BLOGS
Mara viste y calza Mara viste y calza

“Algunas personas
sueñan con piscinas,
yo sueño con armarios”.
Audrey Hepburn

Archivo de la categoría ‘moda’

Ivy Park de Beyoncé: mucho nombre y pocas nueces

Que a las famosas les gusta sacar su propia colección de ropa es algo que me lleva quedando claro un tiempo. Todos recordamos el ascenso (y caída) de la línea de Rihanna, Victoria Beckham, pero Jennifer López, Stella McCartney o las hermanas Olsen son otros ejemplos de celebrities mejor o peor avenidas.

NORDSTROM

Las novedades de la colección de la norteamericana para otoño invierno 2017 son como el caldo. Vale, sí, te hace el apaño en un día de invierno, pero mejor si lleva pasta, alguna verdurita o garbanzo, como que mejor, ¿no?

Si echamos un vistazo a la línea, lo mismo podría poner “Ivy Park” que “Under Armour”, “Adidas” o “Nike”. Que me perdone Beyoncé, a la que adoro con todas mis fuerzas, pero la colección me sabe a poco.

De hecho, la palabra para definirla sería “básica” (pensé en “insulsa” pero no quiero hacerme mal karma con la diva máxima). Es básica porque, aunque es una colección deportiva, no veo riesgo, ni diseño, ni nuevas tendencias. Veo camisetas, sudaderas, mallas anchas e incluso unas chanclas que son misteriosamente parecidas a las de la colección de Rihanna para esta temporada.

Antes de que digáis que estoy siendo demasiado dura, deciros que no pretendo que innove como Rei Kawakubo o Viktor & Rolf, pero que ya que se lanza a un ámbito de la moda como es la deportiva, ámbito que tiene bastante competencia, qué menos que atreverse un poco y aportar cosas nuevas.

NORDSTROM

NORDSTROM

NORDSTROM

Convertir un pañuelo en top, la tendencia veraniega

Dicen que no es más rico el que mas tiene sino el que menos necesita y como buena amante de la moda que eres, no necesitas casi nada para crear estilismos con lo que tienes por casa.

@MEETINGMARA

No digo que hagas como la baronesa dadaísta Elsa Von Freytag-Loringhoven y salgas a la calle con las anillas de la cortina de la ducha como pulsera (que también puedes, oye) o latas de sopa de tomate como sujetador, pero sí que cojas una prenda que, si tú no tienes aún, encontrarás en el armario de tu madre o de tu abuela: el pañuelo.

Aquí tienes un vídeo que te enseña a doblar el pañuelo de manera que luego te lo puedas poner como camiseta:

Para las más atrevidas o calurosas, esta es la forma perfecta de llevarlo como crop top:

Eso sí, acuérdate de coger pañuelos grandes para cuando quieras hacer este tipo de diseños ya que, si lo haces con pañuelos pequeños, corres el riesgo de quedarte con algo al aire.

¿Te animas a probar la idea?

Los mejores estilismos para ir a la playa

Vale que aunque la mona se vista de seda mona se queda, pero no por ello tiene que bajar a la playa todos los días con los pantalones roñosos que ya tienen la goma cedida y esa camiseta de tirantes de hace cinco años. Este post está pensado para todas aquellas que nos quedamos sin ideas en cuanto a elegir estilismos playeros se refiere.

La playa es la oportunidad perfecta para darle salida a todas esas prendas veraniegas que hemos comprado durante las rebajas. Que nos conocemos y por mucho que te las compraras con toda la ilusión del mundo hay algunas que tienen más posibilidades de pasar al permafrost de tu armario que de morir los personajes de Juego de Tronos.

Os traigo cinco propuestas de blogueras que me encantan y de las que soy groopie desde hace tiempo:

El olvidado: la combinación falda y top no termina de convencernos a la hora de sentarnos en la arena por aquello de no terminar llenas de la misma, pero la verdad es que es una de las prendas más cómodas de poner y quitar si no tenemos ganas de andar arriba y abajo con la cremallera del pantalón.

