BLOGS
La crónica verde La crónica verde

Podrán cortar todas las flores, pero no podrán detener la primavera. (Pablo Neruda)

Entradas etiquetadas como ‘sierra morena’

El Defensor del Pueblo pide máxima protección para el lobo en Castilla-La Mancha

El Defensor del Pueblo, órgano de relevancia constitucional encargado de velar por el respeto de los derechos de los ciudadanos españoles, está preocupado por los lobos castellano manchegos. En un expediente firmado el 3 de noviembre y al que ha tenido acceso La Crónica Verde, su titular Francisco Fernández Marugán propone a las autoridades regionales lo siguiente [las negritas son mías]:

“Iniciar a la mayor brevedad los trámites para la elaboración y aprobación del plan de recuperación del lobo en Castilla-La Mancha, incluidas las poblaciones de Sierra Morena, de conformidad con lo dispuesto en el artículo 59 de la Ley de Patrimonio Natural y Biodiversidad y la Estrategia para la conservación y gestión del lobo aprobada por la Conferencia Sectorial de Medio Ambiente”.

Lee el resto de la entrada »

Un millar de motos en el último refugio del lince

Lince

El año pasado murieron atropellados en España 20 linces, el felino más amenazado del Planeta. Uno de sus últimos reductos es la Sierra de Andújar, donde subsisten unos 169 de los últimos 319 que quedan en el mundo. Y es precisamente allí, en el principal refugio de la especie, donde la peña motera A Rebufo de Andújar promueve, del 30 de enero al 1 de febrero, la primera concentración motera invernal El Lince.

Los organizadores esperan la participación de unos 1.000 moteros, pues cuentan con la participación de 23 motoclubes de la provincia de Jaén y dos de Córdoba, así como de varios grupos, peñas y aficionados de Madrid, Toledo y Cataluña. La meta es el Santuario de la Virgen de la Cabeza, en pleno Parque Natural de Andújar, espacio protegido perteneciente a la Red Natura 2000, donde habrá un concierto del grupo Ruta 80 y una fiesta con pinchadiscos. Al coincidir con la festividad de la Candelaria, la fiesta finalizará con una gran candela.

¿Un millar de motos, concierto y verbena incluidos, en el sancta sanctorum de los linces? Ningún problema. Según ha explicado al Diario de Jaén el organizador y presidente del colectivo de moteros, Luis Espín,

“son 365 curvas para disfrutar del paisaje del Parque Natural Sierra de Andújar, siempre con una conducción responsable y sostenible y respetando su biodiversidad”.

Confieso mi perplejidad. Es verdad que son carreteras públicas, pero me parece lamentable organizar y autorizar una concentración de esas características en el corazón de Sierra Morena, en el último reducto lincero y en una época que marca el comienzo de su delicadísimo apareamiento.

Se me ocurren mil actividades fantásticas para promocionar este maravilloso paraíso andaluz, pero ninguna llevando ruido, basura y gases contaminantes a su corazón verde, incrementando con ello el peligro de nuevos atropellos a estos pobres felinos a los que la cabalgada sobre dos ruedas quiere supuestamente homenajear.

Pero qué me va a extrañar algo así de estrambótico, cuando nuestro Gobierno acaba de aprobar una Ley de Parques Nacionales que permite las cacerías hasta 2020 y su apertura a actividades turísticas como la navegación en Monfragüe o el vuelo sin motor en Guadarrama. O que ha reformado una Ley de Montes que se centra en sus usos productivos, relegando las funciones sociales y ambientales de los sistemas forestales, que permite la construcción en zonas quemadas, dando así alas económicas a los incendios forestales, y que elimina la obligatoriedad de que todos los montes cuenten con un instrumento de gestión.

Pobres linces, pobres bosques, pobres de nosotros.

Actualización: Ecologistas en Acción Jaén ha difundido un comunicado donde aporta una apabullante cantidad de información que explica por qué esta locura motera no puede celebrarse en el Parque Natural de Andújar. Puedes acceder al texto completo en este enlace.

Si te ha gustado esta entrada quizá te interesen estas otras:

Huelva está en Ciudad Real (El lince, no la ciudad)

Ejemplar-Huelva-provincia-Ciudad-Real

Al fin una buena noticia de nuestros linces ibéricos, el felino más amenazado del Planeta. ‘Huelva’, una hembra nacida dentro del programa de cría en cautividad de la especie y liberada en el año 2012 en el área del río Guarrizas (Jaén), lleva más de un año asentada en Ciudad Real.

