Archivo de la categoría ‘cabello’

¿Por qué se engrasa más el pelo en Navidad?

Me encanta la Navidad, en serio. Me encanta que suene en mi casa el mismo CD de villancicos que tenemos en mi familia desde 1997, me encanta ponerme gorros y diademas con luces e incluso hacer maratones (otro año más) de comedias románticas navideñas.

PIXABAY

Pero como todo en esta vida, la Navidad, por muy maravillosa que sea, no solo tiene cosas buenas. Una de ellas, la que me trae por el camino de la amargura, es lo mucho que se me engrasa el pelo cuando se acercan estas fechas.

[Un momento… ¿Aún no me sigues en Twitter o Facebook?]

Además se me engrasa a conciencia. Tengo un nivel de sebo en las raíces que bien podría valer para untar la tostada y prescindir de la mantequilla.

Hay varias razones por las cuales el pelo pasa de estar de anuncio de acondicionador a peinado de niña de la curva.

Con las celebraciones, las citas con los compañeros de clase, del trabajo, las cenas con los amigos, etc, tenemos que estar lavando constantemente el pelo. La mayoría de los champús eliminan el sebo del cuero cabelludo, por tanto, si se utilizan a menudo, las glándulas sebáceas aumentan su producción para compensar.

De ahí que, de una vez por todas, te tomes en serio las palabras de tu madre de “Lávate el pelo cada dos o tres días”. Puedes recurrir a recogerte el pelo o gorros y sombreros si la situación es muy crítica.

Por la misma razón que por la que aumentas los lavados, si te lo cepillas más a menudo, porque a nadie le gusta ir a la cena de empresa con una maraña más propia de Tarzán que de Jane, consigues estimular la producción de sebo, lo que se traduce en un pelo poco lucido.

Entiendo que, entre celebración y celebración, hablas con mucha gente, el pelo se mueve tapándote la cara y tú, automáticamente, colocas el mechón detrás de la oreja. ¡Error! La grasa de tus dedos se pasa a tu pelo al igual que, si estás pelando los langostinos, por mucho que te limpies la mano, puedes terminar con algo de mayonesa en la melena.

Recurre a las pinzas y horquillas, aprovecha que están de moda esta temporada, y tócate el pelo lo menos posible.

Además de estos tres factores principales, elegir un acondicionador incorrecto para nuestro tipo de pelo o tener una mala limpieza del peine con el que nos cepillamos (sí, me refiero a que, de una vez por todas, deberías quitarle los pelos) también ensucian el cuero cabelludo.

Horquillas de los 90, el accesorio que (ya) deberías estar llevando

Tu yo de 10 años está de enhorabuena. Con el retorno de las tendencias de los años 90 han vuelto también unos accesorios que te gustan más que un mensaje de tu madre diciendo que te ha preparado un táper con croquetas, las horquillas.

VALET

[Un momento… ¿Aún no me sigues en Twitter o Facebook?]

¿Qué? ¿Cómo es posible? ¿Cómo ha pasado? Alexander Wang, Gucci o Chanel son los culpables de que hayan vuelto los accesorios de pelo que lucíamos con orgullo en el colegio. Tienes además, todas las variedades que se llevaban en aquella época.

Está, por un lado, la pinza con dientes que te sujetaba toda la melena las primeras semanas y que luego, inexplicablemente, empezaba a perder las púas hasta que tenías que tirarla. Bella Hadid es especialmente fan de este recogido estilo “me voy a poner a estudiar” y ya lo ha lucido en varias ocasiones por la calle.

Las horquillas de clip, por supuesto, no pueden faltar en el regreso de los accesorios para cabello. ¿Cuántos ratos pasabas entretenida en clase pellizcándote el dedo o las hojas del libro para distraerte en la clase de Física y Química? Qué buenos momentos.

Y por supuesto no nos podemos olvidar de los broches. Además los había de dos tipos, los buenos que te aguantaban todo el día aunque llevaras el pelo recién lavado y los malos que se te iban escurriendo hasta, en el mejor de los casos, caer haciendo bastante ruido, lo único que conseguía que no los perdieras por la calle.

