BLOGS
La crónica verde La crónica verde

Podrán cortar todas las flores, pero no podrán detener la primavera. (Pablo Neruda)

Entradas etiquetadas como ‘eolica’

Las energías renovables están mejorando la vida de millones de personas en África

En Europa el desarrollo de las energías renovables se percibe como una apuesta por la sostenibilidad, de lucha contra el cambio climático, incluso de modernidad algo friki, pero en África este tipo de energías están suponiendo una auténtica revolución, como ha reconocido recientemente en Puerto del Rosario (Fuerteventura) el director ejecutivo de Energías Renovables y Eficiencia Energética de la Comunidad Económica de Estados de África Occidental (CEDEAO/ECOWAS, Mahama Kappiah. Así lo puso en evidencia durante su participación en el V Foro Internacional de Agua y Energías Renovables, Africagua 2017.

El acceso a la electricidad en muchos sitios no es tan sencillo como encender un interruptor o cargar un móvil. En países del Tercer Mundo una bombilla puede suponer la diferencia entre estudiar o no estudiar. Algo fundamental para los 645 millones de personas en el mundo que aún no tienen acceso a la energía, o ese 13 % de la población mundial que apenas consume el 4 % de la electricidad total. Sólo en África más de 500 millones de personas viven sin electricidad. Apenas uno de cada cinco africanos pudo conectarse a la red eléctrica en 2012, según datos del Banco Mundial.

Pero la electricidad va más allá de iluminación o tecnología. Con ella también es posible solucionar el gran problema endémico del continente, la falta de agua.

El agua es fundamental para la vida. También es clave para el desarrollo social, sanitario y económico de un territorio. Sin agua no se puede cultivar ni mantener la ganadería; sin agua hay hambre, desigualdades, enfermedades, guerras. Sin embargo, 4.500 millones de personas carecen de servicios de saneamiento gestionados de forma segura (6 de cada 10, según datos de Unicef y la OMS) y 2.100 millones de personas carecen de acceso a servicios de agua potable (3 de cada 10). El cambio climático está agravando dramáticamente el problema.

Y es aquí donde aparecen las energías renovables, de las que África es riquísima: sol y viento en abundancia. Tienen además una ventaja inmensa: la reducción de la dependencia exterior, la independencia energética. Ya no hace falta grandes centrales de producción ni kilométricos tendidos. Las nuevas tecnologías permiten que cada casa, pueblo o ciudad pueda desarrollar su propia red de producción y distribución eléctrica con la que iluminarse, pero también desalar agua, bombearla y depurarla.

Agua para todos

Hacer llegar la luz a los hogares del continente africano es ahora mismo más un sueño que una meta, a pesar de que, como aseguró Mahama Kappiah, en él “hay más de 140 millones de personas distribuidas en distintos países y nos hemos trazado como reto que antes del 2030 puedan tener acceso a la energía eléctrica”. Este experto caboverdiano ve en las microrredes basadas en energías renovables la mejor opción de futuro para atender la demanda local sin necesidad de recurrir a grandes proyectos. El problema, como también destacó Kappiah, es aumentar los recursos en educación para poder contar con profesionales bien formados en esos países que puedan garantizar su correcta instalación y mantenimiento.

En este sentido, Anthony Ighodaro, presidente de la Alianza Africana de Energía Renovable, reconoce que el mayor problema es precisamente la falta de técnicos en la población local. “Hay proyectos e inversiones para estos sistemas de electrificación para comunidades, pero se carece de personal cualificado para instalarlos y para su mantenimiento, que es casi más importante”.

Dinero. Hace falta también mucho dinero. Se ha estimado que desarrollar una infraestructura adecuada que permitiera el acceso y saneamiento del agua potable en África costaría alrededor de 500.000 millones de euros en los próximos 10 a 15 años.

Gigantesca planta fotovoltaica instalada en Ourzazate, Marruecos.

