BLOGS
La crónica verde La crónica verde

Podrán cortar todas las flores, pero no podrán detener la primavera. (Pablo Neruda)

Entradas etiquetadas como ‘cantabria’

Se nos ve el plumero, y es una planta invasora

La Cortaderia selloana, una especie exótica invasora muy agresiva, popularmente conocida como plumero o hierba de la Pampa, ha modificado radicalmente el paisaje cantábrico. Para mal. Llegó como planta ornamental. Se plantó profusamente en jardines y hasta en medianas de autopista. La liaron parda. Ha invadido miles de hectáreas de pastos y praderas, de espacios naturales protegidos, de cunetas y linderos. Pero no solo daña a los ecosistemas. También causa problemas de salud pública debido a las afecciones alérgicas que provoca.

Se reproduce a una velocidad de vértigo gracias a su extraordinario potencial reproductor (300.000 semillas por plumero). Y eliminarla es una labor de titanes, pues arrancar tan solo una de esas plantas te puede llevar una mañana entera de pico y azada. Si la cortas, la podas. Si la quemas, la abonas. Es casi indestructible. Lee el resto de la entrada »

Un osezno huérfano vaga herido por Cantabria

Ejemplar de oso pardo cantábrico joven (FOP).

Un osezno herido y abandonado deambula desde hace un mes por pueblos de Liébana, en Cantabria, buscando comida fácil. La Fundación Oso Pardo (FOP) viene reclamando insistentemente a la Consejería de Medio Rural, Marino y Alimentación del Gobierno cántabro que lo capture cuanto antes, pues, asegura, “su exposición continuada a la presencia humana puede llevarle a un peligroso proceso de habituación a la gente o a sufrir un incidente grave debido a la herida que sufre en una pata y a la ausencia de su madre”. Lee el resto de la entrada »

Asturias es el territorio más osero de España

Osas con crías en la Cordillera Cantábrica.

Las poblaciones de oso ibérico van viento en popa. Completado el censo de osas con crías de 2016 en la Cordillera Cantábrica, las cifras aportadas por la Fundación Oso Pardo son excelentes: 40 osas con 67 crías en las dos subpoblaciones. Con ello se iguala el record de 2015 (aunque con tres crías más) y consolida el proceso de recuperación de la especie. Asturias se mantiene como el territorio más osero de España.

  • 34 osas con 57 crías en la subpoblación occidental (centro-occidente asturiano, Alto Sil leonés y Ancares).
    • 29 osas con 50 oseznos en Asturias y 5 osas con 7 crías en el oeste de León.
  • 6 osas con 10 crías en la población oriental (Montaña Palentina, Montaña oriental leonesa y bosques colindantes de Cantabria).
    • 4 osas con sus crías han estado en diferentes momentos del año entre Palencia y Cantabria, una se ha movido entre León y Cantabria y la última se ha localizado siempre en Palencia.

Los datos refuerzan la tendencia positiva de la especie, igualando en 2016 el número de osas de 2015, que fue el más alto obtenido desde que se iniciaron los recuentos anuales de osas con crías en 1989.

En la pequeña subpoblación oriental, la más amenazada y frágil, se mantiene el mismo número de osas (6) y una cría más (10) que en 2015, datos que apuntan a una incipiente recuperación, con hembras reproductoras en toda la Montaña Palentina y las áreas oseras de Cantabria hasta los bosques inmediatos a la autovía Cantabria-Meseta (A-7). Sin embargo, advierte la Fundación Oso Pardo, su expansión se detiene en torno a la carretera N-621 (Riaño-San Glorio) y las osas no terminan de extenderse hacia el occidente, donde les esperan los magníficos bosques de Mampodre y Sajambre (León), o los de Ponga y Redes (Asturias).

El preocupante aislamiento genético de los osos orientales durante casi un siglo también empieza a mitigarse. Los estudios genéticos muestran una creciente comunicación entre ambas subpoblaciones realizada sobre todo por machos occidentales que han logrado atravesar carreteras y hasta autopistas para llegar al núcleo oriental.

Todavía en peligro

A pesar de estos datos, se está muy lejos para considerar fuera de amenaza a las poblaciones cantábricas de oso pardo. De acuerdo con los criterios de la UICN, el oso cantábrico sigue estando en Peligro de Extinción, y legalmente la especie continúa en dicha categoría en el Catálogo Nacional de Especies Amenazadas.

