La crónica verde La crónica verde

Podrán cortar todas las flores, pero no podrán detener la primavera. (Pablo Neruda)

Entradas etiquetadas como ‘delfin’

¿Sabes lo que se esconde detrás de una lata de atún?

(GTRES)

(GTRES)

Yo esto del atún lo veo poco claro. Como consumidor, quiero decir. Sólo en España se enlatan al año más de 300.000 toneladas. Y la mayoría nos las comemos nosotros, amigos como pocos de ensaladas, empanadillas y otras variantes. Latas donde la información es escasa, nula o tan pequeña y confusa que es como si no existiera.

Atún claro, rojo, blanco o bonito del Norte (es lo mismo), melva, patudo, de aleta azul, tongol, listado, atún a secas. Este último es el que más compramos ¿verdad? Ni idea de las diferencias entre especies, muchas veces presentadas con su nombre científico para terminar de liarnos. ¡Ni que fuéramos alumnos de Darwin! Lee el resto de la entrada »

600 millas buscando chapapote entre delfines y pardelas

La Crónica Verde

Acabo de pasar cuatro días seguidos navegando por la costa de Gran Canaria en una patrullera de la Guardia Civil. Ha sido una experiencia dura pero extraordinaria. Al final hemos recorrido más de 600 millas por un mar increíble trufado de pardelas, delfines, ballenas y tortugas. Un extraordinario paraíso en peligro.

Como os conté la semana pasada, formo parte del equipo de especialistas de SEO/BirdLife que evalúa el impacto ambiental del vertido provocado tras el hundimiento del pesquero ruso Oleg Naydenov a 24 kilómetros al sur de Maspalomas. Desde el 14 de abril en que se fue a pique está liberando las más de 1.400 toneladas de tóxico fuel de sus depósitos.

Lee el resto de la entrada »

Tocar animales salvajes, sólo en la cama

unnamedunnamed (1)

 

Nueva, impactante y divertida es la última campaña de FAADA para promover que las lunas de miel sean respetuosas con los animales.

“Cuando tu esposa (o marido) presuma de haber tocado un animal salvaje en vuestra luna de miel, queremos que todos te miren a ti”.

Muchas de las bodas que empiezan a organizarse en estos meses primaverales incluyen viajes exóticos donde la foto típica suele ser toqueteando animales salvajes en plan aventureros. Ellos y ellas se hacen los valientes subidos en elefantes encadenados, enrollados con serpientes aletargadas, abrazados a monos narcotizados, nadando con delfines estresados y hasta subidos en tortugas.

Por ello la Fundación FAADA ha decidido dirigirse a este colectivo de los recién casados para explicarles de una forma gráfica por qué no deberían contratar actividades turísticas como paseos, sesiones fotográficas y todo tipo de interacciones con animales salvajes. La campaña se presenta por primera en Barcelona vez durante la en la feria de turismo B-Travel que se celebra este fin de semana.

“Hace tiempo que pensamos en hacer algo así”, explica a través de una nota de prensa Giovanna Costantini, coordinadora de la campaña. “ Son bastantes los agentes de viajes que nos han alertado de que numerosas parejas escogen destinos exóticos -encabezados por Tailandia- para su luna de miel y contratan actividades como paseos en elefantes o visitas a centros de tigres en cautividad para convertir el viaje de su vida en una experiencia aún más difícil de olvidar”, comenta Costantini.

La campaña de FAADA ha sido concebida por la agencia de publicidad Contrapunto BBDO y pretende generar curiosidad en las parejas de novios. “El objetivo final es que entiendan que un momento mágico para ellos esconde una vida de drama, cautividad, hambre, maltrato, explotación y separación de las crías de las madres para los animales que se utilizan en este tipo de actividades”, afirma Jennifer Berengueras, coordinadora de Proyectos de FAADA.

“La alternativa es promover un turismo respetuoso, sugerir y explicar que existen verdaderos centros de rescate o proyectos de protección de los animales en los que los novios pueden vivir una experiencia igualmente mágica, respetando y aprendiendo sin utilizar a los animales”, asegura Haydée Vila, responsable de Comunicación de FAADA.

Por otro lado, esta Fundación recuerda además que este tipo de interacciones con animales salvajes también son peligrosas para las personas, como demuestran los numerosos accidentes ocurridos a lo largo de los años, y que pueden convertir un viaje de ensueño en una pesadilla.

Si te ha gustado esta entrada quizá te interesen estas otras:

¿Sabes lo que esconde la sonrisa de un delfín cautivo?

Delfines

Llega el verano y los zoológicos acuáticos hacen el agosto con sus esperpénticos espectáculos de cetáceos haciendo el payaso. Miles de padres llevan a sus hijos a estos grandes circos con la intención de que disfruten y aprendan. ¿Aprender? Poco se puede aprender de unos pobres animales obligados a saltar y bailar al ritmo de Indiana Jones a cambio de sardinas congeladas.

Parecen felices pero no sonríen; sus mandíbulas tienen tan alegre forma incluso después de muertos. Nos hacen ver que disfrutan en gigantescas piscinas, pero en realidad son estrechas jaulas. Imaginamos besos y son, además de falsos, robados. Aparentan recibir premios por sus cabriolas cuando tan sólo es el pago de un chantaje.

Varias organizaciones de protección de la vida marina nos invitaron ayer a celebrar (triste celebración) el Día del Delfín Cautivo. Por si no lo sabías, España es el país con mayor número de delfinarios de Europa. Once en total donde malviven en cautividad unos 90 delfines, 2 ballenas beluga y 6 orcas. Valencia y Tenerife se llevan la palma de tan penoso récord.

Detrás del espectáculo siempre hay una truculenta historia de capturas, muertes, ataques, tranquilizantes y hormonas, tráfico internacional de vida salvaje. Tanto sufrimiento gratuito tan sólo por ganar dinero resulta poco edificante para los niños ¿verdad? Por eso nos lo ocultan.

Pero tampoco es solución buscar estos animales en el mar, perseguirlos sin tregua en barcos turísticos, tratar de tocarlos, de nadar junto a ellos.

No seamos infantiles. La vida salvaje es eso: salvaje. Se ve de lejos, cuando se ve. Y se disfruta sabiendo que existe. Bosques con osos, praderas con bisontes, ríos con nutrias. El mayor espectáculo del mundo es la naturaleza silvestre, no la cautiva, manoseada y bastarda de esos centros y espectáculos que entre todos deberíamos haber cerrado hace mucho tiempo.

Tienes toda la información sobre la campaña SOS Delfines en este enlace. También puedes firmar en este otro enlace para pedir al ministro de Medio Ambiente el fin de los espectáculos con cetáceos en los delfinarios.

Te dejo a continuación el vídeo denuncia de la Fundación FAADA protagonizado por Bigas Luna, Fernando Tejero, Macaco, Marina Salas, Nathalie Seseña y Núria Gago.

Otras entradas relacionadas:

Puedes seguirme (si quieres) en Twitter (@lacronicaverde) y en Facebook (www.facebook.com/lacronicaverde)

¿Qué especies sobrevivirán a la sexta gran extinción?

A lo largo de sus 4.540 millones de años nuestro planeta ha sufrido cinco grandes extinciones masivas de especies. La última ocurrió al final del Cretácico y se llevó por delante a los dinosaurios. 65 millones de años después, muchos científicos auguran una nueva extinción masiva, la sexta gran extinción, aunque en esta ocasión la culpa no la tienen los meteoritos. La tiene nuestra especie.

En apenas dos siglos, las extinciones provocadas directa o indirectamente por el Homo sapiens han acabado con miles de especies. Cada vez más y cada vez más rápidamente, entre 100 y 1.000 veces la velocidad natural.

Ante esta realidad incuestionable los diferentes países tratan de proteger mejor o peor esa biodiversidad en peligro. Aunque sólo sea por si en un futuro nos puede ser de utilidad. Pero algunos han tirado la toalla. Seguros de la imposibilidad de proteger la totalidad de las especies amenazadas, surgen voces proponiendo elegir a las más interesantes, dando por perdidas a las que no lo sean tanto. Como la periodista Michelle Nijhuis, quien firma un polémico artículo en el último número de la revista Investigación y Ciencia (433, octubre 2012) titulado ¿Qué especies sobrevivirán?

Convertidos los científicos en Noés modernos, se les pone ahora en la tesitura de diseñar un sistema de análisis capaz de elegir qué seres vivos se deben salvar y cuáles no. Es lo que ha hecho en Estados Unidos la prestigiosa Sociedad para la Conservación de la Vida Silvestre (Wildlife Conservation Society, WCS). Consciente de lo limitados de sus recursos, ha preferido concentrar esfuerzos en un número reducido de especies, olvidando el resto.

En Avesforum, Javier J. ha resumido los principales criterios que según algunos habría que manejar:

  • Criterios funcionales: favorecer a especies que cumplen una misión única en la naturaleza. Se salva el lobo que mantiene bajo control a las poblaciones de herbívoros. No se salvan otros organismos que no cumplen ninguna función especial como el delfín fluvial chino.
  • Criterios evolucionistas: preservar la diversidad genética. Se salvaría el cóndor de California por ser una reliquia del Pleistoceno. No se salvaría el gallo de las artemisas por estar emparentado con otros gallos de monte.
  • Puntos calientes: priorizar ciertas zonas para salvar ecosistemas enteros ricos en diversidad. Se salvarían los bosques de secuoyas pero no los manglares pues no son no tan diversos.

Personalmente, tanto pragmatismo me produce escalofríos. En mi opinión, la protección de la Naturaleza es una necesidad tan espiritual como material. Condenar a miles de especies a la extinción para tratar de salvar a otras de cuyo éxito tampoco tenemos la mínima certeza me resulta inaceptable. Pero quizá estoy equivocado. ¿Qué piensas tú? ¿Habría que hacer una lista de especies imprescindibles y otra de especies prescindibles? ¿Qué especies en peligro de extinción deberíamos abandonar a su suerte?

Puedes seguirme (si quieres) en Twitter (@lacronicaverde) y en Facebook (www.facebook.com/lacronicaverde)

Vuelve el Green Porno, ahora con delfines

Hace un año os anunciaba en La Crónica Verde un gran éxito en Internet: el Green Porno de Isabella Rossellini. La serie de 18 minidocumentales realizada por la hija de la actriz Ingrid Bergman y el cineasta Roberto Rossellini sobre el comportamiento sexual de los animales arrasó en la red. Tanto que ya se ha editado un libro y un DVD donde se recogen todos los capítulos.

El público pedía más y así ha nacido ahora Seduce me, la esperada secuela. Y sí, es más verde, atrevida y picante que su antecesora. Por ejemplo, el capítulo dedicado a los delfines puede sorprender a más de uno. Aunque no hay versión en español, se entiende perfectamente la promiscua vida sexual de estos mamíferos acuáticos, amigos de formar tríos, mantener relaciones gays y lésbicas utilizando sus penes y/o aletas que introducen sin pudor en los orificios de sus compañeros, practicar el sexo oral y ser unos entusiastas de la masturbación. De hecho, esa costumbre que tienen de frotar sus lomos en el casco de los yates es puro onanismo animal, pues gozan acariciándose.

Me encantaría poneros a continuación el corto en cuestión, pero el sistema del blog no me lo permite. Tan sólo puedo dejaros aquí la promo y recomendaros que los veáis íntegro en la página oficial del Sundance Channel. ¿Qué os parece?

Y por si alguno tiene dudas, este otro vídeo muestra a un delfín tratando de copular con una submarinista.

Vaya con los delfines, por algo dicen que son los animales más inteligentes del planeta (después de nosotros).

**Comparte con tus amigos este post:

Bookmark and Share

Japón matará 20.000 delfines para comérselos como sushi

Un año más, el horror tiñe de rojo las aguas de Japón. Más de 20.000 delfines serán asesinados en los próximos seis meses en las costas del país del sol naciente para ser comidos como sushi. Aunque no sólo en fileteados crudos. La originalidad gastronómica nipona también dedica su carne a enriquecer sopas y hasta para hacer salchichas de barbacoa.

Algunas decenas de esos delfines pescados en grandes grupos familiares, los más jóvenes, tendrán la dudosa suerte de salvar su vida a cambio de ser vendidos a los acuarios de medio mundo. Una vez entrenados en esos multicolores lugares con sabor a vacaciones, los afortunados cetáceos harán las delicias de los amantes de los animales saltando sobre aros de color a cambio de una sardina.

Dicen los japoneses que se trata de una pesca tradicional de puro interés comercial, base económica para el mantenimiento de miles de puestos de trabajo. Su justificación me recuerda a las nuestras de la caza o de los toros. Porque donde ellos ven tradición yo sólo veo masacre, un mar de sangre inocente para mayor gloria de nuestros estómagos.

Además amo a los delfines. No me entra en la cabeza que nadie quiera matarlos. Nuestros amigos marinos. Nuestros inteligentes amigos. ¿Nos odiarán por ello? Seguramente no. El odio y la crueldad son patrimonio exclusivo humano, para su desgracia.

—-

The Cove es un documental hecho este mismo año sobre la matanza de miles de delfines en una cala en Taiji, Wakayama (Japón). Dirigido por el antiguo fotógrafo de National Geographic Louis Psihoyos, fue grabado secretamente durante 2007 empleando micrófonos submarinos y cámaras de alta definición camufladas. Ganador del Premio de la Audiencia de los Estados Unidos en el Festival de Cine de Sundance de 2009, el resultado es estremecedor. Os incluyo a continuación el trailer, aunque ya os advierto de su dureza.

—–

En la imagen que encabeza este post, publicada por el diario Daily Telegraph, un grupo de pescadores japoneses llenan su barco con delfines sacrificados en el puerto japonés de Taiji. El mar aparece teñido con la sangre de estos pobres cetáceos. Foto: GETTY.

El Día de la Biodiversidad, cada vez menos diverso

Por consejo y decisión de las Naciones Unidas (ONU), hoy 22 de mayo celebramos el Día Mundial de la Biodiversidad, conmemoración de la firma en 1992 de un tratado internacional para tratar de conservarla. Sin embargo, la diversidad biológica está disminuyendo a un ritmo sin precedentes y ello, a su vez, menoscaba gravemente la capacidad del planeta para albergar vida.

Más de una cuarta parte de la fauna del planeta ha desaparecido desde 1970 debido exclusivamente a la acción del hombre, según un informe conjunto de la Sociedad Zoológica de Londres y el Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF).

Las especies que más sufrieron fueron las marinas, entre ellas el pez espada y el tiburón martillo, que cayeron un 28 por ciento entre 1995 y el 2005, mientras que la población de aves marinas descendió un 30 por ciento desde mediados de los noventa. El último en entrar en la triste lista de las especies extinguidas ha sido el baiji o delfín del río Amarillo (Lipotes vexillifer), incapaz de asimilar contaminación y grandes embalses en una China cada vez más irreconocible.

La Convención sobre Diversidad Biológica se firmó con el objetivo de estabilizar la extinción de las especies y, en el 2002, los Estados firmantes se comprometieron a reducir significativamente el ritmo de desapariciones para el 2010. Desgraciadamente no ha sido así. Los seres humanos estamos exterminando cada año cerca del 1% de todas las demás especies, en lo que los especialistas consideran uno de los “grandes episodios de extinción” en la historia de la Tierra, sin precedentes desde la desaparición de los dinosaurios. ¡Y es culpa exclusiva nuestra!

La sobreexplotación de los recursos naturales y la consiguiente transformación de los ecosistemas, junto con el incremento de la población mundial, han tenido efectos nefastos para todas las especies. La contaminación, la agricultura extensiva, la expansión de las ciudades y la caza y la pesca excesivas son algunas de las acciones que están destruyendo los hábitats y provocando la extinción de los animales, según apuntó uno de los autores del estudio de la la Sociedad Zoológica de Londres.

Como triste complemento, la nueva lista roja de este año de la UICN asciende, sólo en aves amenazadas, a 1.226 especies. De ellas ocho acaban de situarse en el peor sitio posible, En Peligro Crítico, la más alta categoría de amenaza.

Uno de los recién llegados a este particular corredor de la muerte es un pequeño pajarillo insectívoro europeo, la curruca rabilarga (Sylvia undata). Sus principales poblaciones mundiales se concentran en la España peninsular, donde gracias al seguimiento realizado por los ornitólogos (Programa SACRE) se ha comprobado una preocupante caída generalizada en todas sus poblaciones.

¿Y tú qué piensas? ¿Tan difícil es que prospere nuestra especie sin destruir a las demás?

Imagen de un macho de curruca rabilarga, la última especie de ave incluida en la lista roja de especies amenazadas de la UICN.