BLOGS
La crónica verde La crónica verde

Podrán cortar todas las flores, pero no podrán detener la primavera. (Pablo Neruda)

Entradas etiquetadas como ‘atropellos’

Abren túneles en carreteras de Doñana para evitar el atropello de linces

Hembra de lince ibérico (Junta de Andalucía).

La Junta de Andalucía ha construido un nuevo paso de fauna inferior en la carretera A-483, que une la localidad de Almonte con la aldea de El Rocío, en el entorno del Parque Natural de Doñana. La instalación se suma a las diversas actuaciones emprendidas en esta zona para reducir el riesgo de atropello de fauna silvestre, especialmente de lince ibérico.

La nueva infraestructura ha supuesto una inversión de algo más de 560.000 euros. Supone la construcción de un túnel de paso para los linces bajo la carretera, que permitirá la permeabilidad del territorio evitando que los animales crucen por la vía, según ha informado la Junta de Andalucía. Lee el resto de la entrada »

Menos lobos en Asturias, Caperucita

Caperucita_Roja_grabado_de_Gustave_Dor_

© Gustave Doré

Asturias ¿paraíso natural? No para el lobo en una región donde se le persigue con saña buscando su extinción. Sólo así se entiende que este año las autoridades supuestamente responsables de conservar la fauna salvaje astur hayan condenado a muerte a 50 ejemplares. Van mejorando su efectividad carnicera, pues el año pasado mataron 46 lobos. Los oficiales, porque los abatidos por los cazadores furtivos, envenenados o atropellados pueden perfectamente doblar esta cifra.

El odio al lobo es intenso en Asturias. Los ganaderos acusan al cánido de todos sus males y los políticos, ávidos de votos fáciles, les hacen la ola masacrando a tan aborrecido animal. Los últimos, cuatro cachorros hermanos de tres meses de edad vergonzosamente ajusticiados este verano por agentes de Medio Ambiente. Sin piedad.

Paco y Tolo tuvieron más suerte. Eran dos cachorritos de apenas 15 días cuando fueron arrebatados a su madre en una batida celebrada en mayo pasado. Incapaces de ajusticiarlos con sus propias manos, los políticos decretaron cadena perpetua para ellos. Primero los recluyeron en el Centro de Recuperación de Fauna de Infiesto y hace unos días los han trasladado al Cercado del Lobo en Belmonte de Miranda; un centro de interpretación construido hace tres años, que costó 1,3 millones de euros pero nunca se inauguró y ahora sufre un deplorable estado de abandono. Había pasta para levantar vallas y edificios pero no la hay para contratar al personal.

Cuando se diseñó este despropósito se suponía que ver lobos en semilibertad en un cercado de 9.000 metros atraería turismo a la zona y ayudaría a cambiar mentalidades violentas. Gastado inútilmente ese pastizal de dinero han cambiado de idea. Para el Principado de Asturias la mejor pedagogía con el lobo es descerrajarle un tiro en la cabeza.

Si te ha gustado esta entrada quizá te interesen estas otras:

Rosa Montero lidera una ciberacción contra el abandono de mascotas en verano

perro_abandonado-Avaaz_550

Perro abandonado. © Avaaz

Llega el verano y las mascotas que compramos en Navidad como (supuesto) original regalo se convierten en un problema. ¿Llevarlas con nosotros de vacaciones? ¿Pagar a alguien porque nos la cuide? Para mucha gente, demasiada, el problema se soluciona abandonando al pobre perro o gato en cualquier sitio “para que se busque la vida”. La mayoría acabará muerto en una cuneta, atropellado por esos mismos coches de la operación salida que dieron la señal de expulsión de ese hogar que, ingenuo, el pobre animal creía para siempre. O en el “corredor de la muerte” de una perrera municipal, esperando la inyección letal. O asilvestrándose y provocando gravísimos daños ambientales.

En nuestro país se produce el abandono de un animal de compañía cada 3 minutosMás de 300.000 mascotas desahuciadas cada año según datos de la Fapam, Federación de las Asociaciones de Protección Animal de la Comunidad de Madrid.

Para luchar contra ello es necesario modificar las leyes, hacerlas más duras. Así lo exige una cibercampaña que la popular periodista y escritora Rosa Montero acaba de poner en marcha con gran éxito. En apenas cuatro días ha reunido casi 80.000 firmas de las 200.000 que necesita.

El Congreso de los Diputados ha aprobado una propuesta que urge al Gobierno a legislar contra el abandono y el maltrato de animales de compañía. La Proposición No de Ley pide actualizar las condenas por abandono y maltrato, prohibir el sacrificio de animales en los centros de acogida y establecer medidas de control poblacional. Pero como explica Rosa Montero, sólo si generamos una inmensa ola de presión ciudadana lograremos que se agilicen los trámites y se ponga en marcha una campaña de sensibilización capaz de salvar a miles de mascotas.