Aunque no hay evidencias del aumento de daños al ganado, el aumento de sus poblaciones está planteando un nuevo escenario, como qué hacer con los ejemplares que empiezan a perder el miedo al ser humano y se muestran especialmente confiados hasta el punto de acercarse a algunos pueblos.

En ese sentido, los expertos urgen a que las comunidades autónomas cantábricas aprueben protocolos para el manejo de osos habituados y conflictivos, pues dotará a las Administraciones de una herramienta muy útil a la hora de afrontar los conflictos causados y reducir los temores de los vecinos.

¿Y en los Pirineos?

La segunda población osera española está en los Pirineos, donde las cifras de los últimos censos son también halagüeñas. Se ha detectado un mínimo de 39 osos, entre ellos 5 osas con 10 oseznos. Son datos esperanzadores que demuestran que el plan de reforzamiento iniciado a mediados de los 90 con ejemplares traídos de Eslovenia está funcionando.

La escasez de daños y la reducción de los conflictos en la vertiente española son el fruto de un trabajo muy serio por parte de técnicos y autoridades. Pero en el lado francés la radicalización del conflicto se les está yendo de las manos, hasta el punto de haber surgido un presunto grupo de cazadores-terroristas que promulga la aniquilación de la especie. En Francia no se han aplicado medidas de prevención de ataques a los rebaños de ovino y colmenares, provocando con ello un creciente rechazo de la población local hacia el oso.

Y en el lado español, recuerda la Fundación Oso Pardo, “tenemos también una asignatura pendiente”. En los Pirineos occidentales, entre Navarra y Aragón, van envejeciendo los dos únicos machos que habitan esas montañas. No les deberíamos dejar morir sin darles la oportunidad de transmitir sus genes. Esto es especialmente importante ya que la madre de uno de ellos, Canelito, fue la última hembra autóctona pirenaica, y este ejemplar es el único oso vivo en los Pirineos que conserva los genes de la población original. Habría que volver a impulsar la iniciativa de reforzamiento con hembras entre Navarra y Aragón, tantas veces planteada en los últimos tiempos pero que las autoridades regionales siguen aplazando.

Si te ha gustado esta entrada quizá te interesen estas otras:

Masacre de lobos en el zoo de Cabárceno

Canis_Lupus_Signatus

@ Wikimedia Commons

Dejemos claro mi opinión desde el principio:

1. Estoy radicalmente en contra de cualquier tipo de zoológico.

2. El zoológico de Cabárceno (Cantabria) es una atrocidad ambiental y educativa. Tengo la desgracia de haberlo visitado recientemente, lo que confirmó mis peores sospechas respecto a sus inmensas carencias, despropósitos de diseño y deficiente gestión. También ratificó que tenía razón cuando apoyé en 1985-1989 las protestas ecologistas que intentaron, sin éxito, evitar la destrucción del que era un importante espacio natural y etnográfico cántabro.

3. Se llama Parque de la Naturaleza, pero es un intrincado circuito de carreteras entre cercados donde los animales viven recluidos en altas densidades que nada tienen que ver con las naturales. Donde se reproducen sin control y a los que se mata indiscriminadamente en cuanto empiezan a dar problemas.

Sólo un sitio como Cabárceno habría sido capaz de cometer la atrocidad que ha cometido. Dar muerte a tiros a sus 8 lobos adultos, dejando huérfanos a las 7 crías de la artificial manada. Lo hicieron con total impunidad el pasado 28 de noviembre.

Según explicaciones de la propia empresa responsable de la matanza, la empresa pública Cantur (Sociedad Regional Cántabra de Promoción Turística),

“el sacrificio de los animales se realizó con el objetivo de garantizar la viabilidad de esta especie y conseguir la reproducción y pervivencia de la misma, siguiendo el criterio del facultativo encargado del departamento de carnívoros del parque”.

Tócate los pies. La viabilidad de la especie Canis lupus signatus sólo podrá garantizarse en sus poblaciones salvajes, nunca en recintos zoológicos.

Afirman también que no hubo crueldad, pues antes del disparo mortal los anestesiaron y les pusieron una inyección letal, para rematarlos posteriormente con un rifle del calibre 22. Alguno recibió hasta 8 balazos como brutal “tiro de gracia”. ¿Y dicen que no hubo crueldad?

