La crónica verde La crónica verde

Podrán cortar todas las flores, pero no podrán detener la primavera. (Pablo Neruda)

Entradas etiquetadas como ‘monfrague’

Cuatro de los santuarios más amenazados del Planeta están en España

Panorámica desde el castillo de Monfragüe. © Alejandro Rodríguez Villalobosg

Panorámica desde el castillo de Monfragüe. © Wikimedia Commons / Alejandro Rodríguez Villalobosg

Monfragüe, la isla balear de Conejera, las marismas del Guadalquivir y el Delta del Ebro son cuatro de las Áreas Importantes para la Conservación de las Aves y la Biodiversidad (IBA, en sus siglas en inglés) más amenazadas del mundo, según los datos del último estudio de BirdLife International, de la que forma parte SEO/BirdLife. La organización ambiental ha identificado 422 espacios en situación de riesgo crítico repartidos en 100 países. El área en peligro supone un 3,5% del total de las IBA, que suman 12.000 en todo el mundo. Lee el resto de la entrada »

El cambio climático amenaza a los jamones ibéricos

Dehesa

Nos quedamos sin jamones. Sin los buenos, los auténticos patanegra de cerdo ibérico criados en las dehesas españolas a base de bellotas. Porque por culpa del cambio climático y el avance de una compleja enfermedad llamada “la secanos estamos quedando sin robles y encinas. Y sin estos árboles no hay comida verdadera ni monte auténtico para alimentar a las piaras de cochinos autóctonos; no hay jamón, lomos ni chorizos ibéricos de bellota. Lee el resto de la entrada »

Un millar de motos en el último refugio del lince

Lince

El año pasado murieron atropellados en España 20 linces, el felino más amenazado del Planeta. Uno de sus últimos reductos es la Sierra de Andújar, donde subsisten unos 169 de los últimos 319 que quedan en el mundo. Y es precisamente allí, en el principal refugio de la especie, donde la peña motera A Rebufo de Andújar promueve, del 30 de enero al 1 de febrero, la primera concentración motera invernal El Lince.

Los organizadores esperan la participación de unos 1.000 moteros, pues cuentan con la participación de 23 motoclubes de la provincia de Jaén y dos de Córdoba, así como de varios grupos, peñas y aficionados de Madrid, Toledo y Cataluña. La meta es el Santuario de la Virgen de la Cabeza, en pleno Parque Natural de Andújar, espacio protegido perteneciente a la Red Natura 2000, donde habrá un concierto del grupo Ruta 80 y una fiesta con pinchadiscos. Al coincidir con la festividad de la Candelaria, la fiesta finalizará con una gran candela.

¿Un millar de motos, concierto y verbena incluidos, en el sancta sanctorum de los linces? Ningún problema. Según ha explicado al Diario de Jaén el organizador y presidente del colectivo de moteros, Luis Espín,

“son 365 curvas para disfrutar del paisaje del Parque Natural Sierra de Andújar, siempre con una conducción responsable y sostenible y respetando su biodiversidad”.

Confieso mi perplejidad. Es verdad que son carreteras públicas, pero me parece lamentable organizar y autorizar una concentración de esas características en el corazón de Sierra Morena, en el último reducto lincero y en una época que marca el comienzo de su delicadísimo apareamiento.

Se me ocurren mil actividades fantásticas para promocionar este maravilloso paraíso andaluz, pero ninguna llevando ruido, basura y gases contaminantes a su corazón verde, incrementando con ello el peligro de nuevos atropellos a estos pobres felinos a los que la cabalgada sobre dos ruedas quiere supuestamente homenajear.

Pero qué me va a extrañar algo así de estrambótico, cuando nuestro Gobierno acaba de aprobar una Ley de Parques Nacionales que permite las cacerías hasta 2020 y su apertura a actividades turísticas como la navegación en Monfragüe o el vuelo sin motor en Guadarrama. O que ha reformado una Ley de Montes que se centra en sus usos productivos, relegando las funciones sociales y ambientales de los sistemas forestales, que permite la construcción en zonas quemadas, dando así alas económicas a los incendios forestales, y que elimina la obligatoriedad de que todos los montes cuenten con un instrumento de gestión.

Pobres linces, pobres bosques, pobres de nosotros.

