La crónica verde La crónica verde

Podrán cortar todas las flores, pero no podrán detener la primavera. (Pablo Neruda)

Entradas etiquetadas como ‘perros’

¿Se parecen los dueños a sus perros?

Detalle de una de las imágenes de la exposición Instinto Animal. © César Lucas Abreu

La pregunta me persigue desde hace años ¿Se parecen los dueños a sus perros o es que los eligen por parecerse a ellos? Gran dilema.

Pienso que hay un poco de ambas posibilidades. El roce hace el cariño y, como dice mi madre, todo se pega menos la hermosura.

Nos pasa igual a los seres humanos, al final se nos queda el aire familiar aunque no queramos.

Con las mascotas compartimos espacio, aficiones, nervios, alegrías, tristezas, aburrimientos y hasta televisión ¿Cómo no se van a parecer a nosotros? Pero también es cierto que cuando las elegimos buscamos en ellas una cierta afinidad, tanto física como de carácter. Lee el resto de la entrada »

Se niega a recoger el perro que abandonó y cayó herido a un pozo

Este tipo de noticias me dan una pena inmensa. A principios de noviembre una hembra de podenco canario, raza utilizada por los cazadores para capturar conejos, se perdió en Fuerteventura. Iba caminando desorientada por el campo cuando se cayó al interior de un antiguo pozo de 40 metros de profundidad.

Te imaginas a su dueño desolado, buscando al animal día y noche hasta localizarlo, pero no. Se lo encontraron unos vecinos.

Fue una suerte, pues de no ser por ello, el pobre animal se habría muerto de sed y hambre. Fueron ellos, y no el dueño, quienes avisaron a la Policía Local de La Oliva y a los bomberos. Lee el resto de la entrada »

Rosa Montero lidera una ciberacción contra el abandono de mascotas en verano

perro_abandonado-Avaaz_550

Perro abandonado. © Avaaz

Llega el verano y las mascotas que compramos en Navidad como (supuesto) original regalo se convierten en un problema. ¿Llevarlas con nosotros de vacaciones? ¿Pagar a alguien porque nos la cuide? Para mucha gente, demasiada, el problema se soluciona abandonando al pobre perro o gato en cualquier sitio “para que se busque la vida”. La mayoría acabará muerto en una cuneta, atropellado por esos mismos coches de la operación salida que dieron la señal de expulsión de ese hogar que, ingenuo, el pobre animal creía para siempre. O en el “corredor de la muerte” de una perrera municipal, esperando la inyección letal. O asilvestrándose y provocando gravísimos daños ambientales.

En nuestro país se produce el abandono de un animal de compañía cada 3 minutosMás de 300.000 mascotas desahuciadas cada año según datos de la Fapam, Federación de las Asociaciones de Protección Animal de la Comunidad de Madrid.

Para luchar contra ello es necesario modificar las leyes, hacerlas más duras. Así lo exige una cibercampaña que la popular periodista y escritora Rosa Montero acaba de poner en marcha con gran éxito. En apenas cuatro días ha reunido casi 80.000 firmas de las 200.000 que necesita.

El Congreso de los Diputados ha aprobado una propuesta que urge al Gobierno a legislar contra el abandono y el maltrato de animales de compañía. La Proposición No de Ley pide actualizar las condenas por abandono y maltrato, prohibir el sacrificio de animales en los centros de acogida y establecer medidas de control poblacional. Pero como explica Rosa Montero, sólo si generamos una inmensa ola de presión ciudadana lograremos que se agilicen los trámites y se ponga en marcha una campaña de sensibilización capaz de salvar a miles de mascotas.

Julio y agosto son los meses del miedo para decenas de miles de mascotas. Pero nunca antes habíamos estado tan cerca de proteger a nuestros animales de compañía. Aprovechemos esta oportunidad única para lograrlo. Firma la petición y muévela todo lo que puedas. ¡Consigámoslo!

https://secure.avaaz.org/es/sos_mascotas_rosa_montero_7/?bmgWYab&v=42582

Si te ha gustado esta entrada quizá te interesen estas otras:

El ahorcamiento de perros de caza llega al Congreso de los Diputados

GALGOSDe usar y tirar. De probar y, si no queda satisfecho con el resultado, lo puede usted colgar de un árbol.

