Entradas etiquetadas como ‘Violencia intragénero’

¿Usa el neomachismo la causa gay para menospreciar la violencia contra la mujer?

Por Violeta Assiego (@vissibles)

Imagen de Eneko / Blog 'Y sin embargo de mueve'

Imagen de Eneko / Blog ‘… ysin embargo de mueve’

La respuesta es: SÍ.

El punto de partida de esta afirmación es el texto que publicamos ayer en 1 de cada 10 sobre las luces y sombras del 016 (el teléfono de atención a las mujeres víctimas de la violencia machista), los comentarios vertidos al mismo y las conversaciones que se han dado en mi página de Facebook.

Últimamente, observo con cierta inquietud cómo quienes cuestionan la violencia de género utilizan de forma interesada las nuevas realidades sociales y jurídicas que planteamos las personas lesbianas, gais, bisexuales y trans. Lo hacen para reforzar su menosprecio a la importancia (y necesidad) que tienen el hecho de que haya leyes, recursos y medios específicos y especializados destinados a la lucha contra la violencia de género, la que sufre una mujer por parte de su pareja o ex pareja hombre. “Uno de los logros de la ley integral fue comenzar a tratar este tipo de violencia atendiendo a sus propias características, porque la desvincularon del ámbito doméstico para darle dimensión social y política y enraizarla con una estructura, la de la desigualdad y el machismo, que la sostiene. Eso no quiere decir que no existan otras violencias en el ámbito doméstico o familiar y que no deban ser combatidas”. Yo no expresaría mejor lo que me decía Marta Borraz (periodista especializada en temas de género) en un mensaje directo en las redes sociales.  Lee el resto de la entrada »

Luces y sombras del 016

Por Susana Doñoro, directora del área Civil de Patón & Asociados escribe sobre un tema que invitamos a complementar con la lectura del texto de Violeta Assiego para tener una visión amplía del posible debate a abrir.

0155

No cabe duda de que el teléfono 016 ha sido una gran iniciativa en la lucha contra la violencia machista. Sólo el año pasado recibió cerca de 82.000 llamadas tanto para realizar consultas como para solicitar ayuda ante una situación de maltrato. Son muchas las mujeres que cada año pueden utilizar este servicio, pero ¿qué les pasa a las mujeres lesbianas? y ¿a los hombres, tanto gais como heterosexuales? Porque una de las mayores sombras del 016 es que sólo atiende a mujeres víctimas de maltrato y sólo si su pareja es un hombre. Fuera de estos casos, aquellas personas maltratadas por sus parejas y que quieran recibir asistencia no pueden utilizar esta línea telefónica, sino que deben recurrir a los cauces habituales para otro tipo de delitos como poner una denuncia en comisaría, por ejemplo, lo que provoca que muchas personas no se decidan a dar el paso. Lee el resto de la entrada »

Los derechos de la víctima de la violencia intragénero

Por Charo Alises (@viborillapicara)

Foto: David Rizzico

Foto: David Rizzico

La violencia intragénero es aquella que, en sus diferentes formas, se produce en el seno de relaciones sexuales y afectivas entre personas del mismo sexo. Constituye un ejercicio de poder que tiene por objeto controlar y minar a la víctima.

La violencia intragénero coincide con la  violencia de género en cuanto en ambas existe una situación de control y dominación sobre la víctima. Sin embargo, mientras la violencia de género proviene del sexismo que otorga privilegios a los hombres y establece relaciones jerárquicas entre hombres y mujeres, la violencia intragénero  no se articula en torno al sexismo. Los principales factores que influyen en la violencia intragénero son: el nivel económico, la situación administrativa en el país de residencia, salud, edad, capacitismos y la mayor o menor  visibilildad de la víctima. Lee el resto de la entrada »

En las parejas del mismo sexo la violencia es doméstica (intragénero) y no de género

Ahora que en el debate político hay quienes se apuntan a hablar de violencia sin distinguir desde el blog damos paso a Andrea Puggelli (@aikkomad) activista italiano LGBTQI que nos ha hace llegar esta entrada, cuando menos, clarificadora. 

Violencia / Foto: Antonio Ramirez

Violencia / Foto: Antonio Ramirez

La violencia intragénero es aquella que se produce en el ámbito de parejas o ex-parejas del mismo sexo/género y puede ser -como todas las violencias- psicológica, física, sexual, económica, etc. Es una conducta puesta en marcha por uno/a de los/as integrantes para controlar y/o someter a la persona.

