La crónica verde La crónica verde

Podrán cortar todas las flores, pero no podrán detener la primavera. (Pablo Neruda)

Entradas etiquetadas como ‘animales’

Así manda a freír churros una osa con crías a un macho acosador

Oso pardo. Foto: FOP

De abril a julio se produce el celo de los osos pardos en la Cordillera Cantábrica, unos 300 ejemplares. Es el momento en que los machos tratan de aparearse con el mayor número posible de hembras (lo de hacer parejas estables no va con ellos), pero en ocasiones éstas aún se encuentran acompañadas de sus crías. Y los rechazan con determinación, valentía e incluso fuerza. A manotazos si hace falta.

Un increíble vídeo, realizado por técnicos de la Fundación Oso Pardo (FOP) en la subpoblación de osos del occidente cantábrico, muestra el momento en que un gran macho se acerca a un grupo familiar, compuesto por la osa y sus dos oseznos de segundo año. La hembra repele el acercamiento, enfrentándose al macho e interponiéndose entre éste y sus crías, que miran expectantes desde el borde del cortado rocoso.

Lee el resto de la entrada »

La telebasura no respeta ya ni a los animales

vaya-fauna-telecinco--644x362

La telebasura es eso, cada vez más basura y menos televisión. No contentos con degradar al ser humano organizando programas donde cuanto más analfabeto/analfabeta y/o soez más famoso te hacen los teleidiotas, ahora le ha llegado el turno a los pobres animales. Ellos son las víctimas de entrenadores empeñados en obligarles por todos los medios a hacer el payaso para mayor gloria y lucro personal de sus dueños.

Me refiero en concreto al espantoso programa “Vaya Fauna” de Telecincodonde se exponen al ridículo mediático animales entrenados para llevar a cabo vergonzantes comportamientos circenses: cerditos que abren y cierran cajones, perros que encestan canastas, osos que saben bailar el ‘hula-hop’, pajaritos funambulistas,…

Abomino el fondo, disfrutar viendo a los animales haciendo el payaso. Pero abomino aún más la forma en que tales habilidades se logran. A base de chantajes alimenticios, estrés y muchos accidentes, suponiendo, lo que ya es mucho suponer e imposible de comprobar, que algunos no sufran el clásico método didáctico del palo y la zanahoria.

Según ha declarado Christian Gálvez, presentador del programa, “todo lo que tenga que ver con educación y entretenimiento hace falta en la televisión”. Visto lo que considera entretenimiento, casi que prefiero no saber qué entiende Gálvez por educación.

Según Santi Sánchez, miembro del jurado del programa, se ha garantizado que los animales han “trabajado felizmente, con ganas de poder trabajar”. Visto el resultado, me gustaría conocer cuáles y como establecen esas garantías.

Como ha criticado la Fundación para el Asesoramiento y Acción en Defensa de los Animales (FAADA), también se verán animales exóticos como coatís y cerdos vietnamitas, cuya tenencia se ha puesto de moda aumentando su abandono. Una terrible decisión que, como ya os he contado muchas veces, está provocando en España un grave problema ecológico e incluso sanitario. Por no hablar de la aparición anunciada en el programa de serpientes, águilas y zorros, animales salvajes cuya naturaleza les hace inapropiados para actuar en un plató de televisión junto con  vacas, ocas, gallinas o cabras.

La única solución es protestar ante los responsables del programa para que lo retiren definitivamente. Deberíamos convencerles de que nuestra sociedad ha cambiado y no acepta la tortura de animales ni siquiera su manipulación humorística obviando sus derechos como seres vivos.

Desgraciadamente la realidad es todavía tozuda. Para mi vergüenza como integrante de la misma especie humana e idéntica adscripción nacional, el programa cuenta con el aplauso de 3.040.000 espectadores. ¿Lograremos convencerles a todos ellos para que cambien de canal?

Firma en Change.org para lograr la cancelación de la emisión del programa ¡Vaya Fauna! de Telecinco por fomentar la explotación y el ridículo animal. Más de 100.000 personas ya hemos firmado.

Si te ha gustado esta entrada quizá te interesen estas otras:

Tocar animales salvajes, sólo en la cama

unnamedunnamed (1)

 

Nueva, impactante y divertida es la última campaña de FAADA para promover que las lunas de miel sean respetuosas con los animales.