Ahora puedes volver a lucirlos fuera del colegio aunque ya no estés cursando la primaria. ¿El común denominador que han seguido las firmas en recuperar estos complementos? Que contrasten con el pelo.

Nada de buscar el accesorio en color marrón o negro, no no, cuanto más grande, chillón y con apliques de perlas o brillantes formando palabras horteras como “Glam” o “Chic” demostrando que no eres ni una cosa ni la otra, mucho mejor.

MY KITSCH

Si te has levantado con el pelo rebelde, en uno de esos días en los que parece tener vida propia, pero tampoco te apetece llevarlo recogido, las pinzas y horquillas son el complemento perfecto. Además de que se llevan en todos los largos independientemente de si tienes melena o un corte pixie.

Si hay pelo, hay horquilla. Así que corre ya a por este accesorio a tu neceser más cercano. El rejuvenecedor más barato que vas a encontrar en el mercado y más efectivo que una crema de placenta, ya que será ponértelo y darte cuenta de que pareces, por lo menos, cinco años más joven.

Para las amantes de la moda, este accesorio ha venido como agua de mayo ya que nos resuelve muchos quebraderos de cabeza. No solo es la manera de contactar otra vez con nuestra versión adolescente sino una forma de customizar la ropa esta temporada y darle ese punto de tendencia tan deseado sin cambiar el armario.

Menos impacto al bolsillo y al medio ambiente, dos pájaros de un tiro. Además la mayoría solemos conservar los accesorios, así que no solo es probable que te los vuelvas a poner en algún momento de aquí a los próximos veinte años sino que rebuscando un poco, lo más seguro es que todavía conserves ese broche de madera de los 2000.

¿Llevar gorros y sombreros sin que se te aplaste el pelo? Así sí

En invierno hay varios dilemas que las mujeres nos planteamos a la hora de hacer cosas tan rutinarias como salir vestidas a la calle ¿Me visto mona o me visto abrigada? ¿Llevo medias por debajo o me congelo con el tobillo al aire? ¿Bufanda o cuello cisne?

URBAN OUTFITTERS

[Un momento… ¿Aún no me sigues en Twitter o Facebook?]

Y una de ellas, la que más rabia nos suele dar: ¿Ir con el pelo bonito o ir con un sombrero bonito? La experiencia y mi amor por los complementos me han demostrado que son incompatibles.

Da igual que te lo termines de lavar o de peinar que, en cuanto llegues a cubierto y te quietes el gorro, tendrás toda la parte de delante completamente pegada a la cabeza.

El efecto sombrero es un fenómeno que se da también cuando te quitas el casco de la moto y entiendes que, aunque estás dispuesto a pagarlo encantada, el precio de la seguridad es tu peinado.

Los sombreros de ala ancha, los gorros de lana, las boinas o las gorras son algunos de los accesorios con más éxito esta temporada, pero normalmente solo te dan dos opciones cuando te decides por alguno de ellos.

O llevarlos puestos todo el día a riesgo que de que te ases de calor en clase y te empiece a gotear el sudor por la nariz o quitártelos una vez estás bajo techo y llevar el pelo chafado

Al menos, eso pensaba, sin embargo hay vida después del sombrero y tu pelo puede revivir si tomas nota de algunos trucos.

URBAN OUTFITTERS

Si tu cabello está hidratado, con un nivel de sebo equilibrado, es probable que no se te engrase con frecuencia, por lo que el primer paso es conocer el estado de tu cuero cabelludo.

Lo más recomendable es ir con el pelo totalmente seco, ya que tienes menos posibilidades de que vaya cogiendo forma (y vida propia) en el interior del sombrero.

Quitarte el gorro y darte un poco de volumen boca abajo puede ser la manera más fácil y rápida de contraatacar el aplastamiento si has llevado poco tiempo algo en la cabeza.

Si ya es demasiado tarde y te notas el pelo tan grasiento que te permitiría aliñar una ensalada, el champú en seco (el talco también te sirve) es tu mejor aliado. Échate una rociada en la parte que veas más pegajosa y dale forma. No solo añade volumen sino que absorbe la humedad que pudieras tener.

