Entradas etiquetadas como ‘Stonewall’

Y después del Orgullo… ¿qué?

Por Andrea Puggelli (@aikkomad) activista italiano LGBTQI

Hace unos días se acabó el Orgullo LGTB.

Lesbianas, gays, bisexuales y transexuales de todo el mundo celebraron la historia de su resistencia. Mientras para unas personas LGBT, el Orgullo es en una explosión de banderas arcoíris con una multitudinaria participación, para otros (me incluyo) el Orgullo es una manifestación en la que recordamos y proclamamos nuestra existencia como homosexuales, bisexuales y trans, pero también como personas con una discapacidad, gordas, migrantes, pobres,… es decir, personas que tienen que esforzarse un poco más para ser reconocidos y para hacer sus luchas visibles.

Los acontecimientos del 28 de junio de 1969  son considerados a menudo como la chispa del nacimiento del movimiento LGTB porque sirvieron como un catalizador para lxs LGTB para reunirse y trabajar juntos para construir una comunidad basada en la resistencia activa. Ya un año después de Stonewall varias ciudades en el mundo celebraron sus primeras marchas del Orgullo. Lee el resto de la entrada »

La historia del Orgullo para dummies

Por Andrea Puggelli (@aikkomad) activista italiano LGBTQI

( EFE/HOW HWEE YOUNG)

Cada año, durante el Orgullo LGTB, se repite la misma controversia:

  • ¿Qué tiene que ver el Orgullo LGTB con los derechos civiles?
  • ¿Por qué tenemos que ver este carnaval de culos al aire, pechos desnudos, que descalifica a las personas LGBT?
  • ¿Por qué no tenemos un Orgullo heterosexual?
  • Quién quiere derechos debería promover una cierta normalidad.

Las respuestas a estas cuestiones  residen en la historia del movimiento LGTB, parten de sus primeras reivindicaciones. En los años 60, en Estados Unidos se vivieron profundas revoluciones sociales agravadas por la guerra de Vietnam y las disparidades en la distribución de la riqueza, favoreciendo de esta forma el crecimiento del movimiento por la paz. El mundo gay fue aglutinando sus fuerzas lentamente y sin una plataforma política común. Lee el resto de la entrada »

La Visibilidad es un acto político

Por Jesús Generelo (@JesusGenerelo), presidente de la FELGTB

Merle Miller

Merle Miller

Este año se ha cumplido el 45 aniversario de la publicación del artículo What it means to be a homosexual (Lo que significa ser homosexual), del escritor norteamericano Merle Miller. El hecho de que esta efeméride haya pasado desapercibida nos dice bastante sobre la visibilidad de la diversidad sexual y de género y sobre la necesaria reivindicación de la historia del movimiento de liberación LGTB.

El artículo –siguiendo la estela de libertad de los altercados de Stonewall que habían tenido lugar apenas año y medio antes– suponía la primera salida del armario pública realizada en un medio multitudinario. Su publicación fue calificada, incluso, como la salida del armario del New York Times. Hasta entonces, ningún gran periódico –por no hablar, por supuesto, de cadenas de televisión– había osado incluir entre sus páginas un discurso semejante pro derechos de las personas LGTB, ni mucho menos una defensa de la necesidad de salir del armario. Esto tuvo lugar, en concreto, en The New York Magazine el 17 de enero de 1971. Lee el resto de la entrada »

El #Orgullo ya está aquí… y yo sin ropa adecuada (#3)

Por CompiBloggui (@CompiBloggui)

orgullo

Un año mas el Orgullo llega a a Madrid y me pilla desprevenido. Es cierto que los disturbios de Stonewall fueron en estas fechas y sin programar pero a mí me hubiera venido mejor el Orgullo después del verano que ya tengo otro tono de piel y la ropa adecuada. Son días de salir mucho y poner a prueba el fondo de armario de pantaloncitos y camisetas (en Madrid no hay quien camine estos días con otro modelaje que el playero).

Este año no tendremos pregón. Ya sé yo que los empresarios no son ONG y que solo invierten donde obtiene beneficios, pero no sé qué iban a sacar cuando, para iniciar las fiestas del orgullo LGTB, elegieron a los presentadores de un concurso de cocina; los seguidores de dicho concurso no son precisamente los que llenan los locales de Chueca y dan dinerito a sus empresas. Han sido tantas las protestas que la respuesta de AEGAL, muy madura y adulta, ha sido suspender el pregón en lugar de cambiar su elecciónLee el resto de la entrada »

Y el día después… mantengamos viva la llama del #Orgullo

Ayer celebramos a Marcha Estatal del Orgullo, un día histórico en la defensa y visibilización de las personas LGBTI en España y en el Mundo. Desde Amnistía Internacional, a través de Aimar Rubio Llona, el día después nos recuerdan que lejos de estar todo logrado, hay mucho todavía por luchar. Que la alegría personal no nos nuble la vista de lo que viven muchas personas iguales a nosotros en el mundo. 

Pancarta de Amnistía Internacional en el Marcha del Orgullo 2015

Pancarta de Amnistía Internacional en el Marcha del Orgullo 2015

Durante la madrugada del 28 de junio de 1969, cientos de mujeres y hombres anónimos se enfrentaron a la policía metropolitana de Nueva York en las calles adyacentes al pub Stonewall en Manhattan. Hastiados de las redadas, acoso, rechazo y discriminación que su deseo sexual, identidades y cuerpos provocaban, unieron sus fuerzas ante una situación intolerable para venir a reclamar el respeto universal hacia la diversidad sexual y de género. Sin embargo, seis décadas después, los derechos de las personas lesbianas, gays, bisexuales y transgénero (LGBTI) continúan avanzando y retrocediendo en un mundo dividido en relación con la orientación sexual e identidad de género como categorías susceptibles de derecho.

