La crónica verde La crónica verde

Podrán cortar todas las flores, pero no podrán detener la primavera. (Pablo Neruda)

Entradas etiquetadas como ‘bicicleta’

Bicicletas frente a coches, también en verano

bike_vs_cars2

Este mes se ha estrenado en España el esperado documental Bicicletas vs coches. Dirigido por el periodista y director sueco Fredrik Gertten, presenta a personas de todo el mundo que están luchando por el cambio frente a las permanentes inversiones millonarias de la industria automovilística, que luchan por conseguir ciudades más sostenibles, y para quienes la bicicleta se presenta como una poderosa herramienta capaz de lograr este importante y necesario cambio urbano.

Sin ser catastrofista ni beligerantemente ecologista, la película invita a la reflexión sobre por qué la bici no se ha convertido en el siglo XXI en el vehículo principal de movilidad urbana en las principales ciudades del mundo; algo que quizá sí pueda lograrse en un futuro no muy lejano. Lee el resto de la entrada »

Los jóvenes ya no sueñan con tener un coche

Seat_600_meeting_(9055190675)

Lo recuerdo como si fuera ayer. Sonó un claxon en la calle y mi madre, con sonrisa sospechosa, nos pidió a los tres hermanos que miráramos por la ventana. Y allí estaba mi padre, emocionado junto a su flamante Seiscientos recién comprado. Blanco para más señas. Todos saltamos de júbilo como si nos hubiese tocado la lotería. El sueño se había hecho realidad.

Hoy los jóvenes ya no sueñan con tener un coche. Así lo confirma un estudio publicado por la consultora KPMG, basado en una encuesta internacional realizada entre 200 altos cargos del sector del automóvil, donde el 54% de los directivos confiesa su preocupación porque los menores de 25 años no quieren ser dueños de un vehículo.

Tampoco sueñan con tener una casa en propiedad. Lo que quieren es trabajo. Y un móvil de última generación, la nueva herramienta de comunicación global, el verdadero símbolo de estatus e independencia del siglo XXI.

El coche ya no sirve en las ciudades. Resulta caro y aún más caro calmar su voraz sed de combustible; pagar multas, impuestos, aparcamientos, mantenimiento, averías,… Es mucho más sencillo, barato y sostenible moverse en transporte público o en bici. O pillar por Internet chollos de viajes a cualquier lugar del globo sin más ataduras que la mochila. Los mayores de 60 años comienzan a optar por lo mismo. Mi padre, sin ir más lejos, ya no tiene coche.

Los automóviles han dejado de ser la solución para convertirse en el problema. Ruidos, atascos, contaminación, accidentes, robos. Tras décadas de expulsión, poco a poco los peatones empiezan a retomar el control de las ciudades. Pasos de cebra elevados, calles cerradas al tráfico, férreos límites de velocidad, carriles para autobuses y bicicletas, zona azul y verde.

Algo está cambiando en la sociedad y no es por culpa de la crisis. O quizá sí, y haya sido este terrible palo el que nos ha hecho ver que otra manera de vivir menos derrochona y agresiva con el entorno, con nuestro espacio vital, es posible. La cañera “Autopista al Infierno” de los AC/DC pierde atractivo. ¿Quemar asfalto? Mucho mejor quemar zapatilla.

Foto: Wikimedia Commons

Otras entradas relacionadas:

Regala una bicicleta, también por Navidad

Bici

Las bicicletas no son para el verano, son para todo el año ¿También en Navidad? Especialmente en Navidad, el regalo perfecto y probablemente el que más ilusión nos puede hacer. Porque en contra de lo que algunos piensan, las dos ruedas no son un elemento meramente lúdico destinado a paseos dominicales. La cultura de la bicicleta está desplazando cada vez con más fuerza a la del automóvil.

En los años 60 del pasado siglo el sueño de la clase media era tener un Seiscientos. Pero ahora tener coche propio es una lata y no un privilegio. Demasiado caro, demasiadas preocupaciones mecánicas, demasiadas multas, demasiados atascos y problemas de aparcamiento, demasiados inconvenientes.

Frente a ello la bici nos muestra otra manera de enfrentarnos a la vida valorando la lentitud, icono de la “Slow Life”. Postulándose como un medio de transporte sano, ecológico, sostenible y económico. Perfecto en las grandes ciudades si se combina con el transporte público.

La vuelta al viejo invento de finales del siglo XIX es más que una moda pasajera. Las estadísticas resultan incontestables. En España ya se venden más bicicletas (780.000 al año) que coches (700.000). La proporción es casi el doble en Europa.

Y es que en tiempos de crisis, pero también de nueva cultura urbana, mover el peso de una persona con una máquina que pesa más de una tonelada, consume cara gasolina y nos traslada al día una media de apenas 10 kilómetros resulta a todas luces insostenible.