Así de salvajes piensan algunos cazadores, por suerte cada vez menos. Terminada la temporada de caza, los animales poco eficientes no son merecedores de los cuidados de algunos de sus indignos dueños durante los siguientes seis meses de escopetas caídas. Y son eliminados. Muchas veces les pegan un tiro en el campo “para que no sufran”. O los abandonan a su suerte. Otras, para ahorrarse el cartucho, los ahorcan.

La tragedia de esta barbarie injustificada ha llegado por fin al Congreso de los Diputados. El diputado de IU Joan Josep Nuet i Pujals ha denunciado el maltrato y muerte de galgos que aumenta después de la temporada de caza. En este contexto ha formulado una pregunta escrita al Gobierno respecto a si tomará alguna medida concreta para impedirlo.

Nuet i Pujals, miembro de la Asociación Parlamentaria de Defensa de los Animales, ha explicado que cada vez es más frecuente que, al terminar la temporada, aparezcan “gran cantidad de galgos en estado de abandono o muertos por sus dueños“. Como cualquier persona sensible, lamenta que una vez acabada la “vida útil” de estos canes, “no sólo es la muerte y tortura de éstos, sino la manera y las condiciones de cría la que hace miserable su vida y existencia”.

Por todo ello, pregunta al Ejecutivo si piensa desarrollar alguna medida legislativa para impedir estas situaciones de maltrato animal, en concreto la sufrida por los galgos, y si exigirá medidas a los cazadores.

Mano dura. Esa es la mejor pedagogía que algunos conocen. Multas fuertes y prohibición de volver a cazar el resto de su vida.

La terrible foto que ilustra este post ha sido difundida por la Asociación Parlamentaria en Defensa de los Animales (APDDA).

Puedes seguirme (si quieres) en Twitter (@lacronicaverde) y en Facebook (www.facebook.com/lacronicaverde)

Revelan el cruel comercio de la carne de perro en China

Perros en matadero

Es la imagen del horror. Una dantesca realidad revelada por Igualdad Animal. La brutalidad de los mataderos de perros en China. Aterrorizados animales mantenidos en pésimas condiciones antes de ser salvajemente golpeados y acuchillados hasta la muerte. Todo para satisfacer el indigno mercado de carne de tan noble animal.

No es algo anecdótico. Se calcula que cerca de 30.000 perros son sacrificados cada día en China por su carne o pieles. Más de diez millones de pobres perros al año. Muchos son robados a sus dueños.

Su consumo es especialmente popular en el noreste del país en la frontera con Corea, aunque también en las regiones del sur como Guizhou, Guangdong y Guangxi. Por influencia británica, Hong Kong es la única región china donde desde 1950 el consumo de carne de perro está implícitamente prohibido.

La ONG Igualdad Animal ha conseguido reunir más de 50.000 firmas en apenas dos días para reclamar el fin del comercio de carne de perro en China. Yo ya he firmado. ¿A qué esperas para firmar tú? No hace falta ver (si eres capaz) este terrible vídeo para rechazar tan execrable mercado.

Foto: Igualdad Animal

Puedes seguirme (si quieres) en Twitter (@lacronicaverde) y en Facebook (www.facebook.com/lacronicaverde)

El burrito Platero acaba en la trituradora de carne

Burro

Platero era pequeño, peludo, suave; tan blando por fuera, que se diría todo de algodón, que no llevaba huesos. Pero Platero, la mascota querida de Juan Ramón Jiménez y de nuestras lecturas infantiles, está en crisis.

Como todos los burros, hace ya muchas décadas que han dejado de ser animales fundamentales en las labores de trabajo y transporte de media España para convertirse en algo inútil. Apenas atracciones de feria.

Las seis razas puras de asnos españoles, resultado de siglos de sabia selección de nuestros antepasados, están ahora más amenazadas que nunca. Burros catalanes, mallorquines, zamorano-leoneses, andaluces, majoreros y de Las Encartaciones, sobreviven gracias al entusiasmo desinteresado de un puñado de idealistas. Aunque cada vez resulta más difícil conservar esta rica biodiversidad productiva en una época donde todo lo que no sea rentable económicamente tiene los días contados.

Que se lo digan a Rafael Fuentes. Junto a su mujer Aurora montó en Granada un refugio para asnos de cuatro patas, pero los de dos patas le están haciendo la vida muy difícil. El pienso, cada vez más caro; y la gente, cada vez menos interesada. Hasta el punto de pensar en tirar la toalla, de llevar al matadero a sus 16 burritos “por no poder atenderlos”.