Julio y agosto son los meses del miedo para decenas de miles de mascotas. Pero nunca antes habíamos estado tan cerca de proteger a nuestros animales de compañía. Aprovechemos esta oportunidad única para lograrlo. Firma la petición y muévela todo lo que puedas. ¡Consigámoslo!

https://secure.avaaz.org/es/sos_mascotas_rosa_montero_7/?bmgWYab&v=42582

Si te ha gustado esta entrada quizá te interesen estas otras:

Ni un lince más atropellado

linx6

Uno al mes. Terrible. El último fue Jaguar, un joven lince ibérico nacido en 2012, muerto atropellado por el tren en el valle de Guarrizas (Jaén) cuando buscaba un nuevo territorio donde asentarse y ayudar a la recuperación del felino más amenazado del Planeta. Unos días antes caía otro arrollado por un coche en una carretera de Azuel (Córdoba). Y el año pasado fue aún peor, pues en 2013 murieron atropellados un total de 14 linces, la mayor cifra desde que hay registro oficiales.

Jaguar, Francisco, Feria, Helecho, Destreza,… Qué mal estarán los linces cuando todos tienen nombre propio. Son los últimos, poco más de 300.

Según WWF, el número de atropellos de linces se ha triplicado en los últimos años hasta convertirse en la mayor amenaza para el futuro de esta joya de la naturaleza.

En concreto, tienen identificados cuatro puntos negros en las carreteras andaluzas donde se repiten los atropellos y donde es imprescindible actuar de forma inmediata. Medidas tan sencillas y económicas como reparar o mejorar el vallado de las carreteras, instalar una señalización correcta o desbrozar los márgenes reduciría la mortandad.

Pero, hasta el momento, no ha habido reacción alguna de la Administración y el número de atropellos sigue aumentando de forma exponencial.

Si no actuamos ahora de forma inmediata, todos los esfuerzos por la recuperación del lince habrán sido en vano. Por eso, WWF ha lanzado una cibercampaña solicitando a los Ministros de Fomento y Medio Ambiente que detengan esta sangría y arreglen todos los puntos negros para que NI UN SOLO LINCE MÁS muera atropellado.

Yo ya he firmado. ¿Firmas también tú? Aquí tienes el enlace: http://www.wwfenaccion.com/lince

Foto: WWF

Si te ha gustado esta entrada quizá te interesen estas otras:

 

Los lagartos también tienen sentimientos

“El lagarto está llorando”, recita una bella cancioncita de Federico García Lorca. Llora junto a su amada tras haber perdido “sin querer” el anillo de desposados.

¿Tienen sentimientos los reptiles? El poeta granadino estaba seguro de ello, pero los biólogos dudaban.

Hoy, como si la poesía se hubiera convertido en realidad, un fotógrafo de la naturaleza, Rafael Pons, acaba de demostrar que sí, que los lagartos tienen sentimientos. Y que lloran de pena por su amada.

Lo relata en Fotonatura, donde exhibe la espléndida fotografía que acompaña este post, poniendo la piel de gallina a quien lo lea.

Un coche acababa de atropellar gravemente a una lagarta que, ensangrentada, yacía en el suelo sin poder moverse. Y el macho no lo aceptaba. Así lo cuenta el fotógrafo:

“Cuando llegó hasta ella era como si le dijera: ¿Qué te pasa? ¿Por qué no vienes?

Le golpeaba con el hocico, le daba con la pata, le lamía el cuerpo, pero ella no reaccionaba, eran sus últimos alientos de vida”.

Y allí quedaron ambos, juntos, asombrados por esa muerte tan inesperada, otra más de las decenas de miles de atropellos de fauna salvaje que diariamente se producen en nuestras carreteras.

¡Ay, cómo lloran y lloran,

¡ay! ¡ay! cómo están llorando!

**Comparte con tus amigos este post:

Bookmark and Share

Tercer lince atropellado en Doñana en un mes

La sangría de linces continúa en Doñana. Técnicos de la Consejería andaluza de Medio Ambiente han localizado el cadáver de un lince ibérico “con evidencias de haber sido atropellado” en la carretera que une el enclave turístico de Matalascañas con la aldea de El Rocío, en el Espacio Natural de Doñana.

Se llamaba ‘Esturión’ y era un joven macho de dos años en busca de territorio. Es el tercer lince que muere por causas no naturales en Doñana en apenas un mes, lo que supone una de las peores estadísticas de los últimos años.