M Y K O N O S 🦀 @drupelosangeles #drupesquadtravels

A post shared by Aida Domenech (@dulceida) on

El conflictivo: aunque el mono es más lioso para ir al baño y no te permite hacer la típica maniobra estratégica de ponerte solo la camiseta si vas al chiringuito, es una opción perfecta para estar listas en un santiamén.

Es mejor tener con quién pasar los domingos que los viernes 💙.

A post shared by Celia Fuentes (@celfc) on

El clásico: el vestido blanco largo vaporoso nos encanta, aproximadamente el 80% de las mujeres tiene uno y el 100% de sus hijas se lo cogen prestado de vez en cuando. Ideal para dar paseos por la orilla y hacerse fotos para Instagram.

Easy breezy in our Marina dress @lovelypepacollection 🌾 More on my blog today. Link in Bio 👆🏼

A post shared by Alexandra Pereira (@lovelypepa) on

El preferido: ya sea por comodidad, porque es lo que llevábamos de pequeñas o porque, sencillamente, es de lo que más abunda en nuestro armario, el pantalón con camiseta siempre es el favorito de las bañistas.

El imbatible: el little black dress no solo era el preferido de Audrey Hepburn sino que sigue a día de hoy aún en versión veraniega y nos encanta. Si lo lleva la Ferragni en sus vacaciones de Amalfi imagina lo bien que te va a quedar a ti cuando vayas por Torrevieja.

#ItalianDays #TheBlondeSaladGoesToAmalfi

A post shared by Chiara Ferragni (@chiaraferragni) on

¿Cuál es el que te gusta más para pegarte el primer chapuzón del año?

Del gimnasio a la calle: Kim Kardashian nos enseña a reciclar las mallas

Kim Kardashian ha vuelto a hacerlo, ha conseguido volver a encandilarme con su look (y hacer que se lo quiera copiar urgentemente) saliendo a cenar con una amiga vestida con un sujetador, una americana y unos ajustados pantalones.

INSTAGRAM

Hasta ahí todo podría resultarnos “normal” siempre y cuando enmarquemos ese “normal” en el estilo Kardashian, a saber, ir medio desnuda por la vida. Un gusto que va perfecto cuando tu estilo de vida es de celebrity que va en coche con chófer y vigilantes de seguridad de un sitio a otro.

Cuando eres una veinteañera casi treintañera cuya vida social transcurre entre las clases, el trabajo, bares con los amigos y el supermercado como que no te encajan tanto esos estilismos.

Pero si nos fijamos con detalle en el outfit nos damos cuenta de que los pantalones que lleva la Kardashian son en realidad mallas de gimnasio. Repito: mallas de gimnasio, no es un simulacro. Vale que son en versión terciopelada pero siguen siendo unos yoga pants concebidos para sudar en la cinta.

Y lo peor (y lo mejor) es que me encanta. Me encanta cómo le queda, me encanta que se atreva a hacer una mezcla tan arriesgada y me muero por probarlo en carne propia ya que es tan fácil como coger unos leggins del gimnasio y plantármelos con taconazos.

Es cierto que cada vez es más frecuente ver prendas deportivas en estilismos de diario, pero siempre eran sudaderas o como mucho, sujetadores deportivos que daban el pego como tops, pero nunca pantalones y menos de esta manera, yendo a cenar de ‘divineo’ con tu amiga a un restaurante pijo de Manhattan.

¿Me dais la razón entonces con lo de que Kim Kardashian-West es una influencer de la cabeza a los pies?

Un hombro al aire es el nuevo escote del verano

En los años 70 se echaron a las calles, bajo las minifaldas, las piernas descubiertas por primera vez en la historia. Por mucho que los diseñadores Mary Quant y André Courrèges se disputaran el título de inventor de la prenda fue el streetstyle lo que popularizó la falda.

INSTAGRAM CLAUWENDIA

Y es que el streetstyle es poderoso no, poderosísimo. Es más poderoso que tener un paquete de pañuelos en el bolso cuando se ha acabado el papel en el baño de la discoteca. Fenómenos como la cazadora amarilla de Zara, las sandalias de pompones o la sudadera con pelo rosa son la prueba de ello.

