La crónica verde La crónica verde

Podrán cortar todas las flores, pero no podrán detener la primavera. (Pablo Neruda)

Entradas etiquetadas como ‘tigre’

Rescatan en Alicante a dos tristes tigres de circo olvidados

Tigre

La Comunidad Valenciana aprobó el pasado 16 de junio, por unanimidad de los cinco grupos parlamentarios, una proposición no de ley por la que no se permite la instalación de circos que utilicen fauna salvaje en la región. Es la segunda autonomía libre de circos con animales salvajes tras Cataluña. De igual modo más de trescientos municipios  han adoptado esta medida, importantes ciudades como Córdoba, Oviedo, Albacete, Burgos, Vitoria o Santa Cruz de Tenerife.

Esos pobres animales dejarán de hacer el payaso frente a niños desinformados y padres sin corazón. El problema viene ahora. ¿Qué hacemos con esos animales? Imposible devolverlos a sus hábitats naturales. Morirían en pocas horas. La opción drástica sería eutanasiarlos, pero afortunadamente existe otra solución. 

Organizaciones como AAP Primadomus (Protección y Defensa animal, por sus siglas en inglés), una Fundación holandesa con sede en Villena, Alicante, que rescata y rehabilita animales exóticos provenientes del tráfico ilegal, la tenencia privada, el maltrato y  la explotación en la industria del entretenimiento.

Las historias que llegan hasta esta ONG suelen ser duras, tristes, impactantes e incluso desasosegantes, pero como explican a través de una nota de prensa, “gracias a la profesionalidad y dedicación del equipo, crónicas animales desafortunadas suelen acabar con un final feliz”.
Lee el resto de la entrada »

Tocar animales salvajes, sólo en la cama

unnamedunnamed (1)

 

Nueva, impactante y divertida es la última campaña de FAADA para promover que las lunas de miel sean respetuosas con los animales.

“Cuando tu esposa (o marido) presuma de haber tocado un animal salvaje en vuestra luna de miel, queremos que todos te miren a ti”.

Muchas de las bodas que empiezan a organizarse en estos meses primaverales incluyen viajes exóticos donde la foto típica suele ser toqueteando animales salvajes en plan aventureros. Ellos y ellas se hacen los valientes subidos en elefantes encadenados, enrollados con serpientes aletargadas, abrazados a monos narcotizados, nadando con delfines estresados y hasta subidos en tortugas.

Por ello la Fundación FAADA ha decidido dirigirse a este colectivo de los recién casados para explicarles de una forma gráfica por qué no deberían contratar actividades turísticas como paseos, sesiones fotográficas y todo tipo de interacciones con animales salvajes. La campaña se presenta por primera en Barcelona vez durante la en la feria de turismo B-Travel que se celebra este fin de semana.

“Hace tiempo que pensamos en hacer algo así”, explica a través de una nota de prensa Giovanna Costantini, coordinadora de la campaña. “ Son bastantes los agentes de viajes que nos han alertado de que numerosas parejas escogen destinos exóticos -encabezados por Tailandia- para su luna de miel y contratan actividades como paseos en elefantes o visitas a centros de tigres en cautividad para convertir el viaje de su vida en una experiencia aún más difícil de olvidar”, comenta Costantini.

La campaña de FAADA ha sido concebida por la agencia de publicidad Contrapunto BBDO y pretende generar curiosidad en las parejas de novios. “El objetivo final es que entiendan que un momento mágico para ellos esconde una vida de drama, cautividad, hambre, maltrato, explotación y separación de las crías de las madres para los animales que se utilizan en este tipo de actividades”, afirma Jennifer Berengueras, coordinadora de Proyectos de FAADA.

“La alternativa es promover un turismo respetuoso, sugerir y explicar que existen verdaderos centros de rescate o proyectos de protección de los animales en los que los novios pueden vivir una experiencia igualmente mágica, respetando y aprendiendo sin utilizar a los animales”, asegura Haydée Vila, responsable de Comunicación de FAADA.

Por otro lado, esta Fundación recuerda además que este tipo de interacciones con animales salvajes también son peligrosas para las personas, como demuestran los numerosos accidentes ocurridos a lo largo de los años, y que pueden convertir un viaje de ensueño en una pesadilla.

Si te ha gustado esta entrada quizá te interesen estas otras:

Masacre de lobos en el zoo de Cabárceno

Canis_Lupus_Signatus

@ Wikimedia Commons

Dejemos claro mi opinión desde el principio:

1. Estoy radicalmente en contra de cualquier tipo de zoológico.

2. El zoológico de Cabárceno (Cantabria) es una atrocidad ambiental y educativa. Tengo la desgracia de haberlo visitado recientemente, lo que confirmó mis peores sospechas respecto a sus inmensas carencias, despropósitos de diseño y deficiente gestión. También ratificó que tenía razón cuando apoyé en 1985-1989 las protestas ecologistas que intentaron, sin éxito, evitar la destrucción del que era un importante espacio natural y etnográfico cántabro.

