La crónica verde La crónica verde

Podrán cortar todas las flores, pero no podrán detener la primavera. (Pablo Neruda)

Entradas etiquetadas como ‘abandono’

Se niega a recoger el perro que abandonó y cayó herido a un pozo

Este tipo de noticias me dan una pena inmensa. A principios de noviembre una hembra de podenco canario, raza utilizada por los cazadores para capturar conejos, se perdió en Fuerteventura. Iba caminando desorientada por el campo cuando se cayó al interior de un antiguo pozo de 40 metros de profundidad.

Te imaginas a su dueño desolado, buscando al animal día y noche hasta localizarlo, pero no. Se lo encontraron unos vecinos.

Fue una suerte, pues de no ser por ello, el pobre animal se habría muerto de sed y hambre. Fueron ellos, y no el dueño, quienes avisaron a la Policía Local de La Oliva y a los bomberos. Lee el resto de la entrada »

Adiós a los que se quedan y hola a Labordeta

aragonsigue

Mi querido amigo Paco Berciano tiene un blog en 20 Minutos que muchos leen pero él ya no escribe y una columna de opinión en el Diario de Burgos que él escribe y muy pocos podemos leer. Me siento, nos sentimos, huérfanos de esa clarividencia suya que sólo los muy inteligentes son capaces de sintetizar en una literatura de calidad.

Paco es uno de los máximos expertos en vinos y viñedos de Europa. Comparte con los grandes bodegueros un amor intenso por el paisaje agroforestal, por el terruño. También comparte con ellos una sentida preocupación por el derrumbamiento del mundo rural, por la pérdida de reconocimiento de los urbanitas a nuestros últimos guardianes del territorio.

Su columna de esta semana me llegó a lo más profundo del corazón. Está dedicada a José Antonio Labordeta y a esas personas que luchan contra el abandono de pueblos y aldeas, contra la incomprensión de quienes hace ya demasiado que no sentimos la fuerza y la dureza de abrir la tierra con un arado. Somos, como diría el llorado bardo aragonés, “como esos viejos árboles batidos por el viento que azota desde el mar”. Es verdad, “hemos perdido compañeros, paisajes y esperanzas en nuestro caminar”. Pero aún queda esperanza. La que te insuflan los viejos amigos en esas impagables conversaciones, pocas pero siempre cercanas, íntimas, auténticas. La próxima muy pronto, “que tenemos que hablar de muchas cosas, compañero del alma, compañero“.

Hace años, décadas ya, Paco y yo gustábamos de escribir artículos conjuntos en el Diario 16 de Burgos. “A pachas” lo llamábamos, una expresión cheli que evidencia el paso inexorable del tiempo. Lo recuperaremos pronto, seguro. Pero mientras tanto, os dejo íntegro el artículo publicado la pasada semana por Paco Berciano en el Diario de Burgos. Espero que lo disfrutéis tanto como yo.

Esta semana ha abierto sus puertas la Fundación José Antonio Labordeta, un homenaje que su mujer, sus tres hijas y un buen grupo de amigos ha querido rendirle. Labordeta fue maestro, escribió alguna de las canciones más bonitas de amor y de lucha que nunca se han escrito en castellano, recorrió los pueblos de Aragón y cantó su muerte diaria. Después hizo un programa diferente de televisión, de los que ahora no se llevan porque no había gritos sino gente hablando, contando paisajes e historias. Fue político de los que honró esa palabra.

Cuando leía la noticia, además de enormes ganas de visitarla, sentía una gran nostalgia. Nostalgia por el hombre que nos falta, por sus versos, por su voz profunda, por su honradez enorme.

Pero también nostalgia como castellano porque nosotros nunca hemos tenido la suerte de tener un hombre tan grande como él para cantar y contar y, sobre todo, para defender nuestros pueblos, nuestra vida rural.

Burgos es la provincia con más pueblos de España y una gran mayoría de ellos están muertos o a punto de morir entre el silencio y la indiferencia de todos. Cada año desaparece alguno, cada año se quedan más piedras vacías, sin nadie que las mire.

Cuando recorro Francia siento envidia por cómo ellos han sabido defender e integrar la vida en el campo. Sus pueblos son bonitos, tienen vida. En las calles hay flores y en las casas hay internet a toda velocidad. Trabajar y vivir en el campo en Francia es motivo de orgullo. En nuestra Castilla perdida es motivo casi de vergüenza, como si no se supiera hacer otra cosa.

