La crónica verde La crónica verde

Podrán cortar todas las flores, pero no podrán detener la primavera. (Pablo Neruda)

Entradas etiquetadas como ‘tiburon’

Matamos más de cien millones de tiburones al año, según Greenpeace

 

Barco español pescando tiburones en el océano Atlántico norte. Foto: Greenpeace

Un informe publicado por Greenpeace revela cómo la falta de protección en las aguas marinas internacionales provoca la muerte de alrededor de 100 millones de tiburones cada año, de los que miles se encuentran en peligro de extinción. Algunas poblaciones de tiburones han disminuido hasta en un 99% debido a la actividad humana. Actividad de la que en un número muy elevado es responsabilidad ibérica.

Así por ejemplo, según el informe de Greenpeace “Tiburones bajo ataque, barcos españoles y portugueses capturan cada año en el Atlántico norte hasta 25.000 tiburones marrajo, especie en peligro de extinción.

Tiburón zorro atrapado en una red. ©Brian Skerry_National Geographic Stock_WWF

Responsabilidad española

En el Mediterráneo los efectos son aún más devastadores. España es el país que más importa y exporta tiburones de todo el Mediterráneo y uno de los mayores comercializadores del mundo, sólo superado por Corea del Sur, según ha destacado WWF.

En su informe ‘Tiburones en el Mediterráneo: una llamada a la acción’, WWF apunta a la soprepesca como principal factor responsable de esta circunstancia. Más de la mitad de las alrededor de 80 especies de tiburones y rayas de la cuenca mediterránea están amenazadas, de las cuales casi un tercio están en peligro de extinción.

Esta sobrepesca de tiburones no es legal, al menos en el Atlántico, como ha demostrado el barco Esperanza de Greenpeace, cuya tripulación se enfrentó hace un mes a un pesquero español que capturaba tiburones con palangre a unos 300 kilómetros de distancia de las Azores.

Los ecologistas fueron testigos de una práctica que calificaron de “habitual”: barcos de pesca cuyo objetivo es la captura de pez espada, pero que, al hacerlo, atrapan cuatro veces más cantidad de tiburones (en peso). Durante la protesta, la tripulación de Greenpeace no observó que se capturara ni un solo pez espada y advirtió, en cambio, la extracción de al menos ocho tiburones de la línea de pesca de casi 64 kilómetros de largo.

“Es absolutamente inmoral matar a tiburones y a otros animales salvajes con estas terribles prácticas de pesca. Hoy estamos visibilizando a los culpables, pero necesitamos urgentemente un sólido Tratado Global de los Océanos que permita establecer límites de pesca más estrictos para proteger nuestros océanos”, ha declarado Will McCallum, de la campaña de Protección de los Océanos de Greenpeace.

Por su parte, Raúl García, coordinador de pesquerías de WWF España, explicó: “Los tiburones y rayas dominaban el Mediterráneo, pero en la actualidad están en riesgo de desaparecer. El acelerado empeoramiento de su situación es una clara señal del uso de prácticas de pesca irresponsables. Debemos actuar inmediatamente a escala regional para asegurar su futuro”.

Aletas de tiburón y colas a bordo del palangrero taiwanés Nian Sheug. Foto: Greenpeace

Aletas de tiburón

Según Greenpeace, el principal reclamo para pescar tiburones son sus aletas, que en algunas culturas orientales se aprecian como un manjar. La Unión Europea prohíbe a los barcos europeos en todo el mundo y a los que faenan en aguas comunitaria la cercenación de aletas de tiburones vivos y la posterior devolución de los cuerpos al mar. Una terrible práctica que en otros lugares es habitual.

Según el informe de los ecologistas, la flota pesquera española es responsable de la captura de la mayor parte de tiburones en la Unión Europea. Pero hay escaso control. De las 58.476 descargas de tiburones realizadas por barcos españoles entre 2013 y 2014, solo se realizaron 235 inspecciones (menos de un 0,5%), lo que evidencia la escasa vigilancia en el mar y la ausencia de una sólida gobernanza internacional.

Si te ha gustado esta entrada quizá te interesen estas otras:

Las avispas asesinas, lo más preocupante de 2015

Vespa_velutina_front-001-620x492

El año 2015 mantiene a La Crónica Verde como uno de los blogs medioambientales con mayor impacto de toda la blogosfera mundial en lengua castellana.

Terminamos el mes de diciembre superando este año los 1.263.200 usuarios únicos; más de un millón de amigos y amigas interesados por el medio ambiente. Y con un centenar largo de nuevos artículo publicados.

