La crónica verde La crónica verde

Podrán cortar todas las flores, pero no podrán detener la primavera. (Pablo Neruda)

Entradas etiquetadas como ‘cine’

Barbacana, la película sobre lobos que gusta a ecologistas y ganaderos

El próximo 19 de octubre se estrena en los cines de España Barbacana, la huella del lobo. Dirigida por el biólogo, director de documentales e investigador Arturo Menor, la película tiene la infrecuente característica de gustar por igual a defensores del lobo y ganaderos. Porque curiosamente, y salvo excepciones extremistas, ambos grupos están de acuerdo en que la convivencia es posible.

“No hay un conflicto real entre el lobo y la ganadería extensiva sino más bien entre ganaderos y lobos conflictivos”, puntualiza Arturo Menor. Y lo demuestra con su largometraje. Con él persigue dar a conocer esa realidad a través de dos vías: la prevención y la concienciaciónLee el resto de la entrada »

Quieren filmar la última gran película de lobos que Félix Rodríguez de la Fuente dejó sin hacer

Circula estos días una petición en la plataforma Change.org ciertamente extraña. Los firmantes piden reservar una entrada para el estreno de la película “Lobos” de Félix Rodríguez de la Fuente. Película que Félix nunca rodó más allá de los famosos capítulos de El Hombre y la Tierra dedicados a este cánido salvaje. Firmas que se entregarán a una no identificada productora de cine.

El misterio se resuelve en seguida. El promotor de tan curiosa iniciativa es el periodista ambiental Benigno Varillas, autor entre otros libros de la última biografía dedicada al famoso naturalista: Félix Rodríguez de la Fuente: Su vida, mensaje de futuro (La Esfera de los Libros, 2010). En la explicación de la campaña, Benigno desvela que “Lobos” es el guión de una impresionante película que Félix quiso llevar a la pantalla. La grabó como programa de radio en Radio Nacional de España en 1976, a lo largo de 13 capítulos, dejando para más adelante la realización de una película que desgraciadamente nunca rodó. Según Varillas, “es su relato más logrado y desconocido”. Lee el resto de la entrada »

Los expertos en cine ambiental premian el documental Astral, de Jordi Évole

fotograma-de-astral-el-documental-de-jordi-evole

La 23ª edición del Festival Internacional de Cine del Medio Ambiente de Barcelona (FICMA), el más veterano de España, ha premiado con el “Sol de Oro Especial” a la ONG ProActiva Open Arms y al documental Astral del periodista Jordi Évole por su trabajo en favor de los refugiados.

Bajo el lema #ElCambioEstaEnMarcha, el FICMA ofrecerá más de 145 películas que le toman el pulso al planeta, y que en esta edición prestará una especial atención a la crítica situación humanitaria de los inmigrantes en el Mar Mediterráneo y en las fronteras sur de España, Italia y Grecia. Para ello, el Festival ha programado una amplia variedad de cortometrajes y documentales con los que sensibilizar sobre este tema dentro de la Sección Focus. Proyectará, entre otros, el documental Astral. Además, y con el fin de promover la información y sensibilización sobre la situación de los refugiados, FICMA PRO contará entre sus actividades con una charla para analizar qué papel tiene el cine sobre este tema. Lee el resto de la entrada »

La encina de Bigas Luna da sus primeros dividendos

 

Encina

Hoy se estrena “Segundo Origen“, película póstuma del cineasta Bigas Luna en la que trabajó como guionista antes de fallecer de leucemia en abril de 2013. Una visión apocalíptica de un planeta destrozado donde dos adolescentes son los únicos supervivientes de un holocausto que acaba con nuestra civilización. Su director, el leridano Carles Porta, la ha descrito como una suerte de “Lago Azul” en un entorno de “Mad Max”.

Y es que Bigas Luna, entre historias impúdicas, jamones voluptuosos, huevos de oro y Juanis era, además de un amante de la buena vida, un comprometido amante de la naturaleza. Lee el resto de la entrada »

¿Drogarías a tu hijo para hacer un anuncio?

Casting

Drogarle. Atontarle con descargas eléctricas. Arrancarle los dientes. Manipulación por hambre. Amputaciones. Hacinamiento en espacios pequeños. Estrés. Calor y/o frío. Separación de los padres.

¿Lo harías con tu hijo a cambio de que pueda trabajar en el rodaje de un anuncio, una serie o una película? Evidentemente no. Nadie puede ser tan salvaje. Con los niños no, es verdad. Pero con los animales lo hacemos todos los días.
Lee el resto de la entrada »

Nunca la sombra de los volcanes fue tan bella

Biodiversidad canaria

Todos los que me seguís desde hace años en La Crónica Verde sabéis de mi admiración/devoción por las Islas Canarias. Uno de los puntos calientes de la biodiversidad mundial, laboratorio natural de la evolución que desde la época de Humboldt y Darwin han admirado por igual a científicos y turistas. Pero ante todo un lugar bellísimo.