3. Se llama Parque de la Naturaleza, pero es un intrincado circuito de carreteras entre cercados donde los animales viven recluidos en altas densidades que nada tienen que ver con las naturales. Donde se reproducen sin control y a los que se mata indiscriminadamente en cuanto empiezan a dar problemas.

Sólo un sitio como Cabárceno habría sido capaz de cometer la atrocidad que ha cometido. Dar muerte a tiros a sus 8 lobos adultos, dejando huérfanos a las 7 crías de la artificial manada. Lo hicieron con total impunidad el pasado 28 de noviembre.

Según explicaciones de la propia empresa responsable de la matanza, la empresa pública Cantur (Sociedad Regional Cántabra de Promoción Turística),

“el sacrificio de los animales se realizó con el objetivo de garantizar la viabilidad de esta especie y conseguir la reproducción y pervivencia de la misma, siguiendo el criterio del facultativo encargado del departamento de carnívoros del parque”.

Tócate los pies. La viabilidad de la especie Canis lupus signatus sólo podrá garantizarse en sus poblaciones salvajes, nunca en recintos zoológicos.

Afirman también que no hubo crueldad, pues antes del disparo mortal los anestesiaron y les pusieron una inyección letal, para rematarlos posteriormente con un rifle del calibre 22. Alguno recibió hasta 8 balazos como brutal “tiro de gracia”. ¿Y dicen que no hubo crueldad?

No reconocen que la situación se les había ido de las manos, que la decisión técnicamente injustificable de juntar a dos manadas diferentes de lobos de diferentes edades en el mismo cercado desencadenó la muerte por peleas de tres ejemplares, y que no había valiente que pudiera acercarse a ellos ni manejar el infierno en el que se había convertido la convivencia entre el resto del grupo, 9 adultos muy salvajes y 7 lobeznos criados esta primavera a biberón. Incluso había peligro real de que alguno pudiera escaparse.

El comunicado del parque indica que han sacrificado a los animales para “mantener la viabilidad de uno de los grupos”. ¿Viabilidad? Un grupo de hermanos tiene complicado el futuro a causa de la consanguinidad. Alberto Díez, representante de Infozoos, una coalición ecologista en contra de los zoológicos, asegura en un comunicado de prensa que “la cría en cautividad sin proyectos paralelos de reintroducción y un estricto control de la genética dudosamente pueden aportar algo a la conservación”. Escaso control de natalidad tenían en Cabárceno, donde según parece los lobos se reproducían sin limitación ni supervisión, al alegre empuje de sus instintos. Y aún más: ¿qué sentido tiene criar lobos ibéricos en el zoológico de una comunidad autónoma como Cantabria donde este año se han cazado 15 de los últimos que  allí viven en libertad?

“Matar a animales sanos por incapacidad en su manejo es injustificable”, denuncia Infozoos, que al tiempo asegura que en Cabárceno han muerto en los últimos años cinco tigres atacados entre sí y se han dado casos de ataques de oso a sus crías.

Un desastre, un disparate, una vergüenza que debería llevar a los tribunales a todos sus irresponsables.

Si te ha gustado esta entrada quizá te interesen estas otras:

 

‘Annus horribilis’ para los linces

El lince ibérico (Lynx pardinus) sigue con el farolillo rojo de la extinción encendido. Tiene un pie en el descenso, no a una inferior categoría liguera, que no existe, sino al limbo de los museos de ciencias naturales, junto al dodó y al lobo de Tasmania. Desde hace demasiados años acapara el triste título de ser el felino más amenazado del planeta, por encima del tigre, el puma o el jaguar. Y sigue sin levantar cabeza.

Tras varios años de esperanzadores resultados, este año se está mostrando como un verdadero “annus horribilis“, año negro, para la especie, a pesar de que sólo estamos empezando abril.

Desde noviembre del año pasado han muerto 9 linces ibéricos salvajes en España, 6 en Doñana y 3 en Sierra Morena, tanto por enfermedades como por atropellos.

Paralelamente, el programa de cría en cautividad ha sufrido un serio tropezón al nacer tan sólo 4 crías frente a las casi 20 que se esperaban. En este caso, la principal razón de tan baja fertilidad es la aparición de una gravísima enfermedad renal que está diezmando a la población cautiva. La padece la mitad (34) de los 70 ejemplares repartidos en cuatro centros de cría. Cuatro ya han muerto y una decena más se encuentra en estado crítico.