Marruecos a la cabeza

Marruecos espera que para el año 2020 el 42 % de la energía que se consuma en el país sea producida en plantas solares y en el año 2030 llegar al 54 %. El mar de espejos que está instalando en medio de las áridas arenas desérticas de Ouarzazate, al sur del país, es un ejemplo de la apuesta alauita para avanzar hacia la independencia energética gracias a las energías renovables.

La electrificación rural del continente africano pasa necesariamente por las energías eólica y fotovoltaica. Su combinación en módulos transportables o contenedores y que no requieren pre instalación de obra, con escaso mantenimiento y facilidad de uso abre una nueva vía de desarrollo hasta ahora desconocida.

Desaladora modular desarrollada por el ITC.

Investigación canaria

Estas mismas fuentes energéticas están siendo combinadas para ofrecer, por ejemplo, una desaladora transportable que funciona solo con energía solar como la desarrollada por el Instituto Tecnológico de Canarias (ITC) y que se pudo ver en Africagua Fuerteventura. Apenas un container con todo el kit en su interior y un techo desplegable de placas solares, sin instalación, capaz de producir a bajo precio 40.000-50.000 litros de agua potable al día en medio del desierto o junto al mar.

O como destacó el director de I+D del ITC, Gonzalo Piernavieja, sistemas de depuración por lagunaje sin conexión a una red de alcantarillado, redes interconectadas de autosuficiencia energética, electrificación de comunidades aisladas e incluso, algo muy importante por desgracia, llevar agua y electricidad a los muchos campos de refugiados africanos.

Grandes proyectos de desarrollo sostenible para África de la mano de la gestión del agua y las energías limpias pero, y eso también quedó claro en Africagua, ante todo grandes oportunidades de negocio para las empresas, muchas de ellas españolas, que se han lanzado a este inmenso mercado emergente y bien dotado de ayudas internacionales.

Si te ha gustado esta entrada quizá te interesen estas otras:

Uno de cada tres españoles se plantea el autoconsumo eléctrico con energías renovables

El 38 por ciento de la población española se ha planteado el autoconsumo eléctrico con energías renovables, de los que el 13 por ciento lo ha pensado “seriamente” y el 25 por ciento sólo si una entidad “ética, renovable y ciudadana” se lo facilita, tal y como desvela el  informe Energía colaborativa: el poder de la ciudadanía de crear, compartir y gestionar renovables, presentado por Greenpeace.

Del estudio, en el que se han encuestado a 3.000 internautas de entre 25 y 65 años, también se desprende que no sólo hay potencial tecnológico para que la ciudadanía participe en la energía produciendo, consumiendo, intercambiando, almacenando, financiando las energías renovables o participando en sistemas de gestión de la demanda, sino que también emerge el deseo en una parte importante de la población de poner en práctica esas nuevas posibilidades asumiendo nuevos roles que se suman al de simple cliente de una empresa comercializadora.  Lee el resto de la entrada »

La muerte de un urogallo desvela la trama eólica de Castilla y León

La muerte a principios de año de una hembra de urogallo cantábrico en un parque eólico del norte de León está alimentando todas las dudas sobre la independencia de la Junta de Castilla y León.

Según sus técnicos, en esa zona no existe tan amenazada especie ni hay peligro por tanto de que los más de 100 aerogeneradores cuya instalación autorizó puedan afectar a sus maltrechas poblaciones.

Según los científicos expertos en el ave, la zona era una de las más importantes del mundo. Lo dicen en pasado, pues en muy poco tiempo se ha venido abajo por culpa, aventuran, de estas instalaciones.