El 19 febrero se localizó en la zona de Dehesa de Abajo (Sevilla), ubicada dentro del Espacio Natural de Doñana, el cadáver muy degradado de “Fale”, un lince de un año, mientras que el 1 de febrero también se rescató en zonas agrícolas circundantes a Villamanrique de la Condesa (Sevilla) el cadáver de “Estepa”, una hembra de dos años.

Desde el año 2000 han muerto atropellados 26 linces ibéricos en el entorno de Doñana, casi 3 por año. Evidentemente, los pasos de fauna, señales de limitación de velocidad y vallados no funcionan.

Sobre estas líneas, señal de tráfico en una carretera de Doñana donde se advierte de la presencia de linces (Foto AFP).

Fuente: Efeverde.com

**Comparte con tus amigos este post:

Bookmark and Share

Demasiados atropellos de fauna

¿Cuántos animales mueren atropellados en las carreteras españolas?

Entre domésticos y salvajes, abundantes y en peligro de extinción, cientos de miles, probablemente varios millones al año. Linces, lobos, hasta osos, pero también culebras, ratones, liebres, milanos, avutardas. Por no hablar de los insectos, algunos rarísimos, sólo vistos estrellados contra el salpicadero de los coches. Son las víctimas más inocentes del asfalto, de nuestro progreso.

Los lectores de La Crónica Verde, siempre sensibles, suelen escribirme para proponerme temas, cosa que yo siempre os agradezco. Ayer lo hizo Juan, precisamente para hablarme de este gigantesco tributo que la fauna nos paga por el simple hecho de convivir con nosotros. Éste es su escrito:

Simplemente felicidades por sus artículos, por el interés de los temas y su sabia crítica hacia el desinterés y la ignorancia que reinan en demasiados.

Además quería comentarle un tema: los atropellos de animales en la carretera. En estas fechas, a diario veo nuevos animales atropellados (me desplazo desde Noquera -acosada y degradada Sierra Calderona- a Valencia). A los siempre habituales perros y gatos, ahora se suman innumerables erizos, conejos, roedores; también me he encontrado con zorros, tejones, ardillas, garduñas, mochuelos y otras aves…

Además de la sangría inicial, como los restos no suelen ser retirados, otros caen al carroñear en ellos. Yo personalmente, en la medida de lo posible y teniendo en cuenta la seguridad del trafico, los retiro por lo menos a la cuneta, por respeto, para que se descompongan sobre tierra y no se queden meses y meses en el asfalto o sean triturados por las ruedas de los vehículos, o para que sirvan de alimento a otros sin suponer un peligro para el que los devore. Y me entristece ver cómo miles de personas son capaces de pasar junto a ellos y no inmutarse, o cómo ninguna institución se encarga de ello, dando una triste imagen de suciedad y dejadez.

En una ocasión fui andando por la cuneta desde Noquera a Bugarra (40 Km.) y contabilicé los restos de 16 cánidos, además de otros animales.

En fin, simplemente quería contárselo a alguien. Gracias por su tiempo.

Tiene razón Juan. Debería haber pasos específicos para la fauna en todas las carreteras que redujeran la actual matanza de animales. Y deberíamos ser más civilizados, pedir la retirada de esos cadáveres, aunque sólo sea para permitir que sus cuerpos abonaran la tierra, para que no los sigamos machacando hasta pulverizarlos sobre el asfalto.

¿Somos cada vez más insensibles? Es probable. Aunque si muchas veces no paramos para ayudar a un semejante en apuros, difícil será que sintamos pena por una triste garduña atropellada como la de la foto.

10 millones de animales mueren atropellados en nuestras carreteras

Las carreteras unen a las personas pero separan a los animales. Nuestras grandes infraestructuras viarias cada vez son barreras más infranqueables para la fauna, tanto salvaje como doméstica.

Se calcula que al año mueren atropellados en las carreteras españolas más de 10 millones de vertebrados. Sólo con pasear por ellas descubrimos con horror la exactitud de esta escalofriante estadística en forma de decenas de cadáveres reventados en las cunetas, inocentes mártires de nuestro vertiginoso desarrollo.

El último ayer mismo, un joven lince en la demencial carretera que atraviesa Doñana entre Almonte y Matalascañas.

Perros y gatos, pero también jinetas, lobos, jabalíes, corzos, zorros, conejos, erizos, lechuzas, culebras, lagartos,… La lista de nuestras víctimas animales en el asfalto es prácticamente un catálogo completo de la fauna ibérica. De hecho, muchos científicos aprovechan esta sangría para completar con detalle la distribución en un territorio determinado de las especies más esquivas.

Pero muchas veces el peligro se vuelve contra nosotros, y de verdugos pasamos a víctimas.