Nos une con Aragón muchas cosas, desde el Camino del Cid hasta los pueblos despoblados y muertos que llenan su paisaje y el nuestro. Nos une la enorme historia que han tenido nuestros pueblos y la indiferencia de los que pueden actuar para evitar que esa historia se pierda para siempre. Muchos pueblos, llenos de pequeñas joyas que conservar, demasiado dinero que gastar para poder hacerlo en una época en la que el dinero no sobra. Y pocos votos que ganar haciéndolo.

No hemos tenido un Labordeta, aunque hemos tenido gente como Enrique del Rivero, César-Javier Palacios o Elías Rubio. La lástima es que su voz se ha oído menos y que nunca han tenido una plataforma importante para hacerse escuchar.

Pueblos muertos, formas de vivir acabadas, productos agrícolas que nunca volverán a ser iguales, panes cocidos al horno de leña en peligro de convertirse sólo en un recuerdo. ¿Quién te cerrará los ojos tierra cuando estés callada?

Si te ha gustado esta entrada quizá te interesen estas otras:

Rosa Montero lidera una ciberacción contra el abandono de mascotas en verano

perro_abandonado-Avaaz_550

Perro abandonado. © Avaaz

Llega el verano y las mascotas que compramos en Navidad como (supuesto) original regalo se convierten en un problema. ¿Llevarlas con nosotros de vacaciones? ¿Pagar a alguien porque nos la cuide? Para mucha gente, demasiada, el problema se soluciona abandonando al pobre perro o gato en cualquier sitio “para que se busque la vida”. La mayoría acabará muerto en una cuneta, atropellado por esos mismos coches de la operación salida que dieron la señal de expulsión de ese hogar que, ingenuo, el pobre animal creía para siempre. O en el “corredor de la muerte” de una perrera municipal, esperando la inyección letal. O asilvestrándose y provocando gravísimos daños ambientales.

En nuestro país se produce el abandono de un animal de compañía cada 3 minutosMás de 300.000 mascotas desahuciadas cada año según datos de la Fapam, Federación de las Asociaciones de Protección Animal de la Comunidad de Madrid.

Para luchar contra ello es necesario modificar las leyes, hacerlas más duras. Así lo exige una cibercampaña que la popular periodista y escritora Rosa Montero acaba de poner en marcha con gran éxito. En apenas cuatro días ha reunido casi 80.000 firmas de las 200.000 que necesita.

El Congreso de los Diputados ha aprobado una propuesta que urge al Gobierno a legislar contra el abandono y el maltrato de animales de compañía. La Proposición No de Ley pide actualizar las condenas por abandono y maltrato, prohibir el sacrificio de animales en los centros de acogida y establecer medidas de control poblacional. Pero como explica Rosa Montero, sólo si generamos una inmensa ola de presión ciudadana lograremos que se agilicen los trámites y se ponga en marcha una campaña de sensibilización capaz de salvar a miles de mascotas.

Julio y agosto son los meses del miedo para decenas de miles de mascotas. Pero nunca antes habíamos estado tan cerca de proteger a nuestros animales de compañía. Aprovechemos esta oportunidad única para lograrlo. Firma la petición y muévela todo lo que puedas. ¡Consigámoslo!

https://secure.avaaz.org/es/sos_mascotas_rosa_montero_7/?bmgWYab&v=42582

Si te ha gustado esta entrada quizá te interesen estas otras:

En Navidad sé responsable, las mascotas no son juguetes

Dog-Christmas-gift

Más de un millón de mascotas malviven abandonadas en nuestro país. Son un millón de razones para no comprar animales estas Navidades, un millón de razones para adoptar ese millón de seres indefensos llenos de buenos sentimientos.

Por suerte para un gran número de ellos, en lugar de vagar solitarios por las calles y carreteras están recogidos en albergues, protectoras, perreras… Esperándote. Muchos fueron inconscientes “regalitos de Navidad”.

Desde la FAPAM (Federación de Asociaciones Protectoras y de Defensa  Animal de la Comunidad de Madrid) se hace un llamamiento en estas fechas a la responsabilidad para que los ciudadanos valoren que la compra de animales a la hora de hacer un regalo en Navidad no es la decisión más acertada. Porque un animal no es un juguete, son seres vivos con necesidades emocionales y físicas. Incorporar un animal a nuestra vida debe ser una responsabilidad meditada y asumida por toda la familia. Nunca un acto de capricho temporal, pues no se debe jugar con la vida de ningún ser vivo.

Cuando la decisión de incorporar un animal a nuestra vida familiar está meditada debemos pensar en la adopción. Nunca en animales “de marca” criados a mayor gloria de sus dueños como un producto de consumo más. “Cachorros de cristalera” como los denomina acertadamente mi compañera bloguera Melisa Tuya.