La noticia de la muerte del urogallo se ha mantenido en secreto durante casi cinco meses, hasta que un periodista de iLeón ha logrado sacarla a la luz. En la Junta de Castilla y León niegan tal secretismo. Aseguran que la información no se ha divulgado porque nadie la había solicitado hasta entonces. Que el ave apareció muerta el pasado 27 de enero en un parque eólico de Folgoso de la Ribera pero no le dieron importancia a pesar de ser el urogallo cantábrico (Tetrao urogallus cantabricus) uno de los taxones más amenazados de extinción en Europa. Lee el resto de la entrada »

Un parque eólico amenaza a las aves de Monfragüe

Extremadura ha sido hasta ahora una región libre de parques eólicos. Pero el primero podría ser una realidad en 2013. El lugar elegido, la Sierra de Santa Bárbara, no podría ser peor. Se sitúa dentro de los límites de la Área Importante para las Aves (IBA) de Monfragüe, a sólo 5 km del espacio protegido como Zona de Especial Protección para las Aves (ZEPA) de Monfragüe y a 12 km del límite norte del Parque Nacional de Monfragüe, joya de la corona del turismo ornitológico extremeño. Además, el recinto monumental de Plasencia, a 3 km de distancia de los aerogeneradores, está en trámites de ser también declarado ZEPA por su población de cernícalo primilla. Para complicar la situación, estos cernícalos primillas utilizan durante varios meses un dormidero dentro de la ZEPA de Monfragüe, siguiendo en sus desplazamientos diarios una ruta que atraviesa la línea de “molinos” proyectada.

Los aerogeneradores autorizados quedarían a sólo 5 km de nidos de alimoche y cigüeña negra, a 8 km de nidos de águila real y a 12 km de grandes colonias con cientos de buitres negros y leonados y de nidos de águila imperial y águila perdicera.

Monfragüe no necesita presentación, al estar considerado uno de los santuarios mundiales para las aves rapaces, con poblaciones muy destacadas, en algunos casos de importancia mundial, de buitre negro (340 parejas y la mayor densidad del mundo), buitre leonado (800 parejas), alimoche (35 parejas), águila imperial (12 parejas), águila real (6 parejas) y águila perdicera (6 parejas). El área cobija también la hermosa cigüeña negra (30 parejas) y un largo listado de otras aves. También tendría impacto sobre la numerosa población de murciélagos de la zona, orquídeas (por ejemplo Barlia robertiana) y otras especies vegetales de gran interés.

En cualquier caso, se trata de un proyecto casi surrealista, donde tampoco se han tenido en cuenta los impactos sobre la población humana (en la misma línea de aerogeneradores, entre dos de ellos y a sólo 300 metros de su base, existe una comunidad terapéutica del Proyecto Hombre), hay viviendas habitadas a 500 metros y amenaza al turismo que recibe la ciudad de Plasencia, la cuarta localidad extremeña por población. Más información se puede consultar aquí.

Tras la autorización administrativa de este parque eólico es necesario mostrar el rechazo social al proyecto. Resulta inconcebible que el primer parque eólico de Extremadura se pueda instalar a las puertas de la cuarta ciudad extremeña y de uno de los principales destinos turísticos de la región. Si deseas firmar en contra del parque eólico de la Sierra de Bárbara, pincha aquí.

La petición ha sido creada por ARBA-Extremadura, con el apoyo de las siguientes asociaciones: SEO/BidLife, ADENEX, Ecologistas en Extremadura, AMUS, Sociedad Zoológica en Extremadura, SECEMU, ANSER, PANACEX, SALVAREX, Plataforma Ciudadana de Plasencia, Plataforma contra tendidos eléctricos Malpartida, Save the Eagles.

Puedes seguirme (si quieres) en Twitter (@lacronicaverde) y en Facebook (www.facebook.com/lacronicaverde)

Así matan los parques eólicos

Las energías renovables son útiles. Y necesarias. Los parques eólicos son tan útiles como necesarios. Pero antes de lanzarnos a llenar el campo de aerogeneradores es necesario tener muy claro cuántos, dónde y cómo los ponemos. Y no lo hacemos. ¿Resultado? Los parques eólicos están diezmando a las grandes aves, especialmente a los buitres.

