Entradas etiquetadas como ‘outing’

¿Qué pasaría si los gays actuarán en la vida real como en las apps de contactos?

Love

La publicidad es lo que tiene. Nos seduce y atrapa con un mensaje que parece hecho a nuestra medida, y encima nos reafirma en quienes queremos o creemos ser. Y todo esto haciéndonos sentir que somos libres para elegir.

Hay campañas que son completamente despreciables por la identificación a la que nos quieren llevar. Sin ir más lejos, todas aquellas que reman en contra de la igualdad entre hombres y mujeres y, que a su manera, contribuyen a esa idea de superioridad y dominio sin la cuál se evitaría en gran medida la violencia de género. Un reflejo perfecto de ese tipo de publicidad sexista es Invictus, de Paco Rabanne (que como comprenderán, desde aquí, no la vamos a linkear).

Otras campañas buscan nuestra identificación con personas e historias que se mueven entre lo divertido, lo socarrón o lo vulgar. La diferencia está en cómo se sienta de tocada la moral (de moralina) del espectador lo que ve. Algo así sucede con la publicidad de una red de contactos para hombres gays –Jack´d– que ha decidido poner a sus usuarios delante de un espejo. En un formato,que lleva a ridiculizar a sus propios clientes, trata de decirles que deben ‘reconducir’ la manera en que entran en contacto unos con otros cuando buscan tener una relación. Todo un ejercicio de outing para decir, sin miramientos ni moralinas, que el servicio que ofrecen será mucho mejor si sus propios clientes se tratan con el mismo respeto con el que se comportan seguramente se comportan en su vida no virtual. Lee el resto de la entrada »

Si Merkel fuera lesbiana no sería ni mejor ni peor, seguiría siendo Merkel

Por Violeta Assiego (@vissibles)

Parece que no ha gustado nada de nada el vídeo que la publicación alemana ‘Straight!’ -una revista para mujeres que aman a mujeres- ha sacado para anunciar la nueva creación de una editorial y que muestra a ‘una Merkel’ lesbiana en la intimidad con su amante.

La publicación ha tenido varios aciertos, uno de ellos el de hacer coincidir este vídeo (de 23 segundos) con la re-afirmación que la propia Angela Merkel ha hecho hace pocos días respecto al matrimonio entre personas del mismo sexo: el matrimonio es solo para la unión entre un hombre y una mujer (a pesar de que el los últimos años ya son 22 los países que han legalizado el matrimonio igualitario).

Pero la ironía mordaz de la revista ‘Straight!’ no se detuvo ahí, y acompañó su campaña de promoción en Twitter con la frase: “¿Todo el mundo en Europa odia a Merkel? Aparte de esta mujer”. Parece que en Alemania son bastantes conscientes de que su Canciller no es precisamente muy querida en muchos lugares de Europa.

Sea Merkel realmente lesbiana o no (sea o no bisexual), la orientación sexual de los grandes líderes políticos -ni hablar de la identidad de género- sigue siendo tabú, excepto en contadas ocasiones como la de Jóhanna Sigurdardóttir, que fue Primera Ministra de Islandia.

Lo cierto, es que sea Merkel lesbiana o no, eso no la haría una persona ni mejor ni peor. No vaya a ser que en este furor ‘gayfriendly’, en el que algunas y algunos estén inmersos, se terminen relativizando las graves violaciones de derechos humanos que tienen lugar en sus mandatos dentro y fuera de sus fronteras y como consecuencia directa de sus políticas. Lo que Enrique Anarte llamó #pinkwashing, es decir un lavado de cara en toda regla.

Por cierto, a raíz de la polémica de esta noticia alguien me preguntó si  Mariano Rajoy podría ser gay, a lo que respondí que se lo preguntarán a él.

Una hija lesbiana, un político homófobo y gay, la coherencia y el amor

Por Nayra Marrero Jaén

-Tu padre nunca habría aceptado a una hija lesbiana, ya sabes lo que opinaba al respecto. Yo lo voy aceptando poco a poco, no te creas que no me cuesta, pero intento aceptarlo. Ojalá tu hermana no fuera así, pero por lo menos ha encontrado una buena mujer.

-Mamá, ¿te acuerdas de cuando papá decía que cuando uno tiene hijos ya forma parte de otra unidad familiar y debía ser autosuficiente y criticaba al vecino por mantener a su hija y a su nieto mientras ella estaba en la universidad? ¿Y qué hizo cuando fue su hija la que se quedó embarazada? Mantenerla para que terminara de estudiar. Lo que uno dice de boquilla y lo que uno hace cuando afecta a quienes quiere no suele ser lo mismo.

La coherencia es difícil de mantener porque hay muchos factores que nos hacen tambalear nuestros axiomas. La coherencia no sólo es complicada sino que no siempre es deseable porque tener en cuenta todo lo que nos rodea a la hora de aplicar nuestros ideales puede ser una ventaja. Debemos estar abiertos a equivocarnos.

Los prejuicios existen y existirán siempre. Es como pretender que cuando conozcamos a alguien vuelva a nosotras la inocencia y la candidez de la primera vez. No valoraríamos su aspecto, su tono su voz, quién nos lo presenta, en qué ambiente lo conocemos, cómo se mueve … De hecho obviar los prejuicios es enviar a la papelera una cantidad ingente de información y experiencias.

Pero si debemos ser capaces de mirar más allá de nuestros ideales mal que le pese a nuestra coherencia, debemos ser capaces de mirar más allá de nuestros prejuicios por nuestro bien y por el bien de quienes nos rodean. Admito que tengo prejuicios pero desde que tengo oportunidad los malvendo por 3 pesetas y me compro ideas nuevas sobre quienes tengo delante. Y no es consumismo, lo prometo. Sólo a través del conocimiento de alguien me atrevo a juzgarle, y procuro ser consciente de que no puedo aplicarle mis varas de medir.

Ahora bien, una vez asumes que tus ideas no valían para ti ¿puedes seguir aplicándoselas al resto? ¿Puedes esconder bajo la alfombra a tu hija para continuar criticando a la del vecino? ¿Puedes esconder tu orientación sexual para seguir reclamando el fin de la igualdad de derechos para quienes son homosexuales o bisexuales como tú?

Foto de EFE
Foto de EFE

Esto viene a cuento de Florian Philippot, número 2 del Front National, partido ultraderechista francés que ha anunciado que de llegar al poder eliminaría la igualdad en el acceso al matrimonio para dejar fuera a las parejas del mismo sexo. Florian Philippot es gay y el semanario Closer lo sacó del armario hace apenas un mes en contra de su voluntad ¿Vale aquí la falta de coherencia cuando uno es gay y pretende discriminar a otras personas por serlo?

No es el único político homófobo de orientación sexual no heterosexual pero ¿ser gay no le hace cambiar su opinión hacia la diversidad? ¿No reflexiona respecto a sus prejuicios? ¿No ve lo absurdo de que su pareja no obtenga el mismo reconocimiento jurídico y social si es mujer o si es hombre?

Suelo pensar que la visibilidad es la mejor herramienta contra la discriminación porque cuando alguien a quien conoces y quieres te cuenta que es gay, lesbiana, bisexual o transexual suelen resquebrajarse los muros de intolerancia o incluso odio que nos separan. En el caso de Florian Philippot, ¿será que lo que le falta es amor propio?