La crónica verde La crónica verde

Podrán cortar todas las flores, pero no podrán detener la primavera. (Pablo Neruda)

Entradas etiquetadas como ‘ballena’

600 millas buscando chapapote entre delfines y pardelas

La Crónica Verde

Acabo de pasar cuatro días seguidos navegando por la costa de Gran Canaria en una patrullera de la Guardia Civil. Ha sido una experiencia dura pero extraordinaria. Al final hemos recorrido más de 600 millas por un mar increíble trufado de pardelas, delfines, ballenas y tortugas. Un extraordinario paraíso en peligro.

Como os conté la semana pasada, formo parte del equipo de especialistas de SEO/BirdLife que evalúa el impacto ambiental del vertido provocado tras el hundimiento del pesquero ruso Oleg Naydenov a 24 kilómetros al sur de Maspalomas. Desde el 14 de abril en que se fue a pique está liberando las más de 1.400 toneladas de tóxico fuel de sus depósitos.

Lee el resto de la entrada »

La pobre ballena esclavizada que cantaba borracha bajo la ducha

Un equipo de investigadores ha demostrado, mediante análisis acústicos, que las ballenas pueden imitar las voces de los seres humanos. En realidad el mérito exclusivo es de un animal en concreto y no de los científicos, quienes se limitaron a colocar un micrófono en el agua de la piscina donde vivía recluido el cetáceo parlanchín. Se llamaba NOC y era un viejo ejemplar de beluga (Delphinapterus leucas), una blanca especie considerada “el canario del mar” por su afición a cantar. Había sido capturada por esquimales en 1977 y vivió 30 años en un centro de investigación marina de California hasta su muerte en 2007.

Acostumbrada a la algarabía de nuestra especie, se hizo tan gritona como nosotros. Y nos hablaba. ¿Qué nos quería decir la ballena blanca? ¿Cuál era su mensaje? Qué decepción. NOC canta como un borracho bajo la ducha a ritmo de tururú, tururú.

Oírla me ha sumido en la tristeza. La que siento por esos cientos de delfines, orcas y leones marinos esclavizados en acuarios, modernos circos con animales donde cada pirueta se paga con sardinas descongeladas. Me acuerdo de José Saramago, quien pedía el cierre de todos los zoológicos del mundo por deprimentes. Y me acuerdo especialmente de Wenceslao Fernández Flórez, quien en su maravilloso libro El bosque animado asegura que los hombres hacemos algo peor que matar a los animales. Los envilecemos al convertirlos en payasos de feria. Como la pobre NOC. Olvidó sus orígenes árticos, se creyó persona y modificó su mecánica vocal para emitir sonidos humanos. O como Keiko, la famosa orca de Liberad a Willy, que finalmente liberada tras 22 años de terrible cautiverio nunca aprendió a comunicarse con los de su especie.

Tanto sufrimiento es innecesario. ¿Te gustan los cetáceos? Pues déjalos vivir en paz, en el mar. No aceptes su encarcelamiento.

Escucha en este vídeo los sorprendentes cánticos de NOC. Provocan una sonrisa amarga. Evidentemente, el pobre animal no estaba bien de la cabeza.

Actualización: ¿Es una ballena la beluga? En sentido estricto no lo es pues se trata de un cetáceo odontoceto, con dientes en lugar de barbas. Pero popularmente se conoce como «ballena blanca» en la mayoría de los idiomas del mundo y personalmente es un nombre que me gusta. Como llamar árboles a las palmeras o águilas a las águilas pescadoras.

Puedes seguirme (si quieres) en Twitter (@lacronicaverde) y en Facebook (www.facebook.com/lacronicaverde)

Los murciélagos también cantan canciones de amor

No sólo nosotros. Ni nosotros y las ballenas. Son muchos más los mamíferos machos que cantan bellas canciones románticas para lograr los favores de las hembras. Como por ejemplo los murciélagos. Aunque las melodías de estos mamíferos alados sean inaudibles para nosotros, incapaces de distinguir esos ultrasonidos que también les sirven para volar a oscuras usándolos como radar natural.

Al menos los murciélagos de cola de ratón (Tadarida brasiliensis) lo hacen, según acaba de confirmar un grupo de científicos de las universidades de Texas A&M y Austin tras publicar sus resultados en la revista “Plos One“. El estudio tiene el prosaico nombre de “Versatilidad y esterotipia en las canciones del murciélago de cola de ratón”, pero los periodistas, más dados a la humanización de la Naturaleza, rápidamente lo han explicado como que “los murciélagos más románticos cantan canciones de amor mientras se aparean”.

El caso es que, por vez primera, ha quedado demostrado que estos murciélagos machos emplean específicamente unas sílabas y frases durante la fase de apareamiento como canciones de amor para atraer a las hembras y, en otros casos, advertir a otros machos para que se mantengan al margen de la relación. Diferentes tipos de frases, piadas, zumbidos y trinos, con las que componen melodías de clara intencionalidad sexual, como unos ruiseñores cualquiera.

Aunque a mí este descubrimiento no me sorprende. Un ratón que es capaz de volar a oscuras, de vivir bocabajo e incluso de aletargarse en invierno, cómo no va a ser capaz de cantar bellas canciones a su novia.