España es el país de la CEE con mayor número de animales buscando un hogar, más de 300.000 son abandonados anualmente. Los albergues, protectoras y perreras españoles están abarrotados. En países como Alemania u Holanda el abandono de mascotas es casi inexistente. Es importante adoptarlos en protectoras porque el alto número de animales que acogen unido a los recortes y la pérdida de socios hacen muy difícil la supervivencia de muchas de ellas.

No mires hacía otro lado, ayúdales.

Foto: http://beautifuldesktopwallpapers2014.blogspot.com.es

Otras entradas relacionadas: 

El humo salva a un pueblo

Ahí estábamos todos. Más de 500 personas expectantes mirando desde la carretera hacia el pequeño caserío de Peroblasco (La Rioja), apenas 40 casas enriscadas en un promontorio de la margen derecha del río Cidacos.

En 1970 se fue el último vecino y en 1981 llegó el primero, Rufus (Jesús) Ateca. Ahora estamos en 2008, esperando nerviosos el milagro. Es la Fiesta del Humo, y hasta esta cuneta nos han llevado las gaitas y tamboriles de un grupo folclórico de Anguiano. Nos han sacado fuera pues sus habitantes necesitan silencio e intimidad. Sólo así, alejados de miradas extrañas que pongan el peligro el secreto de su magia, acceden a mostrarla.

Las nueve de la noche y explota un cohete en el aire. De repente, dando bocanadas de humo, el pueblo comienza a respirar en colores al ritmo del famoso Canon en re mayor de Pachelbel y de la voz cristalina de un mirlo celoso.

Azul, amarillo, morado, rosa, anaranjado, verde,… Un haz de estelas multicolores asoma desde cada chimenea, entremezclándose sobre los tejados en un calidoscópico arco iris.

A mi lado, en medio del silencio reverencial de todos, una señora no puede contener las lágrimas. Llora por el pueblo resucitado, pero también por todos esos cientos de pueblos brutalmente abandonados donde hace medio siglo que ya no sale humo de sus chimeneas.

En Peroblasco el mérito es de muchas personas, pero sobre todo de Rufus, un excepcional diseñador gráfico. Llegó al Cidacos huyendo del estrés de Barcelona, un neorrural más en busca de paz. Como él, otros muchos en esos años lo intentaron y fracasaron. Pero no aquí, donde su entusiasmo acabó siendo contagioso. Gracias al apoyo de muchos, y a pesar de otros muchos, el pueblo ha logrado renacer de sus cenizas.

Nosotros vinimos aquí para construir una historia“, certifica Rufus.

¿Y lo del humo?, le pregunto.

“Nació de la desesperación”.

Estaban hartos de ser ninguneados, de luchar por tener servicios tan básicos como agua corriente, luz eléctrica, una carretera, teléfono o Internet. No se los daban porque decían que no existían, que en ese pueblo no vivía nadie. O que sólo había hippies, esos que viven como salvajes, que no necesitan nada, que no se merecen nada.

Había que levantar la voz, recuerda Rufus. “Es un grito al mundo para decirle que existimos, pues donde hay humo hay vida”.

¿Vida? Pocos pueblos conozco más vivos que éste. Con tan sólo 12 vecinos residiendo permanentemente, sus fiestas son las más hermosas de cuantas he disfrutado nunca. Jóvenes, viejos y niños bailando juntos en la era, como una gran familia, hermanados por el mismo sentimiento de amor a una tierra, a un proyecto vital. Exhibido incluso por el cura, un hombretón campero que, a falta de iglesia (se cayó en 2005), no tuvo remilgos en usar como altar una mesa de comedor y una sombrilla de propaganda, logrando hacerse escuchar hasta por los ateos más irredentos.

Al declinar la tarde y la fiesta, el broche fue espectacular. El saxo de Andreas Prittwitz, actualizando la música renacentista a ritmo de jazz.

¿Se imaginan escuchar las Lachrimae Antiquae de John Dowland interpretadas por un clarinete moderno y una viola de gamba, sentados en las eras, con la sierra de La Demanda como telón de fondo y los buitres sobrevolando curiosos el escenario?

Algo así sólo puede pasar en Peroblasco. Donde gracias a la magia de su misterioso humo de colores los milagros existen.

En estas dos fotografías podéis ver un momento del concierto de Andreas Prittwitz en Peroblasco y otra de la no menos sorprendente misa.

Si ves una cría de corzo abandonada ¡no la cojas!

