BLOGS
Mara viste y calza Mara viste y calza

“Algunas personas
sueñan con piscinas,
yo sueño con armarios”.
Audrey Hepburn

Entradas etiquetadas como ‘modelo’

Modelos trans: hacer carrera en la moda independientemente del género

La moda abre, un poquito y a veces, sus miras. Vale que le lleva tiempo, pero tenemos que tener en cuenta que tiene muchos años, es como una viejecita, por lo que tenemos que ser pacientes con ella.

Vogue, que suele ser pionera, decidió en 2015 hacer historia y hacer una portada con Andrea Pejic, la modelo transgénero cuyo nombre nos suena más familiar (la hemos tenido hasta en alfombras rojaa españolas).

Multiple covers, multiple personalities #versayce

A post shared by Andreja Pejic (@andrejapejic) on

La modelo oriunda de Bosnia con nacionalidad australiana desfiló tanto en pasarela masculina como femenina de diseñadores como Marc Jacobs, Jean-Paul Gaultier o John Galliano y, tras confirmar que haría una transición completa, se quedó con el futuro algo incierto, ya que su agencia tomó la decisión de romper el contrato.

Sin embargo, fue fichada por una de las agencias más famosas, Ford Models (si no te suena el nombre, creo que lo harán los de Naomi Campbell, Kim Bassinger o Jane Fonda).

“Estaba orgulloso de tener una carrera no definida por el género, pero mi mayor sueño siempre fue estar a gusto con mi propio cuerpo. Tenía que ser sincero conmigo mismo, mi carrera tendrá que adaptarse a ello”, aseguró Pejic en una entrevista de la revista People.

Otros nombres que también se mueven por las aguas de la industria del trapo son Benjamín Melzer que fue imagen de Diesel, se desnudó para la campaña de PETA que buscaba concienciar a las personas sobre el uso de la piel animal como vestimenta y que también fue el primer trans en aparecer en Men´s Health como portada de la revista en su versión alemana.

Loiza Gamers, la primera trans en granar la edición holandesa de Next Top Model está especialmente relacionada con el modelo ya que compartió ambas campañas con Melzer.

Lea T, Helenia Melán o Laith de la Cruz también están sentando las bases de un sector que les gustaría que fuera más inclusivo, no solo por poder realizar el trabajo que les apasiona sino por lograr una mayor visibilidad de su situación.

Es quizás Andrea Pejic la que, haciendo uso de sus redes, manda los mensajes más contundentes de los que deberíamos tomar nota: “Me gustaría dirigirme a todos aquellos jóvenes ahí fuera que no están conformes con su sexo: Sé que es duro, sé que ha estado siempre ahí, pero recordad que tenéis derecho a ser aceptados tal y cómo os identificáis. Merecéis el mismo respeto que cualquier otro ser humano. Como mujer transgénero espero mostrar que, tras la transición, uno puede ser feliz y exitoso en su nuevo capítulo sin tener que apartarse de su pasado. Las diferencias no tienen que significar división, apoyemos juntos la unión“.

“Empecé a trabajar de modelo porque me di cuenta de que en la pasarela faltaba gente en silla de ruedas”

“La sociedad en España hace que sientas que si estas en silla de ruedas vales un poco menos. Es la principal diferencia respecto a otros países. No te hacen sentir uno más, te sientes diferente” me dice Brinston Tchana.

Brinston Tchana. MARA MARIÑO

El modelo con discapacidad física de 20 años de Fuensalía, un pueblecito de Toledo, llamó mi atención nada más entrar al desfile de Iulia Barton en Milán. Es de esas personas que, inexplicablemente, saltan a la vista.

Ha venido para conocer lo que le espera, ya que es uno de los nuevos fichajes de la agencia italiana a la que le gusta contar, además de con tendencias, con la inclusividad en sus desfiles. Al manchego no le pilla de nuevas, lleva desde los 17 años modelando mientras se licencia en Medicina en Inglaterra, compatibilizándolo con su carrera de modelo y actor.

“No hay inclusividad en las grandes semanas de la moda. Me metí en esto porque me di cuenta de que en el mundo de la moda faltaba gente en silla de ruedas y no porque estemos en silla somos menos personas” me dice convencido.

