La crónica verde La crónica verde

Podrán cortar todas las flores, pero no podrán detener la primavera. (Pablo Neruda)

Entradas etiquetadas como ‘baños de bosque’

Baños de bosque y brujas comiendo madroños

No hay duda. Los mejores paseos del año son ahora, en otoño. Y los mejores sitios para disfrutarlos son los espacios forestales, fabulosos para darte en ellos relajantes baños de bosque.

Yo lo acabo de hacer en un lugar increíble: la garganta de Gorropu, en la isla de Cerdeña. Uno de los barrancos más profundos de Europa; un abismo de rocas abierto a golpe de paciencia por el humilde río Flumineddu en medio del macizo montañoso del Supramonte.

El sendero para llegar allí es largo y tortuoso. Más de 6 kilómetros que empiezan a 1.066 metros de altitud y terminan a 400 metros después de recorrer un bosque fabuloso cuajado de encinas y madroños. Cansado, no lo discuto. Pero vaya si merece la pena. Sobre todo cuando puedes ponerte morado comiendo deliciosos frutos de madroño por el camino.

Te lo cuento en este nuevo #VideoBlog de mi canal en YouTube. ¿Ya te has suscrito?

Fruta gratis

Entre cabras y vacas, el estrecho sendero desciende por un bosque fabuloso que te regala toneladas de fruta ecológica. El madroño (Arbutus unedo) es un arbolillo típico del Mediterráneo cuyos deliciosos frutos rojos tardan un año en madurar, lo que explica que en otoño podamos ver juntas en la misma planta flores y frutas.

Cuidado con los madroños

Con ellos se hacen deliciosas mermeladas y licores, pero hay que tener cuidado en no comer demasiados. El fruto del madroño empieza una fermentación alcohólica natural en el propio árbol que nos podría emborrachar si se nos va la mano. Por eso en Extremadura también se conoce como “emborracha mozas”.

Una tierra de monstruos legendarios

Tan profundo barranco fue siempre visto con miedo por las gentes que viven cerca de él. Eso explica sus muchas leyendas tradicionales relacionadas con seres sobrenaturales.

Como “sa mama de Gorropu” (la madre de Gorropu), una espantosa criatura que se supone vive en el cañón, maligna bruja siempre empeñada en liarla.

O “sos Drullios“, una especie de horribles “trolls” que por la noche salen del cañón y arrastran hacia su interior a personas, animales y hasta casas enteras.

También aseguran los mayores sardos que en Gorropu vive “sa Tentassione” (el diablo). Y que en el pasado muchos iban allí a vender su alma a cambio de “sas ricchesas mundanas” (las riquezas del mundo), pero al final todos acababan suicidándose.

Otra leyenda, ésta menos tétrica pero igual de asombrosa, asegura que dentro de Gorropu es posible ver las estrellas a plena luz del día.

Yo no vi las estrellas ni me encontré con brujas y demonios, pero como se me echaba la noche encima, sí que es verdad que regresé hacia el coche a toda velocidad, cual alma que lleva el diablo.

Te dejo aquí (y recomiendo) la ruta que hice para llegar a Gorropu entre madroños. Ten en cuenta que bajar es fácil, pero al no ser circular, el regreso resulta largo y duro pues es todo cuesta arriba.

¡Buen campito!

Si te ha gustado esta entrada quizá te interesen estas otras:

¿Y si el futuro sea parecernos más a los árboles que a las máquinas?

Por qué los árboles orientan nuestra vida y cómo podríamos inspirarnos en ellos. Con una idea tan ambiciosa, Jacques Tassin, investigador en ecología vegetal en el CIRAD (Centro de Cooperación Internacional en Investigación Agronómica para el Desarrollo), experto en estudiar el vínculo entre el hombre y las plantas, acaba de publicar Pensar como un árbol (Plataforma Editorial, 2019). Un libro sencillo pero inspirador que nos invita a reconectar con la naturaleza.

Según el filósofo Robert Dumas, “no hemos abandonado el árbol” y este tiene todavía mucho que enseñarnos. Decía también Antón Chéjov que los bosques “enseñan al hombre a comprender la belleza y le inspiran sentimientos elevados”.

Evolucionar sobre los árboles deja rastros, los de nuestro pasado arborícola y simiesco. Y eso se nota. Como destaca Jacques Tasin en su libro, “hemos sido modelados por los árboles”. Y de ellos, de su contacto, nos llega el sosiego, el aprendizaje y hasta la sanación. Los baños de bosque nos curan. Desde hace unos treinta años, los psicólogos notan una correlación clara entre la presencia de árboles a nuestro alrededor y nuestra capacidad para sentirnos a gusto con nosotros mismos. Lee el resto de la entrada »