Entradas etiquetadas como ‘diy’

Turbantes y diademas: peinados tendencia para las que no tenemos un pelo de tontas (pero muchos de fashionistas)

Si te acuestas con la melena perfectamente colocada pero a la mañana siguiente tienes el típico mechón traicionero fuera de sitio, si no te da tiempo a lavarte el pelo pero lo tienes demasiado sucio como para llevarlo suelto o si, sencillamente, estás especialmente espesa y no sabes qué ponerte, las diademas y turbantes van a salvarte la vida (y el pelo).

GTRES/MARC JACOBS

No te creas que es una idea innovativa y moderna (¿algo en la moda lo es?) pero es la reinvención, al menos en el caso del vestido de Rita Ora de Palomo Spain, del turbante que llevamos viendo desde hace años.

“Anda Mara, mira que eres exagerada. No es tan antiguo”. ¿Que no? Audrey Hepburn cantando Moon River en las escaleras de emergencia de su apartamento. No digo más.

Pero bueno, la edad de los accesorios es lo de menos. Lo realmente importante es que tanto las diademas como los turbantes son una cosa apañada que, aunque ahora la veas en las tiendas tentándote desde la línea de caja, te la puedes preparar en casa.

Saca a tu “Juan Palomo” interior (yo me lo guiso, yo me lo coso) y hazte con un pañuelo grande para cubrirte bien y darle las vueltas que haga falta (como cojas uno pequeño se te va a quedar en nada el asunto).

Tienes doscientas maneras diferentes de envolverte la cabeza con un pañuelo, y te garantizo que todas ellas tienen muy buenos resultados, mejores que cuando descubriste el exfoliante (te dejo ideas aquí y aquí).

Respecto a los estampados, apúntate a los de tipo animalier, étnicos o florales, ya que son los que hemos visto en pasarela, pero eres libre de utilizar lo que tengas a mano.

STRADIVARIUS

BERSHKA

Aquí tienes algunas ideas para que pongas en práctica ya mismo (bueno, ya no, que estás en la oficina y se puede mosquear tu jefa o tu profesora de Química, ¡pero mañana sí!)

Talco para los labios: el truco de los maquilladores que puedes hacer en casa

Bendita fiebre de los labios mate. No nos gustaba tanto algo desde que Britney Spears lanzó Gimme More y andábamos con el “It´s Britney bitch” en la boca las veinticuatro horas del día.

KYIECOSMETICS

Uno de esos días de cumpleaños familiares en los que vuelan las croquetas casi al grito de “Tonto el último”, mi prima me hizo un descubrimiento clave. Podemos decir que mi vida desde ese momento se resume en un antes y un después de saberlo.

Para que el color de la barra de pintalabios le aguantara durante más tiempo se echaba talco (sí, del de toda la vida, de ese que tienes cogiendo polvo en una de las repisas del baño) sobre los labios.

Pero es que además de que el color te dura casi hasta el día siguiente si vas con cuidado, el pintalabios queda en un acabado mate que sería la envidia de la línea cosmética de cualquier Kardashian (o Jenner).

Para echarlo, tenemos que poner en un trozo de papel higiénico el talco y aplicarlo sobre los labios con cuidado de no respirarlo (puede llegar a ser tóxico si inhalas una gran cantidad) ni de dejar el baño como las plantaciones de cocaína de Pablo Escobar.

Mi truco es poner el papel sobre una superficie plana y “besarlo”, ya que si te lo llevas a los labios corres el riesgo de que se te desparrame.

Probando el invento en mi baño con poco glamour pero con mucha ilusión. MARA MARIÑO

Podemos retirar el exceso dando toquecitos con un pincel sobre los labios y retirando el exceso de fuera del contorno con los dedos.

Las más neuróticas podemos estar tranquilas ya que a la hora de desmaquillarnos, el producto se retira como cuando nos quitamos el pintalabios convencional.

De todas formas si todavía no estáis familiarizadas con cómo ponéroslo podéis tomar apuntes viendo el siguiente vídeo.

Convertir un pañuelo en top, la tendencia veraniega

Dicen que no es más rico el que mas tiene sino el que menos necesita y como buena amante de la moda que eres, no necesitas casi nada para crear estilismos con lo que tienes por casa.

@MEETINGMARA

No digo que hagas como la baronesa dadaísta Elsa Von Freytag-Loringhoven y salgas a la calle con las anillas de la cortina de la ducha como pulsera (que también puedes, oye) o latas de sopa de tomate como sujetador, pero sí que cojas una prenda que, si tú no tienes aún, encontrarás en el armario de tu madre o de tu abuela: el pañuelo.

Aquí tienes un vídeo que te enseña a doblar el pañuelo de manera que luego te lo puedas poner como camiseta:

Para las más atrevidas o calurosas, esta es la forma perfecta de llevarlo como crop top:

Eso sí, acuérdate de coger pañuelos grandes para cuando quieras hacer este tipo de diseños ya que, si lo haces con pañuelos pequeños, corres el riesgo de quedarte con algo al aire.

¿Te animas a probar la idea?

Cómo romper unos vaqueros sin destrozarlos en el intento

Mi tendencia favorita es y será siempre aquella en la que no tengo que gastarme un duro para llevarla por dos motivos: en primer lugar porque no está el planeta para que andemos consumiendo a este ritmo demencial y en segundo lugar porque, como buena ahorradora que soy, prefiero gastar el dinero en cosas más importantes.

Es por esto que la tendencia de los vaqueros rotos es perfecta para aquellos que pensáis como yo, o simplemente para quiénes os gusta llevarlos con agujeros.

En este vídeo diy (las siglas de “do it yourself“, que viene a ser el “hazlo tú mismo” en español pero en inglés suena más cool) aprenderéis a destrozar estilísticamente vuestros vaqueros.

La técnica es inventada por lo que, si conocéis alguna mejor, contádmelo en los comentarios. Si os animáis a hacerlo, contádmelo también en los comentarios y, si la tendencia de los vaqueros rotos os parece una pérdida de tiempo y estáis totalmente en contra de todo lo que implique destrozar la ropa a propósito, justificad vuestras creencias tendenciles también en los comentarios.