Otra manera es arreglar tu pelo en función del sombrero. Un moño bajo o una trenza consiguen que, cuando te quites el sombrero y sueltes el coletero, tu pelo tenga forma. Y para vagas: colocar los mechones de delante detrás de las orejas justo antes de colocar el gorro, el truco para tener ondas que enmarcan la cara sin esfuerzo.

Aceite de coco para el pelo, ¿por qué no es tan bueno como piensas?

Que cuando se trata de Instagram hay que coger las cosas con pinzas, es algo que no siempre tenemos claro.

FACEBOOK VITA COCO

[Un momento… ¿Aún no me sigues en Twitter o Facebook?]

Si la última vez que un producto se hizo viral en la red social, la pasta de dientes de carbón activado, me llevé un chasco cuando le pregunté a mi dentista, en esta ocasión, con la nueva panacea, el aceite de coco, me ha pasado algo parecido.

Si pasáis tiempo en la red social os habréis encontrado con el anuncio de una chica que, con el pelo destrozado, se aplica aceite de coco y, tras lavarlo, tiene el pelo suave e hidratado.

Soy consciente de los beneficios del aceite de coco como desmaquillante ya que es un cosmético natural que no irrita la piel, pero, ¿realmente podemos echarlo en el pelo a la ligera?

Ante la duda, pregunté a la más indicada, mi peluquera.

No se llevó las manos a la cabeza porque no era la primera vez que lo escuchaba, pero me desaconsejó totalmente utilizar el producto para el cabello.

Según me explicó, el aceite de coco lo que hace es impermeabilizar el pelo. El resultado final, lustroso y liso, es un arreglo rápido que podemos ver momentáneamente después del lavado pero no es la solución a largo plazo.

Además, que, según me recordó mi peluquera, no solo no permite que el pelo coja ciertos tintes ya que se comporta como una barrera, sino que encima repele el agua, algo que termina deshidratando el cabello.

Si buscamos opciones naturales, los mejores aceites hidratantes por los que podemos optar son el de onagra y el de argán. Para el resto de experimentos, y como decía mi madre, mejor solo con gaseosa.

O si no, ante la duda, preguntar siempre a profesionales, que por muy bien que pueda parecer todo en Instagram son los que realmente van a saber decirnos si algo es tan fantástico como pensamos.

¿Eres castaña y nunca sabes qué hacerte en el pelo? Estos cambios de look son para ti

Como castaña orgullosa que soy, el otoño es un momento crítico en lo que se refiere a mi melena. Salen nuevos cortes, mechas y en mi cerebro se despierta de su letargo la vocecilla de “¿Y si nos cortamos flequillo?”.

JENNYFER

Igual es solo cosa mía, pero siendo castaña nunca sé qué hacerme en el pelo, como si solo las rubias, las pelirrojas o las morenas fueran las únicas con el monopolio de los cambios de look favorecedores.

[Un momento… ¿Aún no me sigues en Twitter o Facebook?]

Pero nada más lejos de la realidad, de hecho, esta temporada hay varias alternativas que son perfectas para todas aquellas que tenemos la melena marrón incluyendo todo tipo de matices, desde el suave color cacahuete hasta el definido color algarroba.

Afortunadamente, ya que es tendencia la naturalidad, la moda de lo sencillo también ha pasado al pelo, por lo que olvídate de tintes extremos que necesitan decoloraciones dramáticas de esas que te dejan el pelo enmarañado como una madeja de lana cada vez que te duchas.

Brillante, hidratado y con aspecto sano son las tres características que debería seguir tu pelo esta temporada, unas cualidades que son muy sencillas de ver gracias al característico brillo de las melenas marrones.

Por ello, la idea más low maintenance de todas es la de Miranda Kerr. Si los 90 han vuelto a la moda, la peluquería no se escapa del retorno, algo que ha podido experimentar en cabello propio la modelo.

Su nuevo look mantiene el color base de su pelo añadiendo, únicamente, dos mechas claras en la parte delantera de la cara, que ayudan a enmarcar el rostro.

Si lo que buscabas era algo no tan minimalista, puedes probar la tendencia “Chocolate caliente o espresso“, que busca imitar los colores de las bebidas con reflejos satinados pero manteniendo el color oscuro.