Así nos lo descubre mi amigo y excelente realizador tinerfeño Pedro Felipe Acosta en su próximo proyecto cinematográfico “Canarias, a la sombra de los volcanes”.

Ante tales imágenes sobran las palabras y las patrias, como glosó el poeta Nicolás Estévanez:

Mi patria es una isla,
mi patria es una roca,
mi espíritu es isleño
como los riscos donde vi la aurora.

No dejéis de ver el avance de este trabajo. Sencillamente increíble.

Otras entradas relacionadas:

Volvamos a la huella ecológica de las abuelas

Se llama Carmela, tiene 84 años y vive en Granada como siempre vivió, como siempre se vivió. Pausadamente. Viendo pasar la vida tratando de mejorarla con esos pequeños actos que al final se convierten en grandiosos para los que día a día nos enfrentamos a un engullidor mundo moderno.

Su nieta Evelin Navarro, aficionada al cine, le acaba de dedicar un precioso cortometraje (presentado al II Festival Ecológico “La Luciérnaga Fundida”) donde nos muestra la diferencia abismal de huella ecológica entre generaciones, cuestionando así el cada vez mayor impacto ambiental de nuestra sociedad para llegar a una felicidad imposible.

Como explica la realizadora, “avancemos hacia el futuro pero aprendiendo del pasado”: más luz natural y menos bombillas, insecticida de limón y clavo, ambientadores con hojas de lavanda y laurel, jabón casero, abanicos en vez de aire acondicionado, ropa de abrigo contra calefacciones, la charla reposada frente a tanto teléfono; mirar más a la calle y menos al televisor. No se trata de volver a las penurias de la postguerra, tan sólo de regresar a un planeta más habitable. Ése del que nuestros mayores tanto nos pueden enseñar.

Es verdad. A ellos siempre les costó tirar cualquier cosa, todo podía valer. Ante la actual vorágine de consumismo global y obsolescencia programada, el escritor Eduardo Galeano (70 años) reconoce que “en algún momento me distraje, me caí del mundo y ahora no sé por dónde se entra”, incapaz de cambiar el equipo de música una vez al año, el móvil cada tres meses o el ordenador cada Navidad. A nosotros nos pasa lo contrario, somos incapaces de guardar. Por eso es tan importante el ejemplo de Carmela y de todas las abuelas. Ellas sí que saben lo que es la Slow Life, el disfrutar de las pequeñas cosas, el reciclaje y el desarrollo sostenible. Cuánto tenemos que aprender de todas vosotras.

Visto el corto en el Facebook de la Revista Quercus.

**Comparte con tus amigos este post:

Bookmark and Share

Vuelve el Green Porno, ahora con delfines

Hace un año os anunciaba en La Crónica Verde un gran éxito en Internet: el Green Porno de Isabella Rossellini. La serie de 18 minidocumentales realizada por la hija de la actriz Ingrid Bergman y el cineasta Roberto Rossellini sobre el comportamiento sexual de los animales arrasó en la red. Tanto que ya se ha editado un libro y un DVD donde se recogen todos los capítulos.

El público pedía más y así ha nacido ahora Seduce me, la esperada secuela. Y sí, es más verde, atrevida y picante que su antecesora. Por ejemplo, el capítulo dedicado a los delfines puede sorprender a más de uno. Aunque no hay versión en español, se entiende perfectamente la promiscua vida sexual de estos mamíferos acuáticos, amigos de formar tríos, mantener relaciones gays y lésbicas utilizando sus penes y/o aletas que introducen sin pudor en los orificios de sus compañeros, practicar el sexo oral y ser unos entusiastas de la masturbación. De hecho, esa costumbre que tienen de frotar sus lomos en el casco de los yates es puro onanismo animal, pues gozan acariciándose.

Me encantaría poneros a continuación el corto en cuestión, pero el sistema del blog no me lo permite. Tan sólo puedo dejaros aquí la promo y recomendaros que los veáis íntegro en la página oficial del Sundance Channel. ¿Qué os parece?

Y por si alguno tiene dudas, este otro vídeo muestra a un delfín tratando de copular con una submarinista.

Vaya con los delfines, por algo dicen que son los animales más inteligentes del planeta (después de nosotros).

**Comparte con tus amigos este post:

Bookmark and Share

Vivimos en la era de la estupidez

Estamos en el año 2055, en un campo de refugiados instalado en un círculo polar ártico donde ya no hay hielo. El cambio climático ha dejado de ser una amenaza para convertirse en un hecho de devastadoras consecuencias ambientales, pero sobre todo sociales y económicas.

Con sólo mirar 40 años atrás, exactamente ahora, quedaba claro hacia dónde íbamos, hacia el desastre. “¿Por qué no hicimos nada para evitarlo?“, se pregunta el solitario protagonista de The Age of Stupid (La era de la estupidez), la última película de la comprometida cineasta británica Franny Armstrong.

Todos sabíamos y sabemos lo que se nos viene encima, pero nadie está dispuesto a cambiar un ápice su actual vida de derroche, basada en el despilfarro de combustibles fósiles. Los banqueros y los grandes empresarios los que menos. Corremos en círculos por la playa mientras vemos despreocupados cómo un gigantesco tsunami avanza implacable hacia nosotros.

La película, demasiado catastrofista pero cargada de realidad, se ha estrenado esta semana en 40 países, incluyendo el nuestro. El estreno coincidió con la celebración de la cumbre mundial sobre el clima celebrada esta semana en Nueva York, con miras a que en diciembre se firme en Copenhague un protocolo que dé continuidad al actual de Kioto, que expira en 2012, sobre la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero responsables del cambio climático. Aunque tampoco se hagan muchas ilusiones. El tiempo y la ambición juegan en nuestra contra, así que no se hagan muchas ilusiones.

Cuando en 1990 España suscribió Kioto, se comprometió a aumentar sus emisiones un máximo del 15%, pero lo ha hecho un 52,3%. Ajenos al estrepitoso fracaso, ahora los países más desarrollados del planeta quieren reducirlas un 40% para el año 2020. Pero lo cierto es que sólo la crisis está logrado que contaminemos menos.

Evidentemente, somos estúpidos. Nadie en su sano juicio mantiene una loca carrera hacia el precipicio sólo por no tener claro si será él, o sus hijos, los que al final se despeñen. Eso lo sabe hasta el primo de Rajoy.

—-

Os dejo el trailer de la película The Age of Stupid. La verdad es que pone los pelos de punta.

Hartos del coche en la ciudad

Nuestras ciudades serían fantásticas si no hubiera en ellas tanto humo, tanto ruido, tantas autopistas, tan pocos espacios públicos. Se están convirtiendo en lugares inhabitables habitados por millones de personas, y la culpa la tiene el exceso de vehículos quemando petróleo a diestro y siniestro.

Para mejorar nuestra calidad de vida no necesitamos coches eléctricos o híbridos que sigan acrecentando el problema. Necesitamos menos coches en general y más medios de locomoción sostenibles como los desplazamientos a pie o en bicicleta, un transporte público realmente eficiente o generalizar el uso del coche compartido. Sin embargo, todo se nos va en buenas intenciones.

Como la Semana Europea de la Movilidad que, bajo el lema “Mejora el clima de tu ciudad”, celebramos estos días con golpes de efecto tan periodísticos como bicicletadas masivas encabezadas por nuestros políticos más populistas. ¿Y luego? Luego todo sigue igual, cada vez hay más coches en megalópolis diseñadas a mayor gloria de los vehículos a motor (uno por ciudadano, ése es el futuro) donde resulta muy difícil vivir, sin apenas carriles bici que hagan menos temerario el moverse sobre dos ruedas.

Peatonalizar las calles, sacar a los coches fuera de las ciudades, limitar su circulación. Eso sí nos ayudaría a cambiar de hábitos, a reducir las enfermedades, a mejorar el aire que respiramos.

¿Estamos dispuestos al cambio? En absoluto, no nos interesa, lo queremos todo rápido, fácil. Y si optamos por la vida lenta nos quedamos fuera de juego, perdemos competitividad y hasta quizá el trabajo. Por eso cada día usamos más el coche, aunque lo aborrezcamos y nos mate.

Y es que, como denuncia Ecologistas en Acción, las políticas de movilidad urbana siguen empeñadas en conseguir “la mayor fluidez del mayor tráfico posible”, en lugar de promover un transporte más respetuoso con el medio ambiente y con nosotros mismos. Mientras no cambiemos, y no parece que vayamos a cambiar, seguiremos celebrando el “Día sin coches” dentro de monumentales atascos circulatorios.

No quiero dejar de pasar la ocasión de colgaros aquí el corto ganador en la categoría ‘Transporte sostenible’ de la tercera edición del Concurso Internacional de cortos online por la cultura de la Sostenibilidad. Walinfredo Kowakatsi , el trabajo del argentino Ismael Julián Naim, es toda una irónica crítica al exceso de uso que hacemos en nuestra vida de los coches. Espero que os guste.

Ésta y otras muchas iniciativas a favor del transporte sostenible las podéis seguir en la interesante página Hartos del coche, dentro del portal Soitu.es