Según datos de la Dirección General de Tráfico (DGT) sólo durante el año 2006 se produjeron 10.000 accidentes de tráfico provocados por la invasión de animales sobre la calzada, con un resultado en daños personales de 1.000 heridos y 23 muertes.

Cada vez más carreteras españolas incluyen pasos específicos para la fauna, tanto por encima como por debajo de ella. Por suerte, muchos animales se están habituando (qué remedio les queda) a utilizar otras estructuras no pensadas para ellos, pero que igualmente permiten conectar la vida salvaje entre un lado y el otro de la vía, como puentes y desagües.

¿Podemos hacer algo para reducir esta matanza diaria?

Realmente, la única medida eficaz consistiría en reducir nuestra velocidad de crucero al volante, especialmente cuando vemos la señal de paso de fauna, y en esos momentos estar preparados para reaccionar ante la posible irrupción de un animal en el asfalto.

Pero como tenemos mucha prisa y nadie piensa que puede atropellar un ciervo o una vaca, seguimos sin levantar el freno del acelerador.

¿Vallar todas las carreteras como se hace con las autopistas? Imposible, pues el elevado número de accesos y de incorporaciones con que cuentan las carreteras convencionales hacen inviable la medida. Y aunque pudiéramos, convertiríamos nuestras carreteras en fronteras aún más infranqueables para la fauna.

Hacer pasos subterráneos específicos para los animales en aquellos lugares más peligrosos sería la solución pero, seamos sinceros. ¿De verdad a alguien le importan unas cuantas decenas de millones de animales muertos sobre el asfalto?

Todo resulta muy triste. Por eso prefiero concluir hoy con un curioso anuncio de las autopistas francesas, donde la posible solución al problema se presenta desde el lado más cómico. Al menos servirá para no deprimirnos.

1.300 buitres muertos en cinco años, sólo en Aragón

En cinco años, 1.363 buitres leonados (Gyps fulvus) ingresaron muertos o debieron ser eutanasiados en el centro de recuperación de fauna silvestre La Alfranca (Zaragoza), perteneciente al Gobierno de Aragón. Sólo el año pasado fueron más de 350 buitres, 44 milanos negros, 31 milanos reales, 6 alimoches y 3 quebrantahuesos.

¿Les parecen muchos muertos? Pues en realidad son tan sólo la punta del iceberg. Se calcula que a los centros de recuperación tan sólo llega menos del 10 por ciento de los animales que en realidad mueren por nuestra culpa en el campo. De acuerdo con ello, en realidad en los últimos años habrían muerto en Aragón más de 10.000 buitres, dos millares de estas majestuosas aves al año.

¿Y de qué mueren nuestros buitres?

Principalmente de choques contra aerogeneradores eléctricos y cables de alta tensión, además de por electrocuciones y envenenamientos.

Últimamente también se ha disparado el número de muertes por, pasmaros, atropellos en las carreteras. Los buitres se mueren de hambre, ya os lo he contado, y en su desesperación no dudan en bajar al asfalto o las vías de ferrocarril para comerse pequeñas carroñas de animales atropellados por nuestros veloces vehículos, ya sean perros y gatos, conejos o corzos. Y mueren igual que sus presas, arrollados. Con el consiguiente peligro para la circulación, pues son muchos también los accidentes de tráfico provocados tras embestir un coche o un tren a un animal de tal envergadura.

Desde Fondo Amigos del Buitre responsabilizan a la supresión de muladares de parte de esta mortandad entre aves en Aragón. Señalan así cómo Teruel ha reducido a 15 los 40 muladares que tenía en el año 2000. Como consecuencia de ello, las carroñeras turolenses se han tenido que ir a rebuscar comida entre la basura del lejano vertedero de Vilafranca, en Castellón. Pero en el camino se topan con una casi infranqueable barrera de parques eólicos en la comarca de Els Ports, entre cuyas palas, a modo de terribles guillotinas, han encontrado la muerte en apenas dos años 220 buitres leonados. En toda España se calcula que han muerto contra estos artilugios, aparentemente limpios y ecológicos, más de 800 buitres en seis años.

Con el buitre leonado estábamos todos muy contentos. Sus poblaciones se estaban recuperando de manera espectacular. En 1999, cuando se hizo el tercer censo nacional de la especie, se estimó una población para toda la Península Ibérica de 22.727 parejas y no menos de 70.000 individuos, más del doble que una década antes. Este año SEO/Bird Life lo está repitiendo, pero me temo que los resultados no serán tan halagüeños.

—-

¿Quieres conocer más noticias sobre los buitres? La Minuteca de 20 Minutos las ha recopilado todas. Puedes consultarla pinchando aquí.