En resumen, es darse mechas de diferentes tonos de marrón que dan vidilla al pelo. Es la manera de hacerse un cambio en el color del cabello sin llegar a cambiar por completo tu arraigada personalidad castaña.

Pero si eres una castaña de ciudad con alma surfera y tu idea es mantener las mechas californianas porque, ya sabes, summer is a state of mind, puedes pedir en la peluquería el balayage.

Entre unas californianas y tu cabello al natural se encuentran estas mechas estratégicamente repartidas a lo largo de tu melena que harán que la transición de color sea mucho más discreta.

Con este truco puedes conseguir un pelo “efecto playa”

Agosto, el mes por excelencia de las vacaciones… A no ser que seas freelance o que a estas alturas no te queden días libres, te toque quedarte en casa y lo más cerca que vayas a estar de la playa sea en la sección de cremas solares del supermercado de tu ciudad.

[Un momento… ¿aún no me sigues en Instagram, Twitter o Facebook?]

PIXABAY

Si te has sentido identificada, te pasa como a mí. Pero que estés en la ciudad no significa que tengas que mantenerte alejada de todo lo que te gusta del verano.

Para empezar las faldas tipo pareo, los collares y pulseras de conchas y los bolsos de mimbre son accesorios que puedes llevar independientemente de dónde te encuentres.

También te puedes montar un día ‘playero urbano’ durante el fin de semana en cualquier piscina. Y además, puedes conseguir en tu pelo el efecto beach hair don’t care de manera casera con una receta que te hará ir a la oficina con unas ondas surferas que harán que tu jefa se plantee si acabas de llegar en furgoneta de Peniche (pero muy bien vestida, claro).

La receta es muy sencilla: solo necesitas una taza de agua templada, una cuchara sopera de sal de mar (la encuentras en herbolarios y en algunos supermercados), una cucharadita de aceite de argán y cinco gotas de aceite de esencia de lavanda.

Primero tienes que disolver la sal en el agua removiendo hasta que quede totalmente integrada y luego añadirle ambos aceites. Puedes echarlo en un bote difusor (el ‘flus-flus’ para los amigos) y así tenerlo listo para aplicar en cualquier momento.

Se echa sobre el pelo dándole algo de forma con las manos (queda muy bien en las puntas) y listo.

Si bien no es algo para que uses todos los días (no te vuelvas muy loca que por mucho que lleve aceites, es agua con sal) es ideal para darle un toque playero a tus estilismos sin que te haga falta una playa cerca.

You will change the world just by being a warm kind hearted human being. Be kind to everything that lives. Love is a medicine for the earth. We are our choices. @primark.beauty has its own cosmetic brand and just announced that they’ve got the Cruelty Free International Leaping Bunny certificate. The Leaping Bunny logo will be visible on all the skin and haircare products of Primark Beauty, which guarantees that Primark’s own beauty brand is not animal tested. So from now on you can buy cruelty free skincare and haircare at Primark! This kind of news makes me so happy. I think it’s important that this change is happening and that these big brands are making better choices. True beauty is cruelty free. Let’s root for each other and watch each other grow. 🙏🏻❤️ #PrimarkBeauty #iworkwithprimark #ad #crueltyfree #beachlife #swimsuit #bodygoals #bodypositive #sunset #beachhairdontcare #idigyourhair #hairgoals

A post shared by nathaliekemna (@nathaliekemna) on

Kim Kardashian ya se ha hecho el corte de pelo del verano

Si pensabas que eras la única a la que le apetecía deshacerse del pelo largo a base de un buen tijeretazo, estabas muy equivocada. Las celebrities, que son más humanas de lo que pensamos cuando las vemos en Instagram con sus deportivos y sus bolsos de miles de euros, también pasan por la crisis existencial del pelo y el verano.

[Un momento… ¿aún no me sigues en Instagram, Twitter o Facebook?]

GTRES

De hecho, más de una está cayendo en un corte que, como no tengas las ideas muy claras respecto a tu melena, vas a querer hacerte conforme vayas leyendo esto (luego no digas que no estabas avisada, ¿eh?). Y es que el bob a la altura del cuello es el corte que ha sustituido la melena de Kim Kardashian.

