BLOGS
Mara viste y calza Mara viste y calza

“Algunas personas
sueñan con piscinas,
yo sueño con armarios”.
Audrey Hepburn

Archivo de la categoría ‘qué me pongo’

Los mejores estilismos para ir a la playa

Vale que aunque la mona se vista de seda mona se queda, pero no por ello tiene que bajar a la playa todos los días con los pantalones roñosos que ya tienen la goma cedida y esa camiseta de tirantes de hace cinco años. Este post está pensado para todas aquellas que nos quedamos sin ideas en cuanto a elegir estilismos playeros se refiere.

La playa es la oportunidad perfecta para darle salida a todas esas prendas veraniegas que hemos comprado durante las rebajas. Que nos conocemos y por mucho que te las compraras con toda la ilusión del mundo hay algunas que tienen más posibilidades de pasar al permafrost de tu armario que de morir los personajes de Juego de Tronos.

Os traigo cinco propuestas de blogueras que me encantan y de las que soy groopie desde hace tiempo:

El olvidado: la combinación falda y top no termina de convencernos a la hora de sentarnos en la arena por aquello de no terminar llenas de la misma, pero la verdad es que es una de las prendas más cómodas de poner y quitar si no tenemos ganas de andar arriba y abajo con la cremallera del pantalón.

M Y K O N O S 🦀 @drupelosangeles #drupesquadtravels

A post shared by Aida Domenech (@dulceida) on

El conflictivo: aunque el mono es más lioso para ir al baño y no te permite hacer la típica maniobra estratégica de ponerte solo la camiseta si vas al chiringuito, es una opción perfecta para estar listas en un santiamén.

Es mejor tener con quién pasar los domingos que los viernes 💙.

A post shared by Celia Fuentes (@celfc) on

El clásico: el vestido blanco largo vaporoso nos encanta, aproximadamente el 80% de las mujeres tiene uno y el 100% de sus hijas se lo cogen prestado de vez en cuando. Ideal para dar paseos por la orilla y hacerse fotos para Instagram.

Easy breezy in our Marina dress @lovelypepacollection 🌾 More on my blog today. Link in Bio 👆🏼

A post shared by Alexandra Pereira (@lovelypepa) on

El preferido: ya sea por comodidad, porque es lo que llevábamos de pequeñas o porque, sencillamente, es de lo que más abunda en nuestro armario, el pantalón con camiseta siempre es el favorito de las bañistas.

El imbatible: el little black dress no solo era el preferido de Audrey Hepburn sino que sigue a día de hoy aún en versión veraniega y nos encanta. Si lo lleva la Ferragni en sus vacaciones de Amalfi imagina lo bien que te va a quedar a ti cuando vayas por Torrevieja.

#ItalianDays #TheBlondeSaladGoesToAmalfi

A post shared by Chiara Ferragni (@chiaraferragni) on

¿Cuál es el que te gusta más para pegarte el primer chapuzón del año?

Estas son las 5 prendas que debe tener siempre tu armario

Benditas rebajas. Son como el helado o la pizza, ¿hay alguien a quién no le gusten? Como buena hija de madre ahorradora, las rebajas son el periodo sagrado en el que comprar con cabeza cosas necesarias (y darse algún capricho también, vale).

Pero, esta vez quiero centrarme en la funcionalidad de ese querido periodo del año. Este año, las rebajas serán conocidas como las mas sabias de tu vida. Y no, no me refiero a que te compres los libros de Borges o Gabriel García-Márquez (aunque tampoco estaría de más), sino a que compres con sentido. En este post vas a aprender a hacerte con tus básicos de armario.

Mi amiga Main y yo luciendo prendas básicas de vestuario. DENIS TV

La pionera de los básicos fue Donna Karan. La neoyorquina presentó en 1985 una colección llamada “Seven easy pieces” que consistía en siete piezas totalmente combinables entre sí y básicas para el vestuario de cualquier mujer.

Pero como siete son muchas, en mi opinión se pueden reducir a cinco las opciones que toda mujer necesita tener en su armario para crear cualquier look:

Unos vaqueros: im-pres-cin-di-bles, como el aire para respirar. Mejor si los buscas de corte alto y pata un poco suelta ya que los pitillos están en decadencia y los vaqueros sueltos serán el nuevo relevo.

