La crónica verde La crónica verde

Podrán cortar todas las flores, pero no podrán detener la primavera. (Pablo Neruda)

Matamos más de cien millones de tiburones al año, según Greenpeace

 

Barco español pescando tiburones en el océano Atlántico norte. Foto: Greenpeace

Un informe publicado por Greenpeace revela cómo la falta de protección en las aguas marinas internacionales provoca la muerte de alrededor de 100 millones de tiburones cada año, de los que miles se encuentran en peligro de extinción. Algunas poblaciones de tiburones han disminuido hasta en un 99% debido a la actividad humana. Actividad de la que en un número muy elevado es responsabilidad ibérica.

Así por ejemplo, según el informe de Greenpeace “Tiburones bajo ataque, barcos españoles y portugueses capturan cada año en el Atlántico norte hasta 25.000 tiburones marrajo, especie en peligro de extinción.

Tiburón zorro atrapado en una red. ©Brian Skerry_National Geographic Stock_WWF

Responsabilidad española

En el Mediterráneo los efectos son aún más devastadores. España es el país que más importa y exporta tiburones de todo el Mediterráneo y uno de los mayores comercializadores del mundo, sólo superado por Corea del Sur, según ha destacado WWF.

En su informe ‘Tiburones en el Mediterráneo: una llamada a la acción’, WWF apunta a la soprepesca como principal factor responsable de esta circunstancia. Más de la mitad de las alrededor de 80 especies de tiburones y rayas de la cuenca mediterránea están amenazadas, de las cuales casi un tercio están en peligro de extinción.

Esta sobrepesca de tiburones no es legal, al menos en el Atlántico, como ha demostrado el barco Esperanza de Greenpeace, cuya tripulación se enfrentó hace un mes a un pesquero español que capturaba tiburones con palangre a unos 300 kilómetros de distancia de las Azores.

Los ecologistas fueron testigos de una práctica que calificaron de “habitual”: barcos de pesca cuyo objetivo es la captura de pez espada, pero que, al hacerlo, atrapan cuatro veces más cantidad de tiburones (en peso). Durante la protesta, la tripulación de Greenpeace no observó que se capturara ni un solo pez espada y advirtió, en cambio, la extracción de al menos ocho tiburones de la línea de pesca de casi 64 kilómetros de largo.

“Es absolutamente inmoral matar a tiburones y a otros animales salvajes con estas terribles prácticas de pesca. Hoy estamos visibilizando a los culpables, pero necesitamos urgentemente un sólido Tratado Global de los Océanos que permita establecer límites de pesca más estrictos para proteger nuestros océanos”, ha declarado Will McCallum, de la campaña de Protección de los Océanos de Greenpeace.

Por su parte, Raúl García, coordinador de pesquerías de WWF España, explicó: “Los tiburones y rayas dominaban el Mediterráneo, pero en la actualidad están en riesgo de desaparecer. El acelerado empeoramiento de su situación es una clara señal del uso de prácticas de pesca irresponsables. Debemos actuar inmediatamente a escala regional para asegurar su futuro”.

Aletas de tiburón y colas a bordo del palangrero taiwanés Nian Sheug. Foto: Greenpeace

Aletas de tiburón

Según Greenpeace, el principal reclamo para pescar tiburones son sus aletas, que en algunas culturas orientales se aprecian como un manjar. La Unión Europea prohíbe a los barcos europeos en todo el mundo y a los que faenan en aguas comunitaria la cercenación de aletas de tiburones vivos y la posterior devolución de los cuerpos al mar. Una terrible práctica que en otros lugares es habitual.

Según el informe de los ecologistas, la flota pesquera española es responsable de la captura de la mayor parte de tiburones en la Unión Europea. Pero hay escaso control. De las 58.476 descargas de tiburones realizadas por barcos españoles entre 2013 y 2014, solo se realizaron 235 inspecciones (menos de un 0,5%), lo que evidencia la escasa vigilancia en el mar y la ausencia de una sólida gobernanza internacional.

Si te ha gustado esta entrada quizá te interesen estas otras:

Los comentarios están cerrados.