Queda mucho, es verdad. En Holanda supone el 24% de la movilidad frente al 3% español, pero la tendencia es al alza. Deportivas, de paseo, de montaña, vintage, plegables, de piñón fijo. Incluso eléctricas. Aunque la mayor carencia es la educativa. Enseñar a los conductores a aceptar a los ciclistas como vehículos con igual o más derechos que el coche. Y a los ciclistas a comportarse con civismo y no sólo cuando les interesa.

Foto: EP/20Minutos

Los peligros de usar el carril bici

Las bicicletas son para todo el año, aunque es verdad que en verano nos acordamos más de ellas. Por suerte cada vez se usan más en nuestro país, pero aún como herramienta lúdico-deportiva y no como transporte habitual. Sin embargo, qué peligros tiene esto de ir en bici. Pocos automovilistas saben mantener la seguridad del ciclista cuando se encuentran con uno de ellos y menos aún los peatones. Por no hablar de los carriles bici, cuyo uso es una auténtica carrera de obstáculos.

En este vídeo se cuenta cómo un vecino de Nueva York fue multado con 50 dólares por no usar el carril bici. Cabezota, reivindicativo (y duro, muy duro), decidió seguir las indicaciones del policía al pie de la letra y así le fue. Conclusión: Lleva siempre puesto el casco. Él no lo hizo y seguro que lo lamentó.

Visto en Eco Microsiervos.

**Comparte con tus amigos este post:

Bookmark and Share

Un vídeo de la DGT sobre ciclistas se pasa de sexista

Hace falta promocionar el uso de las bicicletas como excelente método de transporte, barato, sano y ecológicamente sostenible. Pero no es de recibo que, para una vez que la Dirección General de Tráfico (DGT) se preocupa de enseñarnos a ciclistas y conductores las normas mínimas de convivencia en carretera, tropiece en un sexismo que hace enrojecer al machista más carpetovetónico.  Y si no, ¿cómo interpretáis vosotros el comienzo de este vídeo educativo?

“Un señor con traje que va en bicicleta a su trabajo. Una señora con la compra en la cesta de la bici”.

El hombre trabaja y la mujer hace la compra. ¿Os suena?

Para seguir afirmando al mundo que “esto es España y este es uno de los grandes cambios que están ocurriendo. Cada día, dos millones de españoles usan la bici para desplazarse, y se espera que en 2020 sean un millón más”.

Verdaderamente es una buena noticia el resurgir de la bicicleta no sólo para ocio, sino como vehículo de transporte urbano. Pero resulta inaceptable el uso de clichés sexistas de épocas pasadas en una promoción institucional ¿no os parece?

De todas formas os dejo a continuación el vídeo. Para que lo veáis, critiquéis y, ya de paso, tomemos todos conciencia de las mínimas normas de seguridad en carretera cuando nos enfrentamos a las dos ruedas.


**Comparte con tus amigos este post:

Bookmark and Share

Hartos del coche en la ciudad

Nuestras ciudades serían fantásticas si no hubiera en ellas tanto humo, tanto ruido, tantas autopistas, tan pocos espacios públicos. Se están convirtiendo en lugares inhabitables habitados por millones de personas, y la culpa la tiene el exceso de vehículos quemando petróleo a diestro y siniestro.

Para mejorar nuestra calidad de vida no necesitamos coches eléctricos o híbridos que sigan acrecentando el problema. Necesitamos menos coches en general y más medios de locomoción sostenibles como los desplazamientos a pie o en bicicleta, un transporte público realmente eficiente o generalizar el uso del coche compartido. Sin embargo, todo se nos va en buenas intenciones.

Como la Semana Europea de la Movilidad que, bajo el lema “Mejora el clima de tu ciudad”, celebramos estos días con golpes de efecto tan periodísticos como bicicletadas masivas encabezadas por nuestros políticos más populistas. ¿Y luego? Luego todo sigue igual, cada vez hay más coches en megalópolis diseñadas a mayor gloria de los vehículos a motor (uno por ciudadano, ése es el futuro) donde resulta muy difícil vivir, sin apenas carriles bici que hagan menos temerario el moverse sobre dos ruedas.

Peatonalizar las calles, sacar a los coches fuera de las ciudades, limitar su circulación. Eso sí nos ayudaría a cambiar de hábitos, a reducir las enfermedades, a mejorar el aire que respiramos.

¿Estamos dispuestos al cambio? En absoluto, no nos interesa, lo queremos todo rápido, fácil. Y si optamos por la vida lenta nos quedamos fuera de juego, perdemos competitividad y hasta quizá el trabajo. Por eso cada día usamos más el coche, aunque lo aborrezcamos y nos mate.

Y es que, como denuncia Ecologistas en Acción, las políticas de movilidad urbana siguen empeñadas en conseguir “la mayor fluidez del mayor tráfico posible”, en lugar de promover un transporte más respetuoso con el medio ambiente y con nosotros mismos. Mientras no cambiemos, y no parece que vayamos a cambiar, seguiremos celebrando el “Día sin coches” dentro de monumentales atascos circulatorios.