La permanencia de este animal en la zona oriental de Sierra Morena refuerza la incipiente colonización lincera en Castilla-La Mancha. También confirma que la región alberga hábitats adecuados para que las poblaciones de lince puedan establecerse allí, algo que no ha sorprendido a nadie pues hasta hace apenas 20 años eran frecuentes en la zona.

Esta hembra está radiomarcada (lleva un collar que emite una señal de localización), así que se conocen todos sus movimientos con detalle gracias a la colaboración entre el personal de la Junta de Andalucía, los agentes medioambientales y técnicos de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha y el proyecto LIFE+ Iberlince. Así es como este ejemplar está siendo controlado en la provincia de Ciudad Real, donde se ha detectado su presencia mediante fototrampeo en múltiples ocasiones.

La noticia de la presencia estable de ‘Huelva’ se une a la confirmación el pasado mes de marzo, también mediante fototrampeo, de la presencia de ‘Jarira‘ en la parte occidental de Sierra Morena, en la provincia de Ciudad Real, donde se mueve esta hembra nacida en 2012 en el área de Cardeña (Córdoba).

Según ha informado Iberlince, con Huelva y Jarira son ya seis los ejemplares avistados o fotografiados desde el año 2011 en Ciudad Real, provincia que ha sido históricamente una de las zonas con presencia habitual de lince ibérico y donde la especie se había extinguido. Durante demasiado tiempo, los últimos linces ibéricos tan sólo sobrevivían en Andalucía.

Sacar al lince de la UVI está costando mucho esfuerzo, mucho dinero [34 millones de euros entre 2011 y 2016] y mucho apoyo de todos, incluidos cazadores y gestores de cotos de caza. A estos últimos, a quienes con frecuencia critico y cuya visión de la naturaleza no comparto en absoluto, no se les puede negar su positiva implicación en un proyecto que es de todos. El regreso a los montes ibéricos de nuestro gato más querido.

AMPLIACIÓN. Un amigo que trabaja en uno de los Centros de Cría del Lince me amplía la información sobre ‘Huelva’, datos que hacen aún más extraordinaria su aventura:

Huelva, hembra de lince ibérico nacida en el Centro de Cría del Acebuche en Doñana, tras ser abandonada por su madre, fue adoptada por una hembra del Centro de Cría de La Olivilla en Santa Elena; y tras completar un año en cautividad y su entrenamiento para reintroducción, fue liberada en el Valle del Guarrizas en la provincia de Jaén. Tras aproximadamente dos años en libertad está consolidando su territorio en Ciudad Real. ¡El año que viene tendrá cachorros seguro!

Foto: Ejemplar de lince ‘Huelva’ fototrampeado en la provincia de Ciudad Real. © Iberlince

Si te ha gustado esta entrada quizá te interesen estas otras:

Los documentales de naturaleza siguen estando de moda

Sierra Morena

El espíritu de Félix Rodríguez de la Fuente sigue vivo. El gusto de los españoles por los grandes documentales de naturaleza no cambia. La novedad es que, seguramente por influencia del genial divulgador, en nuestro país contamos ahora mismo con grandísimos profesionales en tan difícil especialidad audiovisual. Con muchos sacrificios económicos, es verdad, pero con unos resultados que para sí los quisieran en la BBC o National Geographic.

Personas como Arturo Menor, investigador, biólogo, productor y director de documentales de naturaleza que acaba de lograr algo sorprendente. “Wildmed“, su gran producción sobre Sierra Morena, se concluirá después de tres años de duro trabajo gracias al crowdfunding. Una campaña de micromecenazgo le ha permitido recaudar 9.600 euros, un 60% más de lo previsto, que se dedicarán a la postproducción. Y no sólo hay imágenes bonitas. En el documental, además de describirse cinematográficamente la región, se hace una llamada de atención sobre los muchos peligros que lo acechan.

El trailer es impresionante.

Impresionante y el resto de los adjetivos admirativos que se te ocurran se merece “Guadalquivir“, el último trabajo de Joaquín Gutiérrez Acha. Producido por Wanda Natura, es el primer largometraje español de naturaleza que cuenta con los últimos avances tecnológicos de imagen y sonido (timelapses, filmación en alta velocidad o cineflex para planos aéreos).