Paseas por el campo tranquilamente y, al cruzar por una pradera ¿qué te encuentras? Una preciosa cría de corzo desvalida, que no camina, asustada y sola. Amante de la Naturaleza, automáticamente tratas de ayudarla. Hay que buscarle un hogar sea como sea. Puedes pensar incluso que algún cazador desaprensivo ha matado a su madre y, como Bambi, se ha quedado huérfana en el mundo. Te la llevas a casa y tratas de criarla con biberón o llamas a Medio Ambiente. Estás feliz por tu generosa actuación, seguro de que has hecho lo correcto, pero ¿de verdad has hecho lo correcto?

Todo lo contrario. Acabas de quitar la cría a una madre ahora desconsolada por tu culpa.

Tú no la viste, pero ella sí te vio a ti. Y su cría, siguiendo el instinto de los cérvidos de pocas semanas de vida, se quedó tumbada muy quieta en la hierba, inmóvil, confiando en la seguridad del camuflaje de su mimético pelaje.

En tu casa, incluso en un centro de recuperación, morirá a los pocos días. Y aunque sobreviva, no podrá liberarse de nuevo en el campo, siendo además un grave peligro para nosotros mismos cuando, viviendo en cautividad, los machos se hagan adultos.

El corzo es una especie en expansión, presente tanto en bosques como en tierras agrícolas. Las hembras dan a luz por estas fechas, entre abril y mayo, dos o incluso tres corcinos, que es como se llama en castellano a sus crías

Para evitar que nuestro amor por los animales nos haga meter la pata, la Asociación del Corzo Español, con la colaboración de Mercedes-Benz, ha puesto en marcha un año más su campaña en defensa de los corcinos.

Tres sencillos consejos nos señalan el correcto comportamiento en el caso de que nos encontramos a uno de estos maravillosos animales en el campo:

No se debe recoger, no está abandonado. Su madre siempre está cerca, observándolo, y le protege.

No se debe tocar, ya que pueden impregnarse de nuestro olor y su madre puede abandonarlo.

No debes permanecer en la zona, ya que de nuevo impregnamos el entorno de olor que la madre puede rehusar, y puede atraer a depredadores oportunistas, como el zorro.

Si tienes alguna duda, la Asociación ha puesto a nuestra disposición un teléfono, el 948 25 89 72, donde se comprometen a darnos toda la información adicional que necesitemos.

Peligro en Castellón: perros asilvestrados sueltos

Decía mi abuela: “Unos cardan la lana y otros se llevan la fama”. La del lobo es sin duda muy mala, sobre todo entre los ganaderos. Pero muchas veces los malos de la película no son estos fieros cánidos salvajes sino sus primos urbanitas, los perros asilvestrados.

Animales abandonados en el campo por dueños sin escrúpulos y que recuperan contra su voluntad el salvajismo atávico de sus ancestros. Algunos de ellos, pertenecientes a razas peligrosas que han atacado a sus dueños y estos, en lugar de recluirlos, los sueltan en un claro acto de irresponsabilidad criminal. Como saben las gentes del campo, este tipo de perros son mucho más terribles que los propios lobos por una razón fundamental: No tienen miedo al hombre.

Un ejemplo de su fiereza lo están sufriendo a las afueras de la mismísima ciudad de Castellón, donde una peligrosa jauría de perros salvajes está provocando graves daños en las explotaciones ganaderas instaladas en las cercanías. El último ataque lo ha sufrido Juan Francisco Librán, en cuya finca entraron los perros la pasada semana, matándole 60 ovejas y dejando malheridas a otras 25. Muchas estaban preñadas, con lo que las pérdidas económicas son considerables. Días después atacaron otro corral, matando seis ovejas y dejando malherida otra.

Para tratar de capturarlos con vida, los técnicos municipales han instalado varias jaulas-trampa, y si logran atraparlos los trasladarán a las instalaciones de la protectora de animales, donde sin duda será necesario someterlos a un complejo proceso de reeducación.

Sin embargo, y según ha reconocido al periódico Levante un portavoz de la policía local, “intentaremos capturarlos con vida, incluso recurrimos a dardos anestésicos, y como último recurso empleamos nuestras armas reglamentarias”. Eso es tomarse en serio su trabajo.

Esos perros son peligrosos tanto para las personas como para otros animales, pero los auténticamente peligrosos son sus dueños. A esos habría que encerrarlos en una jaula y reeducarlos.

Un ganadero castellonense recoge algunas de las ovejas matadas la pasada semana por los perros asilvestrados. Fotografía de Vicent Gamir / Levante