La crónica verde La crónica verde

Podrán cortar todas las flores, pero no podrán detener la primavera. (Pablo Neruda)

Entradas etiquetadas como ‘veganismo’

Comer mucha carne provoca hambre

Nuestra sociedad siempre ha estado subyugada a los pecados y peligros de la carne. Según el párroco de mi pueblo, la mayoría de los problemas del mundo venían precisamente de allí, de esas bajas pasiones tan cárnicas. Superado el trauma religioso me vuelve ahora el miedo a la carne, pero esta vez desde el punto de vista de la sostenibilidad. Sin ser vegano ni vegetariano, cuanto más analizo este tema menos apetecibles se me antojan los chuletones. Os explico la razón.

La producción mundial de carne se ha disparado hasta los 228 millones de toneladas anuales. Con el actual ritmo de crecimiento de la población y de consumo, la FAO calcula que en 2050 deberá ser el doble o no habrá comida para todos. Al no existir  suficientes pastos, los países desarrollados nos llevamos lo mejor y dejamos el hambre y los desequilibrios a los más desfavorecidos. Como resultado fatídico, cuanta más carne comemos más hambre provocamos. ¿Paradójico verdad?

Con 52 kilos por persona y año España es el octavo país más carnívoro del planeta, muy por encima de la media europea. Y vamos a más, empeñados como estamos en marginar la dieta mediterránea a cambio de grandes filetes diarios. Se nos olvida que su producción tiene terribles consecuencias. Obtener un kilo de carne consume 15.000 litros de agua frente a los modestos 500 litros de un kilo de patatas. Y resulta tan dañino para la atmósfera como conducir 1.600 kilómetros en coche. El excesivo consumo es igualmente perjudicial para nuestra salud, y eso sin hablar de los nocivos efectos de las hormonas y antibióticos con los que inflamos a ganado y consumidores.

Tan monótona alimentación nos hace además terriblemente dependientes. No sólo de las exportaciones cárnicas. Las lustrosas vacas o los gordos cerdos patrios se alimentan de selva tropical a un ritmo anual de deforestación de 600.000 hectáreas sólo en Sudamérica. De ahí proceden los piensos que integran la mayor parte de su dieta, a base de soja venida de Brasil o Argentina y cultivada en lugares donde hace poco tiempo había impenetrables bosques. Quedaros con otra cifra. Hacen falta 9 kilos de piensos para producir un solo chuletón.

¿Qué podemos hacer entonces? Evidentemente, reducir el consumo cárnico. Comer más verdura. Y quizá volver a los consejos del viejo párroco de no probar carne los viernes. De la nutritiva, se entiende. Del otro tipo ya no es pecado.

Puedes seguirme (si quieres) en Twitter (@lacronicaverde) y en Facebook (www.facebook.com/cronicaverde)

Paul McCartney propone los lunes vegetarianos

Los lunes al sol… y sin comer carne. El famoso cantante británico Paul McCartney y su familia han lanzado una campaña para que rechacemos la carne y nos hagamos vegetarianos una vez por semana. No un día cualquiera, exactamente los lunes. Aseguran que con ello la Humanidad ayudaría enormemente a luchar contra el cambio climático.

El ex Beatle y su hija, la diseñadora Stella McCartney, ambos vegetarianos convencidos, proponen el Meat Free Mondays, los lunes libres de carne, como mejor ayuda para reducir el exceso de emisiones de CO2 a la atmósfera.

Según la Organización de las Naciones Unidas para la agricultura y la alimentación (FAO), la producción de carne es responsable de 18% de las emisiones de gases de efecto invernadero en el planeta, casi una quinta parte del total, frente al 13% estimado para el transporte. Ello es debido tanto a la producción de piensos para el ganado como al hecho de que los rumiantes, particularmente las vacas, emiten con sus flatulencias gran cantidad de metano, 23 veces más perjudicial que el CO2 como agente del calentamiento global.

Varios famosos más se han unido a la idea. Entre ellos el multimillonario Richard Branson, una de las personas más ricas del mundo, propietario del grupo Virgin, quien ha manifestado al diario Daily Telegraph:

“Me gusta comer carne, pero mucho más me gusta nuestro planeta, por lo que me uniré a esta campaña y dejaré de comer carne al menos un día a la semana”.

Y a vosotros ¿qué os parece la propuesta? ¿Veis factible que nos hagamos todos vegetarianos al menos una vez por semana?

A mi la idea no me parece mala, incluso hasta saludable, pero sólo le pongo una pega. Si vamos a volver a la abstinencia de comer carne una vez por semana, al menos que sea los viernes, como hacían nuestros católicos abuelos. Y que tengamos la posibilidad de lograr alguna bula pontificia para barbacoas esporádicas, no vayamos a caer en el pecado.

Bueno en serio. Hacer lo que os plazca, sólo es una propuesta. Que os explica en el siguiente vídeo (en inglés) el mismísimo Sir Paul McCartney.