Cuando vemos algo por la calle que nos gusta es muy probable que si lo encontramos en una tienda nos lo compremos, así de sencillos somos. Como diría mi madre: “Culo veo, culo quiero“.

El último grito nacido de la pasarela urbana según Glamour es el escote a un hombro, que se dispone a relevar al escote Bardott dejando únicamente uno de los hombros al aire, lo que le da al conjunto un aire más informal y casual.

Esta tendencia se convierte automáticamente en una de mis favoritas por el simple y llano motivo de que te cuesta cero euros, algo muy importante cuando eres una cutri-blogger, como yo.

Así que si queréis lucir el escote del verano, es tan sencillo como poneros una camisa (puede ser vuestra o robada del armario de un familiar) y dejar sutilmente uno de los hombros fuera a lo “uy, se me ha descolgado la camisa style“. Si os lo intentan subir, negaos en rotundo y argumentad que Anna Dello Russo os dedicaría sin duda alguna un shooting en Vogue Japan si os viera así de estilosas.

Estas son las 5 prendas que debe tener siempre tu armario

Benditas rebajas. Son como el helado o la pizza, ¿hay alguien a quién no le gusten? Como buena hija de madre ahorradora, las rebajas son el periodo sagrado en el que comprar con cabeza cosas necesarias (y darse algún capricho también, vale).

Pero, esta vez quiero centrarme en la funcionalidad de ese querido periodo del año. Este año, las rebajas serán conocidas como las mas sabias de tu vida. Y no, no me refiero a que te compres los libros de Borges o Gabriel García-Márquez (aunque tampoco estaría de más), sino a que compres con sentido. En este post vas a aprender a hacerte con tus básicos de armario.

Mi amiga Main y yo luciendo prendas básicas de vestuario. DENIS TV

La pionera de los básicos fue Donna Karan. La neoyorquina presentó en 1985 una colección llamada “Seven easy pieces” que consistía en siete piezas totalmente combinables entre sí y básicas para el vestuario de cualquier mujer.

Pero como siete son muchas, en mi opinión se pueden reducir a cinco las opciones que toda mujer necesita tener en su armario para crear cualquier look:

Unos vaqueros: im-pres-cin-di-bles, como el aire para respirar. Mejor si los buscas de corte alto y pata un poco suelta ya que los pitillos están en decadencia y los vaqueros sueltos serán el nuevo relevo.

Blazer negra: una americana de toda la vida. Si no tienes mucha ropa arreglada, la chaqueta te salvará la vida. Le da un toque formal a cualquier estilismo. La clave para hacernos con una es que no sea muy ajustada.

Vestido negro: algo creado por Cocó Chanel y popularizado por Audrey Hepburn bien merece un espacio en nuestros armarios. El vestido corto negro es una prenda atemporal que con los complementos adecuados lo mismo nos sirve para la oficina que para ir a un cóctel.

Camisa blanca: el lienzo favorito de los diseñadores. Además de jugar con la prenda siendo la base de infinitas combinaciones, nos permite jugar con los botones, el corte, las mangas…

Perfecto: la cazadora modera creada en 1928 se reinventa cada temporada. Literalmente. No hay año en el que no se lleve la cazadora de cuero.

Desde hace unos tres años, ninguna de las prendas ha faltado nunca en mi armario. ¿Y tú? ¿Las tienes todas ?

Escaparates con maniquíes de carne y hueso

Mi mejor amigo estaba dentro de un escaparate el día que le conocí. Sí, como lo leéis. Él y otros siete modelos.

INSTAGRAM

Hacían gestos, sonreían, señalaban o saludaban a la gente que pasaba por la calle. Por un momento sentí que volvía al Barrio Rojo de Amsterdam (quien haya estado lo entenderá) y me pareció asqueante. No por mi amigo, que estaba trabajando y ganándose la vida como podía (y quería), al igual que yo, aunque más que de modelo haya trabajado de imagen, sino por el hecho de tener a ocho personas como si fueran artículos de coleccionismo, objetos preciosos de decoración, cosas.

