaje que te pongas en la boca, acabarás comiéndotelo.

Labios rojos. TUMBLR

Labios rojos: los 5 primeros minutos bien, las 4 horas siguientes de la noche, mal. TUMBLR

Pero si estas propuestas te parecen demasiado poco arriesgadas y lo tuyo es dejarte llevar por el espíritu navideño (aunque estas chicas más que dejarse llevar, parecen poseídas por él), tienes otras propuestas más frikis alternativas.

raros

El reno salido de una película de Guillermo del Toro, la ayudante de Santa Claus alcohólica y el bastón de caramelo diabólico. TUMBLR

 

Barbas con purpurina, la tendencia de estas Navidades

¿Sabes cuál es la ultima tendencia estas fiestas? No, no estoy hablando de las diademitas del chino de “Happy New Year“, de los gorros con luces del mercado de la Plaza Mayor o del jersey navideño más hortera, no. La última moda de estas fiestas es para las barbas.

Oh…¡la barba! Ese gran complemento facial con tantos admiradores como detractores. Hombres de todas las edades han caído bajo sus encantos y ha sido el estandarte de los hipsters durante varios años. Pero aunque nos da la sensación de que llevamos toda la vida bajo su reinado, ha sido una de las tendencias menos llevadas en la historia.

Garcilaso de la Vega y Paul McCartney, dos barbas con estilo con cuatro siglos de diferencia. WIKIMEDIA Y GTRES

Garcilaso de la Vega y Paul McCartney, dos barbas con estilo con cuatro siglos de diferencia. WIKIMEDIA Y GTRES

La barba que conocemos hoy en día es la nieta de la barba setentera hippie y tataratataranieta de las barbas del siglo XVI. Hasta entonces prácticamente no se llevaban las barbas ya que eran consideradas poco higiénicas.

Todo cambia con vello facial. TODO. Los chicos se convierten en hombres y los que siempre habían llevado la cara al descubierto descubren otra forma de ganar atractivo. Hasta Ardá Turan resulta atractivo (para ver a Arda Turán sin barba pulsa aquí OJO, PUEDE HERIR LA SENSIBILIDAD)

Pero ya no basta con llevar barba, ahora hay que diferenciarla. De ahí la nueva tendencia que está arrasando Instagram: la #glitterbeard, cubrir tu frondosa barba con kilos y kilos de purpurina. Cuanto más te parezcas a un elfo salido de Vaya Santa Claus mejor.

El resultado final, como veis, es una pintoresca (aunque con pinta de poco práctica) barba colorida a la que dan ganas de colgarle algún adorno navideño.

La #glitterbeard, por mucho que sea una tendencia para vellos faciales frondosos, cuan bosque de Lórien, ¡también puede ser adoptada por las mujeres! Como Conchita Wurst nos enseñó en la gala de Eurovisión 2014: puedes llevar barba y estar divina de la muerte. Y más de una, ya se ha apuntado a la moda:

http://janelledazzlepants.tumblr.com/post/132191024167/fbf-to-that-time-i-painted-a-galaxy-beard-on-my

Pero, como las modas virales que nacen en las redes sociales no siempre traspasan la frontera digital, quería saber si los ‘hombres de a pie’, esos que nos rodean en nuestro día a día (tíos, primos, amigos, hermanos…) se atreverían a cubrir de purpurina su barba. a4 A ver si la tendencia es algo factible o únicamente apto para las bellas criaturas que habitan en Instagram que se tiran el día bebiendo frapuccinos y haciéndole foto a sus comidas minimalistas y macrobióticas. ¿Hay hueco para la #glitterbeard fuera de la red?

Para mi sorpresa ninguno pareció entusiasmado con el asunto, para ellos la barba es algo demasiado sagrado como para profanarla de esa manera (algo parecido a lo que sentiríamos nosotras si nos dijeran de raparnos el pelo).

Y aunque hubo alguno que sí que habría estado dispuesto a llevarlo con un par de copas encima, la mayoría, por muy tendencia que sea la barba empurpurinada, no se ven llevándola.

caps