No quiero dejar de pasar la ocasión de colgaros aquí el corto ganador en la categoría ‘Transporte sostenible’ de la tercera edición del Concurso Internacional de cortos online por la cultura de la Sostenibilidad. Walinfredo Kowakatsi , el trabajo del argentino Ismael Julián Naim, es toda una irónica crítica al exceso de uso que hacemos en nuestra vida de los coches. Espero que os guste.

Ésta y otras muchas iniciativas a favor del transporte sostenible las podéis seguir en la interesante página Hartos del coche, dentro del portal Soitu.es

¿Ayudas del Gobierno para comprar bicicletas?

Gobierno y comunidades autónomas, de la mano de los fabricantes de automóviles, pretenden salvar al sector de la automoción en España con subvenciones de hasta 2.000 euros para los futuros compradores.

Pero una vez más se han olvidado de las bicicletas, el transporte más saludable y ecológico que existe, el más acorde para los tiempos de crisis en que vivimos. ¿Por qué no hay ayudas para comprar una bici? Muy sencillo, porque no interesa.

Como señalan desde Ecologistas en Acción, si lo que se quiere es obtener más empleos y de calidad, la mejor estrategia sería apoyar al transporte público, puesto que genera el doble de empleos que el sector del automóvil.

Si nos fijamos en sus efectos sobre la salud y el medio ambiente, nuevamente el transporte público y las bicicletas ganan por goleada. Como recuerdan de nuevo los ecologistas,

“más de 3.000 personas fallecen cada año en España por accidentes de tráfico, y más de 16.000 por la contaminación del aire que proviene de los tubos de escape de los coches”.

Por no hablar de lo que nos cuesta el mantenimiento de unas carreteras cada vez más atestadas de vehículos, auténticos usurpadores de la inmensa mayoría de los espacios públicos de las ciudades.

Ahora que se ha decidido dar propinas estatales a todos los sectores en crisis, bueno sería que no se olvidaran de promover el uso de las bicicletas como transporte alternativo. Por ejemplo, reduciendo o eliminando el IVA en sus precios, tanto de venta como de reparación.

Una posibilidad que la Comisión Europea pretende aprobar a finales de este año para que la medida pueda entrar en vigor en 2011, luego no estaría de más ponerla en marcha cuanto antes. ¿No os parece?

Un cazador mata accidentalmente a un ciclista

Domingo, 26 de octubre por la tarde, en el bellísimo bosque Lagorce, cerca de Vallon-Pont d’Arc y de la reserva natural Gorges de l’Ardèche, un espacio protegido del sureste francés.

El joven ciclista Fabio Butali, 24 años, animador juvenil en su pueblo (sobre estas líneas puedes ver su foto), pasea en bicicleta junto a un amigo por una pista pública. Probablemente no vio el cartel que advertía de la celebración de una cacería en las proximidades y donde se pedía a los caminantes que estuvieran atentos. ¿Atentos a qué?

De repente, suena un disparo y el ciclista cae fatalmente herido en la espalda por una bala perdida disparada accidentalmente por un cazador escondido a tan sólo 20 metros de distancia. Dice que le confundió con un jabalí. La víctima murió poco después de la llegada del equipo de socorro, según informó el periódico digital Le Dauphine.com.

El autor del disparo, un hombre de unos cincuenta años, ha sido acusado de homicidio por imprudencia temeraria, a la espera de que la investigación judicial abierta determine las circunstancias exactas de la tragedia y si la caza se llevaba a cabo bajo todas las medidas de seguridad necesarias.

Se llegue a la conclusión que se llegue, nadie devolverá la vida a este infortunado ciclista, amante de la naturaleza, cuyo único pecado fue querer disfrutar del otoño un domingo por la tarde cualquiera. Su sensibilidad, frente al punto de vista diametralmente opuesto de algunos de sus vecinos, más partidarios de mostrar ese amor a la naturaleza a tiro limpio, le ha costado la vida.

Todos coinciden que fue una imprudencia, pero no en quién la cometió.

Para algunos, la culpa la tuvo el cazador, pues disparó hacia un camino público, incumpliendo con ello las normas básicas de la caza.

Para los cazadores, la imprudencia la cometió el ciclista, por adentrase en un coto de caza cuando se desarrollaba dentro de él una batida.

Precisamente el domingo participé en una larga ruta en bicicleta de norte a sur de Fuerteventura, la FudeNas. A lo largo de todo el recorrido me crucé con varios cazadores. No tuve ningún problema con ellos, pero confieso que pasando cerca de sus escopetas me sentía intranquilo. Otras veces me los he encontrado cazando y, por las buenas o por las malas, me conminaron a irme lejos, “no se escapara alguna bala perdida”, avisaban.

Y yo me pregunto y os pregunto: ¿De quién es el campo? ¿Es compatible la caza con actividades mucho más inocuas como el senderismo o el ciclismo? ¿Quienes son más peligrosos, los osos o los cazadores?

Sobre estas líneas, fotografía de la zona donde murió el ciclista, con el cartel que avisaba del desarrollo de una cacería en las inmediaciones, pero que en absoluto indica el peligro real que supone para el caminante.