Entradas etiquetadas como ‘Amor’

En las parejas del mismo sexo la violencia es doméstica (intragénero) y no de género

Ahora que en el debate político hay quienes se apuntan a hablar de violencia sin distinguir desde el blog damos paso a Andrea Puggelli (@aikkomad) activista italiano LGBTQI que nos ha hace llegar esta entrada, cuando menos, clarificadora. 

Violencia / Foto: Antonio Ramirez

Violencia / Foto: Antonio Ramirez

La violencia intragénero es aquella que se produce en el ámbito de parejas o ex-parejas del mismo sexo/género y puede ser -como todas las violencias- psicológica, física, sexual, económica, etc. Es una conducta puesta en marcha por uno/a de los/as integrantes para controlar y/o someter a la persona.

En este texto referiré a lesbianas, gais y bisexuales con las siglas LGB, no obstante, al hablar de LGBTfobia incluyo también a las personas transexuales, puesto que la transfobia juega un papel fundamental en la violencia contra el colectivo en su conjunto. En el caso de personas transexuales heterosexuales, la violencia que puedan sufrir queda recogida tanto en la violencia doméstica (en el caso de hombres trans) como en la violencia de género (en el caso de mujeres trans).

En las relaciones de pareja se tiende a asociar como amor conductas que, en muchos casos, son la semilla de la violencia. Y así los celos, la posesividad, la abnegación y los conflictos se ven como algo positivo y engrandecedor del amor. Este modelo de relación de pareja, de amor, responde a la necesidad histórica del sistema patriarcal de generar una jerarquía en las relaciones, situando al hombre por encima de la mujer. La primera oportunidad de ejercer violencia viene dada por el hecho de que una de las partes se sienta legitimada para ejercer violencia sobre la otra y, que considere que ese comportamiento violento es el medio de lograr el fin que se propone. Lee el resto de la entrada »

Amor en lata para lesbianas

Por Laura Ramírez ()

Amor de lesbiana/Foto: Laura Ramírez Martín

Amor de lesbiana/Foto: Laura Ramírez Martín

En 1961 Piero Manzoni metió una porción de mierda en una lata, la cerró y colocó una etiqueta en varios idiomas: inglés, francés, italiano y alemán: Mierda de artista. Contenido neto: 30 gramos. Conservada al natural. Producida y envasada en mayo de 1961. Luego firmó y numeró 90 latas. Convertía así su cuerpo en fábrica de productos de arte y las latas de mierda en pieza de museo. Les puso como precio la cotización del día del oro y con esto y sin bizcocho cuestionaba la mercantilización absurda del arte. Hale, mierda enlatada para todo quisqui.

Dejando al margen asuntos de mercado y llevándome la lata al terreno que me ocupa en este blog, me apropio exclusivamente del proceso de enlatado, cambio mierda por amor, lo precinto, lo etiqueto y… lo mismo, a repartirlo por el mundo. Como decían en los 70’s, lo personal es político.

 Amor en lata para lesbianas (o cómo convertir a una lesbiana en tu amante): Lee el resto de la entrada »

Mucho amor, más color

                       Por Nieves Gascón (@nigasniluznina), mucho más que nuestra cuentista particular. Una preciosa entrada la que nos deja hoy.

descarga amor again

Este mes de noviembre presentamos un libro especial, con la sensación de que más que seleccionarlo, él con vida propia, ha escogido este espacio. Una historia que nos envuelve con coloridas y dinámicas ilustraciones y todo lujo de detalles, desde la imagen de portada (no se pierdan el detalle de la ropa tendida). No hemos podido resistirnos a la seducción de disfrutar y leer despacio El Amor de Todos Los Colores de Lucía Moreno Velo y Javier Termenón, editado en 2007 por Topka. Con texto bilingüe en castellano e inglés nos introduce en un relato de luz mágica en el que el amor toma forma y vida en una marea sedosa e infinita. Para todos los públicos y edades.

Al comienzo del relato Maite, una niña de enormes ojos y gran curiosidad, nos presenta a su familia compuesta por Mamá, Mami, ella y el amor de todos los colores. A cada integrante su lugar. Un amor colorido que se sale porque no cabe, de la cama y habitación de sus madres cayendo al suelo, rodeando las patas de la cama y avanzando por debajo de las puertas hasta batir olas que rompen en el sofá. Por la mañana al despertar Maite, el amor inunda todas las estancias de la casa, por lo que la atraviesa buceando equipada de niña rana, con aletas, snorkel y gafas. Lee el resto de la entrada »

¿A veces lesbiana, a veces hetero? No, bisexual

Hoy cumplimos nuestro primer año de vida. Nacimos el mismo día que se celebra el Día Internacional de la Bisexualidad. Y es en celebrar esto último, en lo que nos queremos centrar de la mano de Lucía Rodríguez Sampayo (@rs_lucia ), una de lxs 5 fieles colaboradorxs que estos 365 días han nutrido este blog. Nuestro aniversario lo celebramos con otro año publicando entradas. Gracias por acompañarnos, y si queréis publicar, escribid a 1decada10blog@gmail.com y os diremos qué tenéis que hacer. 

'Bisexuals: they do exist!' /Foto: Caitlin Childs (2009)

‘Bisexuals: they do exist!’ /Foto: Caitlin Childs (2009)

– ¿Eres heterosexual?

Nunca le habían hecho esa pregunta tan a quemarropa, y aunque se sintió intimidada por la invasión que suponía hacerla sin preámbulo y sin confianza, y por la intención que se veía detrás, decidió responder.

– No

Esa habría sido la respuesta fácil. El tipo preguntaba porque estaba seguro de que, en caso de heterosexualidad, tenía el éxito asegurado. Pero en ese momento ella sintió una inexplicable necesidad de decirlo.

– No. Bisexual. Lee el resto de la entrada »

El amor no es perfecto, pero quién lo quiere así

Las personas no encajan al 100% y en pareja, algunas cosas nos gustan y otras nos disgustan, y sin embargo de todas podemos aprender, aunque sea a vivir con ellas. Cada historia de amor es diferente, y sin embargo común en lo que nos une, nos mueve y nos remueve. Ese tumulto de sentimientos es lo que hoy os compartimos. Que disfrutéis.

Sin más.

Yo tengo dos mamás, un perro, tres gatos y tres gallinas

Celebramos el Día de la Madre con la voz y la mirada de las niñas y niños que crecen en sus familias sin notar ni sentir la diferencia que otros señalan cuando quieren desviar la atención de lo verdaderamente importante: que las niñas y niños crezcan en un entorno de cuidado y amor por quienes deciden ser su familia.

Como bien decía nuestra colaboradora habitual, Carmen López, también para los hijos de dos mamás o dos papás “familia no hay más que una: la suya”. Les dejamos con este video, disfruten de la naturalidad que se desprende del mismo. Y tengan feliz día, sean o no madres, que la felicidad tampoco hace mal a nadie.

 

El hombre que entró a robar y salió corriendo sin entender

Muy pocas palabras se necesitan para invitarte a ver este vídeo de Amnistía Internacional.

Solo que le des al ‘play’

El proceso fotográfico: Clichés, lesbianas y cintas de vídeo

Por Laura Ramírez Martín (@laura1decada10)

 

Hoy escribo sobre clichés, fotográficos y no tanto.

En el proceso fotográfico el cliché es el material original. Es una tira de película fotográfica revelada a partir de la cual se copian las fotos mediante la técnica de positivado.

En su proceso vital, la lesbiana común nace, crece más o menos perpleja y cuando llega el momento de emparejarse, aparearse y reproducirse empieza el follón. A los mitos me refiero y a los hechos me remito: ¿Cómo se apañan las bolleras en la cama? ¿Qué hacen para quererse? ¿Y para tener una familia?

Sucede que si te encuentras en alguna de las letritas del acrónimo LGTB, indefectiblemente en algún momento te ha faltado un espejo para mirarte. Mala suerte, colega, no tienes modelos. Si además eres mujer es el colmo de los colmos. Te falta ser negra y gorda.

De niños y niñas somos grandes imitadores, así aprendemos. Y como no tenemos filtros ni moralidad alguna nos tragamos todo lo que se nos pone delante, de ahí la mayoría de estampas familiares cortadas por el mismo patrón. La imagen que encontramos casi todos desde que nacemos es una familia heteropatriarcal, compuesta por núcleo de padre y madre y acompañada con hermanos, abuelos o animales como guarnición opcional. Lo que reproduces al crecer si no te lo piensas mucho, es esto mismo. Copias lo que ves en casa, en la calle, en las películas, en la tele…  Y el patrón está por todos esos sitios.

Aquí entra además a jugar el sentimiento de pertenencia a un grupo, algo inherente al ser humano desde que es tal: formar parte de la comunidad. ¿Pero qué pasa si no cabes, si no te hallas en lo que ves, si no cuadras con los roles? ¿Cómo pertenecer a algo donde no existes?

Si queréis, poneos escépticos un rato, ensayad vuestra mejor cara de suficiencia y cuando se os pase probad, a ver qué pasa si abandonáis por un rato la zona de confort.

Alguien que no ha visto cuestionada y por tanto no ha tenido que pensar jamás sobre su opción sexual, sentimental… vital al cabo, no creo que pueda entender de primeras lo que digo, deberá pararse a pensar, a planteárselo. Las imágenes ayudan, juguemos a las películas:

A ver, ¿grandes historias de amor del cine? A mí me sale Casablanca, Lo que el viento se llevó, Oficial y Caballero… En realidad, la mayoría de las películas incluyen un enamoramiento y, oye, que nunca es entre mujeres. Te vas a mirar la lista de las pelis más de amor que haya habido jamás y hasta sale Brokeback Mountain. Pues ya está cubierto el cupo, maricas a la palestra. ¡Conseguida la igualdad! ¿Veis qué bien?

¿Y las mujeres? ¿No hay lesbianas que se quieran? ¿Dónde está el Empire State cuando se habla de amor bollo? Las mujeres no viven grandes historias de amor, por lo visto. Cualquier tortillera de bien que te oiga… Nada, ni se quieren, ni se besan, ni se meten mano.

Ha hecho falta el siglo XXI para ver en las salas comerciales un polvo lésbico en un hotel de Roma o un instituto francés.

¿Podrían imaginárselo? Un mundo al revés como en ‘Las hijas de Egalia’, pero en vez, o además de un mundo en femenino, uno donde la normalidad fuera homo, trans, bi… En ese mundo verían a Meg Ryan dándose el lote con la Bullock a cada rato en varios canales, o a Newman y Redford tirándose de la mano al río, y luego besándose emocionados por haber escapado de los malos juntos.

Rocío y Alba, por Laura Ramírez
Rocío y Alba, por Laura Ramírez

¿Y si esa fuera la norma, lo común? Traten de visualizarlo, apuesto a que no pueden. Les llevamos ventaja en eso, hemos pasado la adolescencia rescatando sutilezas de pelis como Tomates Verdes Fritos o… Batman.

Yo quería volar a Kenia con la baronesa Blixen, silbarle al oído a la Bacall y bajarme de la moto de Top Gun para llevarme a la rubia. Los chicos supongo que a la rubia ni la vieron, entretenidos con el mamoneo entre Maverick y Iceman.

Creces mirando eso, tardas en comprenderte, en entender que no cabrás ahí. Y si entramos en la parte práctica… las alturas, las posturas, los aparatos genitales. ¿Esto cómo va? Inevitable la pregunta. Hasta el más ignorante sabe que follar consiste en meter una polla en un coño… ¿qué hacéis vosotras entonces? Lo de los chicos queda más claro, la imaginación heteroquietista pondrá cara de estreñida pero llegará hasta ahí. ¿Pero las chicas? No queda otra que concluir que siempre nos faltará algo. Ustedes mismos.

Lo mejor es que ante la confusión hay quién apela al término contra-natura mientras hace un voto de castidad, que es de lo más natural y no tiene apenas consecuencias, como se ha visto. (Los niños abusados en colegios de curas y los bebés muertos en conventos de monjas son hilillos sueltos sin importancia. Pueden barrerse y esconderse sin problemas debajo de las alfombras de damasco. Eso sí, luego que se encarguen los voluntarios y voluntarias de limpiar el chapapote de la playa.)