“Hay gente preciosa en silla a la que también les gusta la moda y desfilar pero no tienen la oportunidad de hacerlo solo porque están en silla. Yo quería enseñar al mundo que los que estamos en silla podemos hacer prácticamente lo mismo que hacen los demás.”

España, es, desgraciadamente, uno de los sitios en los que menos puede desarrollarse profesionalmente: “Es uno de los países donde menos trabajo tengo. En cambio en Inglaterra, Milán o Estados Unidos estoy a tope de trabajo“.

“También trabajo de actor y en Inglaterra he salido en una serie y anuncios, pero en España pasa lo contrario. Raramente vas a ver actores en silla. Es lo que más me duele, que nuestro país no se involucre tanto como otros”.

Al que también fue finalista de Mr Birminghan 2017 le encanta la moda: “Antes de mi accidente no me interesaba, pero después de mi accidente me centré más en los estudios y empecé a meterme en el mundo de la moda. Es completamente distinto. Me encanta viajar y conocer las diferentes tendencias, es algo que me hace sentir vivo“.

“Start where you are. Use what you have.Do what you Can” 💪🏾🍁🍂

A post shared by Brinston Tchana (@brins_official) on

Me confiesa que los comienzos no fueron fáciles ya que “el día del desfile no era capaz de mirar a la gente, se me bajaba la cabeza. Los siguientes fueron mejor porque cogí confianza”.

“Tenemos que seguir una velocidad concreta, como ir de paseo, ni con mucha ni con poca fuerza. También depende del tipo de silla que lleves, es algo que cuenta muchísimo, hay que llevar la silla adecuada para el desfile. Practicamos con ella, así como la cara, el giro delante de las cámaras, tener controladas las distancias con el público para no tocar a la gente… La práctica hace la maestría, cuanto más practicas mejor te sale“.

Una de las anécdotas que recuerda casi le cuesta un hueso roto: “Como no controlamos mucho las piernas, una de las veces se me metió un pie por dentro y se quedó atascado debajo de la rueda. Me quedé paralizado en mitad de la pasarela sin poder moverme mientras pensaba ‘¿Y ahora qué hago?’ Se me vino el mundo encima. Al final quité el pie aunque tuvieran que esperar mis compañeros. Era eso o seguir adelante y rompérmelo“.

Aunque ahora lo recuerda con humor reconoce que “me entró el bajón después de eso, pero parece ser que es algo que sucede a menudo. Al salir al final la gente me aplaudió y fue algo que me ayudo muchísimo”.

“Al final, cuanto más partido le saques a la vida, mucho mejor” me dice el modelo cuyo sueño sería desfilar para Massimo Dutti o Armani. “Sería para mí llegar a la cima, después de eso podría morir feliz porque he hecho todo lo que quería”.

“No hay nada imposible en esta vida” me repite. Y le doy la razón. Después de conocerle, me doy cuenta de que no necesitan piernas las personas que vuelan.

La historia de la (casi) primera modelo con hijab de productos para el cabello

La diversidad es negocio. Lo sabe Rihanna lanzando Fenty Beauty, lo saben los diarios que apuestan por blogueras curvy como Marisa Jara, lo sabe Desigual con la mayoría de sus campañas, lo sabe Cosmopolitan apostando por una mujer trans para protagonizar una de sus portadas…

YOUTUBE

Y lo sabe L’Oreal que vio en la bloguera de belleza Amena Khan su próxima modelo para la nueva campaña de productos para el cuidado del cabello, lo que le habría convertido en la primera marca internacional en incluir a una mujer con hiyab en una campaña de productos para el cabello.

Digo “habría convertido”, porque los tuits que la bloguera publicó en 2014 dando su opinión acerca de la guerra de Israel en Gaza, han hecho que dé un paso atrás y se retire como imagen. Pese a que luego se ha disculpado y ha intentado explicar en qué condiciones escribió esos tuits.

