BLOGS
La crónica verde La crónica verde

Podrán cortar todas las flores, pero no podrán detener la primavera. (Pablo Neruda)

Entradas etiquetadas como ‘zoológico’

El zoo de Almuñécar se convierte en cementerio de animales

El zoológico de Almuñécar (Granada), mal llamado Parque Ecológico de Peña Escrita, es de esas cárceles para animales que ponen los pelos de punta. Mucho más increíble lo es que su propietario sea el ayuntamiento de la famosa localidad turística. ¿Qué hace un municipio gastándose el dinero público en  jaulas para leones?

Algunos lo recomiendan en Trip Advisor como un lugar fabuloso que te hace sentir “como si estuvieras en África”, pues casi puedes tocar a los animales “de lo cerca que están” y a los que puedes ver “casi en libertad”. Pero los técnicos de la Junta de Andalucía no tienen la misma opinión de este centro y hace dos años obligaron a sus responsables a cerrarlo por no cumplir muchas de las exigencias de bienestar animal a las que obliga la Ley.

“Animales sin identificar y sin registrar, fugas, muertes y nacimientos sin control fueron algunas de las causas que derivaron en el cierre del parque”, detalla la Fundación para el Asesoramiento y Acción en Defensa de los Animales (FAADA) en un comunicado. Lee el resto de la entrada »

Piden paralizar las obras de construcción de un delfinario en Lanzarote

Delfines

En Lanzarote, Reserva de la Biosfera y supuesto modelo de turismo sostenible que apuesta por sus valores y recursos naturales, están ampliando un zoológico para alojar un mayor número de delfines cautivos que hagan el payaso frente a turistas insensibles de risa fácil. Otro más de los 11 delfinarios existentes en España. Un sinsentido para una isla maravillosa donde con sólo salir al mar es posible ver delfines y ballenas salvajes sin necesidad de ofrecerles sardinas descongeladas. Lee el resto de la entrada »

Aparece un tiburón en un embalse de Extremadura

640px-Blauhai

Te parecerá un titular más propio de una inocentada del 28 de diciembre pero no, es real. La noticia ha sido publicada en el periódico Hoy de Extremadura. Agentes del Seprona de la Guardia Civil localizaron la pasada semana un tiburón en las orillas de la presa de los Molinos de Hornachos (Badajoz). Muerto, todo hay que decirlo. De hecho, el cadáver se encontró en avanzado estado de descomposición y desmembrado. Lee el resto de la entrada »

Masacre de lobos en el zoo de Cabárceno

Canis_Lupus_Signatus

@ Wikimedia Commons

Dejemos claro mi opinión desde el principio:

1. Estoy radicalmente en contra de cualquier tipo de zoológico.

2. El zoológico de Cabárceno (Cantabria) es una atrocidad ambiental y educativa. Tengo la desgracia de haberlo visitado recientemente, lo que confirmó mis peores sospechas respecto a sus inmensas carencias, despropósitos de diseño y deficiente gestión. También ratificó que tenía razón cuando apoyé en 1985-1989 las protestas ecologistas que intentaron, sin éxito, evitar la destrucción del que era un importante espacio natural y etnográfico cántabro.

3. Se llama Parque de la Naturaleza, pero es un intrincado circuito de carreteras entre cercados donde los animales viven recluidos en altas densidades que nada tienen que ver con las naturales. Donde se reproducen sin control y a los que se mata indiscriminadamente en cuanto empiezan a dar problemas.

Sólo un sitio como Cabárceno habría sido capaz de cometer la atrocidad que ha cometido. Dar muerte a tiros a sus 8 lobos adultos, dejando huérfanos a las 7 crías de la artificial manada. Lo hicieron con total impunidad el pasado 28 de noviembre.

Según explicaciones de la propia empresa responsable de la matanza, la empresa pública Cantur (Sociedad Regional Cántabra de Promoción Turística),

“el sacrificio de los animales se realizó con el objetivo de garantizar la viabilidad de esta especie y conseguir la reproducción y pervivencia de la misma, siguiendo el criterio del facultativo encargado del departamento de carnívoros del parque”.

Tócate los pies. La viabilidad de la especie Canis lupus signatus sólo podrá garantizarse en sus poblaciones salvajes, nunca en recintos zoológicos.

Afirman también que no hubo crueldad, pues antes del disparo mortal los anestesiaron y les pusieron una inyección letal, para rematarlos posteriormente con un rifle del calibre 22. Alguno recibió hasta 8 balazos como brutal “tiro de gracia”. ¿Y dicen que no hubo crueldad?