No reconocen que la situación se les había ido de las manos, que la decisión técnicamente injustificable de juntar a dos manadas diferentes de lobos de diferentes edades en el mismo cercado desencadenó la muerte por peleas de tres ejemplares, y que no había valiente que pudiera acercarse a ellos ni manejar el infierno en el que se había convertido la convivencia entre el resto del grupo, 9 adultos muy salvajes y 7 lobeznos criados esta primavera a biberón. Incluso había peligro real de que alguno pudiera escaparse.

El comunicado del parque indica que han sacrificado a los animales para “mantener la viabilidad de uno de los grupos”. ¿Viabilidad? Un grupo de hermanos tiene complicado el futuro a causa de la consanguinidad. Alberto Díez, representante de Infozoos, una coalición ecologista en contra de los zoológicos, asegura en un comunicado de prensa que “la cría en cautividad sin proyectos paralelos de reintroducción y un estricto control de la genética dudosamente pueden aportar algo a la conservación”. Escaso control de natalidad tenían en Cabárceno, donde según parece los lobos se reproducían sin limitación ni supervisión, al alegre empuje de sus instintos. Y aún más: ¿qué sentido tiene criar lobos ibéricos en el zoológico de una comunidad autónoma como Cantabria donde este año se han cazado 15 de los últimos que  allí viven en libertad?

“Matar a animales sanos por incapacidad en su manejo es injustificable”, denuncia Infozoos, que al tiempo asegura que en Cabárceno han muerto en los últimos años cinco tigres atacados entre sí y se han dado casos de ataques de oso a sus crías.

Un desastre, un disparate, una vergüenza que debería llevar a los tribunales a todos sus irresponsables.

Si te ha gustado esta entrada quizá te interesen estas otras:

 

Matan águilas y perros tratando de envenenar lobos en Cantabria

Al menos 2 perros, 5 milanos reales, 5 zorros, un cuervo y un gato han muerto envenenados estos días en Valdeolea y Cervatos (Cantabria) como consecuencia de prácticas delictivas para intentar matar a lobos ibéricos.

El número de ejemplares muertos y la toxicidad del veneno utilizado ponen de manifiesto la grave amenaza que supone el veneno, no sólo para la fauna salvaje, sino también para los animales de compañía e incluso para las personas. Por ello, SEO/BirdLife solicita que se intervenga con la mayor contundencia para depurar las responsabilidades penales que se deriven de estos episodios. Asimismo, desde el proyecto Life+VENENO se ejercerá la acusación particular en el caso de que prospere el proceso judicial.

Felipe González, Delegado de SEO/BirdLife en Cantabria, ha pedido a la Consejería de Medio Ambiente de esa comunidad que, “dado que el caso parece estar relacionado con los conflictos entre la ganadería y el lobo, se paguen cuanto antes las indemnizaciones pendientes para compensar los daños producidos a los ganaderos”.

De acuerdo con la organización conservacionista, en Cantabria los casos de envenenamiento tienen su origen mayoritariamente en los conflictos que se producen entre el lobo y el sector ganadero, aunque también se detectan casos relacionados con el uso incontrolado de sustancias tóxicas, como los rodenticidas.

La colocación de cebos envenenados es una práctica arraigada en nuestros campos, completamente ineficaz para los objetivos que persigue, además de un método masivo, no selectivo y cruento para la fauna. Por ello, está prohibido por la legislación nacional y autonómica y aparece tipificado como delito en el Código Penal. El veneno en el campo supone un riesgo para la salud pública, para el medio ambiente y para nuestras mascotas.

ACTUALIZACIÓN (13 enero 2012).

Malísimas noticias. Localizados seis ejemplares muertos de águila imperial ibérica, la rapaz más amenazada en Europa, en la finca La Encomienda de Mudela, Ciudad Real. Las primeras impresiones apuntan a otro episodio de envenenamiento masivo. Toda la información la tienes en la nota de prensa de SEO/BirdLife que puedes leer pinchando en este enlace.