Pero ojo. No es un documental. Es una maravillosa película llena de lirismo donde se glosa el viaje del gran río andaluz desde su nacimiento en la Sierra de Cazorla, cruzando Sierra Morena y llegando hasta la desembocadura en Doñana. Con Estrella Morente como sentida narradora y los animales como principales actores de la vida en unos paisajes grandiosos.

Por si fuera poco, el Laboratorio de RTVE.es ha elaborado un webdoc que complementa la película (www.rtve.es/guadalquivir). En él es posible sumergirse en la biodiversidad de cada tramo del Guadalquivir a través de vídeos panorámicos de 360 grados y clips exclusivos. Que además incluye una selección de los sonidos más representativos de cada estación del río (extraordinario trabajo de Carlos de Hita), completada con información detallada de sus especies.

Esta semana “Guadalquivir” se ha estrenado en 18 salas de cine de España. Si te gusta la naturaleza ibérica no te lo puedes perder.

Imagen superior: Águila imperial y urracas en el bosque mediterráneo de Sierra Morena. © Arturo Menor / Wildmed

Otras entradas relacionadas:

 

‘Annus horribilis’ para los linces

El lince ibérico (Lynx pardinus) sigue con el farolillo rojo de la extinción encendido. Tiene un pie en el descenso, no a una inferior categoría liguera, que no existe, sino al limbo de los museos de ciencias naturales, junto al dodó y al lobo de Tasmania. Desde hace demasiados años acapara el triste título de ser el felino más amenazado del planeta, por encima del tigre, el puma o el jaguar. Y sigue sin levantar cabeza.

Tras varios años de esperanzadores resultados, este año se está mostrando como un verdadero “annus horribilis“, año negro, para la especie, a pesar de que sólo estamos empezando abril.

Desde noviembre del año pasado han muerto 9 linces ibéricos salvajes en España, 6 en Doñana y 3 en Sierra Morena, tanto por enfermedades como por atropellos.

Paralelamente, el programa de cría en cautividad ha sufrido un serio tropezón al nacer tan sólo 4 crías frente a las casi 20 que se esperaban. En este caso, la principal razón de tan baja fertilidad es la aparición de una gravísima enfermedad renal que está diezmando a la población cautiva. La padece la mitad (34) de los 70 ejemplares repartidos en cuatro centros de cría. Cuatro ya han muerto y una decena más se encuentra en estado crítico.

Pintan bastos para el lince. Y eso que las cosas se están haciendo por fin bien, con un equipo científico de los mejores del mundo que por vez primera tiene recursos económicos suficientes. El problema es que empezamos muy tarde a tomarnos en serio el lince. Cuando Félix Rodríguez de la Fuente nos hablaba de ellos había más de 3.000 ejemplares. Hace 20 años nos quedaban más de 1.200 y ahora apenas hay vivos 300. Quizá sea demasiado tarde.

Más noticias sobre el lince ibérico en la minuteca de 20Minutos.

**Comparte con tus amigos este post:

Bookmark and Share

Una refinería en Badajoz quiere machacar 14 espacios protegidos

No es una inocentada adelantada. La pretensión de construir una refinería en Badajoz, en plena Tierra de Barros, alimentada por un oleoducto de 300 kilómetros de longitud que atravesará las comarcas de Doñana y Sierra Morena, es desgraciadamente tan real como descabellada.

Representantes de las cinco organizaciones estatales de defensa del medio ambiente -Amigos de la Tierra, Ecologistas en Acción, Greenpeace, SEO/BirdLife y WWF/Adena- están en pie de guerra contra el proyecto industrial del grupo Gallardo, al que tachan sin paliativos de “disparate medioambiental“, tanto por afectar a 14 espacios protegidos de primer orden europeo como por el impacto que, de hacerse, dichas instalaciones tendrían sobre las emisiones de gases de efecto invernadero.

Tamaña charlotada cuenta, pásmense ustedes, con el apoyo de la Junta de Extremadura y el visto bueno del Ministerio de Industria, encontrándose en estos momentos en el trámite de evaluación de impacto ambiental en el Ministerio de Medio Ambiente.

Dada su localización a 150 kilómetros de la costa, el proyecto necesita la construcción de una serie de oleoductos desde Huelva a los Santos de Maimona, en el centro de la provincia de Badajoz. Serían más de 300 kilómetros de infraestructuras que, junto a la propia refinería, afectarán a 14 espacios naturales protegidos por la Unión Europea, en parte por introducir un riesgo de vertido inasumible para al menos 65 cauces, y muy en especial para el Parque Nacional de Doñana al atravesar entre otros el río Guadiamar. Además, la toma de agua necesaria para la refinería se haría en un embalse que está declarado Zona de Especial Protección para las Aves (ZEPA).