A post shared by Amena (@amenaofficial) on

Defender la diversidad es una de mis pasiones, no discrimino a nadie. He decidido eliminarlos ya que no representan el mensaje de armonía que defiendo. Decido retirarme de esta campaña, porque las conversaciones actuales que la rodean socavan el sentimiento positivo e inclusivo que había decidido brindar” explicó en sus redes sociales.

La marca, por su parte declaró: “Agradecemos el hecho de que Amena se haya disculpado por el contenido de sus tuits y por las reacciones que puedan haber despertado. L’Oreal Paris está comprometida con la tolerancia y el respeto hacia todas las personas. Estamos de acuerdo con su decisión de renunciar a la campaña”.

Aunque Khan no ha sido la imagen de la campaña por los pelos (tenía que meter el chiste en algún momento, entendedlo), que L’Oreal quisiera dar este paso es algo sobre lo que me gustaría reflexionar.

En primer lugar está el mensaje que la marca quiere hacer llegar, el hecho de que el cuidado del cabello es para todos independientemente de si decides mostrarlo en público o no. De hecho, en la entrevista que realizó la modelo con Vogue, declaró que para ella “mi pelo es una extensión de mi feminidad. Es una expresión de quién soy. Si sé que mi pelo está graso, por mucho que me ponga un pañuelo, me siento sucia todo el día”.

La marca pretende también con ello adentrarse en el mercado musulmán y animar a todas las mujeres que usan el hiyab a comprar sus productos (o en otras palabras: negocio, negocio y negocio).

Pero como dice Amena Khan, la exaltación de la diversidad es con lo que deberíamos quedarnos del suceso: “Siempre es motivo de celebración cuando ves una cara marrón en televisión”.

L’Oreal ha intentado ser vista con esta (casi) campaña como una marca que apoya la diversidad. Veremos si decide implicar a diferentes modelos próximamente ya que, por lo pronto, parecía ser una cosa puntual si echamos un ojo a las caras que usa para sus productos en Instagram.

INSTAGRAM L’OREALHAIR

El armario de Bella Hadid: cuando el físico condiciona tu estilo

En plena temporada de semanas de la moda, hemos visto a la modelo más a menudo que a nuestra propia madre, y es que desde que la hermana pequeña de Gigi entró al mundillo, no hay quien la saque.

Fuera de la pasarela, Hadid opta por un estilo bastante casual en el que no faltan ni las deportivas ni los abdominales al aire, una de las zonas de su cuerpo de las que más le gusta lucir.

Cuando llega el momento de pisar una alfombra, la modelo saca su lado más sensual llevando prendas con cortes estratégicos, ceñidas hasta el extremo o con unas transparencias que son la envidia del papel cebolla.

Vale que las comparaciones son terribles, pero si tuvierais que posicionaros y quedaros con el armario de Bella o de Gigi (lo puedes ver aquí), ¿a cuál de las hermanas Hadid elegiríais?

GTRES

GTRES

GTRES

GTRES

GTRES

GTRES

Celulitis sí, varices no

Este lunes tuve que entregar uno de los proyectos finales del master, un editorial de moda de la asignatura Shooting and Styling Womenswear que hice inspirado en la revista Paper.

MARA MARIÑO

Para el proyecto, el instituto nos facilitaría modelos de una agencia de imagen, maquilladores y peluqueros de una escuela milanesa y un fotógrafo profesional. Como soy una gran partidaria de convertir la moda en una industria abierta y variada se me ocurrió llamar a Dianina XL, la youtuber bodypositive y modelo de tallas grandes que entrevisté hace unos meses, para que modelara en mi proyecto. En cuanto me dijo que sí, mi profesor se mostró entusiasmado. No solo alabó mi decisión sino que afirmó que más a menudo se debería contar con modelos XL.

Para que os hagáis una idea, mi profesor, estilista de profesión, ha hecho editoriales para Vogue Italia como para enterrar un cementerio radiactivo. A montones. Más de una vez ha interrumpido las clases para responder a llamadas: “Occhei, allora facciamo così: veste alla modella con la gonna di Gucci e la maglietta di Zara“.