Otros se mantienen en la cría de los humildes equinos con más entusiasmo que futuro. Pero cada vez resulta más difícil. Puestos ahorrar, hemos arrinconado nuestros nobles sentimientos en el apartado de “gastos prescindibles”.

Hace años mantuve una agria pelea periodística contra un pueblo burgalés donde tenían a gala comerse los burros. Su cecina, decían, era exquisita, especialmente la de las crías jóvenes. Hoy en día es peor. Con esta crisis y tanto engaño al consumidor, ¿cuántos Plateros acabarán convertidos en comida para perros?

Puedes seguirme (si quieres) en Twitter (@lacronicaverde) y en Facebook (www.facebook.com/lacronicaverde)

La caza es peligrosa: 20 cazadores muertos en un año

Estas son las cifras menos conocidas de la caza en España, las de las víctimas humanas registradas por disparos accidentales propios o de compañeros durante jornadas de caza.

El año pasado murieron en España por esta razón 20 cazadores, 13 sufrieron graves heridas que les acarreó una invalidez grave, y 846 sufrieron lesiones de menor gravedad.

Esta escalofriante estadística de muertos y heridos se une al impacto natural de un supuesto deporte claramente minoritario (lo practican un millón de españoles, apenas un 4% del total de la población española), responsable de matar entre 30 y 50 millones de animales salvajes, además de arrojar al campo 6.000 toneladas de venenoso plomo en forma de perdigones. Responsable igualmente de la muerte ilegal de decenas de miles de especies protegidas, unas veces por considerarlas alimañas y las más tan sólo por el placer de matarlas. Responsable impune de mantener muchos de ellos en condiciones precarias a sus perros, ahorcando a los galgos o abandonándolos en el campo cuando consideran que ya no sirven, o mal cuidándolos durante las épocas de veda. Por no hablar de la tragedia de las rehalas de caza mayor, una tortura a los perros que podéis conocer con más detalle en el terrible post escrito por mi compañera Melisa Tuya en su siempre interesante blog Animales en adopción.

La caza es peligrosa para los propios cazadores, para los que paseamos pacíficamente por el campo y también para todos los animales, pero nada hay más fácil que hacerse cazador, conseguir una licencia de armas y salir al campo a pegar tiros.

Así lo acaba de poner de manifiesto Ecologistas en Acción, para quien las Comunidades Autónomas han querido hacer tan fácil y asequible el examen del cazador, que éste se ha convertido en un mero trámite fraudulento. En Cantabria y Baleares todavía no existe tal prueba de acreditación de aptitud y conocimientos, a pesar de estar obligadas a desarrollarla por Ley desde hace 20 años. Y en el resto carecen de pruebas prácticas, o sólo se obliga a realizarlo a los cazadores noveles y no a todos.

En Galicia, por ejemplo, el subdirector de Caza y Pesca de la Consejería de Medio Ambiente ha quitado importancia al examen que deberán sortear los novatos este año para poder pasearse por el campo con una escopeta al hombro:

“No serán preguntas complicadas, se aprobará acertando la mitad de las preguntas y los errores no restan”.

Y es que, según parece, hasta el más tonto puede ser cazador.

Perros contra envenedadores

Benditos perros. Nos dan compañía, amistad, consuelo. Nos rescatan en catástrofes. Llevan de la mano a nuestros invidentes, protegen nuestras casas, cuidan nuestros ganados. Su extraordinario olfato encuentra personas perdidas, descubre alijos de droga, advierte de la presencia de explosivos. Y ahora también salva nuestra fauna.

El equipo canino de la Consejería de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía especializado en la detección de cebos envenenados y sustancias tóxicas ha permitido detectar un total de 527 casos de esta práctica ilegal en el campo andaluz desde su creación en 2004. De no ser por ellos, miles de animales en peligro de extinción (águilas imperiales, linces, buitres, alimoches, quebrantahuesos) hubiesen muerto de forma atroz. También otros perros e incluso nosotros mismos.

El singular equipo antiponzoñas está integrado por 10 ejemplares de cuatro razas diferentes: perro de agua español, pastor alemán, labrador retriever y golden. Son únicos en Europa.