Lo que todavía no ha quedado claro es si era un estilo que le gustaba o que le ha convencido al ver que su hermana Khloé también lo lleva (solo que en rubio platino).

El bob de ambas hermanas, conocido como long bob o loob, se lleva con la raya perfectamente peinada en el centro de la cabeza y con las puntas mirando hacia dentro, lo que requiere que seas diestra en el arte de darle al secador y al peine cilíndrico al mismo tiempo.

Hablo del corte del verano porque, sorprendentemente, mire donde mire, empiezan a florecer famosas con ese corte: Mila Kunis o Dua Lipa son otras celebridades que también han optado por el long bob y pasan de complicarse el verano con la melena larga.

GTRES

¿Pero qué tiene este corte que hace que me apetezca volver a pasar por el incómodo sofá de lavado de la peluquería? En principio es un tipo de peinado que aparentemente rejuvenece (o eso opinan los expertos…). Además, el corte, que es ligeramente más largo por delante, perfila los rasgos lo que hace que las que son de rostro redondeado tengan una especie de countouring capilar.

Así que si por lo que sea te lo decides cortar, y al día siguiente lo echas de menos (algo que tú y yo tenemos claro que va a pasar), puedes sentirte consolada por la propia Kim, que, poco después de cortarse el pelo, tuiteó: “Espera, echo de menos mi pelo largo”. Y es que al final mucho nos quejamos pero se le coge cariño a la melena (aunque dé calor).

Mascarilla de ducha para el cabello: una idea “engorrosa”

Cuando sacan productos de belleza hago como cuando estrenan una nueva película de Jurassic Park, me subo al carro y a mitad de la experiencia me doy cuenta de que no ha sido buena idea y de que tenía que haber esperado las opiniones.

[Un momento… ¿aún no me sigues en Instagram, Twitter o Facebook?]

PIXABAY

Un gorro de ducha mascarilla para hidratar y reparar el pelo sonaba bien, veinte minutos (¿os dais cuenta que todo lo bueno se hace en veinte minutos? Calentar una pizza, una mascarilla…) dejando cubierto tu pelo como si fuera un gorro de ducha normal y después a aclarar. Que no hacía falta resolver una ecuación, vaya.

Pues ahí estaba yo, emocionada con mi gorro con patatas fritas estampadas, lista para terminar con la melena de ángel de Victoria´s Secret sin pasar por peluquería ni nada. Qué ingenua que soy y qué bien le vengo a las empresas de cosmética.

Ya la logística me parecía poco práctica debido a que tienes que ponerte el gorro una vez tienes el pelo limpio (con el champú aclarado y escurrido con la toalla), pero yo, que soy de dar muchas oportunidades, estaba dispuesta a llegar hasta el final.

Como tengo el pelo largo, lo de meter toda mi melena en el gorro no fue sencillo. Además que, una vez cerrado, había que masajearse la cabeza para que el producto nutriera bien el cuero cabelludo. Pero claro, si te frotabas la cabeza el gorro se movía.

El gorro, al descolocarse, dejaba pelos por fuera y al final terminabas peor que cuando vas con el casco de la moto puesto sin hacerte una coleta primero.

Lo peor es que pasados los veinte minutos tienes que volver a entrar en la ducha ya que, a no ser que seáis muy habilidosas o que contéis entre la ducha y el bidé con un lavabo de peluquería, el grifo no termina de apañar y necesitas tanto la alcachofa como espacio.

El resultado final, que como os digo, me esperaba digno de un anuncio de acondicionador, parecía más bien digno de un reportaje de Callejeros, con todas las raíces sorprendentemente grasas y el pelo liso nivel “pasaba por aquí una vaca y me ha lamido la cabeza”.

Pensé que podía ser cosa de la mascarilla o de mi pelo, pero una amiga que se dejó enredar con el otro tipo de mascarilla, terminó exactamente igual.

Entre que el producto no se repartía bien, era complicado de aclarar y que terminas necesitando una hora para hacerlo bien (un arroz con leche y una mascarilla son dos cosas que no puedes hacer con prisas) dudo mucho que repita del asunto.