Maniquíes humanas en China. MELISA TUYA

Hace una semana, paseando con mis padres por Milán, mi madre se paró junto a uno de los escaparates de Montenapoleone, el Serrano milanés solo que cinco veces más lujoso. Dos maniquíes se movían dentro de él. A diferencia del escaparate de mi amigo, los modelos de la tienda italiana estaban maquillados y peinados imitando exactamente a maniquíes reales. El efecto eran tan artificial y plástico que resultaba hasta escalofriante.

Obviamente, verlo hace años en Madrid, me llamó la atención negativamente, pero verlo ahora en Milán, una de las cuatro cunas de la moda, en un periodo como en el que estamos viviendo, que creo que cada vez se dirige más a la aceptación y valoración de las personas por quiénes son y no por el aspecto que tienen, me preocupa.

Entiendo que la industria precise de perchas humanas para sus diseños, pero no veo la necesidad de exponer a modelos durante horas detrás de un cristal. Si ya me parece mal que se haga en un zoo, con personas ni os cuento.

La oda de la moda a las alpargatas

Cuando eras pequeña y se las veías puestas a tu madre o a tu abuela no es que te apasionaran especialmente, ¿pero ahora? Ahora las idolatras, las amas, las esperas todo el año con ansias e incluso les pondrías un piso al lado de un Mercadona.

Frescas, cómodas, combinables tanto de día como de noche, planas, de tacón, se adaptan cada temporada a las tendencias… Las alpargatas son todo lo que podrías pedirle a un zapato en esta vida.

Si hasta Chiara Ferragni, es decir, la guía estilística de la moda del siglo XXI, crea una sección de alpargatas dentro de su línea de calzado, es que algo tienen que tener.

CHIARAFERRAGNICOLLECTION

No os digo que os compréis las de la bloguera italiana (lo de gastarse 500 euros en un zapato como que duele un poco más que en la cartera, en el alma) pero tenemos un sinfín de opciones más económicas. Ya que es un zapato tan nuestro, he decidido dejarme de tiendas low cost y poneros diseños de tiendas españolas:

Planas: las favoritas dela clasificación

GAIMO

MALABABA Y AUREVOIRCINDERELLA

De tacón: para las noches veraniegas

LOLITA BLU

VIDORRETA

Para ellos: amantes de lo clásico o atrevidos

ALPARGATAS DE ESPAÑA, GAIMO Y AUREVOIRCINDERELLA

CALZADOS VIDORRETA Y GAIMO

Cómo viste Jennifer Aniston, la novia de América

Desde que terminó Cómo conocí a vuestra madre, en mi mundo seriéfilo ha quedado un vacío que he procurado llenar con otras sitcoms por lo que no podía faltar una reposición de Friends, lo que ha significado la vuelta de Jennifer Aniston a mi vida.

No hay ‘sarao’ que se precie en el que falte la actriz, y, desde 1994 que lleva en el ojo mediático, ha conseguido mantenerse fiel a un estilo personal que, además de favorecedor, cualquier mujer encontraría ‘ponible’ (no como otras que experimentan con el armario).

Pantalones acampanados de corte sartorial, vestidos rectos y fluidos que siguen la silueta de su cuerpo con aberturas estratégicas en la falda o en el escote, y para los estilismos urbanos elecciones cómodas tirando al sporty chic que puedes ponerte ya tengas 20, 30, 40 o 60 años.

Un armario, que, en general, tengas la edad que tengas, vas a querer copiar.

GTRES

GTRES

GTRES

GTRES

GTRES

Celulitis sí, varices no

Este lunes tuve que entregar uno de los proyectos finales del master, un editorial de moda de la asignatura Shooting and Styling Womenswear que hice inspirado en la revista Paper.