Los aerogeneradores mal ubicados son como una guillotina para los pájaros que se acercan a sus aspas. Según un reciente estudio, entre 1993 y 2003 un total de 151 grandes aves murieron en tan sólo dos de las decenas de parques eólicos del entorno de Tarifa. De ellas, 111 eran buitres leonados. Se calcula que los aproximadamente 15.000 molinos que hay en España matan al año 5.000 aves, la mayoría buitres.

Muchos se preguntarán ¿Cómo un pájaro que se pasa la vida volando es tan tonto como para chocar contra una de esas lentas aspas?

Pues no tiene nada de extraño. Debido a su gran envergadura y escasa maniobrabilidad, son incapaces de esquivar a tiempo esas inmensas cuchillas que cortan el aire. Las ven llegar pero no tienen capacidad para poder frenar o apartarse de ellas. Y lo pagan con su vida.

En los últimos días, un vídeo grabado en Lentas (Levin), al sur de la isla griega de Creta, nos ha dejado a todos horrorizados. No es lo mismo saber que estos bellos animales mueren acuchillados por las turbinas que verlo en directo. Es duro, pero es la realidad. Un triste documento para reflexionar respecto a nuestro infinito impacto negativo en el entorno. ¿Qué culpa tendrá el pobre bicho de nuestras necesidades energéticas?

Aquí podéis ver la versión corta.

Este otro vídeo, de mayor duración, resulta de una dureza todavía mayor. En él se ve lo que le ocurre al buitre después de la colisión, sus dolorosos esfuerzos por tratar de volar con el ala rota. También los torpes intentos de un bienintencionado poco instruido tratando de capturar al animal.

Por cierto, si alguna vez os encontráis un buitre herido, no lo tratéis al estilo de este fulano, agarrándole el cuello con una cuerda como si fuera un peligroso perro rabioso. Lo mejor es taparlo con una manta que lo inmovilice, meterlo en una caja y llamar a Medio Ambiente. No necesita comida ni agua, sólo tranquilidad y cuidados veterinarios.

Lluvia de parques eólicos sobre Extremadura

Lo acabo de leer y, aunque ya os había hablado de ello, me he quedado helado. El Consejo de Gobierno de la Junta de Extremadura ha autorizado la instalación de 22 parques eólicos en la región. Están promovidos por 10 empresas diferentes, contarán con una potencia global de 470 megavatios, supondrán una inversión directa superior a los 500 millones de euros y crearán 1.900 puestos de trabajo. Así lo ha informado Europa Press:

Según informó en rueda de prensa el consejero de Industria, Energía y Medio Ambiente, José Luis Navarro, en los diferentes proyectos los promotores han comprometido la creación de 1.900 puestos de trabajo estables, en sectores diversos como los cultivos energéticos, centros asistenciales y turísticos, explotaciones de biomasa, granjas cinegéticas o fábricas de aderezos de aceitunas, entre otros.

No sé a vosotros, pero a mi todo esto me da mucho miedo. Las propuestas presentadas eligieron sierras emblemáticas, privilegiados refugios de una flora y una fauna única, y su desarrollo puede afectar gravemente a especies tan amenazadas como águila imperial, buitre negro, águila perdicera o cigüeña negra. Además de, por supuesto, al paisaje y al patrimonio arqueológico.

Y los casi 2.000 puestos de trabajo prometidos ¿saben de dónde salen? Pues de la obligación impuesta a los promotores eléctricos de promover de forma paralela a la construcción de los molinos iniciativas medioambientalmente respetuosas y que exijan una elevada cantidad de mano de obra.

Dicho en plata: usted se puede cargar el paisaje, la flora y la fauna extremeña, pero sólo a cambio de empleo para mis votantes. La destrucción de un patrimonio irrecuperable tiene un precio, y éste es escandalosamente bajo.

Por eso no han tenido problema en incluir una gran refinería de petróleo que Refinería Balboa pretende construir en la Sierra de San Jorge, conectada al puerto de Huelva a través de un polémico oleoducto.