Actualización: Ecologistas en Acción Jaén ha difundido un comunicado donde aporta una apabullante cantidad de información que explica por qué esta locura motera no puede celebrarse en el Parque Natural de Andújar. Puedes acceder al texto completo en este enlace.

Si te ha gustado esta entrada quizá te interesen estas otras:

Proyectan un hotel en un islote desierto donde vive el ave más amenazada de Europa

Sa Conillera Xavi Durán

¿Pensabas que con la explosión de la burbuja inmobiliaria el escaso litoral español sin urbanizar quedaría a salvo? Estabas equivocado. Esta crisis no ha cambiado nada. Como mucho supone un retraso (o un parar para coger fuerzas) en esa loca carrera por hormigonar hasta el último metro cuadrado de la costa española.

Sirva como ejemplo el, a mi modo de ver, disparatado proyecto de levantar un hotel en un islote desierto de Ibiza (Islas Baleares). Un lugar virgen donde, para más bemoles, nidifica la pardela balear (Puffinus mauretanicus), el ave más amenazada de Europa.ilustración pardela balear autor Juan Varela

Según ha denunciado SEO/BirdLife, una de las colonias de pardela balear mejor preservadas se encuentra precisamente en el islote de Sa Conillera, frente a la isla de Ibiza. Esto podría cambiar si sale adelante el proyecto de habilitar el faro como un hotel rural. El proyecto se presenta como una opción de turismo alternativo que ofrezca al público conocer de cerca los valores naturales del enclave. Sin embargo, su impacto sobre la pardela balear y otros valores biológicos de la isla podrían poner en riesgo el patrimonio en el que precisamente se debe sustentar, es decir, el entorno natural del islote. Eso no es ecoturismo. Eso es turismo tonto a secas.

Esta vez el promotor no es una multinacional hotelera o de la construcción. Esta vez el promotor es el propio Gobierno español a través de Puertos del Estado, que habría dado ya su visto bueno al proyecto. Afortunadamente, el Ayuntamiento de Sant Antoni (municipio al que pertenece el islote) ha mostrado recientemente su oposición al proyecto, al tiempo que el Consell Insular de Ibiza ve complicada su aprobación.

Tenemos el enemigo en casa. Con la escusa del desarrollo rural, no es lícito desproteger espacios protegidos, como se plantea en Sa Conillera, o proponer actividades de alto impacto ambiental en parques nacionales, como permitir la navegación y las batidas de caza en Monfragüe.

Foto: Vista aérea del fabuloso islote de Sa Conillera, frente a las costas de Ibiza. © Xavi Durán, SEO/BirdLife. Ilustración: pardela balear, autor Juan Varela.

Si te ha gustado esta entrada quizá te interesen estas otras:

Un lobo cojo, triste esperanza de la especie en Extremadura

No tiene nombre pero podríamos llamarlo Lástima. La que da la foto tomada por un vecino en la Sierra de Serrejón, al norte de Cáceres. Un viejo ejemplar de lobo solitario, con la pata trasera derecha amputada por culpa de un cepo. Y que no da nada de pena a los ganaderos a quienes, supuestamente, ya ha matado 80 ovejas.Lobo cojo

A pesar de venenos, lazos, disparos y atropellos, pero sobre todo mucho odio, poco a poco el lobo va ampliando su distribución en España al sur del río Duero. Coloniza así territorios de donde había sido extinguido hace más de un siglo, como Ávila, Salamanca o Madrid.

Aunque en este avance no debemos imaginarnos valientes animales enfrentándose con fiereza a mil peligros para encontrar un buen lugar donde asentar su manada. Los adelantados suelen ser jóvenes en dispersión, más despistados que otra cosa. Como la loba encontrada muerta este verano en Holanda, seguramente procedente de Alemania. O el lobo esloveno que fue capaz de recorrer cuatro países en apenas dos meses. Pero también se mueven los ejemplares más viejos o inútiles. Como el pobre bicho visto este verano en Serrejón, la triste esperanza de la recuperación de la especie en Extremadura.

A mediados del siglo XIX se mataban en la provincia de Badajoz más lobos que en toda Galicia. Hoy está prácticamente extinguido. Sin embargo, en los últimos años ha iniciado una silenciosa reconquista en el Parque Nacional de Monfragüe, Las Batuecas y la Sierra de Gata.