MARA MARIÑO

Para el proyecto, el instituto nos facilitaría modelos de una agencia de imagen, maquilladores y peluqueros de una escuela milanesa y un fotógrafo profesional. Como soy una gran partidaria de convertir la moda en una industria abierta y variada se me ocurrió llamar a Dianina XL, la youtuber bodypositive y modelo de tallas grandes que entrevisté hace unos meses, para que modelara en mi proyecto. En cuanto me dijo que sí, mi profesor se mostró entusiasmado. No solo alabó mi decisión sino que afirmó que más a menudo se debería contar con modelos XL.

Para que os hagáis una idea, mi profesor, estilista de profesión, ha hecho editoriales para Vogue Italia como para enterrar un cementerio radiactivo. A montones. Más de una vez ha interrumpido las clases para responder a llamadas: “Occhei, allora facciamo così: veste alla modella con la gonna di Gucci e la maglietta di Zara“.

Pero volviendo a mi editorial algún compañero me intentó hacer cambiar de idea y aceptar las modelos de la agencia, ya que haciendo la sesión con Diana no iba a poder utilizar la ropa que nos iban a dejar los showrooms (estamos hablando de prendas que oscilan entre la talla 34 y la 36). Pero yo, que soy Aries y además cabezota por parte de padre y de madre, estaba convencida de que con el armario de Diana, alguna cosa prestada de mi pareja y un poco de imaginación podía salir un editorial bestial.

Quise hacerlo inspirado en las pin-ups, ya que son mujeres muy femeninas con una actitud sexy, dos cualidades que encajaban a la perfección con la personalidad de Diana.

MARA MARIÑO

El día del examen fui a la escuela con mi proyecto feliz y convencida. En el aula nos recibían de manera individual el profesor y una de las coordinadoras del master. Cuando entré le habló a la chica para ponerla en antecedentes: “the curvy model one“. Ya era conocida por ser la que había elegido a una modelo de talla grande.

Acto seguido se puso a analizar el proyecto mirando las fotos con detalle: “Está bien pero deberías haber retocado digitalmente las piernas”. Me quedé ojiplática, patidifusa, turulata y atónita. ¡Si él fue el primero que me dio luz verde con el proyecto! “No” increpé. “¿Cómo que no? No digo que quitaras la celulitis, sino que hubieras borrado las venas de las piernas”. ¿Cómo? Un momento, un momento, ¿que la celulitis sí pero las estrías no? ¿Qué clase de broma es esta? Interrumpe la coordinadora “¿Tú estás satisfecha con el trabajo?” No solo estaba satisfecha sino que recalqué que la falta de edición estaba hecha totalmente a propósito porque no sentía que la modelo la necesitara para nada.

Además de que considero que Diana es una persona preciosa exterior e interiormente, es embajadora del bodypositive, de la aceptación personal, de la seguridad y la confianza nacidas de querernos tal cual somos. ¿Cómo iba a cambiarle una sola micra de su cuerpo? No solo me dio vergüenza que dijera que debería haber usado Photoshop sino también pena.

A ambos les hice saber que si, como yo, las revistas de moda usaran menos retoques fotográficos y viéramos más imágenes de mujeres con estrías y varices nos sentiríamos menos presionadas, para empezar, en la adolescencia y no tendríamos los problemas de autoestima que sufrimos toda nuestra vida. Si mi profesor, que es el que se dedica a hacer estos proyectos profesionalmente, empezara a contar con modelos de tallas grandes, que en Milán las hay, no solo estaría permitiendo que más personas pudieran acceder a un sector que hasta hoy vive bajo la tiranía de la báscula y la cinta métrica, sino que rompería una lanza por la normalización de todos esos supuestos “fallos” corporales que son naturales y que, en cambio, nos han enseñado a despreciar y a ver como algo contra lo que debemos luchar.

Pero claro, a dónde voy pensando así en el siglo XXI donde el único valor que parece importar es el del dinero. A las revistas de moda no les interesa un editorial protagonizado por una modelo con celulitis y varices, ya que haría que las lectoras no se compraran la crema reductora de la página siguiente.