Blazer negra: una americana de toda la vida. Si no tienes mucha ropa arreglada, la chaqueta te salvará la vida. Le da un toque formal a cualquier estilismo. La clave para hacernos con una es que no sea muy ajustada.

Vestido negro: algo creado por Cocó Chanel y popularizado por Audrey Hepburn bien merece un espacio en nuestros armarios. El vestido corto negro es una prenda atemporal que con los complementos adecuados lo mismo nos sirve para la oficina que para ir a un cóctel.

Camisa blanca: el lienzo favorito de los diseñadores. Además de jugar con la prenda siendo la base de infinitas combinaciones, nos permite jugar con los botones, el corte, las mangas…

Perfecto: la cazadora modera creada en 1928 se reinventa cada temporada. Literalmente. No hay año en el que no se lleve la cazadora de cuero.

Desde hace unos tres años, ninguna de las prendas ha faltado nunca en mi armario. ¿Y tú? ¿Las tienes todas ?

¿Qué tengo que meter en el bolso cuando salgo de fiesta?

Después de mi mayoría de edad, etapa universitaria y post-universitaria, que es en la que me encuentro ahora, he aprendido con el paso de los años cuáles son los básicos que debo llevar en el bolso para sobrevivir a una noche de fiesta con éxito.

La supervivencia fiestera cuando eres mujer depende de ese accesorio que llevas contigo. Puede parecer una tontería, pero elegir bien su contenido puede ser la diferencia entre la vida y la muerte. O entre estar sana y un resfriado al menos.

Dejad que comparta con vosotros mi conocimiento sobre la materia fruto de un sinfín de malas experiencias que se resumen la frase de “Ojalá hubiera metido eso en el bolso“.

1.Pañuelos de papel: esenciales desde el minuto uno, ese en el que ya va más contento que los demás te derrama un poco de su copa. Los pañuelos son muy preciados en los baños de las discotecas ya que, como todo el mundo sabe, nunca tienen papel. Si quieres evitar la maniobra de ir sacudiéndote por los diferentes urinarios de tu ciudad, el pañuelo te hace el apaño. También es perfecto para secar las lágrimas de tu amiga cuando se acuerda de su ex o para que se limpie la boca si acaba vomitando.

2.Tampones/compresas: porque por muy regular que seas NUNCA sabes si la regla te va a sorprender a ti o a alguna amiga. Como mujer pro-copa que soy procuro siempre llevar una compresa encima por si las moscas. No solo en mi bolso de fiesta, sino en mi cartera en general.

3.Euros sueltos: a ciertas horas de la noche encontrar cambio puede ser más difícil que madrugar los lunes, por eso las monedas salvan de todo tipo de apuro: desde comprarte unos chicles en el chino hasta pagar el ropero.

4.Cosméticos básicos: que no, que no diga que metas tu neceser de maquillaje. Hay dos cosméticos que solucionan cualquier estropicio. Y es que todas sabemos que por muy bien maquilladas que salgamos de casa, es una ilusión efímera que se va desvaneciendo a lo largo de la noche. El corrector puede matizar esa raya del ojo medio borrada o esa ojera que vuelve a empezar a aparecer, mientras que el pintalabios repasa el color que ya nos hemos dejado en las copas e incluso nos apaña como colorete.

5.Bailarinas: esas que a los 18 ni se te pasaba por la cabeza meterlas en el bolso pero que ahora eres capaz de volver a casa desde el metro si por lo que sea se te ha ocurrido salir sin ellas. Lo ideal es que lleves un bolso lo bastante grande como para que te entren. Sino siempre puedes hacerte con unas de esas malillas que se enrollan sobre sí mismas. ¿Que es como ir descalza por la calle de lo finas que son? Sí. Que ya no andas como Bambi recién nacido y solo por ello merecen la pena? También.

6.Bolsa de tela mini: ya sabéis a qué bolsas me refiero, las de dos asitas que si las pliegas bien ocupan menos que un neutrino. Son las mismas que despliega tu madre en la caja del Alcampo cuando ya ha pagado la compra, esa en la que mete los cereales, la fruta, verduras, detergente, una planta, dos juegos de sábanas y una cafetera nueva. La bolsa mini es clave para el momento ropero, ya que puedes meter tu bolso/bufanda/guantes/paraguas etc sin preocuparte porque llevas un bolso pequeño y, sobre todo, te permite volver a casa dignamente sin ir con los tacones en la mano como un despojo social (sí, así me sentía yo cuando los traía de la mano volviendo a casa a las 7 de la mañana cruzándome con esos trabajadores tan pulcros y aseados).