Pero volviendo a mi editorial algún compañero me intentó hacer cambiar de idea y aceptar las modelos de la agencia, ya que haciendo la sesión con Diana no iba a poder utilizar la ropa que nos iban a dejar los showrooms (estamos hablando de prendas que oscilan entre la talla 34 y la 36). Pero yo, que soy Aries y además cabezota por parte de padre y de madre, estaba convencida de que con el armario de Diana, alguna cosa prestada de mi pareja y un poco de imaginación podía salir un editorial bestial.

Quise hacerlo inspirado en las pin-ups, ya que son mujeres muy femeninas con una actitud sexy, dos cualidades que encajaban a la perfección con la personalidad de Diana.

MARA MARIÑO

El día del examen fui a la escuela con mi proyecto feliz y convencida. En el aula nos recibían de manera individual el profesor y una de las coordinadoras del master. Cuando entré le habló a la chica para ponerla en antecedentes: “the curvy model one“. Ya era conocida por ser la que había elegido a una modelo de talla grande.

Acto seguido se puso a analizar el proyecto mirando las fotos con detalle: “Está bien pero deberías haber retocado digitalmente las piernas”. Me quedé ojiplática, patidifusa, turulata y atónita. ¡Si él fue el primero que me dio luz verde con el proyecto! “No” increpé. “¿Cómo que no? No digo que quitaras la celulitis, sino que hubieras borrado las venas de las piernas”. ¿Cómo? Un momento, un momento, ¿que la celulitis sí pero las estrías no? ¿Qué clase de broma es esta? Interrumpe la coordinadora “¿Tú estás satisfecha con el trabajo?” No solo estaba satisfecha sino que recalqué que la falta de edición estaba hecha totalmente a propósito porque no sentía que la modelo la necesitara para nada.

Además de que considero que Diana es una persona preciosa exterior e interiormente, es embajadora del bodypositive, de la aceptación personal, de la seguridad y la confianza nacidas de querernos tal cual somos. ¿Cómo iba a cambiarle una sola micra de su cuerpo? No solo me dio vergüenza que dijera que debería haber usado Photoshop sino también pena.

A ambos les hice saber que si, como yo, las revistas de moda usaran menos retoques fotográficos y viéramos más imágenes de mujeres con estrías y varices nos sentiríamos menos presionadas, para empezar, en la adolescencia y no tendríamos los problemas de autoestima que sufrimos toda nuestra vida. Si mi profesor, que es el que se dedica a hacer estos proyectos profesionalmente, empezara a contar con modelos de tallas grandes, que en Milán las hay, no solo estaría permitiendo que más personas pudieran acceder a un sector que hasta hoy vive bajo la tiranía de la báscula y la cinta métrica, sino que rompería una lanza por la normalización de todos esos supuestos “fallos” corporales que son naturales y que, en cambio, nos han enseñado a despreciar y a ver como algo contra lo que debemos luchar.

Pero claro, a dónde voy pensando así en el siglo XXI donde el único valor que parece importar es el del dinero. A las revistas de moda no les interesa un editorial protagonizado por una modelo con celulitis y varices, ya que haría que las lectoras no se compraran la crema reductora de la página siguiente.

Gigi Hadid, el armario de un ángel (de Victoria´s Secret)

Se que me tocará esperar cincuenta años para ver si esta afirmación se confirma pero estoy convencida de que Gigi Hadid  se convertirá en uno de los iconos de la moda como otras maniquíes anteriormente. Va a ser la Linda Evangelista de la segunda década de los 2000 pero con redes sociales.

Muchas modelos fuera de la pasarela viven en chándal todo el día, pero no es el caso de la supermodelo. Gigi adora la moda y solo hay que echarle un vistazo a sus streetstyles. Además de estar al día con todas las tendencias (vivir rodeada de ellas imagino que tiene que ayudar) tiene un fetichismo especial por las gafas de sol. Nunca la verás peinada de la misma forma ni repitiendo combinación de accesorios.

Entre sus prendas favoritas se encuentran los botines y los pantalones vaqueros. Para las ocasiones más formales la modelo escoge diseños que le resaltan piernas y escotes de vértigo. Aunque también es cierto que de un tiempo a esta parte ha perdido un poco de esas curvas que la convertían en la rara avis (dentro de lo que es la pasarela) de sus compañeras.