“Cuando tu esposa (o marido) presuma de haber tocado un animal salvaje en vuestra luna de miel, queremos que todos te miren a ti”.

Muchas de las bodas que empiezan a organizarse en estos meses primaverales incluyen viajes exóticos donde la foto típica suele ser toqueteando animales salvajes en plan aventureros. Ellos y ellas se hacen los valientes subidos en elefantes encadenados, enrollados con serpientes aletargadas, abrazados a monos narcotizados, nadando con delfines estresados y hasta subidos en tortugas.

Por ello la Fundación FAADA ha decidido dirigirse a este colectivo de los recién casados para explicarles de una forma gráfica por qué no deberían contratar actividades turísticas como paseos, sesiones fotográficas y todo tipo de interacciones con animales salvajes. La campaña se presenta por primera en Barcelona vez durante la en la feria de turismo B-Travel que se celebra este fin de semana.

“Hace tiempo que pensamos en hacer algo así”, explica a través de una nota de prensa Giovanna Costantini, coordinadora de la campaña. “ Son bastantes los agentes de viajes que nos han alertado de que numerosas parejas escogen destinos exóticos -encabezados por Tailandia- para su luna de miel y contratan actividades como paseos en elefantes o visitas a centros de tigres en cautividad para convertir el viaje de su vida en una experiencia aún más difícil de olvidar”, comenta Costantini.

La campaña de FAADA ha sido concebida por la agencia de publicidad Contrapunto BBDO y pretende generar curiosidad en las parejas de novios. “El objetivo final es que entiendan que un momento mágico para ellos esconde una vida de drama, cautividad, hambre, maltrato, explotación y separación de las crías de las madres para los animales que se utilizan en este tipo de actividades”, afirma Jennifer Berengueras, coordinadora de Proyectos de FAADA.

“La alternativa es promover un turismo respetuoso, sugerir y explicar que existen verdaderos centros de rescate o proyectos de protección de los animales en los que los novios pueden vivir una experiencia igualmente mágica, respetando y aprendiendo sin utilizar a los animales”, asegura Haydée Vila, responsable de Comunicación de FAADA.

Por otro lado, esta Fundación recuerda además que este tipo de interacciones con animales salvajes también son peligrosas para las personas, como demuestran los numerosos accidentes ocurridos a lo largo de los años, y que pueden convertir un viaje de ensueño en una pesadilla.

Si te ha gustado esta entrada quizá te interesen estas otras:

Estas vacaciones, conoce las reglas del turismo responsable

Elefante

Haga frío o calor, siga apretando la crisis o nos deje respirar algo, lo cierto es que esta Semana Santa que ya tenemos a la vuelta de la esquina nos va a permitir relajarnos durante unos merecidos días. Muchos optarán por el turismo rural, es lo clásico, otros por la playa o las siempre excitantes escapadas a grandes capitales del mundo. Cada vez nuestro turismo es más exigente, pero ¿es también más sensato?

La Fundación FADA por un turismo responsable ha editado un calendario donde nos da muchas claves para que nuestras vacaciones ayuden a promover el respeto por los animales allí donde nos los ofrezcan como un atractivo turístico más. Nos resultan muy atrayentes, nos encanta tocarlos, fotografiarnos con ellos, sin darnos cuenta del error de estos comportamientos.

Por eso hay zoológicos con loros caminando en bicicleta y otros tristes animales encarcelados, acuarios exhibiendo maltratados delfines equilibristas, serpientes y chimpancés lisiados con quienes fotografiarse en plan aguerridos Indiana Jones, circos con elefantes haciendo el payaso y payasos torturando a los leones.

Te enternece alimentar a un cachorro de tigre pero no te preguntas qué ha sido de su madre ni qué futuro tendrá. ¿Te crees que un oso baila porque le gusta la música? ¿Qué el toro prefiere morir torturado en una plaza para satisfacción de ese respetable que tan poco respeto da a la vida ajena?

Un turista responsable huye de todos esos bochornosos espectáculos, pero también rechaza comidas exóticas incalificables como las aletas de tiburón o la carne de perro. No compra abalorios de sangriento marfil, ni mariposas o caballitos de mar disecados. Disfruta de la naturaleza en su estado salvaje e imprevisible.

En realidad el turista responsable no es un turista. Es un viajero. Y eso se nota.

Si te ha gustado esta entrada quizá te interesen estas otras:

La reforma del Código Penal endurece las penas por maltrato animal e incendios forestales

maltrato-animal

El Consejo de Ministros ha aprobado la remisión a las Cortes Generales del Proyecto de Ley de reforma del Código Penal. Una profunda reforma que revisa nuestro actual sistema penal para dar respuesta a las nuevas exigencias de una sociedad del siglo XXI.

Gracias a su nueva redacción se conseguirá el castigo de conductas que hasta ahora quedaban impunes como el maltrato a los animales o los incendios forestales.

Malos tratos a los animales

La reforma aumenta el castigo al maltratador de animales, ya sean domésticos, a los habitualmente domesticados, a los que viven bajo control humano y a todos los que no viven en estado salvaje. La pena se ve agravada cuando se causa la muerte y se añade la posibilidad de imponer una inhabilitación para la tenencia del animal.

Con la nueva reforma y según ha informado el Partido Animalista PACMA, el artículo 337 del Código Penal, referente al delito de maltrato animal, quedará así:

337.1. El que por cualquier medio o procedimiento maltrate injustificadamente a:

a) un animal doméstico o amansado.

b) un animal de los que habitualmente están domesticados.

c) un animal que temporal o permanentemente vive bajo control humano.

d) cualquier animal que no viva en estado salvaje, causándole lesiones que menoscaben gravemente su salud, será castigado con la pena de tres meses a un año de prisión e inhabilitación especial de uno a tres años para el ejercicio de profesión, oficio o comercio que tenga relación con los animales y para la tenencia de animales domésticos o amansados.

337.2. Las penas previstas en el apartado anterior se impondrán en su mitad superior cuando concurra alguna de las circunstancias siguientes: 

a) Se hubieran utilizado armas, instrumentos, objetos, medios, métodos o formas concretamente peligrosas para la vida del animal.

b) Hubiera mediado ensañamiento.

c) Se hubiera causado al animal la pérdida o la inutilidad de un sentido, órgano o miembro principal.

d) Los hechos se hubieran ejecutado en presencia de un menor de edad.

337.3. Si se hubiera causado la muerte del animal se impondrá una pena de seis a dieciocho meses de prisión e inhabilitación especial de dos a cuatro años para el ejercicio de profesión, oficio o comercio que tenga relación con los animales y para la tenencia de animales domésticos o amansados.

337.4. Los que, fuera de los supuestos a que se refieren los apartados anteriores de este artículo, maltrataren cruelmente a los animales domésticos o a cualesquiera otros en espectáculos no autorizados legalmente, serán castigados con una pena de multa de uno a seis meses.

337 bis. El que abandone a un animal doméstico o amansado en condiciones en que pueda peligrar su vida o integridad será castigado con una pena de multa de uno a seis meses.

Incendios forestales

La reforma del Código Penal también contempla un endurecimiento de las penas para los autores de incendios forestales que se consideren especialmente graves, como aquellos que afecten a lugares habitados o sean hábitat de especies en peligro de extinción. La pena prevista actualmente para estos delitos es de tres a cinco años de cárcel y, con la reforma, se elevará hasta los seis años.

Además, cuando los incendios afecten a espacios naturales protegidos se castigarán del mismo modo que los delitos contra el medioambiente, lo que significa que sus autores podrán ser castigados con la pena superior en grado, que en este caso supone nueve años de prisión.

En la misma línea, la reforma incorporará la posibilidad de imponer al responsable actuaciones orientadas a reparar el daño causado y se considerará la atenuante de reparación de daño.

También se incluyen como supuesto agravado los incendios provocados en un momento en el que las condiciones climatológicas o del terreno incrementen de forma relevante el riesgo de propagación.

Otras entradas relacionadas:

Puedes seguirme (si quieres) en Twitter (@lacronicaverde) y en Facebook (www.facebook.com/lacronicaverde)

Nos hemos comido 824 millones de animales en un año

El año pasado los españoles llevamos al matadero y luego nos comimos a más de 824 millones animales. Descontadas vísceras y otros restos no consumibles, la biomasa total consumida sumó 5,8 millones de toneladas de carne, según los últimos datos de la encuesta de sacrificio de ganado 2007 del Ministerio de Agricultura. La cifra supone un 4 por ciento más de animales muertos que en 2006.

El 85 por ciento de todos ellos fueron pollos y gallinas, grupo que registró un incremento anual de 30 millones hasta totalizar 698 millones. El resto de las cifras fueron las siguientes:

61,8 millones de conejos.

42,4 millones de cerdos.

17,4 millones de ovejas.

2,4 millones de vacas.

1,3 millones de cabras.

26.074 caballos.

Si somos 45 millones de españoles, tocamos por tanto a 18,30 animales sacrificados por persona y año, o lo que es lo mismo, a 129 kilos de carne en canal.

Y si el papa Juan Pablo II tenía razón y los animales poseen alma, está claro que somos unos desalmados, no sólo por matarlos a millones, sino por la mala vida que les damos en las hacinadas granjas donde la mayoría nacen, viven y mueren sin ver siquiera la luz del sol.

Yo me confieso omnívoro, pero cuando leo estas terribles estadísticas dudo. ¿Me estaré volviendo vegetariano?

¿Tienen alma los animales?

En 1990, el Papa Juan Pablo II asombró al mundo proclamando que “los animales poseen un alma y los seres humanos deben amar y sentirse solidarios con nuestros hermanos menores”. Aseguró incluso que todos los animales son “fruto de la acción creadora del Espíritu Santo y merecen respeto” pues están “tan cerca de Dios como lo están los humanos”. Muchos todavía no se han repuesto de la conmoción provocada por sus palabras, quizá porque han descubierto que frente a tantos desalmados con dos patas, nuestros amigos supuestamente irracionales son mucho más caritativos y sensibles.

El caso es que en la Iglesia católica hoy es el día grande de los animales, la fiesta de San Antón, la de su tradicional bendición anual dedicada por igual a ganados y mascotas. ¿Lo hacen los curas porque tienen alma?

Perros, gatos, canarios, y hasta caballos y vacas, serán solemnemente asperjados con agua bendita por los sacerdotes como unos cristianos más. Y no sólo en el templo de la madrileña calle de Hortaleza, la más famosa para los siempre ombliguistas medios de comunicación nacional. La fiesta se celebra en prácticamente todas las localidades de España y en muchas de Sudamérica. En la mayoría suele ser habitual el reparto de los famosos “panecillos de San Antón”, guardados luego con supersticiosa devoción en las casas pues según unos protegen a nuestros animales de las enfermedades, y según otros dan trabajo a quien no lo tiene.

Capítulo especial merece el barrio burgalés de Gamonal, donde en lugar de panecillos, desde hace 500 años se reparten más de 15.000 raciones de titos, una humilde legumbre, mitad garbanzo, mitad lenteja, por cuyo benéfico consumo no habrá tortas al medio día de hoy pero sí muchos empujones.

Y es que tiene mucho de mágico el rústico santurrón egipcio, amigo de los cerdos y del monacato. Esta noche la festividad se ha celebrado con grandes hogueras en decenas de localidades españolas, fuegos que intentan alejar los todavía intensos fríos invernales. En Mallorca (Muro) se baila alrededor de ellas para espantar al demonio, en Ávila (San Bartolomé de Pinares) y Castellón (Lucena del Cid) las saltan a caballo, en Teruel (Estercuel) las encienden los Encamisados y en Jaén las cantan melechones. Las espectaculares luminarias son, además de atávico rito, recuerdo de la especialización medieval de los monjes antonianos en la curación del terrible “fuego de San Antón” (culebrilla), enfermedad provocada por el cornezuelo del centeno; un mal que muchas veces terminaba con la amputación del miembro afectado para luego dejarlo colgado de los muros del monasterio, como hacían en Castrojeriz (Burgos), a la vera del Camino de Santiago.

¿Irás hoy a la bendición de las mascotas? Al margen de creencias, aunque sólo sea por mantener tan antiquísima costumbre, yo intentaré ir. Y quién sabe, quizá me acabe convenciendo de que las malas personas también tienen alma como nuestros queridos animales.