La crónica verde La crónica verde

Podrán cortar todas las flores, pero no podrán detener la primavera. (Pablo Neruda)

Entradas etiquetadas como ‘television’

Recomendación del Comisario Brunetti para este verano: más campo y menos televisión

Televisión

No soy un forofo de las novelas policiacas, pero el otro día me llevé una agradable sorpresa leyendo una de las más conocidas de la serie del comisario Brunetti. El huevo de oro (2013), escrita por Donna Leon.

Copio el texto tal cual, las reflexiones de un compañero policía respecto a la necesidad de irse de vacaciones con la familia a una granja o centro de turismo agroganadero para no perder la realidad con nuestro entorno. Un entorno cada vez más reducido a pantallitas:

Es una granja de verdad, en funcionamiento. No es uno de esos lugares donde tienen un campo con un burro y te venden manzanas para que se las des de comer –dijo Vianello con desprecio- Tiene vacas y ovejas y pollos: todos esos animales que mis hijos creen que viven dentro de la tele.

-Venga ya Lorenzo –dijo Brunetti sonriendo, ya son mayores para eso ¿no?

Vianello sonrió.

-Ya lo sé, pero vale más que salgan animales en la tele a que no salgan. Si no ¿Cómo van a saber los chavales de ciudad qué es un animal y qué hace o cómo se trabaja el campo?

– ¿Eso te parece importante? –preguntó Brunetti.

-Claro que sí –respondió Vianello quizá con demasiado ímpetu- Y tú lo sabes. Siempre nos están diciendo que deberíamos respetar la naturaleza, pero ¿cómo van a hacerlo los niños si no la conocen? Lo único que saben de ella son las ideas estúpidas que la televisión les mete en la cabeza.

-Creo que la televisión la inventaron para eso –observó Brunetti.

-¿Para qué?

-Para meterle a la gente ideas estúpidas en la cabeza.

Yo estoy totalmente de acuerdo con los dos policías italianos. Al 100%, pero a lo mejor a algunos les puede parecer una exageración. ¿Qué opinas tú? ¿Necesitamos más campo, más pueblo, más granjas y menos centros comerciales?

Si te ha gustado esta entrada quizá te interesen estas otras:

La telebasura no respeta ya ni a los animales

vaya-fauna-telecinco--644x362

La telebasura es eso, cada vez más basura y menos televisión. No contentos con degradar al ser humano organizando programas donde cuanto más analfabeto/analfabeta y/o soez más famoso te hacen los teleidiotas, ahora le ha llegado el turno a los pobres animales. Ellos son las víctimas de entrenadores empeñados en obligarles por todos los medios a hacer el payaso para mayor gloria y lucro personal de sus dueños.

Me refiero en concreto al espantoso programa “Vaya Fauna” de Telecincodonde se exponen al ridículo mediático animales entrenados para llevar a cabo vergonzantes comportamientos circenses: cerditos que abren y cierran cajones, perros que encestan canastas, osos que saben bailar el ‘hula-hop’, pajaritos funambulistas,…

Abomino el fondo, disfrutar viendo a los animales haciendo el payaso. Pero abomino aún más la forma en que tales habilidades se logran. A base de chantajes alimenticios, estrés y muchos accidentes, suponiendo, lo que ya es mucho suponer e imposible de comprobar, que algunos no sufran el clásico método didáctico del palo y la zanahoria.

Según ha declarado Christian Gálvez, presentador del programa, “todo lo que tenga que ver con educación y entretenimiento hace falta en la televisión”. Visto lo que considera entretenimiento, casi que prefiero no saber qué entiende Gálvez por educación.

Según Santi Sánchez, miembro del jurado del programa, se ha garantizado que los animales han “trabajado felizmente, con ganas de poder trabajar”. Visto el resultado, me gustaría conocer cuáles y como establecen esas garantías.

Como ha criticado la Fundación para el Asesoramiento y Acción en Defensa de los Animales (FAADA), también se verán animales exóticos como coatís y cerdos vietnamitas, cuya tenencia se ha puesto de moda aumentando su abandono. Una terrible decisión que, como ya os he contado muchas veces, está provocando en España un grave problema ecológico e incluso sanitario. Por no hablar de la aparición anunciada en el programa de serpientes, águilas y zorros, animales salvajes cuya naturaleza les hace inapropiados para actuar en un plató de televisión junto con  vacas, ocas, gallinas o cabras.

La única solución es protestar ante los responsables del programa para que lo retiren definitivamente. Deberíamos convencerles de que nuestra sociedad ha cambiado y no acepta la tortura de animales ni siquiera su manipulación humorística obviando sus derechos como seres vivos.

Desgraciadamente la realidad es todavía tozuda. Para mi vergüenza como integrante de la misma especie humana e idéntica adscripción nacional, el programa cuenta con el aplauso de 3.040.000 espectadores. ¿Lograremos convencerles a todos ellos para que cambien de canal?

Firma en Change.org para lograr la cancelación de la emisión del programa ¡Vaya Fauna! de Telecinco por fomentar la explotación y el ridículo animal. Más de 100.000 personas ya hemos firmado.

Si te ha gustado esta entrada quizá te interesen estas otras:

¿Drogarías a tu hijo para hacer un anuncio?

Casting

Drogarle. Atontarle con descargas eléctricas. Arrancarle los dientes. Manipulación por hambre. Amputaciones. Hacinamiento en espacios pequeños. Estrés. Calor y/o frío. Separación de los padres.

¿Lo harías con tu hijo a cambio de que pueda trabajar en el rodaje de un anuncio, una serie o una película? Evidentemente no. Nadie puede ser tan salvaje. Con los niños no, es verdad. Pero con los animales lo hacemos todos los días.
Lee el resto de la entrada »

Los telediarios cada vez hablan más de medio ambiente

Family_watching_television_1958

No sé si te has dado cuenta, pero en los telediarios casi siempre sale alguna noticia dedicada al medio ambiente. Un toque verde entre tanta política, economía y fútbol. Pero no es un florero. De hecho, los informativos televisivos son la primera fuente de información ambiental para el 64% de los ciudadanos, por delante de la prensa escrita, Internet y la radio.

Asombroso ¿verdad? Como que el 71% de los españoles dependamos de los medios de comunicación para conocer la problemática ambiental.

Todos estos datos proceden de un reciente estudio realizado por tres expertos gracias a la colaboración de la Asociación de Periodistas de Información Ambiental (APIA). Según este trabajo [*], las noticias de temática ambiental supusieron un 3,4% del total de las emisiones en los telediarios, donde han conquistado por mérito propio un nicho permanente en el espacio “prime time” de la programación televisiva.

¿Poco? ¿Mucho? Pues no está nada mal, aunque nunca llegarán a ese 20% que ocupa el deporte. Como curiosidad, TVE1 fue la cadena que más noticias ambientales emitió, seguida de Cuatro, A3 y Tele5.

Pero una cosa es la cantidad y otra la calidad. Ahí flojeamos. Las noticias ambientales se centran en el catastrofismo, el dramatismo, el atractivo visual y el conflicto. Por no hablar de los errores garrafales muchas veces vertidos en ellas, herederos de la dramática desaparición de periodistas especializados.

Al menos en 20 Minutos tenemos abierta esta ventana al campito desde hace ya una década, La Crónica Verde, todo un récord. O más bien una necesidad.

Y es que con estas ciudades cada vez más insufribles, con unos espacios naturales cada vez más degradados y con unas especies cada vez más amenazadas, la voz del poeta Miguel Hernández sigue tronando tan actual como un telediario cuando dice: ¡Pobre flor! ¡Qué mal naciste!

[*] FRANCESCUTTI, Luis Pablo; TUCHO FERNÁNDEZ, Fernando; ÍÑIGO JURADO, Ana Isabel (2013): “El medio ambiente en la televisión española: Análisis de un año de informativos”. Estudios sobre el Mensaje Periodístico. Vol. 19, Núm. 2 (julio-diciembre), págs.: 683701. Madrid, Servicio de Publicaciones de la Universidad Complutense. Versión digital en este enlace.

Foto: Wikimedia Commons.

Otras entradas relacionadas:

Los niños conocen más especies exóticas que locales

Ya se ve el final. O el principio, según se mire. Los niños están a punto de concluir el curso escolar, de terminar los últimos exámenes, de entregarse a las siempre ilusionantes vacaciones estivales. Con los viajes, aunque sea al pueblo del abuelo, tendrán la oportunidad de poner en práctica lo mucho que han aprendido a lo largo del año en, pongamos por caso, geografía y ciencias naturales.

