BLOGS
1 de cada 10

Contamos historias extraordinariamente cotidianas que nombran cada una de las realidades de la diversidad sexual y de género.

¿Ser incoherentes nos hace menos válidas? Soy trans aunque parezca un hombre

Por Marcos Ventura Armas (@MarcosVA91) Licenciado en Derecho y activista Gamá, Colectivo LGTB de Canarias

La coherencia es uno de esos grandes valores que tenemos en alta estima, pero sobre el que quizás no reflexionamos lo suficiente. Una de esas ideas que no deconstruimos, pero detrás de la cual puede haber más de lo que imaginamos.

La coherencia implica la toma de decisiones tales que estén en conformidad con nuestra forma de pensar o nuestra actuación anterior. Es decir, lo que se juzga al juzgar la coherencia son las decisiones que hemos tomado. Ahora bien, tomar decisiones es un ejercicio de libertad individual. En la concepción del sujeto propia de la modernidad, como sujeto plenamente autónomo que goza de libre albedrío, esto no supone conflicto. Pero en la concepción contemporánea del sujeto como influenciado y hasta determinado por su entorno, por su cultura, por el poder que lo atraviesa y utiliza, sí. Por usar una expresión patria, no soy solo yo, sino yo y mis circunstancias.

Lee el resto de la entrada »

‘The hidden flag’, la bandera que muestra los derechos que nos robaron

Por Marta Márquez(@marta_lakme) escritora y presidenta de Galehi, asociación de familias Lgtbi 

Fotos de The Hidden Flag

‘The Hidden Flag’ está comenzando a ser un fenómeno mundial. Miles de personas literalmente comparten, tuitean y publican sus artículos, fotos y comentarios en las redes sociales. Desde personas particulares pasando por activistas hasta periodistas de todas partes del mundo. Pero solo 6 personas estuvieron y vivieron aquello en primera persona y saben el porqué lo hicieron. Y una de esas 6 personas fui yo.

Visto desde la lejanía parece que soy una loca que ha puesto su vida en peligro por un proyecto. Es probable que haya gente que lo vea así. Desde luego, mi punto de vista es otro.

Es posible que también haya muchas personas que crean que soy muy valiente, que me jugué el tipo por generar una acción que demuestre que hay personas en Rusia que viven sin los derechos básicos de respeto a quien eres. Eso se acerca más a la realidad pero eso tampoco es del todo correcto. Lee el resto de la entrada »

¿A quién le molesta? ¡Orgullo es protesta!

Por Alberto Poza Poyatos y Mónica Redondo Vergara, activistas transmaricabollos

Imagen de 1 de cada 10 del Orgullo Crítico 2017

Hoy leíamos el artículo “Enfrentar orgullos, dividir dignidades” de Juan Andrés Teno para1 de cada 10. El artículo plantea la diversidad dentro del Orgullo en términos de enfrentamiento y división. La sorpresa que esto nos produce es moderada; aunque quienes hayan acudido a las asambleas organizadoras del Orgullo Crítico 2018 (OC) o que participe en él desde cualquiera de los diversos colectivos que confluyen en la Plataforma coincidirá en que los esfuerzos siempre están dirigidos hacia la construcción de un discurso y una acción colectivas para la mejora de las condiciones de vida de todas las personas y cuerpas disidentes sexo-genéricas y que el enfrentamiento y la división no están en el orden del día de ninguna de las reuniones. Es recurrente, sin embargo, que desde fuera, desde los teclados de aquellos que nunca vinieron y que andan inquietos por la proliferación y el éxito de afluencia de orgullos alternativos al “oficial” lleguen este tipo de artículos. Lee el resto de la entrada »

Enfrentar orgullos, dividir dignidades

Por Juan Andrés Teno (@jateno_), periodista y activista LGTBI especializado en Diversidad Familiar

Foto de Francisco Ruano del Pride 2017

Está en las calles: el mes de junio es el mes de la Diversidad, del Orgullo; traducción imperfecta del termino anglosajón Pride y que ha generado más de una conversación homófoba que partía de la ridícula premisa de que era inconcebible sentirse orgulloso de ser gay, lesbiana, bisexual o trans. Pero, dejemos esto para otro día.

Tras 25 colaboraciones en este medio (por cierto, primer y único medio de comunicación de carácter nacional con una sección LGTBI permanente) siento la necesidad de escribir en primera persona. Y allá voy, para bien o para mal.

Escribía una líneas más arriba que el mes de junio se ganado a pulso ser el mes de el Orgullo, el tiempo de visibilizar la realidad LGTBI. A pesar de eso, el espíritu de sororidad de los colectivos de personas LGBTI se ha roto hace tiempo y hay quienes se empeñan en ser los dueños del activismo (por cierto, el activismo es la forma mas avanzada socialmente del voluntariado social, una acción personal de lucha por el colectivo que dura 24 horas cada día y que absorbe las energías, el tiempo y el capital hasta niveles de entrega inimaginables en otros sectores sociales). Lee el resto de la entrada »

La lgbtfobia es solo odio fascista

Por Andrea Puggelli (@aikkomad1), activista LGBTIQ

Homenaje a las víctimas de la discoteca Pulse de Orlando un año después de matanza

Lo digo claramente la fobia no tiene nada que ver con la lgtbfobia. Es pura estupidez. El odio detrás de la fachada. Quien es lgtbfóbico tiene el culto al superhombre, fundamento del pensamiento fascista. Es LGTBfascismo. Y dejando las cosas aún mas claras, hablaré más desde la perspectiva de las víctimas pero no del victimismo.