También puedes encontrarme en Twitter (@lacronicaverde) y en Facebook (www.facebook.com/cronicaverde)

**Comparte con tus amigos este post:

Bookmark and Share

 

Parque sí, marisma no

Cristina, una lectora cántabra, me escribe una preocupante carta donde explica el problema que está viviendo en su pueblo por culpa de una sentencia que obliga al ayuntamiento a desmantelar un parque construido ilegalmente.

Ocurrió hace 30 años en el corazón de las marismas de Santoña, Victoria y Joyel, la zona húmeda más importante de todo el norte de España, donde la corporación decidió desecar dos hectáreas del valioso humedal (propiedad de Costas) para levantar ilegalmente sobre él el primer parque público del municipio. Tras un larguísimo proceso judicial, una serie de sentencias obligan ahora a la restauración del lugar. Pero los vecinos están en contra.

¿Quien tiene razón, Cristina o los vecinos protestones?

Os copio a continuación su carta:

Hola! Lo primero que te voy a decir es: me encanta tu blog!!!

Me hace reflexionar, entretenerme y saca algo dentro de mí, que cada vez es más fuerte, ver el otro lado de las cosas, las que de verdad importan, en fin…

Quería comentarte con este mensaje lo que está ocurriendo en mi pueblo, Escalante, Cantabria.

Está rodeado de marismas. Y el parque que tenemos es un terreno ganado a la marisma; encima de ella está situado nuestro campo de fútbol y zona verde, preciosa, de verdad.

Desde hace unas semanas, los vecinos no paran de convocar reuniones, sentadas, protestas, fiestas protesta, etc. Todo esto -y más- porque se va a aplicar la ley que dice que hay que levantar el parque y darle su espacio a nuestra marisma.

Me gustaría aclarar que muchas tardes visito el susodicho parque, ¡al que no va nadie! Los niños no hacen uso de él, ni sus madres, si acaso los abuelos, que tienen ahí su petanca.

Me indigna salir a la calle y leer pancartas que rezan así: “No soy un pájaro y no puedo volar, no soy un pez y no puedo nadar, soy un niño y quiero el parque para jugar” (o algo similar, he olvidado la rima).

Ésta es muy fuerte: “Parque sí, marisma no”. ¿¿¿¿Cómo que marisma no?????

“¿Dónde jugarán los niños?”

“Los jóvenes pelearemos por lo que es nuestro”.

“Ecologistas cabrones”.

Y así están empapelados los alrededores del parque y casi todos los balcones de este pueblo,y el parque sólo ha sido utilizado para hacer las fiestuquis antilevantamiento.

Estoy profundamente decepcionada con el mundo en general, ¿hasta cuándo este atropello hacia nosotros mismos?

No tengo palabras para expresar el malestar que me produce ver el desconocimiento, la desinformación, el borreguismo, etecé, etecé.

He pensado en escribírtelo a ti, no sé si te servirá para algo, que espero que sí. A mí me ha servido de desahogo.

Gracias!

Muchas gracias a ti, Cristina. Estoy contigo.

Fotos: Wikimedia Commons y El Diario de Escalante.

Cantabria quiere machacar Burgos con una autopista

Es la autopista hacia el infierno ecológico. El capricho electoral del presidente de Cantabria, Miguel Ángel Revilla, aceptado por los socialistas en premio a su apoyo político. Una bicoca para las grandes constructoras y cementeras a cambio de machacar uno de los espacios naturales más grandiosos de nuestra maltrecha península Ibérica, el norte de la provincia de Burgos.

La futura autopista de peaje Dos Mares (AP-69) es el mayor de los despropósitos que se le podía ocurrir a nadie, incluido a Revilla. Unir la A-67 a la altura de la localidad cántabra de Pesquera con la ciudad burgalesa de Miranda de Ebro, y de éste modo enlazar la costa cantábrica con el Levante español a través de otras autopistas de pago. Algo que se logrará enseguida con la actual construcción de las autovías (gratuitas) Logroño-Burgos y Burgos-Santander por Aguilar de Campoo.

Hasta el momento se han presentado más de 2.000 alegaciones contra este trazado inútil, económicamente inviable y que, en sus apenas 111 kilómetros de recorrido, destrozará o afectará irremediablemente 25 espacios protegidos por la Red Natura 2000, a pesar de obligar a hacer un túnel de 5,5 kilómetros de longitud que trata de reducir el insoportable impacto natural de esta vía.