7.Cartera pequeña: necesitas el abono, tu DNI y dinero. Tu carnet de la biblioteca, del gimnasio, de la universidad, de Carrefour, de socio del Betis, de Stradivarius o de la escuela de idiomas son totalmente prescindibles y lo único que hacen es ocuparte sitio.

8.Chaquetilla: la gran diferencia cuando sales a la calle después de que cierre la discoteca. Si Rose hubiera llevado una chaquetita cuando se hundió el Titanic, Jack no habría muerto congelado.

9.Comida: a no ser que seas de esas a las que no le entra hambre cuando sale, las demás volvemos a casa famélicas y atacamos la nevera con más furia que una horda vikinga conquistando nuevas tierras. Para ese momento de debilidad que es el viaje de vuelta, si no te pilla ningún kebap/pizzería/supermercado 24 horas abierto, puedes llevarte una barrita o, como hago yo, una manzana. Te mirarán raro, pero lo agradecerás.

¿Qué lleváis vosotras en el bolso cuando salís de fiesta?

Esta primavera llevarás volantes

Todas las temporadas tienen una tendencia especialmente mimada: en verano fue el escote halter, en primavera la falda vaquera con botones en forma de A…

Este año, la niña de los ojos de la primavera 2017 serán los volantes, una tendencia que además de animada (da más vidilla que un hit ochentero) la encontramos favorecedora para todos, ya que no solo se llevarán en cualquier parte sino que podemos encontrarlos en distintos tipos de tejidos.

Si bien es cierto que dan un toque de formalidad, se le puede restar combinándolos con unos vaqueros, cazadora de cuero o incluso unas sneakers, mezclas que harán que podamos llevarlos en el día a día.

Volantes en las mangas:

INSTAGRAM

Volantes en el torso:

INSTAGRAM

Volantes en faldas y vestidos:

ASOS

Volantes en pantalones:

ASOS

¿Y tú? ¿Te animas a probar la tendencia?

Cómo vestirte de fiesta si eres hombre

Muchos me comentáis que solo hago temas de moda femenina y no os falta razón porque en lo que a moda de hombre se refiere me siento como Ariel fuera del agua (en la parte del principio, cuando no sabe cómo caminar con las piernas y se esnafra contra el suelo).

La cosa es que después de que varios amigos me hayan pedido consejos e ideas para vestir estas fiestas he decidido lanzarme con la primera guía de “Qué narices me pongo yo para los eventos familiares de Navidad 2016 by MaraVisteyCalza”.

Un conjunto de looks que espero que os inspiren para rebuscar en el armario y acudir a las cenas con las mejores galas para hacer sentir orgullosas a las abuelas de lo guapete que se le ha puesto el nieto (no me responsabilizo de si luego os preguntan que por qué aún no tenéis novia).

Si te da pereza arreglarte pero te obligan a ir con camisa:

SPRINGFIELD Y ZARA

Si quieres aprovechar el jersey que te regalaron el año pasado:

H&M Y ZARA

Si pese a todo tienes alma de rockero:

ZARA

Si eres un clásico y del negro no te sacan ni con agua hirviendo:

H&M Y ZARA

Si quieres darle un toque diferente:

ZARA

Si quieres ser el centro de atención:

ZARA

Bodas invernales: cómo ir guapa sin pasar frío

Aunque poco habituales y escasas, las bodas invernales son un hecho. Puede que no sean el santo de devoción de las frioleras, pero el encanto de la estación les convierte en un evento digno al que acudir al menos una vez en la vida.

A diferencia del resto del año, las bodas que caen por estas fechas no tienen garantizadas lluvias al 100% pero sí el frío, por lo que más vale elegir una prenda de abrigo que vaya con el resto del conjunto ya que, por muy fuerte que esté la calefacción, si sales del recinto en algún momento/la boda es en una carpa/alguien deja una puerta abierta vas a pasar frío.