Prefiero esperar a que salgan más opciones de otras marcas y, en todo caso, volver a probarlo cuando sea, si lo consiguen, una inversión que merezca la pena.

Este es el peinado que te salvará de morir de calor este verano (y que encima es tendencia)

¡Hola, verano! ¡Hola, manchas de sudor en la parte de las axilas de la camiseta! ¡Hola, fotos de Instagram con textos del estilo “Aquí sufriendo”!

GTRES

Hola a todas esas cosas que echábamos de menos, aunque ahora nos quejemos de ellas, como el caso del pelo dando calor en la nuca.

Lo sé, estás en lo que yo llamo “la crisis del tijeretazo”. Quieres terminar con esta tortura del pelo largo sobre la espalda y cortar por lo sano. De hecho empiezas a ver con buenos ojos el bob, ese que no te parece tan mala idea considerando que lo llevó en su día Victoria Beckham.

Pero no, detente, que alguien pare esa tijera. El verano y el pelo largo no son incompatibles, solo tienes que encontrar la manera de conseguir que entren en la misma ecuación.

¿Que cómo? Con el peinado de la temporada: la coleta con la raya al medio.

Los motivos por los que funciona son los siguientes: te deja todo los pelos sujetos a la cabeza, es decir, no te caen los sudorosos mechones por la cara y la coleta se queda recogida sin dejar que el pelo se desparrame a modo de capa.

Desde que sales de casa hasta que vuelves todo ha cambiado: has perdido el pintalabios bebiendo agua sin parar, el tapaojeras ha desaparecido, tienes el pantalón arrugado de estar tanto tiempo sentada en la silla… Pero ¿el pelo? El pelo está perfecto. Podrías rodar un anuncio de champú Johnson’s en ese momento.

Así que haz como Kate Bosworth en su última aparición pública, ni más ni menos que después de llegar al aeropuerto de Los Angeles, y convierte a la coleta en esa heroína que tu pelo tanto merece y necesita ahora mismo.

GTRES

Este es el peinado del verano (y así es cómo se hace)

Qué sería del verano sin las cosas propias de la temporada: la canción del verano, el libro (o libros si eres afortunada) del verano, el ligue del verano

Pero hay una que ya puedes tener segura al 100% y no es el ligue (a no ser que vayas a la playa con los “deberes hechos” o que llames “ligue” a tu amor platónico por el camarero) y es el peinado tendencia del verano, o en otras palabras: el estilismo que le verás a todas tus amigas en las redes sociales.

Las pipe braids o trenzas de tubo en castellano, son la evolución natural de las boxer braids. Y si te pensabas que no había nada más complicado que hacer una trenza a la inversa (no, ni siquiera el TFG), espera a conocer estas.

A diferencia de las de boxeadora, las trenzas 2.0 se llevan solo hasta la nuca dejando el resto del pelo suelto. Algo que, si como yo, eres de pelo fino (y lacio), permite que las puedas vida con el volumen.

A mí las trenzas de tubo me gustaban hasta que vi que, a no ser que seas muy mañosa, necesitas que alguien te las haga, lo que dificulta un poco que se convierta en un peinado de cada día a no ser que tengas a tu madre/hermana/compañera de piso dispuesta a enmarronnarse cada mañana con tu melena.

Pero si aún así quieres probar, te dejo el vídeo explicativo para que puedas dominar la técnica como una maestra cestera:

Pero, eh, que no es totalmente imprescindible que te las hagas con alguien. He encontrado a una youtuber que solventa el problema de tener solo dos manos agarrándose los mechones con la boca. El resultado no es igual de bueno, pero nos apaña para salir del paso (y de la foto a Instagram).

Luego le añade el toque festivalero”cosiendo” alrededor de la trenza un hilo de color. Aunque también os digo (y no es por criticar que estoy segura de que no es fácil hacerlo a ciegas) hubo heridas cosidas en la Primera Guerra Mundial con más pericia.

¿Cómo lo ves? ¿Te encantan? ¿Las odias? ¿Te animas? ¿Aceptas los cambios en la política de privacidad?