¿Sabes cuáles han sido los más temas que más nos han preocupado a lo largo de estos 365 días? A continuación te dejo el ranking comentado de 2015. Lee el resto de la entrada »

Aparece un tiburón en un embalse de Extremadura

640px-Blauhai

Te parecerá un titular más propio de una inocentada del 28 de diciembre pero no, es real. La noticia ha sido publicada en el periódico Hoy de Extremadura. Agentes del Seprona de la Guardia Civil localizaron la pasada semana un tiburón en las orillas de la presa de los Molinos de Hornachos (Badajoz). Muerto, todo hay que decirlo. De hecho, el cadáver se encontró en avanzado estado de descomposición y desmembrado. Lee el resto de la entrada »

¿Sabes lo que se esconde detrás de una lata de atún?

(GTRES)

(GTRES)

Yo esto del atún lo veo poco claro. Como consumidor, quiero decir. Sólo en España se enlatan al año más de 300.000 toneladas. Y la mayoría nos las comemos nosotros, amigos como pocos de ensaladas, empanadillas y otras variantes. Latas donde la información es escasa, nula o tan pequeña y confusa que es como si no existiera.

Atún claro, rojo, blanco o bonito del Norte (es lo mismo), melva, patudo, de aleta azul, tongol, listado, atún a secas. Este último es el que más compramos ¿verdad? Ni idea de las diferencias entre especies, muchas veces presentadas con su nombre científico para terminar de liarnos. ¡Ni que fuéramos alumnos de Darwin! Lee el resto de la entrada »

La fiebre del Omega 3 amenaza a los tiburones

El animal más peligroso de los océanos no es el tiburón, es el hombre. De hecho, la mayoría de las especies de escualos están en las últimas por culpa de dos curiosas modas nuestras. La primera es la supuesta sofisticación culinaria de comer sus aletas en sopa, arrojando el resto del animal moribundo al mar. La creciente demanda de este producto en Asia conduce muchas veces al aleteo (shark finning), una práctica derrochadora y cruel que  apenas aprovecha entre el 2% y el 5% del cuerpo del tiburón, despreciando el resto. Según datos de Oceana, sólo Hong Kong importa al año más 10.000 toneladas de estos pobres animales, en su mayoría aportadas por pesqueros españoles.

La segunda moda consiste en aprovechar el aceite de sus hígados, ricos en Omega 3. Esto último está dando la puntilla a tiburones de profundidad de aguas frías, los más desconocidos y, ahora, más amenazados que nunca por barcos piratas que sólo aprecian sus entrañas.

Resulta paradójico que este comercio ilegal esté sustentado por sociedades como la nuestra, aparentemente concienciadas con la protección del medio ambiente pero extremadamente propensas a consumir productos milagro sin cuestionarse su origen o efectividad. Porque tampoco está muy claro que el aceite de hígado de tiburón sea bueno para la salud. Algunos estudios científicos advierten de su posible toxicidad, alergias y aumento de los niveles de colesterol en quienes lo consumen.

Sabemos que los ácidos grasos Omega 3, abundantes en el aceite de pescado, son inmensamente populares porque la investigación los ha relacionado con una reducción de las enfermedades cardiovasculares. Sin embargo, un reciente estudio no detectó tales beneficios entre personas con diabetes tipo 2. Así que, al menos para algunos, tampoco es tan milagroso.

Hay una solución más sencilla que matar tiburones para rellenar cápsulas de caros complementos alimenticios: comer sano. Incorporando a nuestra vida una dieta variada que incluya pescado azul y frutos secos como las nueces es más que suficiente para cubrir nuestras necesidades de ácidos grasos. Nos lo agradecerá nuestra salud y millones de tiburones.

Puedes seguirme (si quieres) en Twitter (@lacronicaverde) y en Facebook (www.facebook.com/lacronicaverde)

Así muere un tiburón al que han cortado las aletas

Sopa de aletas de tiburón. Por comer algo raro en el restaurante chino. ¿Sabes cómo se obtienen muchas de esas aletas gelatinosas de nuestro último capricho gastronómico? Descúbrelo en este vídeo, extracto de la fabulosa película Oceans de Jacques Perrin.

Pero ten cuidado, son imágenes que pueden herir tu sensibilidad. De hecho la van a herir, pues resultan absolutamente terroríficas (por lo real).