Gracias a su nariz prodigiosa encuentran los trozos de carne arrojados al campo por miserables personas sin escrúpulos para matar córvidos y zorros a los que acusan de comerse las perdices de SU coto de caza. Otros los ponen para vengarse de sus vecinos o de otros cazadores. Les dan igual los efectos colaterales de su imprudente acción, la posibilidad de envenenar a otras personas, el que su acción se considere un delito con penas de hasta 14 meses de prisión. Son un peligro social.

Menos mal que estos perros ayudan a las autoridades a castigarlos como se merecen.

Peligro en Castellón: perros asilvestrados sueltos

Decía mi abuela: “Unos cardan la lana y otros se llevan la fama”. La del lobo es sin duda muy mala, sobre todo entre los ganaderos. Pero muchas veces los malos de la película no son estos fieros cánidos salvajes sino sus primos urbanitas, los perros asilvestrados.

Animales abandonados en el campo por dueños sin escrúpulos y que recuperan contra su voluntad el salvajismo atávico de sus ancestros. Algunos de ellos, pertenecientes a razas peligrosas que han atacado a sus dueños y estos, en lugar de recluirlos, los sueltan en un claro acto de irresponsabilidad criminal. Como saben las gentes del campo, este tipo de perros son mucho más terribles que los propios lobos por una razón fundamental: No tienen miedo al hombre.

Un ejemplo de su fiereza lo están sufriendo a las afueras de la mismísima ciudad de Castellón, donde una peligrosa jauría de perros salvajes está provocando graves daños en las explotaciones ganaderas instaladas en las cercanías. El último ataque lo ha sufrido Juan Francisco Librán, en cuya finca entraron los perros la pasada semana, matándole 60 ovejas y dejando malheridas a otras 25. Muchas estaban preñadas, con lo que las pérdidas económicas son considerables. Días después atacaron otro corral, matando seis ovejas y dejando malherida otra.

Para tratar de capturarlos con vida, los técnicos municipales han instalado varias jaulas-trampa, y si logran atraparlos los trasladarán a las instalaciones de la protectora de animales, donde sin duda será necesario someterlos a un complejo proceso de reeducación.

Sin embargo, y según ha reconocido al periódico Levante un portavoz de la policía local, “intentaremos capturarlos con vida, incluso recurrimos a dardos anestésicos, y como último recurso empleamos nuestras armas reglamentarias”. Eso es tomarse en serio su trabajo.

Esos perros son peligrosos tanto para las personas como para otros animales, pero los auténticamente peligrosos son sus dueños. A esos habría que encerrarlos en una jaula y reeducarlos.

Un ganadero castellonense recoge algunas de las ovejas matadas la pasada semana por los perros asilvestrados. Fotografía de Vicent Gamir / Levante

Cazadores gallegos envenenan a seis perros

La noticia la publicó ayer La Voz de Galicia. En el municipio de Oímbra (Ourense), achacan a una disputa entre usuarios de un coto de caza la muerte de seis perros por comer cebos envenenados. Lo habrían hecho para asustar a posibles competidores. El pasado domingo, unos cazadores de Ladairo todavía no identificados decidieron vengarse de sus colegas de deporte echando a los pobres animales mortadela con veneno. Tres de los canes murieron en el monte, casi en el acto, en poco menos de media hora. Se llamaban Val, Wendy y Simba. Otro más pereció horas más tarde. Al día siguiente cayeron dos pastores alemanes que cuidaban los rebaños de un pastor en la zona.

¿Se puede ser más salvaje, más irresponsable? Los cebos envenenados son incontrolables. Los pueden comer perros, gatos, zorros, águilas, buitres, comadrejas, hasta algún niño que vea el trozo de mortadela y lo toque o se lo lleve a la boca. Quizá hasta el hijo del envenenador. O pueden acabar contaminando una fuente, un arroyo.

El veneno está acabando con nuestra fauna más amenazada, con nuestros quebrantahuesos, nuestros lobos, nuestras imperiales. También con nuestras mascotas. Pone en peligro nuestra vida y la de los demás. Ya no hay estricnina, pues está felizmente prohibida en Europa, pero se usan pesticidas con semejantes terribles efectos. Y lo que es peor, algunos criminales los utilizan como eficaz acto de venganza contra compañeros o vecinos. Se trata de un delito castigado con cárcel por el Código Penal, y en la cárcel deberían acabar todos esos bestias mataperros.