Desgraciadamente serán los menos. Ya casi nadie se sabe los afluentes del Ebro ni las capitales de Europa. Y de plantas y animales mejor no hablemos. Apenas reconocen las especies más famosas que, paradojas de la globalización, no son las ibéricas sino una extraña mezcla entre las propias de la sabana africana y el Amazonas. Ya saben, tigre, león, elefante, tucán, guacamayo. Como toque ibérico no pasan de los famosos oso, lince y buitre. De árboles nada. Y de cultivares, el truco para distinguir cebolletas de puerros está en mirar de reojo el cartel del supermercado.

Pero no se piensen que critico nuestro sistema educativo, Rajoy y su ministro Wert nos libre. El mal, como la crisis, es global. El problema lo tienen hasta en Argentina, donde un reciente estudio ha demostrado que los alumnos de entre 7 y 18 años conocen más especies de plantas y animales exóticos que nativos.

La culpa la tenemos todos. Demasiados documentales extranjeros y ninguno local. ¿Se acuerdan de Félix Rodríguez de la Fuente? Con él logramos convertir en mascota infantil al lirón careto. Hicimos bueno al lobo, divertido al zorro, inteligente al alimoche, imprescindible al encinar. Los héroes de nuestros hijos son ahora el móvil y la tablet. Pero tiene remedio. A falta de Félix, aprovechemos el verano para salir al campo y descubrirles esa fauna y esa flora única, la nuestra. Y dejemos los leones para la BBC.

Muchas gracias a la profesora Victoria Eugenia Martín Osorio, en cuyo blog sobre invasiones biológicas publicó la referencia al estudio argentino.

Puedes seguirme (si quieres) en Twitter (@lacronicaverde) y en Facebook (www.facebook.com/cronicaverde)

¿Aguantarás toda una semana sin ver la tele?

Una semana sin ver la tele. Sin encender la caja tonta. Sin la teleserie ni el partido de la semana, sin los concursos vespertinos y las películas noctámbulas. También sin los relajantes documentales de la hora de la siesta.

¡Qué aburrido! ¿Podríamos resistirlo? ¿Hay vida más allá del televisor?

Desde ayer lunes y hasta el domingo algunos valientes lo van a intentar, a la sombra de la “Semana internacional sin televisión”. En España esta peculiar campaña está promovida por Ecologistas en Acción, aunque como como tantas otras cosas, la iniciativa surgió en Estados Unidos en 1995. En muchos países, donde la televisión se ha convertido en un arma de distracción masiva y, lo que es peor, en un Gran Hermano manipulador de conciencias, los ecologistas proponen precisamente desconectar el aparato para meditar sobre la influencia de este poderoso medio en la destrucción del planeta.

¿Es la televisión una amenaza medioambiental?

Aparentemente, y analizando tan sólo su consumo energético, la televisión no debería de ser más peligrosa que cualquier otro electrodoméstico casero.

Pero debido a su permanente bombardeo publicitario se ha convertido en el principal incitador del consumo insostenible más irracional, responsable de la mayoría los desequilibrios sociales, económicos y ambientales de nuestra época. Ni entretenimiento ni información: consumo.

Creada para comunicarnos, la televisión nos está aislando. 3,45 horas por persona y día de consumo televisivo. ¿No es demasiado? ¿Cuántas horas dedicamos al día a hablar con nuestros hijos, con nuestros padres, con nuestros amigos?

Un aparato en cada habitación, uno para cada niño, otro en el comedor, el más pequeño en la cocina. Conozco uno que incluso tiene uno portátil en el cuarto de baño, justo en una balda frente a la taza del váter. Si alguno de la familia quiere comentar algo rápidamente se le calla. “No me dejas oír”. Desconectados de la realidad, preferimos ver la naturaleza en la tele que descubrirla paseando.

Pero paradojas de la vida, la televisión nos puede a todos. Incluso a los ecologistas, quienes para publicitar su campaña han acudido, como no podía ser de otra manera, a un vídeo televisivo.

De todas formas, y como hace tiempo nos hizo reflexionar con un anuncio la propia Televisión Española, si nuestro mundo exterior cada vez se empequeñece más, ¿no será que vemos demasiada televisión?

Para terminar, no me resisto a incluir aquí una serie de magistrales viñetas de El Roto sobre la televisión. Una vez más, sus dibujos dicen más que mil campañas.