GTRES

GTRES

GTRES

GTRES

GTRES

Miranda Kerr se lanza a la piscina del diseño (de vaqueros)

Además de la carrera que Miranda lleva a sus espaldas en el mundo de la moda como maniquí de un sinfín de diseñadores, la modelo está haciendo sus pinitos entre costuras. Su colaboración ha sido una colección cápsula de Mother Denim con trasfondo benéfico.

GTRES/MOTHER DENIM

Y es que parte de los beneficios irán a The Royal Women’s Hospital Foundation, que cuida de mujeres y bebés prematuros en Australia desde hace 150 años. Además de que las donaciones son las responsables del 70% del equipamiento salvavidas en la parte de cuidados intensivos para recién nacidos.

MOTHER DENIM

MOTHER DENIM

Los diseños, por mucho que tengan el plus solidario, son tirando a sositos. Tiene más regusto una papilla de arroz, para que nos entendamos. Que vale que no tiene que marcarse una mezcla de estampados a lo Kenzo, pero sus diseños no le han hecho romperse mucho la cabeza.

Sudaderas, camisetas, faldas, camisetas de los cien a los 300 dólares, es decir, no aptas para todos los bolsillos. Es decir, si eres estudiante/becaria/fashion blogger definitivamente la colección NO está a tu alcance. A no ser que pretendas alimentarte de aire, claro.

Kendall Jenner, el estilo de la Kardashian modelo

Lo sé, lo sé, aunque Kendall es solo Kardashian por parte de las otras hijas que tuvo su madre Kris Jenner, la considero parte de la familia de la gran K. Y es que hemos visto a la modelo desde dándole ‘colos’ a sus sobrinas hasta apoyando a Kanye West en la presentación de su nueva colección.

La modelo del ‘Klan’ divide su tiempo entre familia, amigos, trabajo y, por supuesto, gimnasio. Lo mismo te la puedes cruzar por Los Ángeles en chándal oliendo a sudor (aunque seguramente su sudor olerá a Calvin Klein, no como el del resto de los mortales) que de paseo con amigas con los piercings de sus pezones transparentándose.

Kendall Jenner, una de las más fieles seguidoras del mod (model off duty o en otras palabra “Me visto con lo primero que encuentro que me da pereza currarme el conjunto”), no renuncia a las zapatillas ni a los botines, sus dos calzados fetiche, aunque bien es cierto que para eventos y alfombras opta por sandalias de tiras.

Aunque no les unen lazos de sangre, Kendall comparte con sus hermanas el gusto por la transparencia, los escotazos y el ‘enseñar chicha’ en general, algo que la mayoría de sus outfits tienen en común.

GTRES

GTRES

GTRES

GTRES

GTRES

GTRES

GTRES

Por qué Victoria’s Secret 2016 me huele a podrido

El otro día leí un tuit en el que una mujer afirmaba que la noche del desfile de Victoria’s Secret era la noche en la que todas las mujeres perdían la autoestima.

Y es que seamos sinceras, algunas de las modelos más bellas del mundo con su más de metro ochenta de altura, sin una pizca de grasa, es algo que puede hacer sentir un poco amenazada a cualquiera.

GTRES

GTRES

Sin embargo este año me he propuesto analizar con ojo crítico el desfile de la firma lencera y hay una serie de cosas que no es que no huelan bien, es que apestan.

Para empezar, el desfile es, desde el primer momento, (desde la preparación en el backstage de hecho) una oda a la artificialidad: depiladas hasta el extremo, pestañas postizas, maquillaje, extensiones, rellenos que te colocan el busto a la altura de la glotis…

El ambiente de felicidad máxima en todo momento, sonriendo a las cámaras, haciendo corazones con las manos o el símbolo de victoria con los dedos, es tan forzado que no me lo creo. Vamos a ver, no puede ser que no pierdan la sonrisa en ningún minuto de las horas de preparación para el desfile, no me creo que a ninguna no se le escape un bostezo, se suene los mocos o beba un vaso de agua.