Pintan bastos para el lince. Y eso que las cosas se están haciendo por fin bien, con un equipo científico de los mejores del mundo que por vez primera tiene recursos económicos suficientes. El problema es que empezamos muy tarde a tomarnos en serio el lince. Cuando Félix Rodríguez de la Fuente nos hablaba de ellos había más de 3.000 ejemplares. Hace 20 años nos quedaban más de 1.200 y ahora apenas hay vivos 300. Quizá sea demasiado tarde.

Más noticias sobre el lince ibérico en la minuteca de 20Minutos.

**Comparte con tus amigos este post:

Bookmark and Share

Putin hace el oso con un tigre

La noticia ha dado la vuelta al mundo. En plena crisis con Georgia, el primer ministro ruso, Vladimir Putin, de vacaciones en Siberia, ha salvado casualmente a un equipo de la principal televisión rusa, Rossiya, del ataque de un tigre siberiano (Panthera tigris altaica).

Oficialmente, el incidente ocurrió durante la visita de Putin a un parque nacional, a donde acudió para supervisar [se ve que allí no se mueve nada sin su consentimiento] el estudio en libertad de estos amenazados felinos, los más grandes del planeta.

Justo cuando Putin llegaba, casualmente un tigre de casi 300 kilos escapó de la trampa donde había caído y corrió hacia un equipo de cámaras de televisión.

El primer ministro, avezado tirador como antiguo agente del servicio secreto soviético (KGB) que fue, disparó contra el animal con un rifle de dardos sedantes que también casualmente manipulaba en esos momentos.

También casualmente todo quedó registrado por las cámaras, quienes aprovecharon para inmortalizar poco después el momento donde el primer ministro dio muestras de un supuesto gran conocimiento científico al ayudar a medir los incisivos del fiero animal, ya narcotizado, y a colocarle un emisor de seguimiento por satélite en el cuello que, también casualmente, tenían a mano los científicos rusos.

¿Por qué me ha recordado tanto este nuevo capítulo de la manipulada propaganda política a los salmones del Generalísimo Franco?

Aquí os dejo la serie completa de la hazaña del heroico Generalísimo ruso Vladimir Putin, según la ha servido la agencia de noticias Novosti. Aunque no sé de qué nos extrañamos.

Fijaros en la cara de interés del sujeto ¿No os suena?

Es la misma que ponen nuestros políticos cuando visitan e inauguran obras. Saben lo mismo de esas fábricas o carreteras que Putin de estudiar tigres, pero todos son unos fieras haciendo el oso mediático.

Dos años de prisión por cazar un tigre en Extremadura

Aunque tarde, finalmente se hizo justicia contra un perverso organizador de monterías ilegales en Extremadura.

El Juzgado de lo Penal de Don Benito ha condenado a dos años de prisión (el máximo permitido por el Código Penal) y cuatro años de pérdida de licencia de caza en todo el territorio nacional a Manuel Domínguez Martín, titular del coto “Los Lunares”, en el municipio de Monterrubio de la Serena (Badajoz), por organizar una cacería ilegal en la que se mató a un tigre manso. Además condena a 18 meses de prisión a los participantes en la inmoral actividad cinegética y a diez meses a los ayudantes del titular del coto.

Ocurrió en diciembre de 2005. Ecologistas en Acción se personó como acusación particular, y aunque satisfecho por la sentencia, la recurrirá por considerarla incompleta.

Y ello porque el juez ha decidido no inhabilitar al titular de la actividad cinegética para actividades comerciales ligadas al hecho delictivo. Según los ecologistas, ocurrirá que el principal delincuente puede no entrar en prisión al no superar los dos años la pena, quedar inhabilitado para cazar, pero seguir contratando y manteniendo sus cotos y actividades cinegéticas, a pesar de haberle reprochado el intento de actividad mercantil ilegal. “Es como el que vendiendo productos ilegales, se le sanciona y sin embargo se le sigue permitiendo tener la tienda abierta”, aseguran.

Cuando agentes de la Guardia Civil detuvieron a tan impresentables matabichos, además del animal muerto descubrieron otro tigre y un león dentro de una jaula, que igualmente iban a ser soltados en el coto para darles vergonzosa caza. Los animales los compraban legalmente en zoos y con ellos organizaban safaris que anunciaban en Internet. Por matar un lobo criado en cautividad cobraban 24.000 euros.

Y yo me pregunto: ¿Quién tiene más culpa, el que organiza las cacerías de indefensos animales semidomesticados o quien paga por matarlos? En mi opinión los segundos.

Luego los cazadores defenderán a su heterogéneo colectivo calificándose de honrados deportistas que cumplen exquisitamente con la Ley y ayudan a proteger el Medio Ambiente, como nos dijeron muchos en este blog al comienzo de la temporada cinegética. Pero en realidad no es cierto. Abundan las ovejas negras y la mayoría sufre el síndrome del pim, pam, pum.