¿Serán capaces sus promotores de sacar adelante tan descabellada iniciativa? La respuesta lógica es negativa. Pero la respuesta ilógico-realista apunta en la dirección contraria. La empresa plantea la iniciativa como “el mayor proyecto industrial de la historia de Extremadura” y recuerda que implicará una inversión cercana a los 2.500 millones de euros y una generación de empleo que afectará a 3.000 trabajadores.

En plena época de crisis económica, todo indica que el Gobierno español va a tener pocas contemplaciones con los impactos medioambientales de grandes obras donde se ofrezcan puestos de trabajo que ayuden a adelgazar las cada vez más abultadas listas del paro. Así que proyectos tan ridículos como el de esta refinería imposible pueden ponerse en marcha contra toda lógica, alimentados por potentes subvenciones estatales.

Ya se sabe, el sentido común es el menos común de los sentidos, especialmente en tiempos de crisis.

—-

Aclaración: La imagen que abre este artículo no es la del oleoducto pacense, todavía en fase de proyecto, sino de otro ya existente pero que nos da una idea del impacto de la obra prevista.

Capturado el primer lince para soltar en Doñana

Técnicos de la Junta de Andalucía ultiman estos días la construcción de dos cercados en el Parque Nacional de Doñana (Huelva), en donde próximamente liberarán un macho y una hembra de lince ibérico capturados en Sierra Morena (Jaén). Su traslado forzoso supone la apuesta más arriesgada hasta ahora nunca antes tomada en España para evitar la extinción local de una especie protegida. También la acción estrella del proyecto conservacionista más caro de Europa, 26 millones de euros.

Tras los buenos resultados logrados con las poblaciones salvajes jienenses, en lenta pero esperanzadora recuperación, además del programa de cría en cautividad, toca ahora evitar la desaparición del felino en el espacio más protegido de España.

Años de esfuerzos económicos y científicos por mantener esta isla lincera en mitad de la nada han acabado en el más absoluto de los fracasos. Ahora se confía, in extremis, en la llegada de sangre nueva para reducir la endogamia de la población, para hacerlos más fuertes ante la última amenaza contra su futuro, un virulento brote de leucemia felina, causante de la muerte directa en poco tiempo de 11 ejemplares, casi todos machos.

La enfermedad ha provocado una hecatombe, al acabar con uno de cada cinco linces marismeños. Para suplir este inmenso vacío se confía ahora en la llegada de un nuevo macho de tres años, ya capturado y que pasa la cuarentena en una jaula antes de su liberación en un cercado del Coto del Rey. Allí, tres hembras viudas le esperan como agua de mayo.

El segundo ejemplar, una hembra, todavía no ha sido capturado, pero ya está previsto el lugar de su suelta, un cercado de siete hectáreas junto a la laguna de Santa Olalla, en el corazón del parque.

Cuando los técnicos consideren que los nuevos linces se han aclimatado a su nuevo territorio, abrirán los cercados para liberarlos, en pleno periodo de celo.

Algunos sectores ecologistas han criticado esta acción por cuanto los peligros son todavía muchos en el Parque Nacional, y por tanto muchas las posibilidades de que los nuevos inquilinos, pero con seguridad sus crías, mueran en cuanto saquen la pata fuera del espacio protegido, si no pillan antes una leucemia. Para acabar con estas reticencias, Melody Roelke, experta norteamericana en felinos y asesora de la Junta andaluza, ha sido contundente: “Con el lince tenemos que ir más rápido que con la pantera de Florida; si esperamos a resolver los problemas de atropellos en Doñana, el lince se extinguirá y no habrá más atropellos, pero porque no quedarán ejemplares para ser atropellados”.

En realidad, el proyecto marismeño se ve más como un ensayo general para la futura reintroducción de este felino en Andalucía, Castilla-La Mancha, Extremadura y Portugal, prevista a partir de 2010. Allí había linces hasta hace menos de 15 años y se mantienen buenos hábitats para la especie. Es su auténtico futuro. Porque para el de la población de Doñana, cercada por carreteras, urbanizaciones, venenos y cazadores, pintan bastos.