Bueno, eso último sí que tiene sentido, ya que pasan las 12 horas antes del desfile sin comer ni beber nada. Además de que sus estrictas dietas se basan en las frutas, verduras y proteínas, para los días previos toman zumos detox y purés. Y todo esto acompañada de jornadas maratonianas de entrenamientos que ríete tú de las pruebas de Hércules: boxeo, kickboxing, entrenamientos de fuerza, abdominales, running spinning que complementan con yoga, ballet y pilates. Me tienes a mí una semana entrenando como una espartana y comiendo solo purés y termino asesinando a mi entrenador.

@flavialucini is SO ready for the #VSFashionShow. Be sure to watch her on Dec. 5! #regram #TrainLikeAnAngel

A video posted by Victoria Sport (@victoriasport) on

El ideal de belleza de Victoria’s Secret debería evolucionar y adaptarse a la sociedad actual que tiene otras demandas de mercado, es decir, dejar de vender una belleza tan concreta: que no supere ni los 30 años ni la talla 34.

Porque mientras que otras marcas como Aerie apuestan por no retocar a las modelos de sus campañas y elegir a mujeres con estrías, Victoria’s Secret sigue transmitiendo la misma imagen que hace 20 años.

La única diferencia que he encontrado respecto a otros años es que han salido diseños sin tanto relleno como sus habituales push ups. Hay sujetadores de Victoria’s Secrets que te dan para rellenar varios cojines y te sobra para un oso de peluche.

Pero bueno, tú se lo ves a Irina Shayk y vas emocionada a gastarte tus casi cien euros en el sujetador de turno cuando nunca va a quedarte igual de bien que a ella. Los fittings, esos misteriosos fittings de los que has oído hablar, son para adaptar los conjuntos a medida de las modelos, mientras que los que encuentras en tienda son fruto de la producción en masa.

Más y más perdidas a cada año que pasa, recortes en los puestos de trabajo de la firma, una emisión que ha pasado de la exclusividad a ser transmitida en directo… Quizás es el momento de que las alas de los ángeles de Victoria’s Secret vuelen empujadas por otros aires, los del cambio.

“Ser modelo de talla grande no significa comer más, sino cuidarse más que una modelo convencional”

Hace unos meses me dedicaba a criticar concienzudamente aquello que muchos medios habían bautizado como ‘revolución curvy. Porque, sinceramente, no veía en primer lugar mujeres de tallas grandes como tal (ya sabéis cual es mi opinión respecto a este tema. Una talla 40 para mí NO es curvy) y en segundo lugar, el hecho de incluir de manera excepcional una modelo de estas características en una publicación llena de modelos de la talla 34 no llegaba a convencerme.

No, así no se empieza una revolución ni mucho menos. Una revolución se empieza haciendo de las modelos de tallas grandes una fuerza competitiva dispuesta a ‘dar caña’ laboral en el mundo de la moda, algo que ha hecho Patricia Guillén, la creadora de Plus Size Models, agencia de modelos dedicada únicamente a modelos de tallas grandes.

modelosplussize

“En junio de 2014 cree mi propia firma de moda, PG by Patricia Guillén, el sueño de mi vida. Yo soy talla grande y siempre he tenido muchos problemas para encontrar ropa de mi talla y encima la que encontraba los cortes sentaban fatal: los estampados horrorosos, las prendas las hacían para taparnos… Nos sentíamos mal con nosotras mismas. Pasados unos meses del lanzamiento de la marca, me ofrecieron desfilar junto con otras marcas de bastante reconocimiento en el Casino de Gran Vía de Madrid”.

El problema fue que Guillén quería modelos acordes a la línea que había diseñado, por lo que empezó una búsqueda por las agencias madrileñas: “Sus respuestas eran positivas. <<Sí, claro que tenemos. Te mandamos los composites>>. Me llevaba la sorpresa de que eran talla 42, 44 o 46 la más grande. Para mí personalmente eso no son tallas grandes, yo quería chicas de la talla 50 o 52. Y me resultó imposible encontrar agencias con chicas de estas características”.