No reconocen que la situación se les había ido de las manos, que la decisión técnicamente injustificable de juntar a dos manadas diferentes de lobos de diferentes edades en el mismo cercado desencadenó la muerte por peleas de tres ejemplares, y que no había valiente que pudiera acercarse a ellos ni manejar el infierno en el que se había convertido la convivencia entre el resto del grupo, 9 adultos muy salvajes y 7 lobeznos criados esta primavera a biberón. Incluso había peligro real de que alguno pudiera escaparse.

El comunicado del parque indica que han sacrificado a los animales para “mantener la viabilidad de uno de los grupos”. ¿Viabilidad? Un grupo de hermanos tiene complicado el futuro a causa de la consanguinidad. Alberto Díez, representante de Infozoos, una coalición ecologista en contra de los zoológicos, asegura en un comunicado de prensa que “la cría en cautividad sin proyectos paralelos de reintroducción y un estricto control de la genética dudosamente pueden aportar algo a la conservación”. Escaso control de natalidad tenían en Cabárceno, donde según parece los lobos se reproducían sin limitación ni supervisión, al alegre empuje de sus instintos. Y aún más: ¿qué sentido tiene criar lobos ibéricos en el zoológico de una comunidad autónoma como Cantabria donde este año se han cazado 15 de los últimos que  allí viven en libertad?

“Matar a animales sanos por incapacidad en su manejo es injustificable”, denuncia Infozoos, que al tiempo asegura que en Cabárceno han muerto en los últimos años cinco tigres atacados entre sí y se han dado casos de ataques de oso a sus crías.

Un desastre, un disparate, una vergüenza que debería llevar a los tribunales a todos sus irresponsables.

Si te ha gustado esta entrada quizá te interesen estas otras:

 

Churchill ya no puede salvar a más monos de Gibraltar

churchill1

© Wikimedia Commons

En septiembre de 1944, en plena ofensiva aliada contra el ejército alemán, el primer ministro Winston Churchill tiene un temor supersticioso. Conoce la leyenda de que el día en que los monos desaparezcan de Gibraltar, la Roca dejará de ser británica. Y en ese momento sólo quedaban cuatro animales, herederos de los llevados en 1704 por los ingleses para asegurarse un alimento extra en caso de sitio español. Churchill se cree la historia y considera muy alta la posibilidad de perder la colonia. Por ello encargará a un comando especial de soldados de élite una misión tan secreta como sorprendente, por no decir ridícula: reforzar la población de monos de Gibraltar con animales africanos.2004Barbary_Macaque_on_market_Photo_AAP_Ronald_Troostwijk[5]

Ahora, eso sí, lo hicieron muy bien. Para evitar problemas de consanguinidad se capturaron macacos de las dos poblaciones salvajes existentes, la argelina y la marroquí; 24 en total, 12 de cada núcleo. Desde entonces y hasta 1991 su cuidado fue responsabilidad de la Royal Navy. Ahora son cerca de 300, así que la pertenencia del territorio a Isabel II parece garantizada.

Donde está ahora el problema es en las poblaciones naturales de este macaco (Macacus sylvanus). De Berbería y no de Gibraltar, pues su distribución natural es norteafricana.  La única especie de primate al norte del Sáhara.

Según ha informado la asociación AAP Primadomus a través de un comunicado de prensa, en los últimos 30 años la población en Marruecos y Argelia ha descendido espectacularmente, de 23.000 a tan solo 8.000 ejemplares; una impactante caída del 65%.

Un informe del investigador de la Universidad de Utrecht Daan van Uhm revela que aproximadamente 200 macacos de Berbería, en su mayoría crías, son capturados en estado salvaje en Marruecos cada año para alimentar el comercio ilegal de mascotas en Europa y la industria turística.

Por lo no hablar de los muchos que, como me explicó hace dos años en el Rif un naturalista marroquí, son directamente cazados y comidos como una presa cinegética más.

Sin un Churchill salvador que decida poner fin a esta sangría, los pobres macacos desaparecerán del bosque y terminarán, apenas los más afortunados, provocando risas a los visitantes petardos del zoológico.

Según coinciden los expertos, si la Unión Europea y Marruecos no toman las medidas necesarias para poner fin al comercio y la caza ilegal, así como a la destrucción de los bosques donde vive, la especie corre serio peligro de extinguirse.

Si te ha gustado esta entrada quizá te interesen estas otras: