BLOGS
La crónica verde La crónica verde

Podrán cortar todas las flores, pero no podrán detener la primavera. (Pablo Neruda)

Entradas etiquetadas como ‘Salud’

Rechazadas nuevas macrogranjas gracias a la movilización del mundo rural

 

Amigos de la Tierra, Plataforma Loporzano SIN Ganadería Intensiva, Plataforma Ciudadana Salvemos el Arabí y Comarca, Plataforma Cívica de Gamonal, Stop Macrogranjas Pueblos Vivos de Cuenca y VSF – Justicia Alimentaria Global celebran los éxitos de los movimientos vecinales en la lucha contra la expansión de la industria porcina. La pasada semana se ha paralizado la construcción de una explotación porcina en Villafáfila, Zamora, un éxito para la sociedad civil que, a lo largo de los últimos meses, también ha logrado frenar dos explotaciones en Gamonal, Toledo, y otras dos en Yecla, Murcia.

En el Estado Español hay aproximadamente 30 millones de cerdos. Aunque su producción se concentra en Aragón y Cataluña, la industria del porcino busca su expansión en otros territorios. Sin embargo se está encontrando con la fuerte oposición de los vecinos afectados. La ciudadanía organizada rechaza una industria que deja fuertes impactos, contaminación de agua y suelo, malos olores, y resulta incompatible con otros modelos de desarrollo respetuosos con el medio ambiente y la salud.

En Villafáfila (Zamora), el grupo Batallé, una de las principales empresas cárnicas del país, retiró su proyecto para construir un cebadero de 2.000 cerdos debido a la inmediata movilización vecinal para impedirlo. El proyecto ponía en peligro la  Reserva Natural Lagunas de Villafáfila.

Otro de los éxitos de este movimiento a favor de la ganadería extensiva, respetuosa con el medio ambiente y la ciudadanía, lo ha cosechado la Plataforma Ciudadana Salvemos el Arabí y Comarca. Ésta impidió, tras masivas movilizaciones, la construcción de dos macro-explotaciones porcinas de selección genética con capacidad para 26.000 cerdos en el Monte Arabí de Yecla (Murcia), declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. El rechazo unánime consiguió que la empresa CEFUSA, parte del grupo Fuertes, propietario de El Pozo, retirara el proyecto.

A su vez, en Gamonal (Toledo), la Plataforma Cívica de Gamonal se organizó el pasado verano para mostrar el rechazo de la población ante la posible construcción en su territorio de una serie de naves que acogerían hasta 14.400 cerdos.

Según Amigos de la Tierra, estas victorias representan un gran empuje para los movimientos sociales que hacen campaña día a día para frenar la ganadería industrial.

La Plataforma Loporzano SIN Ganadería Intensiva sigue luchando para evitar la expansión de la industria porcina en su municipio. Rosa Diez Tagarro, secretaria de la plataforma, lamenta que, a diferencia de otros ayuntamientos, el de Loporzano (Huesca) siga sin escuchar un clamor vecinal que dura ya casi dos años y que goza de gran reconocimiento y apoyo social en Aragón y en el resto de España, así como en el extranjero.

“La alarma social es evidente. Recibimos continuamente peticiones de auxilio de pueblos aragoneses y del resto de España. Nos anima enormemente la creciente movilización social y continuaremos con la difusión de los costes ocultos de la ganadería industrial y con la defensa de nuestro territorio por todas las vías emprendidas”, asegura Diez Tagarro.

Blanca Ruibal, responsable de Agricultura y Alimentación de Amigos de la Tierra, afirmó que “la ganadería industrial está entre los principales responsables del cambio climático. Es intolerable que nuestros pueblos se conviertan en el estercolero de Europa y que se siga alentando una burbuja que genera grandes beneficios para un puñado de empresas, a costa del medio ambiente, nuestra salud y el medio de vida de las personas productoras”.

Son todos movimientos que resisten el avance de la ganadería industrial, contrarios a los impactos de esta industria y la necesidad de poner en valor la ganadería extensiva y otros modelos de desarrollo en nuestro medio rural.

Si te ha gustado esta entrada quizá te interesen estas otras:

Ayuda urgente para llevar la naturaleza a un hospital infantil

verkami

Éste es un llamamiento urgente a todas las personas de buena voluntad. Nos quedan dos días para poner en marcha un proyecto maravilloso: llevar la naturaleza a los niños ingresados en el Hospital Niño Jesús de Madrid.

Cualquiera que haya estado ingresado en un hospital sabe que desde el minuto uno la ilusión-obsesión de todo enfermo es salir cuanto antes de esas cuatro blancas paredes. Durante los interminables días de convalecencia el tiempo se te va mirando por la ventana, soñando con estar fuera, como todos esos paseantes que ves caminar ahí abajo, sanos y lozanos. O como esos gorriones, urracas, estorninos y cornejas que zascandilean por la zona, cruzando raudos los cielos, jugando con el viento y la lluvia. Mil veces deseas ser pájaro y salir volando de la habitación. O por lo menos, dar un pequeño paseo y bañarte en naturaleza, oler las flores, sentir la caricia del sol, escuchar el canto de un mirlo, tocar la tierra húmeda. Baños tan positivos para la salud como para el espíritu, capaces de despertar sonrisas y levantar el ánimo al más pesimista. Lee el resto de la entrada »

Celebra y disfruta Red Natura 2000, el mayor parque nacional del mundo

CJP-

El mayor parque nacional del mundo está en España. Y en Francia. Y en Polonia. Y en Grecia. En realidad es un club público, que no privado. Se llama Red Natura 2000 pero prácticamente nadie en Europa lo conoce, a pesar de ser nuestra grandísima joya de la corona medioambiental. Lee el resto de la entrada »

Tejen un gran océano solidario de punto y ganchillo

Cuadros azules

La Asociación de Labores Solidarias IAIA, una ONG que trabaja en residencias de ancianos creando grupos de tejedoras, está desarrollando un proyecto precioso llamado “Tejiendo mares de solidaridad“.

Se trata de tejer dos mantas enormes (formadas por unas 500-700 mantas pequeñas) que van a representar un fondo marino gracias a cientos de especies protegidas tejidas a mano. Todo lo tejido es una gran instalación que podrá verse en el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente y en el Oceanografic de Valencia a partir del próximo 8 de junio.

Lo bonito de este proyecto no es sólo que de esta manera muestran su apoyo a la defensa de los mares, sino que todo lo realizado, esas 700 mantas y esos cientos de muñecos marinos tejidos a modo de pequeños peluches, serán enviados a campos de refugiados en Turquía y Jordania y a personas en riesgo de exclusión social en España. Lee el resto de la entrada »

Europa pone contra las cuerdas al herbicida más vendido en el mundo

Greenpeace ha entregado ayer en el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente más de 90.000 firmas recogidas en España para pedir al Gobierno que vote en contra de la propuesta europea de renovar la autorización del herbicida glifosato por otros 15 años. Países como Francia, Holanda, Italia y Suecia han manifestado su rechazo a esta propuesta de la Comisión Europea, que hoy mismo podría acordar la renovación.

Las más de 90.000 firmas recogidas en España son “un grito” de la ciudadanía en contra de que este herbicida “siga envenenando durante otros 15 años”, afirma en una nota de prensa Luis Ferreirim, responsable de la campaña de agricultura de Greenpeace España. Lee el resto de la entrada »

Buitres con plomo en las venas

gyps_fulvus_oris_GACO_3_image671_405

Se vuela mal con plomo en las alas, pero aún peor si el plomo está en las venas. Es lo que les pasa a nuestros buitres leonados, petados de este peligroso metal pesado por culpa nuestra, o más en concreto, por culpa (indirecta) de nuestros cazadores y de sus municiones.

Un equipo de investigadores de varios centros portugueses y de la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB) ha analizado la presencia de mercurio, cadmio y plomo en la sangre de las 121 buitres leonados (Gyps fulvus) en Portugal y Cataluña. Los resultados revelan que en el 98,3% de las aves no se detectó cadmio y en el 95% tampoco se observó mercurio. Sin embargo, el metal pesado que se encontró en mayor concentración en las aves fue el plomo. Según el trabajo, la mayoría de las aves evaluadas tenían concentraciones de plomo entre 20 y 100 µg/dl, una cantidad considerada como una exposición subclínica, muy por encima del umbral en el que puede afectar a la salud de esta especie (15 µg/dl).

Según declaraciones a la agencia SINC realizadas por Manuela Carneiro, investigadora que ha participado en el estudio publicado en Ecotoxicology and Environmental Safety, debido a la obligación de eliminar los cadáveres de rumiantes procedentes de la ganadería, “los buitres se han enfrentado a una escasez de alimentos que los ha llevado a realizar cambios en su dieta consumiendo una mayor cantidad de especies cinegéticas”.

Precisamente, Carneiro apunta a la caza como la fuente principal de plomo en estas rapaces, a través de la ingesta de carne con trozos de bala en los restos de animales muertos.

Otras actividades humanas también contribuyen a este fenómeno, “el vertido de residuos, las actividades industriales, de minería y la fundición son igualmente responsables de la contaminación ambiental por plomo”, subraya la científica.

Los efectos del plomo

Los metales pesados pueden presentar diversos efectos en los animales. En este sentido, Carneiro afirma que dependiendo de la dosis, “el plomo puede causar directamente la muerte del animal o alteraciones vasculares, hematológicas, nerviosas y renales”.

Además del daño que pueda causar a un animal de forma individual, “la presencia de plomo afecta indirectamente a la población de buitres leonados debido a variaciones en el comportamiento aviar, a la disminución del éxito reproductivo y a una menor respuesta inmunológica”, concluye la investigadora.

Artículo citado: Manuela Carneiro et al. “Assessment of the exposure to heavy metals in Griffon vultures (Gyps fulvus) from the Iberian Peninsula”. Ecotoxicology and Environmental Safety 113: 295-301 DOI: 10.1016/j.ecoenv.2014.12.016 Marzo de 2015.

Si te ha gustado esta entrada quizá te interesen estas otras:

Confirmado el valor terapéutico de los bosques maduros

bosques

Los árboles no hacen bosque, un complejo ecosistema donde se entrecruzan infinidad de seres vivos en difícil equilibrio dinámico, pues eso es la vida, frenética actividad por la supervivencia.

Las plantaciones de eucaliptos o de pinos o de chopos bien alineados, todos de la misma especie, sin apenas arbustos ni otras plantas como obligadas compañeras, son lo más parecido a un desierto verde. Paseas por ellos y, qué quieres que te diga, a mí no me saben a nada. Ocurre todo lo contrario cuando te adentras en una foresta sana, biodiversa.

Pero si el bosque elegido es una de esas pocas agrupaciones forestales maduras que aún nos quedan en España, reductos de viejos árboles centenarios e ilustre cementerio de colosos vegetales, el sentimiento experimentado al caminar bajo su dosel resulta extraordinario. Huele diferente. Se camina diferente. Te sientes mejor.

¿Exagerado? La ciencia acaba de confirmar lo que muchos sabíamos por experiencia propia: los bosques con árboles viejos son medicinales. Profesionales sanitarios e investigadores de la Universidad de Girona han demostrado estos beneficios entre enfermos de fibromialgia que realizan un ejercicio moderado en este tipo de bosques terapéuticos.

Su curioso y novedoso estudio médico demuestra que los paseos entre árboles centenarios mejoran el dolor y combaten el insomnio de los pacientes.

Para que no hubiera dudas, seleccionaron a 30 mujeres con esta enfermedad que, separadas en dos grupos, pasearon unas por un bosque joven y otras por uno con árboles centenarios. Las segundas fueron las que experimentaron un mayor grado de mejoría en sus dolencias. Y sin necesidad de medicinas.

Según parece, los árboles vetustos emiten al aire ciertas sustancias beneficiosas para nuestra salud. Una razón más para protegerlos.

Foto: Tres pacientes pasean por un bosque cerca de Olot como parte de la terapia contra la fibromialgia. EFE/Robin Townsend

Si te ha gustado esta entrada quizá te interesen estas otras:

Mucho cuidado con los ambientadores

Olfato

© Dennis Wong / Creative Commons

¿A qué huele el pasado? Para Neruda era una fragancia de lilas. Para Antonio Machado un limonero maduro. Y para nuestras abuelas lavanda y sábanas almidonadas. El presente huele mucho peor. Huele a ambientador, a supuestos aromas de fresa, manzana, orquídea, chocolate y hasta a Spa. Falsos aromas artificiales que no eliminan los malos olores. Los ocultan bajo otros más intensos… y peligrosos.

La pasada semana, la Comisión de Sanidad del Congreso de los Diputados aprobó una proposición no de ley por la que insta al Gobierno a retirar del mercado aquellos ambientadores, velas perfumadas, inciensos y otros productos análogos que pudieran originar emisiones nocivas para la salud.

Como demostró el año pasado la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU), algunos de estos artículos desprenden sustancias tóxicas, cancerígenas, alergénicas y contaminantes que, lejos de crear ese pretendido bienestar publicitario, empeoran considerablemente la calidad del aire.

Porque al contrario que en los tiempos de las abuelas, cada vez pasamos más horas (y días) encerrados en los mismos espacios enrarecidos. Se nos olvidó la saludable costumbre de ventilar todas las mañanas las habitaciones, el mejor ambientador del mundo: aire puro.

No se trata de alarmar. No todos los ambientadores e inciensos son peligrosos. Pero lo increíble es que después de casi 50 años de uso continuado y masivo, nuestras autoridades caigan ahora en la cuenta del desconocimiento que tenemos sobre sus efectos para la salud. En pequeñas cantidades, es verdad, pero durante larguísimos tiempos de exposición.

Espero un estudio rápido que elimine los productos más peligrosos. Mientras tanto seguiré el ejemplo de mis abuelas. Ventilar y poner saquitos de lavanda y jabones entre la ropa. Los olores de mi pasado.

Si te ha gustado esta entrada quizá te interesen estas otras:

Por qué me he hecho vegetariano

Vegetariano

Hace unos años yo mismo me sorprendía cuando os contaba en esta misma columna la campaña lanzada por el ex Beatles Paul McCartney. El famoso cantante nos proponía hacernos vegetarianos una vez por semana, exactamente los lunes, como contribución de la Humanidad para luchar contra el cambio climático. Ello es debido tanto a la producción de piensos para el ganado, lo que ha provocado una gigantesca y creciente deforestación planetaria, como al hecho de que los rumiantes emiten con sus flatulencias gran cantidad de metano, un gas 23 veces más perjudicial que el CO2 como agente del calentamiento global.

Más tarde os informé de las advertencias de la Organización Mundial de la Salud (OMS) respecto al peligro del exceso de antibióticos en la alimentación animal. Cuyo resultado son carnes trufadas de medicamentos que ingerimos con total desconocimiento de sus posibles repercusiones en nuestra salud.

Y al final tenía que ocurrir. Me he hecho vegetariano. O casi, pues en realidad tan sólo he eliminado de mi dieta la carne. Como pescado, huevos y queso, junto a fruta y todo producto vegetal proveniente de la huerta. Pero desde hace un año no pruebo chuletones, ni chorizo ni morcilla, algo sorprendente en un burgalés como yo. Yo mismo no me lo creo.

Algunos pensaréis que lo hago por novelería, como denominan en Canarias al esnobismo. En absoluto. Es tan sólo el resultado de una profunda reflexión personal. De una actitud y de un modo de vida que pretende ser más respetuoso con su entorno. De una necesidad de vivir de manera más saludable, sin tantos aditivos ni hormonas. Sin provocar tanto sufrimiento a los animales de granja.

Es una decisión individual, alejada de cualquier radicalismo. Paso de Paul McCartney y de los lunes sin carne. Soy vegetariano. Y me siento mejor.

Otras entradas relacionadas:

Puedes seguirme (si quieres) en Twitter (@lacronicaverde) y en Facebook (www.facebook.com/lacronicaverde)

La fiebre del Omega 3 amenaza a los tiburones

El animal más peligroso de los océanos no es el tiburón, es el hombre. De hecho, la mayoría de las especies de escualos están en las últimas por culpa de dos curiosas modas nuestras. La primera es la supuesta sofisticación culinaria de comer sus aletas en sopa, arrojando el resto del animal moribundo al mar. La creciente demanda de este producto en Asia conduce muchas veces al aleteo (shark finning), una práctica derrochadora y cruel que  apenas aprovecha entre el 2% y el 5% del cuerpo del tiburón, despreciando el resto. Según datos de Oceana, sólo Hong Kong importa al año más 10.000 toneladas de estos pobres animales, en su mayoría aportadas por pesqueros españoles.

La segunda moda consiste en aprovechar el aceite de sus hígados, ricos en Omega 3. Esto último está dando la puntilla a tiburones de profundidad de aguas frías, los más desconocidos y, ahora, más amenazados que nunca por barcos piratas que sólo aprecian sus entrañas.

Resulta paradójico que este comercio ilegal esté sustentado por sociedades como la nuestra, aparentemente concienciadas con la protección del medio ambiente pero extremadamente propensas a consumir productos milagro sin cuestionarse su origen o efectividad. Porque tampoco está muy claro que el aceite de hígado de tiburón sea bueno para la salud. Algunos estudios científicos advierten de su posible toxicidad, alergias y aumento de los niveles de colesterol en quienes lo consumen.

Sabemos que los ácidos grasos Omega 3, abundantes en el aceite de pescado, son inmensamente populares porque la investigación los ha relacionado con una reducción de las enfermedades cardiovasculares. Sin embargo, un reciente estudio no detectó tales beneficios entre personas con diabetes tipo 2. Así que, al menos para algunos, tampoco es tan milagroso.

Hay una solución más sencilla que matar tiburones para rellenar cápsulas de caros complementos alimenticios: comer sano. Incorporando a nuestra vida una dieta variada que incluya pescado azul y frutos secos como las nueces es más que suficiente para cubrir nuestras necesidades de ácidos grasos. Nos lo agradecerá nuestra salud y millones de tiburones.

Puedes seguirme (si quieres) en Twitter (@lacronicaverde) y en Facebook (www.facebook.com/lacronicaverde)