En este texto referiré a lesbianas, gais y bisexuales con las siglas LGB, no obstante, al hablar de LGBTfobia incluyo también a las personas transexuales, puesto que la transfobia juega un papel fundamental en la violencia contra el colectivo en su conjunto. En el caso de personas transexuales heterosexuales, la violencia que puedan sufrir queda recogida tanto en la violencia doméstica (en el caso de hombres trans) como en la violencia de género (en el caso de mujeres trans).

En las relaciones de pareja se tiende a asociar como amor conductas que, en muchos casos, son la semilla de la violencia. Y así los celos, la posesividad, la abnegación y los conflictos se ven como algo positivo y engrandecedor del amor. Este modelo de relación de pareja, de amor, responde a la necesidad histórica del sistema patriarcal de generar una jerarquía en las relaciones, situando al hombre por encima de la mujer. La primera oportunidad de ejercer violencia viene dada por el hecho de que una de las partes se sienta legitimada para ejercer violencia sobre la otra y, que considere que ese comportamiento violento es el medio de lograr el fin que se propone. Lee el resto de la entrada »

No solo duelen los golpes

Lucía Rodríguez Sampayo (@rs_lucia), colaboradora habitual de nuestro blog, mencionando el tema de la violencia intragénero… que lamentablemente también se da.

Fotografía de Jorge París

Fotografía de Jorge París

Duelen las relaciones de poder, el control, los celos, la manipulación. Eso es lo que cuenta Pamela Palenciano en un monólogo que fui a ver hace un par de semanas al Teatro Nacional de San Salvador, y que precisamente se llama “No solo duelen los golpes”.

“No sólo duelen los golpes” es la vida de Pamela, quien se deja la piel y la vida en cada función, en cada taller, en cada encuentro en el que, sin más compañía que su propio cuerpo, sus emociones y el trabajo de muchos años, cuenta su historia. La historia de una pareja de adolescentes, que muchas podrán leer como una relación de amor loco, apasionado, muy propia de la edad. Porque no había golpes. Pero fue una historia que dolió durante años… y el amor no duele.

Conocía la historia, incluso había visto ya la obra. Y me impactó como a cada persona que la ha presenciado. Porque es duro verte a ti misma en esa historia, de un lado o del otro. Es duro reconocerte en su mirada triste, desoladamente triste, al despedirse de la persona que le hizo daño.  Es duro recordar dolor donde creías que había amor. Y el amor no duele. Lee el resto de la entrada »

Porque no soy el ‘chico mono’ del que hablas

Hoy Enrique Anarte (@enriqueanarte) nos trae un relato del que no te podrás bajar.

Fotografía de Marina Tizón

Fotografía de Marina Tizón

Miradas. No demasiadas, más algunas veces, menos otras. Miradas que, sin decir nada, lo dicen todo. Si una imagen puede decir más que mil palabras, una mirada debe rondar niveles parecidos. Suele acompañarlas el comentario de turno: “Eres muy mono”. O aquello de: “¿Te han dicho alguna vez lo guapo que eres?”. Sonríes. Miras hacia abajo. Sientes, sin saber por qué, que deberías sentirte halagado. Es una sensación violenta porque, al mismo tiempo, algo dentro de ti, muy adentro, te insta a gritar un par de verdades. Las palabras se enredan en la lengua. Al final te limitas a sonreír y mirar hacia abajo.

El que habla es un hombre. El que escucha, tú, también. Vienes de cenar con una amiga, una feminista radical, de estas que no calzan tacones y ejercen la legítima defensa cuando un piropo les violenta en plena calle, en el metro o en un bar. Tú la admiras: le pides que te cuente una y otra vez sus anécdotas sobre cómo se enfrenta a los tíos que se le acercan demasiado en las discotecas, sobre cómo descarga todo su armamento transfeminista cuando un obrero precavido se fija en la chica solitaria que anda unos metros más allá. Te encanta aquella de El Rocío, cuando el capillita de turno se le arrodilló a decirle lo guapa que era y las mil bulerías que le cantaría a la semana y ella, en legítima defensa, apartó al acosador de un manotazo. Mon corps m’appartient, lleva ella tatuado en un lateral del torso. Qué suerte que haya mujeres como ella en este mundo. Lee el resto de la entrada »