Así que si tu idea es casarte en invierno o tienes una boda de estas características, toma nota de las tendencias:

1-Pieles para los hombros, en chaqueta o en abrigo (preferibles las sintéticas)

INSTAGRAM

2-Terciopelo: agradecido, favorecedor y calentito

BIOMBO13

3-Tul

ASOS Y GREENWEDDINGSHOES

4-Sombreros y tocados invernales

INSTAGRAM Y GREENWEDDINGSHOES

5-Coronas de inspiración navideña o de reina de las nieves

GREENWEDDINGSHOES

6-Falso pijama: perfecto si privarte durante la comida no entra en tus planes

7-Ramos

8-Postres

GREENWEDDINGSHOES

La Nochevieja de Studio 54 de Pull&Bear

A mediados de noviembre con los turrones ya colocados en el supermercado y los Todo a Cien cambiando las calabazas por los abetos, da la sensación de que la Nochevieja se acerca a pasos agigantados. Si eres de las que ya tiene la fiesta pensada, la entrada comprada, y la cena planificada, puedes empezar la búsqueda de tu conjunto para la noche del cambio de sufijo del año.

Pull and Bear también adelanta las fiestas con una colección de fiesta de inspiración setentera con brillos, lúrex y terciopelo que bien podríamos haber visto a las puertas de Studio 54 en Nueva York.

PULL&BEAR

PULL&BEAR

Complementos: para brillar de la cabeza a los pies

PULL&BEAR

PULL&BEAR

Zapatos: no aptos para las que padezcan de vértigo

PULL&BEAR

PULL&BEAR

Vestidos: metalizando la pista de baile

PULL&BEAR

PULL&BEAR

Monos: largos o cortos

PULL&BEAR

PULL&BEAR

Bodies: sin miedo a los escotes

PULL&BEAR

PULL&BEAR

Faldas: triunfarán en dorado y plateado

PULL&BEAR

PULL&BEAR

Las ocho tendencias en las que debemos invertir este otoño

Entre que toca volver a la universidad o a la mesa de la oficina, y que por la calle has dejado de ver los ‘braga-shorts’ empezabas a sospechar que el verano llegaba a su fin.

Después de entrar oficialmente en la temporada más confusa del año (porque no sé los vuestros, pero mis estilismos de entretiempo parecen formados por un grupo de diseñadores de Pokémon: “Ahora ponemos unas chanclas…y unos calcetines debajo por si hace frío. Una falda corta, jersey de lana para el fresquillo en los brazos y…¡listo!) estas son las tendencias que se convertirán en algo más deseado que Brad Pitt estando soltero:

Flores bordadas: inspiración setentera en todas y cada una de las prendas. Para las más apañadas (y ecológicas) un parche termoadhesivo o incluso una abuela ágil con las agujas, en el caso de que aún se te resista el hilo, es una tendencia que podemos versionar de forma casera.

TOPSHOP Y ASOS.

TOPSHOP Y ASOS

Satén: el aliado de las noches más salvajes. Eso sí, procura combinarlo con medias tupidas o abrigos gruesos ya que es un tejido cuyas propiedades de abrigo brillan por su ausencia. Si quieres lucirlo al 100% olvídate de sentarte, ya que es un tejido que se arruga solo con mirarlo.

ASOS, TOPSHOP Y BERSHKA

ASOS, TOPSHOP Y BERSHKA

Bodies: vinieron en verano y resistirán el invierno. El colectivo de madres de fashion victims se encuentra muy agradecido a esta tendencia en particular ya que protege la barriga y los riñones del frío (y ya sabemos como se ponen con lo de llevar los riñones al aire).

TOPSHOP Y H&M

TOPSHOP Y H&M

Hombros al aire: bueno, vale, no es una tendencia nueva nueva, pero como si lo fuera. Las camisetas sin hombros, aunque llegaron para primavera/verano, se apuntan a colores más otoñales y son perfectas para conjuntarlas en nuestro día a día.

JENNYFER

JENNYFER

Terciopelo: el más agradecido (y calentito). En clave nocturna es un aliado perfecto para cuando caigan las temperaturas sobre todo si lo llevas en manga larga.  Combinado con unas zapatillas o vaqueros en estilismos más informales, se dejará llevar también a la luz del día. Y si a eso le sumas el plus de que estarás más suave que un peluche, es imposible que no te seduzca.