Es la práctica ilegal (pero habitual) del “aleteo”. Consiste en cortar las aletas a un pobre tiburón vivo y tirarlo luego al mar como quien arroja un cacharro inservible a la basura. Verlo hundirse y ahogarse en el fondo, incapaz de moverse, agonizando… Mejor no lo veas.

Es evidente. Los tiburones no son peligrosos. Los peligrosos somos nosotros. Y el mar Mediterráneo, el lugar más arriesgado donde pueden vivir. Según la organización Oceana, el 40 por ciento de las especies de tiburones y rayas del Mediterráneo están en peligro de extinción por la contaminación, la destrucción de sus hábitats y la pesca, accidental o intencionada, lo que convierte al “Mare Nostrum” en el lugar más peligroso del mundo para el pez más temido del planeta.

Las estadísticas así lo demuestran. Cada año se pescan en el mundo alrededor de 200 millones de tiburones, frente a cinco muertes humanas de media por ataques suyos a nuestra especie.

Problema de los chinos, diréis algunos. Pero no es verdad. Los españoles tenemos mucha culpa. Nuestros barcos lideran la flota europea de pesca de tiburones. Y el puerto de Vigo es la capital principal en Europa del comercio de su carne y aletas.

Creo que voy a ver el vídeo, sólo por renegar de mis compatriotas. Y para pediros a todos vosotros que nunca se os ocurra comer sopa de aleta de tiburón.


**Comparte con tus amigos este post:

Bookmark and Share

Una tiburona virgen logra reproducirse sin necesitar un macho

Era virgen, pues no conoció nunca macho, pero logró su máxima aspiración biológica de conseguir descendencia propia de la manera más sorprendente, autofecundándose con sus propias células.

Desgraciadamente tampoco conocerá a su cría, pues ambas murieron pocos días antes del parto (es una especie vivípara), y el descubrimiento se ha hecho al practicar la necropsia al pobre animal, una formidable tiburona de metro y medio de longitud.

Se trata del segundo caso conocido de concepción asexual de tiburones en cautiverio, historia que acaba de ser publicada en el último número de la revista científica Journal of Fish Biology.

Este descubrimiento confirmaría que las hembras de tiburón pueden reproducirse sin ser fecundadas por un macho, señala el estudio dirigido por Dermian Chapman, un biólogo especializado en tiburones del Pew Institute for Ocean Science, perteneciente a la Universidad de Miami.

Tidbit, una hembra de tiburón de puntas negras (Carcharhinus limbatus) capturada en el océano poco después de su nacimiento, vivía desde hace ocho años en el acuario de Norfolk Canyon en Virginia, sin haber tenido contacto jamás con tiburones del sexo contrario.

Tras su muerte, los investigadores han demostrado mediante un análisis de ADN que la cría que esperaba la tiburona carecía de material genético procedente de un macho, era 100 por 100 de su madre y de nadie más.

En mayo de 2007, el propio Chapman anunció el primer caso detectado de nacimiento virgen en una hembra del muy amenazado tiburón martillo (Sphyrna zygaena) en el acuario del zoológico de Omaha, en Nebraska.

Aunque se desconoce cómo se lleva a cabo este proceso de reproducción individual en los tiburones, Chapman piensa que usan una hormona para forzar a los óvulos a desarrollarse sin la presencia de esperma.

Una nueva sorpresa del mundo animal, la reproducción de los tiburones por partenogénesis , quienes tendrían la capacidad de producir una hormona capaz de forzar a los óvulos a desarrollarse sin la presencia de esperma.

Hasta ahora esta increíble forma de reproducción asexual se había detectado en algunas especies de crustáceos, insectos, anfibios y reptiles, siendo muy rara en peces y excepcionalmente en aves, pero nunca se había demostrado con escualos.

“Estos casos demuestran cómo los océanos guardan bien ocultos sus secretos, especialmente los de los tiburones”

señaló Champman en un comunicado. Para añadir después muy preocupado:

Hoy en día se mata a los tiburones como ratas y, a menos que hagamos algo para impedirlo, nunca llegaremos a conocer todos los secretos que guardan porque se extinguirán”.

No es una exageración. El 90 por ciento de la población mundial de tiburones ha desaparecido en los últimos 50 años víctima de la sobrepesca, especialmente debida la alta demanda de sus aletas en el mercado asiático.

Si no ponemos remedio urgente a esta rapiña sinsentido de los mares, ni reproduciéndose los tiburones por partenogénesis escaparán de la extinción.