El caso es que mientras los curas hablan de sexo contra-natura con la boca llena de no quiero saber qué, tú te sacudes el polvo y el lodo, trasciendes el modelo único y te reinventas. Porque no nos queda otra.

Primero fueron los guetos, luego vinieron las leyes.

La primera vez que entré en un bar de ambiente tuve que llamar a un timbre. Me congratulo pensando en que las adolescentes que así lo quieran encontrarán abiertas las puertas de los bares lésbicos. En que dos mujeres, o dos hombres se pueden casar. En que yo puedo escribir aquí mis cosas.

Desde luego hay mucha gente heterosexual que tampoco cabe ahí dentro, que no quiere copiar el negativo original y lo sabe e intenta otra cosa. No solo es coto de bolleras y gays este asunto de los clichés, por suerte hay muchas más posibilidades vitales y elecciones personales.

Pero al final es como la libertad de expresión, personalmente no veo el matrimonio como panacea, pero defenderé el derecho de cualquier persona a pasar por ese gran aro, o arito en dedo, si es lo que quiere.

(Continuará)

 

Comiéndote a besos

  Nos encanta recibir entradas escritas por las personas que leéis nuestro blog y de ese modo aprovechar esta plataforma para visibilizar, precisamente, realidades y propuestas a las que no tenemos acceso si no es a través de vosotros. Hoy tenemos la suerte de poder conocer de la mano de su autor Javier Vázquez, el cuento interactivo ‘Comiéndote a besos’, de Imagina MÁS.

Comiendote a besos

Ilustración del Daniel Estandía

“Érase una vez una ciudad cualquiera con interminables avenidas, paradas de autobús o parques donde sus habitantes se cruzaban apenas sin mirarse, sin conocerse. Empujados por las prisas de la vida moderna y envueltos por el anonimato de la metrópolis una pareja se encuentran rompiendo el hechizo, de repente todo parece cobrar sentido, sus miradas se cruzan provocando un chispazo instantáneo. Sus vidas cambiarán a partir de ese momento, oficialmente se han enamorado. Pero para un miembro de esta pareja llega el momento de revelar un secreto íntimo que puede hacer que todo salte por los aires…”

 

Los avances médicos en el campo del VIH en Europa han logrado que sea una infección crónica, aumentado considerablemente la calidad y esperanza de vida de las personas con VIH. Sin embargo, no se ha conseguido el mismo avance en los aspectos sociales y culturales ligados a esta infección. Como consecuencia del estigma, en la actualidad, un elevado número de personas con VIH adoptan estrategias para evitar el rechazo en detrimento de su salud. Algunos ejemplos pueden ser la invisibilidad sufrida por temor a la discriminación, la dificultad en la adherencia al tratamiento por temor a ser descubierto y rechazado por su infección o el incumplimiento de las recomendaciones sanitarias, como las revisiones médicas, por miedo a tener que revelar información en su entorno familiar y/o laboral. Lee el resto de la entrada »

¿Quién dice que por ser gay no es posible tener una familia?

El amor ocurre, no solo entre dos personas sino también con los hijos e hijas que se desean tener.

¿Acaso importa la forma cómo se construye una familia? ¿Acaso importa que la pareja esté formada por dos personas del mismo sexo o por una sola persona cuya orientación sexual o identidad de genero no coincide con la socialmente aceptada?

Países como Rusia dicen que sí, y por eso imponen condiciones discriminatorias a los países que quieran tramitar adopciones internacionales con ellos. Pero no es el único país que impide a las personas LGBTI formar una familia por los prejuicios y problemas que unos pocos tienen en aceptar la diversidad de la sociedad. Más allá de la posibilidad de contraer matrimonio está el derecho a formar una familia.

Tras ver este vídeo, ¿tú te atreverías a decir que esta pareja de hombres no son los mejores padres que esta pequeña puede llegar a tener? En ocasiones la publicidad resulta a ser la mejor manera de mostrar la realidad.