Y como nuestro país de pandereta sigue aferrado a tan tradicional instrumento musical, otra de las propuestas promueve la creación de una granja de cocodrilos en el entorno de la Sierra de Montánchez, se supone que para mejorar la biodiversidad de los ecosistemas extremeños.

Perplejo me quedo. ¿Que tienen en común molinos, refinerías y cocodrilos? Muy fácil: las subvenciones.

Los sinvergüenzas amenazan al urogallo

Hace unos años, el vecino de un pequeño pueblo del norte peninsular se acercó curioso a un ornitólogo que en ese momento censaba águilas y buitres en una risquera cercana. Al enterarse en qué consistía su trabajo, pasarse el día observando rapaces por el telescopio, le preguntó sumamente extrañado: ¿Y le pagan por hacer esto? Tras la respuesta afirmativa del biólogo, el paisano le miró con desprecio y antes de irse muy enojado le espetó: “¡Sinvergüenzas!”.

Pagar a alguien por salir al campo y ver pájaros. Por divertirse trabajando. No me extraña que ese hombre se enfadara, pues seguramente no valoraba la importancia de conocer nuestro entorno, de tener análisis finos sobre el estado de conservación de nuestras especies vegetales y animales más amenazadas.

Pero no se crean que en este trabajo todo son alegrías. Todo lo contrario, se sufre mucho viendo los fracasos, los problemas que afectan a esos seres a los que dedicamos tantísimas horas de paciente estudio. Y demasiadas veces se tiene el desgraciado privilegio de contemplar muy de cerca destrucciones sin sentido que, además de acabar con parajes privilegiados, echan por tierra años de duro trabajo.

Les acaba de suceder esto a un grupo de biólogos de la Universidad de León. Los investigadores estaban esta semana realizando un estudio sobre la ecología del muy amenazado urogallo cantábrico (Tetrao urogallus cantabricus) en la comarca leonesa de Las Omañas, cuando la tragedia medioambiental se mostró con toda su crudeza frente a ellos. Un enorme bulldozer comenzó a abrir una pista gigantesca en un tramo virgen de alta montaña, destruyendo una de las zonas donde se encuentra el grupo de urogallos que estaban investigando, incluida una hembra radiomarcada. El delicado hábitat donde viven estas excepcionales aves, tan raro como ellas y del que dependen de manera absoluta, ha quedado irremediablemente dañado.

¿Qué estaba pasando? ¿Se había vuelto loco el conductor de la excavadora?

En absoluto. Se trataba de la apertura de las pistas de acceso al nuevo parque eólico “San Feliz”, localizado en la Sierra de la Cepeda, entre los términos municipales de Quintana del Castillo y Valdesamario, en la provincia de León. Una de las pocas zonas de la cordillera cantábrica donde se registra la reproducción de manera regular de esta especie en peligro de extinción.

Ese camino no era el previsto y, por si fuera poco, los trabajos han comenzado en plena época de reproducción, en contra de todas las recomendaciones y exigencias legales, pero da igual. De poco valdrán las denuncias presentadas por SEO/BirdLife y Gedemol (Grupo para la defensa de la Montaña Oriental Leonesa) solicitado la paralización cautelar de las obras por incumplir la Declaración de Impacto Ambiental. Al final se harán.

¿Serán sinvergüenzas?, me pregunto ahora yo. Y no lo digo por los investigadores, quienes a buen seguro se han llevado uno de los mayores berrinches de su vida, sino por los promotores del parque eólico. A ellos también les pagan, pero lo hacen para que con su avaricia acaben con el urogallo y la montaña cantábrica. Una gran diferencia.

Como se puede apreciar en la fotografía realizada recientemente y difundida por SEO/Bird Life, un buldózer está abriendo unas pistas de casi 8 metros de ancho a través de un hábitat de primera calidad y refugio habitual del núcleo de urogallo que habita estas sierras leonesas.