TOPSHOP, BERSHKA Y H&M

TOPSHOP, BERSHKA Y H&M

Metalizados: para no pasar desapercibido (otra tendencia que llevamos arrastrando desde… no sé… ¿2014? ¿Qué pasa? ¿Se les han acabado los tejidos?). Volverá a tentarnos en prendas a partir de lúrex, el tejido que entró el año pasado sin mucha pena ni gloria y en accesorios. Antes de comprar bolsos o zapatos de estos colores, recomiendo mirar la fabricación, ya que en este tipo de accesorios el color se cuartea enseguida con el uso y su vida útil es muy limitada.

ZARA Y PRIMARK

ZARA Y PRIMARK

Bailarinas con lazo: o las deseas o las aborreces porque no levantan pasiones a medias. En mi caso es aborrecimiento total, porque los zapatos que son de llevar anudados 1. siempre se me acaban bajando y tardo media hora más en llegar a los sitios, ya que tengo que rehacerme el nudo cada tres pasos y 2. cuando ya me canso y los aprieto más fuertes que el corsé de Rose en Titanic acaban gangrenándome las piernas y dejándome los pies hinchados.

JENNYFER, ASOS Y ZARA

JENNYFER, ASOS Y ZARA

Folklore: de los países europeos más fríos viene esta tendencia con la que te sentirás como Anna y Elsa en los días de entretiempo de Arendelle. Para darle el contrapunto al toque romántico puedes combinarla con botas militares o bikers (chaquetas de cuero de toda la vida).

ASOS, ZARA Y JENNYFER

ASOS, ZARA Y JENNYFER

¿Cómo ves la que se nos avecina? ¿Te ha volado la cabeza alguna de las ‘nuevas’ tendencias?

Análisis realista de la ropa de festival

Basta, en serio, basta. Irnos de festival se nos está yendo de las manos con eso de que ahora cuanto más estrambótico mejor. Tras ver los conjuntos elegidos por algunos de los asistentes al Burning Man, el festival que se celebra en el desierto de Nevada, he decidido romper mi silencio sobre este tema.

El festival deja una mezcla demencial de elecciones estilísticas que bailan, literalmente, entre El quinto elemento, Mad Max y Star Wars entre los que parece que se sortea un premio a la mayor horterada, cosa que, si así fuera, no sabrían bien a quién hacerle entrega del galardón.

Uno de los ejemplos es el tocado que os muestro a continuación, inspirado en las placas de un trilobites fosilizado que tiene pinta de captar la luz cuan placa solar y dejar respirar a la cabeza menos que cuando estás sentado en una terraza en Sevilla a las 4 de la tarde.

Otra que también eligió un conjunto ‘cómodo y transpirable’ fue Cara Delevingne, a la que tuvieron que sacarle el yelmo con soplete de la cantidad de piel que se le debió de quedar pegada después del festival. Su amiga Paris Hilton, una de mis celebrities favoritas debido a su ‘gusto impecable y discreto’ a la hora de vestirse, eligió un conjunto más fresco que remató con unas botas de estilo 2003. Con deciros que cuando sacó los pies de las botarras calzó dos tallas menos de la cantidad de agua que perdieron de lo que le habían sudado, os lo digo todo.

#Epic #BurningMan with #AlienTwin @CaraDelevingne. 🔥✨✨👽👯✨👯👽✨

A photo posted by Paris Hilton (@parishilton) on

Que en un festival siempre pasas un poco de frío es algo que todos sabemos, lo que nos hace meter una chaquetilla para el bajón que da a últimas horas de la madrugada (ese que coincide con el final de los efectos del alcohol y el cansancio extremo que hace que se nos quiten las ganas de brincar como las cabras montesas en Guadarrama).

Pero la sudadera roñosa de tu universidad es algo muy desfasado para el Burning Man, donde las invitadas acuden con sus abrigos de pieles para combatir las bajas temperaturas. Eso sí, sin llevar casi nada debajo para los momentos en los que pega el sol.

¿Que se llena la piel de chinchilla de arena? No pasa nada, basta con echarlo al suelo y pasarle una aspiradora después del festival y como nuevo.

You can be whoever you want! ❤️ #burningman2016 #burningman #blackrockcity #playa #fauxfur

A photo posted by Sara Sampaio (@sarasampaio) on

There's really nothing quite like dusk on the playa ❤️ Coat by @lustfordusk #burningman2016

A photo posted by Starielle (@burstofstar) on

La elección de Katy Perry tuvo un poco más de sentido ya que la mascarilla me parece un básico en este tipo de festivales (a no ser que te guste expulsar mocos negros durante los dos días siguientes) aunque fuera en versión peluche y seguramente terminara con el bigotillo sudado.