Incluso se especula con la posibilidad de que, detrás de este proyecto, en realidad exista otro oculto mucho más inconfesable: la construcción de un almacén centralizado de residuos nucleares en la actual central nuclear Santa María de Garoña, aprovechando que la autopista pasará justo al lado de la polémica instalación eléctrica.

Pero a los políticos les importa un rábano nuestras últimas águilas perdiceras, los visones europeos, el paisaje, nuestro patrimonio arqueológico, nuestra cultura. Tan sólo ven una inversión de 650 millones de euros, réditos electorales, puestos de trabajo con los que sacar pecho ante la crisis, poder y muchos maletines.

Dicen que no nos preocupemos, que buscarán la alternativa menos impactante. Pero ésa no existe, pues el proyecto es incompatible con la conservación de la biodiversidad. La única alternativa válida es la Alternativa Cero, no construir la autopista, tirar el proyecto al cubo de la basura tras reciclar tanto papel y recursos inútilmente gastados hasta el momento.

El embalse del Ebro, la sierra del Escudo, las hoces de Sobrón, los Montes Obarenes se protegieron para garantizar su conservación. Toda mi juventud la he pasado entre esos cantiles, por entre esos bosques, disfrutando de su riqueza natural ¿Nos los cargaremos ahora metiendo por medio una autopista?

En la imagen superior, el río Ebro a su entrada en los cañones de Sobrón, entre las provincias de Burgos y Álava, junto a la central nuclear de Garoña, por donde se prevé pasar la autopista Dos Mares. Sobre estas líneas, trazado previsto para tan faraónico, inútil y destructivo proyecto.

El cambio climático nos trae más golondrinas

Hoy traigo a mi blog una buena noticia. ¡Ya era hora! La golondrina dáurica (Hirundo daurica), la hermana exótica de nuestra popular golondrina común (Hirundo rustica), prácticamente ha concluido su conquista ibérica.

Desde su primera observación en Cádiz en 1921, esta pequeña ave insectívora de origen africano ha ido poco a poco ampliando hacia el norte su límite de distribución peninsular. Cantabria y el País Vasco eran las dos comunidades que hasta el momento se le resistían a esta especie claramente mediterránea, pero la tierra pasiega acaba de ceder ante los encantos del pajarillo culinaranja.

Bueno, en realidad el primer nido descubierto se encuentra en la provincia de Burgos, pero a menos de 500 metros de la frontera entre ambas comunidades, con lo que las aves son compartidas. El ornitólogo cántabro Isidoro Fombellida encontró este año su peculiar casa de barro con el característico tubo de entrada en uno de los lugares más impresionantes del norte español: la iglesia rupestre de Presillas. Un bellísimo templo altomedieval excavado en roca viva en el siglo X por monjes refugiados de las persecuciones agarenas en estas fragosas tierras del alto Ebro. Hace años criaba allí la lechuza. Cuando lo visité por primera vez, me pareció un ejemplo soberbio de simbiosis entre arte y naturaleza. La presencia ahora de la dáurica en las comarcas de Bricia y Valderredible aumenta aún más la belleza de esta unión.

¿Por qué está en expansión la golondrina dáurica?

Como es frecuente con el Medio Ambiente, aquí nos movemos más por intuiciones que por certezas. Y todas estas intuiciones apuntan en la misma dirección: el cambio climático. Aunque no se trata de subirse al carro de una moda mediática. Como recuerda el atlas ornitológico español, hace medio siglo ya señaló esta posibilidad el investigador Simeonov (1968), teoría en la que volvió a reincidir Von Wicht en 1978. De hecho, el Atlas Climático de las Aves Reproductoras de Europa apunta la posibilidad de que esta avecilla siga en las próximas décadas su conquista territorial hacia Centroeuropa.

Ave de roquedos, los puentes y las casas abandonadas son para ella zonas perfectas donde poder criar. Y no le va nada mal. De contar con unas pocas parejas en España hace 50 años, ahora se calcula una población mínima de 22.500 parejas.

Lo dicho. Una buena noticia. Aunque otro día hablaremos de lo contrario, de las especies que van de cráneo por culpa de nuestra mala influencia ambiental.

Espectacular interior de la iglesia rupestre de San Miguel de Presillas de Bricia (Burgos), en cuyo interior ha criado una pareja de golondrina dáurica.