BLOGS
La crónica verde La crónica verde

Podrán cortar todas las flores, pero no podrán detener la primavera. (Pablo Neruda)

Menos lobos en Asturias, Caperucita

Caperucita_Roja_grabado_de_Gustave_Dor_

© Gustave Doré

Asturias ¿paraíso natural? No para el lobo en una región donde se le persigue con saña buscando su extinción. Sólo así se entiende que este año las autoridades supuestamente responsables de conservar la fauna salvaje astur hayan condenado a muerte a 50 ejemplares. Van mejorando su efectividad carnicera, pues el año pasado mataron 46 lobos. Los oficiales, porque los abatidos por los cazadores furtivos, envenenados o atropellados pueden perfectamente doblar esta cifra.

El odio al lobo es intenso en Asturias. Los ganaderos acusan al cánido de todos sus males y los políticos, ávidos de votos fáciles, les hacen la ola masacrando a tan aborrecido animal. Los últimos, cuatro cachorros hermanos de tres meses de edad vergonzosamente ajusticiados este verano por agentes de Medio Ambiente. Sin piedad.

Paco y Tolo tuvieron más suerte. Eran dos cachorritos de apenas 15 días cuando fueron arrebatados a su madre en una batida celebrada en mayo pasado. Incapaces de ajusticiarlos con sus propias manos, los políticos decretaron cadena perpetua para ellos. Primero los recluyeron en el Centro de Recuperación de Fauna de Infiesto y hace unos días los han trasladado al Cercado del Lobo en Belmonte de Miranda; un centro de interpretación construido hace tres años, que costó 1,3 millones de euros pero nunca se inauguró y ahora sufre un deplorable estado de abandono. Había pasta para levantar vallas y edificios pero no la hay para contratar al personal.

Cuando se diseñó este despropósito se suponía que ver lobos en semilibertad en un cercado de 9.000 metros atraería turismo a la zona y ayudaría a cambiar mentalidades violentas. Gastado inútilmente ese pastizal de dinero han cambiado de idea. Para el Principado de Asturias la mejor pedagogía con el lobo es descerrajarle un tiro en la cabeza.

Si te ha gustado esta entrada quizá te interesen estas otras:

8 comentarios

  1. Dice ser asturiano, lobo , persona, concepto,mentira, piensa antes de ..

    Como lector me desagrada bastante la falta de conocimiento y datos de lo que dices, como asturiano me repugna … …como llames a esto (me refiero a la sucesión de líneas con opiniones personales, no basadas en dato alguno) . Me encanta tu titular, es realmente de fabula.
    En fin, “El odio al lobo es intenso en Asturias”. Seguro que es así, porque lo dices tú, que tanto sabes.
    Es una pena que en defensa de un animal tan querido, surjan lanzas como la tuya.
    Realmente alguien lee o controla lo que se dice, o vale ya todo.
    El lobo estepario, Armando tenía razón.

    21 noviembre 2014 | 10:10

  2. Dice ser Antonio Larrosa

    En mi web puedes leer los derechos de los animales . Los lobos no son tan feroces como los pintan, y como todos los animales tienen sus derechos.

    Clica sobre mi nombre

    21 noviembre 2014 | 11:49

  3. Dice ser Lobos SI

    Cualquiera que se de una vuelta por los grupos de ganaderos asturianos, podrá comprobar que “amor” precisamente por el lobo no es lo que se percibe. Hablo de páginas como “Con lobos no hay paraíso”, “Lobos.No” (cerrada actualmente), y en general por cualquier grupo de ganaderos asturianos que pululan por las redes sociales (aunque la mayoría están dirigidas por gente no ganadera).

    Se puede atacar la forma de ver las cosas del autor de este artículo, pero si se le acusa de no aportar datos, que menos que hacer lo mismo de lo que se le acusa, porque el señor/a: “Dice ser asturiano, lobo , persona, concepto,mentira, piensa antes de ..”, tampoco argumenta los motivos por los que descalifica al sr. Palacios.

    El año pasado se decretaron la muerte de 90 lobos, cifra que se rebajó a 60, y que finalmente culminó con la muerte de esos 46 lobos (la mayor en los últimos 10 años), en donde el PSOE se pavoneo en el parlamento astur de su gran hazaña (buscar hemeroteca), intentando incluso alargar el periodo para conseguir matar a los 14 que le restaban.