🔥AlivE🔥

A photo posted by KATY PERRY (@katyperry) on

👼🏻 luminary fairy 👼🏻

A photo posted by KATY PERRY (@katyperry) on

Mi conclusión es que o yo estoy equivocada con mis normas de vestuario para ir de festival o que la gente está perdiendo el control de sus armarios, porque sino explicadme el sentido de este conjunto:

O de este:

O incluso este:

Believe in Magic #magic #burningman2016

A photo posted by na_ela24 (@na_ela24) on

¿Cuándo decidimos convertir los festivales en Carnaval?

La maleta de una ‘au pair’

(De ropa y experiencias)

Recuerdo que al principio me lamentaba de no poder llevar todo el armario. Dos meses viviendo fuera con una familia trabajando de niñera, han hecho que me diera cuenta de que no habría utilizado ni la mitad.

La llené a finales de junio con ropa interior como para drenar un lago (nunca se sabe qué puede pasar), y en su mayoria, camisetas y pantalones cortos. Dos vestidos y una falda cayeron, y menos mal que lo hicieron.

Los tacones, que nunca me acompañan en mis viajes, tambien se quedaron en casa, por lo que, en las ocasiones en las que salí, fue con zapatillas.

Dos meses después me toca recoger toda la ropa que tengo desperdigada en la que, a lo largo de dos meses, ha sido mi habitación, mi refugio, mi lugar secreto, mi trocito de España cuando a través del Skype tenía la suerte de que alguien me visitara.

“Sí mamá, estoy siendo ordenada“, le decia mientras las montañas de ropa se acumulaban a lo largo de las estanterías. ¿Quién iba a querer ponerse a ordenar en uno de los países más bonitos del mundo?

Cuando hice la maleta, la llené solo de ropa, ahora que me toca recoger todo, me doy cuenta de que me llevo mucho más. Esa fue la camiseta en la que la niña dejó caer su leche con cacao como cada día, que, haga lo que haga, siempre acababa manchada hasta las cejas. Con ese vestido se quedó dormida otro día en mis brazos, después de despertarse llorando de la siesta, el mismo que tuve que cambiar por unos pantalones cortos y unas zapatillas de cordones cuando el niño me dijo que queria bajar al parque y sabía que acabaría corriendo con él. Y quería hacerlo, pero cómoda. Aunque se empeñara en bajar la bici y luego me tocara subirla a mí porque él se sentía cansado.

Ese es el bikini y las chanclas con las que me tuve que tirar dos veces a la piscina precipitadamente, un día a por el niño y otro para sacar a la perra.

De arreglarme para eventos a pasarme casi todo el día en ropa de deporte o en pantalones de chándal, que eran confundido constantemente con mi ropa sporty chic. Como aquella vez que salí de copas y la madre me preguntó si iba a hacer running nocturno o cuando le ordené al niño que se vistiera y me saltó con que yo también estaba en pijama.

Normal que no me creyeran cuando les dije que llevaba un blog de moda en España.

Después de preocuparme porque todo lo que llevara pudiera ser combinado entre sí, al final iba siempre con lo primero que me salía al encuentro de la mano, porque a las seis y media de la mañana no es que estuviera la mente para muchas fiestas estilísticas

Ya no es solo ropa. Me llevo tanto conmigo que necesitaría dos maletas.

Y es que la moda o el estilo eran lo menos importante. Durante dos meses le he dado por culo a las tendencias llevando en casa calcetines con chanclas porque por las noches hacía fresco. Sin depilarme, sin peinarme, sin sujetador, con el pelo hecho un desastre de no haber tenido fuerzas de levantarme un poco antes para lavármelo. Pero siempre dispuesta a correr, a jugar, a agacharme cien mil veces a coger lo que tiraban al suelo, a hacer el pino puente, a bailarles la macarena, a ser ensuciada de purés, salsas, pises y cacas y reírme con la mejor de las predisposiciones, feliz de haber empezado el verano con dos niños y terminarlo también con dos, que ninguno se me perdió nunca por el camino.

No seguí la moda ni me preocupé por mi aspecto en dos meses y ahora pienso que he sido más feliz que en mucho tiempo.