Tras proponer a amigas suyas que desfilaran, la animaron a crear una agencia que les diera oportunidad de trabajar en el mundo de la imagen. No solo el recibimiento en su entorno tuvo una buena acogida, sino que le llegaron solicitudes de todo el mundo: “Nos llegan inscripciones de fuera de España: Colombia, Brasil, México, Puerto Rico, EEUU etc. Y todas con la misma ilusión, poder trabajar en el mundo de la imagen ya sea en su país o fuera de él. Una anécdota es que en el 2015 se nos colapsó el servidor dos veces de tantas inscripciones, no nos da tiempo a contestar a todas en el mismo día. Hacemos un seguimiento personalizado con cada una”.

“En España queda mucho por hacer. Soy partidaria del Made In Spain, tenemos un producto nacional muy bueno y no le estamos sacando partido. Me entra más trabajo de fuera de España que de aquí. Y es una pena, porque hay muchos trabajos que los he tenido que rechazar por no poder controlarlos debido a la distancia, porque para mí la seguridad de mi modelo es 100% prioritaria”.

Pero hablemos claro, ser modelo no es jauja, ya sea convencional o de tallas grandes: “Una modelo plus size se cuida, tiene que hacer ejercicio y llevar una dieta equilibrada. Ser modelo de talla grande no significa comer más, de hecho se cuidan más que las convencionales. Deben mantener sus medidas ya no solo por el trabajo si no por salud”.

Pero además de la vida sana deben cumplir otros requisitos, como dice Guillén: “La mayoría de nuestros modelos superan la talla 46 pero no queremos dejar a nadie fuera, asi que abriremos nuestro campo desde la talla 40″.

Medir por lo menos 160 cms (170 chicos), tener una talla 40 como mínimo, ser fotogénico, estar bien proporcionado, tener la piel cuidada o el pelo saludable son algunos de los requisitos físicos. “Una gran sonrisa y expresividad, gran capacidad de trabajo en equipo, responsabilidad o proactividad” son otros requerimientos de la agencia.

Pero a la hora de recibir propuestas, es más difícil encontrar trabajo ya que “las empresas no son muy receptivas al tema de tallas grandes, y muchas de las marcas que utilizan tallas grandes usan las mismas chicas siempre, ya sea por tema económico o porque no piensan que haya más mercado” dice Guillén.

Pocas experiencias laborales pero “todas positivas porque de todas he aprendido.
La experiencia con las modelos en las sesiones de fotos o desfiles para que cojan práctica ha sido espectacular: ver cómo se unen por hacer un buen trabajo, cómo van creciendo en cada sesión, cómo van madurando y cómo la confianza crece ante la cámara hasta el punto de que algunos fotógrafos se han sorprendido de lo que dan. Somos una gran familia curvy que irá creciendo más y más”.

Guillén se muestra positiva mirando hacia el futuro: ” Queremos convertirnos en una agencia importante donde poder dar formación y trabajo a muchos chicos y chicas, donde podamos convivir con el resto sin que nos miren por nuestra talla o tamaño”. No considera que la agencia sea un rival para las agencias de modelos convencionales: “Pienso que cada uno tiene su mercado y su parcela de trabajo. Yo he trabajado con agencias convencionales en desfiles junto con otras marcas y la verdad es que muy bien el trabajo en equipo. No tengo queja”.

El hecho de que se cree una agencia especializada en modelos con estas características, “agencias que han sacado un apartado de modelos xl” o “certámenes de belleza de talla grande” son pequeños pasos que, si se consolidan, conseguirán la inclusión de estas modelos en el mercado además de lograr reflejar una visión más abierta en cuanto a aceptación del cuerpo femenino se refiere.

“Plus Size Models quiere dar mucha guerra, y está haciendo mucho ruido en todo lo que puede. Queremos llamar la atención de todo el mundo para demostrar que nosotras también podemos realizar trabajos como pueden ser una sesión de fotos Boudoir, novias conmezcla de tallas, Pin Up, piscina, picnic, etc. Hay que salir de lo establecido de la sociedad para que nos hagan caso. Nuestro lema es ‘Las Curvas Invaden La Ciudad’ y ese es el propósito.