Los cazadores deberían agradecer su aparición, pues les ayudará a mantener más sanas las poblaciones de especies cinegéticas. Pero será difícil convencer a los ganaderos. Como en el romance de la loba parda, los pastores no quieren recuperar la borrega arrebatada. Lo que quieren es hacer “de su cabeza un zurrón, para meter las cucharas”.

Otras entradas relacionadas:

Puedes seguirme (si quieres) en Twitter (@lacronicaverde) y en Facebook (www.facebook.com/lacronicaverde)

Una buena noticia (al fin) sobre medio ambiente en España

Llevamos meses recibiendo malas noticias medioambientales como quien recibe bofetadas en la cara, una detrás de otra. Por ejemplo los incendios. 2012 está siendo el año con más incendios forestales desde que hay estadísticas. El fuego ya ha arrasado 140.000 hectáreas, más del triple que el año pasado, destruyendo selvas únicas como Garajonay. O el nuevo anteproyecto que trata de reformar radicalmente la Ley de Costas para favorecer los intereses privados en detrimento del bien público. O la pretendida instalación de un parque eólico a las puerta de Monfragüe. O que como en los duros años de la dictadura, la propia Administración se lanza al exterminio del lobo ibérico, incluso en sus Parques Nacionales, matando hasta a los animales que estudia con GPS como el pobre Marley.

Necesitaba una buena noticia, aunque fuera pequeña. Y me ha venido hoy de la mano de mis queridos alimoches, los famosos buitres sabios. La noticia es ésta: Personal  del Gobierno de Aragón ha liberado en Ejea de los Caballeros (Zaragoza) a dos pollos de alimoche nacidos en el Centro de Recuperación de Fauna Silvestre de La Alfranca (Pastriz). Procedían de dos huevos rescatados de un nido en Alfocea, donde el macho murió por envenenamiento mientras los incubaba.

Según relata la Agencia Europa Press, en apenas cinco horas desde la muerte del ejemplar adulto se rescató la puesta de dos huevos y fue trasladada a una incubadora. Una semana después nació el primer pollo de alimoche, que tuvo que ser asistido durante su nacimiento por encontrarse demasiado débil para eclosionar por sí mismo. Cuatro días después nació el segundo pollo.

Sus primeros días los pasaron en una nacedora de la sala de cría del Centro de Recuperación de La Alfranca, donde ambos fueron criados mediante marionetas que imitan a los adultos de estas rapaces y donde no mantuvieron contacto visual con sus cuidadores, salvo para comprobar el estado de salud y de crecimiento. De esta forma se evitó que se acostumbraran a la presencia humana.

Una vez que fueron capaces de ingerir alimento sin ayuda de las marionetas se les trasladó a una jaula exterior con un nidal artificial, en el que permanecieron hasta completar el crecimiento total de sus plumas de vuelo. Posteriormente fueron pasados a un parque de vuelo, donde han permanecido durante más de un mes, junto con más aves rapaces, ejercitando sus músculos antes de ser liberados.

Sí, ya lo sé. Tan sólo es una gota de alegría en un mar terriblemente revuelto. Pero demuestra que todavía se hacen las cosas bien. Que a pesar de la crisis hay profesionales y voluntarios como la copa de un pino empeñados en lograr un mundo mejor mientras otros se obcecan en quemarlo, hormigonarlo y envenenarlo. Esos dos alimoches son la esperanza. Muy pronto iniciarán su largo viaje a África. Esperemos que cuando regresen a estas tierras dentro de unos años nuestro país haya mejorado. Cruzo las plumas por ellos.

Foto: CSIC

Puedes seguirme (si quieres) en Twitter (@lacronicaverde) y en Facebook (www.facebook.com/lacronicaverde)

Un parque eólico amenaza a las aves de Monfragüe

Extremadura ha sido hasta ahora una región libre de parques eólicos. Pero el primero podría ser una realidad en 2013. El lugar elegido, la Sierra de Santa Bárbara, no podría ser peor. Se sitúa dentro de los límites de la Área Importante para las Aves (IBA) de Monfragüe, a sólo 5 km del espacio protegido como Zona de Especial Protección para las Aves (ZEPA) de Monfragüe y a 12 km del límite norte del Parque Nacional de Monfragüe, joya de la corona del turismo ornitológico extremeño. Además, el recinto monumental de Plasencia, a 3 km de distancia de los aerogeneradores, está en trámites de ser también declarado ZEPA por su población de cernícalo primilla. Para complicar la situación, estos cernícalos primillas utilizan durante varios meses un dormidero dentro de la ZEPA de Monfragüe, siguiendo en sus desplazamientos diarios una ruta que atraviesa la línea de “molinos” proyectada.