    A lo mejor es que los demás interpretamos mal las cosas

    21 noviembre 2014 | 12:30

  4. Dice ser Román

    Lo único que hay en peligro de extinción en Asturias son las gentes rurales y ganaderos gracias entre otros a personajillos como tu y el gurú de lobo Marley.
    Y es que desde la visión de un urbanita ecolojeta si algo sobra en la naturaleza es el hombre.
    Propongo que os lleveis a los lobos a vuestras ciudades y los mantengais vosotros y pagueis de vuestro bolsillo los gastos que ocasionan.
    ¿Alguien se apunta?,venga, no os amontoneis…

    21 noviembre 2014 | 13:51

  5. Dice ser vicente ivorra mañogil

    Oye, creo que eres asturiano y ganadero. No niego que el lobo pueda causar algún daño de vez en cuando (todos los animales salvajes los cometen, para sustentarse), pero no creo que un lobo se coma una vaca entera. De cualquier forma, al igual que el resto de alimañas (protegidas, por estar en peligro de extinción) tiene derecho a la vida. No se puede establecer un sistema de vigilancia para defender al ganado, o bien que el ganadero tenga a sus reses en ambientes cerrados, que los tienen sueltos para ahorrar la alimentación de los mismos?

    21 noviembre 2014 | 20:25

  6. Dice ser abalom

    El odio al lobo es intenso en Asturias

    Soy asturiano. Te has pasado de listo pero de niveeeel, eh

    21 noviembre 2014 | 23:05

  7. Dice ser julio el del quad

    ola amijos tendrian qe proivir la kaza en jeneral putos hasesinos

    05 diciembre 2014 | 18:33

  8. Dice ser Prioridades y despilfarros.

    Me parece que conoceis poco a los políticos (de todo signo, que quede claro) y a las administraciones.

    Podrá no haber dinero para sanidad y educación pero no faltará para pagar introducciones y – consecuentemente – daños e indemnizaciones por lobos, linces, osos, el burro zamorano y otras criaturas que todos comprendemos son vitales para mantener el orden cósmico y la prosperidad de los pueblos y las civilizaciones, al menos tanto como lo son para mantener la hipocresía de la vieja, descreída, decadente y ”deconstruida” Europa que para eso, o por eso, aporta también subvenciones

    Fruto de esa hipocresía y de otras muchas cosas que no vamos a mencionar aquí como valores o contravalores, culturas o inculturas, creencias o mitos, racionalidad o estupidez, tenemos nuevos dogmas como el falso ecologismo o el animalismo.

    El perro Excalibur ha consumido más tinta, más medios y más polémica que la valoración de la investigación y prevención de la enfermedad de su dueña.

    Los políticos (de todo signo, que quede claro) compiten por ser más ecologistas que sus rivales y no dudarán en llevarnos a la miseria, o a no sacarnos de la que ellos, y sólo ellos, nos han metido para mantener estos nuevos “valores”.

    En Castilla y León, un presunto enfermo de corazón tiene que esperar tres meses (documentado) para hacer una prueba de esfuerzo. Para esto no hay dinero, pero si lo hay para presupuestar ocho millones de euros para el plan del lobo en la Sierra de la Culebra. Un colega, cardiólogo y cazador me dice que con ese dinero se podrían eliminar las esperas para realizar estas pruebas …pero, amigo Lozoya, los lobos son más importantes. Es un pequeño ejemplo, como tantos que todos conocemos.

    Otra cosa son las regulaciones naturales de las poblaciones de lobos cuyo incremento sigue la conocida curva logística o sigmoidal de crecimiento con un límite (K) fijado por lo que genéricamente se llama “la resistencia del medio” que incluye, entre otros, la capacidad biótica del medio, es decir, la capacidad de suministrar alimento a esa especie.

    Y esta es la cuestión, el lobo come carne –preferiblemente caliente- y la carne es limitada, cara y necesaria para la alimentación humana. Un carnívoro de tercer nivel trófico es un competidor –abusivo y desleal – para la especie humana, que el fin y al cabo somos omnívoros y, por lo tanto, más eficientes en el aprovechamiento de los recursos naturales. El lobo es un lujo, un despilfarro total de energía a la luz de la termodinámica

    Un despilfarro, absolutamente innecesario.

    Saludos

    J. Lobón

    08 diciembre 2014 | 17:30

Los comentarios están cerrados.