Amnistía Internacional también viene siendo testigo desde hace seis décadas del largo e impreciso recorrido que los derechos humanos de las personas LGBTI tienen en todo el mundo. Este movimiento, que comenzó su andadura en 1961 (Londres), fue fundado en un país que como la gran mayoría de Estados, criminalizaba las relaciones antinatura y la sodomía. Desde entonces la paulatina descriminalización de la homosexualidad tiene que ser motivo de celebración para todas aquellas personas que creen firmemente en que amar no supone ningún delito.

Hasta la fecha, una veintena de Estados han cambiado su legislación haciendo posible el matrimonio entre personas adultas del mismo sexo y la adopción para familias homoparentales. No se trata de otorgar nuevos derechos o privilegios, sino de combatir la discriminación por orientación sexual igualando en derechos y libertades a las personas homosexuales y heterosexuales. Esta es la vocación que guía a Amnistía Internacional, sin olvidar nunca a todas aquellas personas transgénero cuyos derechos son violados en un entorno caracterizado por el acoso, violencia y exclusión social. Lee el resto de la entrada »

Viaje a las zonas oscuras de la mente

Hace poco más de 5 días el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, pedía que se pusiera fin a las terapias de ‘conversión’ o ‘reparativas’ para jóvenes homosexuales o transgénero. Y es que el país que ha adoptado como propia la bandera arcoíris tiene un pasado (y en buena medida todavía un presente) no exento de homofobia y transfobia. De lo que sucedía en el pasado nos habla la obra FOBIAHOMO (la revuelta de Stonewall) de Rubén Villoslada y cuya reseña ha llegado a este blog a través de Guillermo Llansó.

Foto FobiaHomo

En la década de los 60 ser homosexual en Estados Unidos estaba considerado como una de las peores enfermedades que podía contraer el ser humano. Todo el colectivo homosexual -que por aquel entonces era disperso y esquivo- estaba expuesto a ser no solo juzgado por cometer un delito contra la salud pública (por practicar la sodomía, la holgazanería, etc) sino también a ser víctima de lo que los expertos llamaban “sanación”.

Había dos maneras para hacer que el homosexual se convirtiese en “normal”. La primera se denominaba “terapia electroconvulsiva de refuerzo negativo”, es decir, que el sujeto al que ‘cazaban’ practicando la homosexualidad -expresión muy común para la policía de aquella época- se le exponía a sufrir descargas eléctricas mientras veía una serie de fotografías que no eran aptas ni para su salud mental ni para la buena conducta del ciudadano. La otra era la “lobotomía”, y consistía en insertar en el hueco del ojo (entre el párpado superior y el ojo) un objeto filoso parecido a un pica-hielos. Cuando el médico pensaba que ya estaba en el lugar correcto golpeaba el extremo del instrumento con un martillo, para así destruir un nervio situado en una parte concreta del cerebro, nervio al que se hacía responsable de ‘la enfermedad de la homosexualidad’.

FOBIAHOMO (La revuelta de Stonewall) cuenta en forma de piezas cortas, como el pueblo americano vivió, sintió y en muchos de los casos sufrió, esa sed por intentar sanar al homosexual. Fobiahomo viaja a esos lugares sombríos donde reside el miedo a las emociones de los padres que no aceptan a sus hijos, al medico que intenta sanar al resto de homosexuales porque su ser más querido es gay, a las curaciones mal logradas, a la agonía que persigue a los familiares de las víctimas.

Pero la obra también es música, espectáculo, ritmo,  cabaret. Escenas en clave de comedia que consiguen hacer que la obra sea como una montaña rusa. Monólogos de travestis, niñas altamente patriotas que denuncian a su mejor amigo por que cree que puede estar enfermo, momentos “drama-queen” de las mejores travestis del Stonewall Inn. Y como no podía faltar, también nos encontramos con la lucha. La lucha de aquellos que se olvidaron de su orientación sexual y simplemente tuvieron que luchar por ser personas, por tener los mismos derechos que el resto del pueblo americano. Luchar por la libertad de poder besar, querer, vestir y sentir sin que eso llevase a la muerte. En Fobiahomo uno no sabe muy bien cuando debe reír o llorar. Un texto directo, sin rodeos. Una puesta en escena limpia y clara hacen que el espectadores en mucho de los casos se sientan incomodos respecto a lo que están viendo. Con esta obra el objetivo final de la compañía es conseguir que  cada uno de los espectadores no solo se pregunte si es homofobo, sino que se pregunte si realmente esta haciendo lo adecuado para integrar socialmente a toda persona, sin importar, su orientación sexual, color o raza.

FOBIAHOMO (La revuelta de Stonewall) está durante todos los jueves del mes de abril en la sala Azarte.

(Rubén Villoslada tras formarse como actor en ARTE4 Estudio de actores decide complementar su formación realizando varios intensivos de investigación con Andrés Lima, Claudio Tolcachir y Bob Mc Andrew entre otros. Ha estudiado dramaturgia y dirección escénica con Nacho de Diego en diversos seminarios. Tras su formación Rubén  se interesó por la dirección escénica y comenzó su andadura siendo ayudante de dirección de Jesús Calvo durante varios años en diplomaturas de arte dramático. Ha sido ayudante de dirección de Pilar Valenciano en “Roberto Zucco”. Además se estrenó como director con “La mujer poco hacendosa” adaptación de “Truculento” de Plauto. Ha trabajado como productor en “Bengalas para Sara” bajo la dirección de Nacho De Diego y para la compañía Teatrastabillados)