Los aerogeneradores autorizados quedarían a sólo 5 km de nidos de alimoche y cigüeña negra, a 8 km de nidos de águila real y a 12 km de grandes colonias con cientos de buitres negros y leonados y de nidos de águila imperial y águila perdicera.

Monfragüe no necesita presentación, al estar considerado uno de los santuarios mundiales para las aves rapaces, con poblaciones muy destacadas, en algunos casos de importancia mundial, de buitre negro (340 parejas y la mayor densidad del mundo), buitre leonado (800 parejas), alimoche (35 parejas), águila imperial (12 parejas), águila real (6 parejas) y águila perdicera (6 parejas). El área cobija también la hermosa cigüeña negra (30 parejas) y un largo listado de otras aves. También tendría impacto sobre la numerosa población de murciélagos de la zona, orquídeas (por ejemplo Barlia robertiana) y otras especies vegetales de gran interés.

En cualquier caso, se trata de un proyecto casi surrealista, donde tampoco se han tenido en cuenta los impactos sobre la población humana (en la misma línea de aerogeneradores, entre dos de ellos y a sólo 300 metros de su base, existe una comunidad terapéutica del Proyecto Hombre), hay viviendas habitadas a 500 metros y amenaza al turismo que recibe la ciudad de Plasencia, la cuarta localidad extremeña por población. Más información se puede consultar aquí.

Tras la autorización administrativa de este parque eólico es necesario mostrar el rechazo social al proyecto. Resulta inconcebible que el primer parque eólico de Extremadura se pueda instalar a las puertas de la cuarta ciudad extremeña y de uno de los principales destinos turísticos de la región. Si deseas firmar en contra del parque eólico de la Sierra de Bárbara, pincha aquí.

La petición ha sido creada por ARBA-Extremadura, con el apoyo de las siguientes asociaciones: SEO/BidLife, ADENEX, Ecologistas en Extremadura, AMUS, Sociedad Zoológica en Extremadura, SECEMU, ANSER, PANACEX, SALVAREX, Plataforma Ciudadana de Plasencia, Plataforma contra tendidos eléctricos Malpartida, Save the Eagles.

Puedes seguirme (si quieres) en Twitter (@lacronicaverde) y en Facebook (www.facebook.com/lacronicaverde)

¡Cuidado que viene el lobo!

La población de ciervos y jabalíes se ha disparado en España. “Porque ya no les disparan”, justifican los cazadores. No es verdad, se siguen cazando, incluso en los Parques Nacionales bajo el eufemismo de “control de la población”. Pero no es suficiente.

Durante milenios los grandes rebaños de ungulados estaban controlados por los grandes carnívoros, por los lobos, hasta que llegamos nosotros. Y sustituimos a los cánidos salvajes por la caza. Los extinguimos y así, sin peligros en el campo, nos las prometíamos muy felices dando rienda suelta a nuestros instintos predatorios con total exclusividad. Aunque en los últimos años las cosas se han torcido. Cada vez son menos las personas que disfrutan matando animales y tienen dinero suficiente para costearse tan elitista afición.

Los gestores medioambientales se enfrentan así a una compleja tesitura. Si aumentan las poblaciones cinegéticas, o aumentamos las escopetas o aumentamos los depredadores naturales. Porque si no lo hacemos llegarán las epidemias junto con los daños a la agricultura y a la flora autóctona.

Precisamente estos días los ecologistas han reclamado el regreso del lobo al Parque Nacional de Monfragüe (Cáceres) con el fin de equilibrar las elevadas densidades de herbívoros silvestres. Una reintroducción que mejoraría su atractivo turístico y natural, ofreciendo nuevas oportunidades de negocio. ¿De dónde vendrían esos lobos? De lugares como Castilla y León, donde sus poblaciones se están recuperando lentamente.

Pero en esa región tienen ideas diferentes. Allí siguen apostando por su desaparición, especialmente en periodo electoral. ¿Lo último? Pedir a Europa que retire la protección de la especie al sur del Duero para poderlo matar con la misma impunidad que hacen al norte. A eso lo llaman desarrollo sostenible.

**Comparte con tus amigos este post:

Bookmark and Share

¿Acabaremos pagando por visitar los espacios naturales?

Hace unos años me invitó un amigo naturalista a dar un paseo por un pequeño robledal en la campiña inglesa, último refugio de la allí muy rara ardilla roja (Sciurus vulgaris). Para evitar su destrucción había sido adquirido por un grupo ecologista. Y para mi asombro, debimos pagar cada uno tres libras para poder entrar en él. Como era de esperar, ninguno de los muchos que por allí estábamos ese domingo vimos ninguna ardilla, pero todos llevábamos en la cara la satisfacción del privilegio de pisar ese último reducto de bosque primario británico, del que ya os he contado lo amenazado que se encuentra. Y a nadie le importó tener que pagar por verlo.

¿Llegará también aquí el día en que tengamos que pagar para pasear por nuestros últimos hayedos, robledales o encinares, por nuestros espacios protegidos? Espero que no.

Nuestro país no es de los que gusta de rascarse el bolsillo por admirar el patrimonio, sea artístico o natural. Conozco a varios que desde que se paga entrada en los museos no ha vuelto a pisar uno de ellos, aunque no vacila en soltar 30 euros por ir a un concierto o a un partido de fútbol.

¿Os imagináis que nos cobraran por visitar Monfragüe, Picos de Europa, el Teide, Doñana o el hayedo de Tejera Negra? Me imagino las protestas. Y sin embargo, su mantenimiento cuesta mucho dinero a las arcas públicas. Con el añadido de que, en mi opinión, nuestra sociedad sólo valora lo que vale dinero. ¿Estaríamos así más concienciados de la importancia de la Naturaleza? Probablemente sí, pero dudo que esta decisión se tome alguna vez. Sinceramente, soy el primero que le gusta disfrutar gratis de tanta riqueza.

Agresión urbanística “sin ánimo de lucro” cerca de Monfragüe

Sigo siendo un ciudadano en permanente estado de asombro y perplejidad. Por poca sensibilidad ambiental que uno tenga, es imposible no sobresaltarse ante anuncios como el último que acabo de ver en la prensa.

La localidad cacereña de Aldeacentenera, situada a las puertas del Parque Nacional de Monfragüe, ha presentado estos días el proyecto de una macrourbanización residencial que integrará un complejo turístico con un centro de vuelo ultraligero, un campo de golf y un centro de hípica. Pomposamente denominado ‘Air Park Golf’ (en inglés, off course), supone el primer proyecto europeo que integra estas tres posibilidades deportivas aparentemente incompatibles.

La información no señala cuántos cientos de viviendas se levantarán en las 160 hectáreas de terrenos seleccionados por los promotores, hasta ahora rústicos y de gran valor natural. Tan sólo que, como ha indicado el alcalde, Francisco Monterroso, el acceso a las instalaciones no tendrá “ánimo de lucro”, pues las cuotas de acceso a las instalaciones “amortizarán los costes de producción y el mantenimiento de las instalaciones, aunque no pretenden obtener beneficios”.

El autor del proyecto, Jorge Gosalves, ha señalado que los vehículos aéreos podrán aterrizar en las viviendas del complejo y es una “apuesta ambiciosa” para atraer los amantes de este deporte, ya que estos vehículos alcanzan una velocidad de unos 200 nudos y permiten a los usuarios arribar a Madrid o Málaga en tan sólo una hora.

Por otro lado, el alcalde ha explicado que el proyecto está englobado dentro de un proyecto más amplio de recuperación, que incluye la rehabilitación de un castro descubierto en el municipio que data de la época celta y pretende atraer al turismo.

En estos momentos, ha señalado, el Consistorio Municipal está a la espera de pasar “lo antes posible” todos los trámites administrativos para que, una vez superados, su construcción tenga un tiempo de ejecución de tres años.

Si me pinchan no sangro. ¿Nos hemos vuelto locos? ¿O quizá tenga razón Ionesco y nos estaremos convirtiendo todos en estúpidos rinocerontes?