Esta entrada se publica unos dias antes de las celebraciones del Orgullo, donde se recuerdan las luchas de los LGTBs para reivindicar sus derechos, y después del 17 de mayo (Día Internacional contra la Homofobia, la Transfobia y la Bifobia) cuya recurrencia encuentra una razón en la supresión, ocurrida el siglo pasado, de la homosexualidad de las categorías de enfermedades mentales. Está claro, entonces, que las variables de orientación sexual y de identidad de género no son “anomalías”, no son patologías a ser tratadas. Más bien hay que ocuparse de la sociedad que les pone en el índice. Lee el resto de la entrada »

#Orgullo2018: de voluntariado a activismo

Por Loren González (@loren_gonza), Secretaría de Organización de la FELGTB

Foto de Agustín Millan (Flickr FELGTB)

Veinte años de voluntariado social no son nada. Y no lo son porque el voluntariado del que hablo no es prestacional ni es aquel que cubre las carencias que deberían ser propias de los Estados o los Gobiernos. El voluntariado del que yo hablo es el activismo social, es aquel que trasciende lo meramente individual y lo convierte en algo personal y político y te convierte en una pieza más que permite establecer unas condiciones que trascienden toda tu persona.

El voluntariado del que yo hablo es ése que de repente te hace sentir que pasas a ser parte de una maquinaria de conquista, protección y defensa de derechos. Y dentro de ese voluntariado social, el activismo LGTBI cobra una especial relevancia en tanto que eres una pieza más del engranaje del movimiento en defensa de los derechos de la diversidad sexual, familiar y de género y por lo tanto sientes que estás siendo garante real de la causa LGTBI, que de verdad tu aportación importa. Lee el resto de la entrada »

Orgullosas paseamos de la mano de Virginia Wolf

Ha sido a través de los libros y de las personas que son referencia como hemos ido capturando valor y confianza para sentir orgullo por lo que somos y para salir a las calles con la cabeza alta a celebrarlo. Arrancamos felices el Orgullo de la mano de Virginia Wolf y Nieves Gascón, (@nigasniluznina)

 

Me encantan las librerías. Todas, sin duda. Aunque reconozco que algunas son especiales. Desde que entras, encuentras libros a todas las alturas y por todos los rincones. Metros de estanterías repletas de perfectas clasificaciones, secciones de novela, ensayo, comic, infantil y juvenil. Ir descubriendo portadas, imágenes y referencias sobre los contenidos, autores, autoras, ilustradores e ilustradoras. Pero sobre todo, permite conocer más, aprender sobre nuevas publicaciones,  historias, argumentos, formatos, colores y texturas. También disfrutar del característico olor del batir de las hojas de un libro nuevo recién abierto. Deambular de una publicación a otra, volver a la anterior, mirar, encontrar y tocar con mucho cuidado el paso de las hojas sujetando cada edición entre las manos. Lee el resto de la entrada »

La lista de la compra para empezar la semana

Por María Pía Durán (@mariapiaduran). Señora mayor irreverente, no le pidan peras al olmo 

 

¿Sabes cuando una conversación te interesa soberanamente nada? Pues ahí es cuando yo hago mentalmente la lista de la compra.

Llega un momento en que el interlocutor parece salir de escena y su voz se va perdiendo en el infinito cuando, de repente, te asalta el pensamiento salvador “mierda, me olvide de comprar Lejía 2 en 1”… y ya no hay marcha atrás.

Eso, precisamente, es lo que me pasa con los homófobos.

No hay nada allí. ¿Qué dialogo puedes tener con alguien que te odia por nada?

Porque ya verás cuánto puede afectar a su vida personal que yo esté casada con otra mujer y que, a pesar de sus locas fantasías producto del cine porno patriarcal, no haremos un trío ni follamos con tacones y uñas largas. Bueno, una vez lo hice con no muy buen resultado: pinzamiento de glúteo (los tacones son un rollo como los calcetines la muerte del erotismo en la cama, pero ese es otro tema)

Que no se me entienda mal. También hay lugar para la autocrítica: todos somos gilipollas -lo aceptamos y ya está- el nivel varía según momento de la vida, edad, experiencia aprendida, tu odio por odiar y no discriminar por orientación sexual ni identidad de género.

No los discrimino, si yo también tengo amigos heterosexuales y los respeto. ¡La familia tradicional me encanta! Salí de una de ellas: lesbiana y budista… ¡lo hacen genial!

La semana pasada me emocioné: un hito histórico pasó frente a mis ojos siendo activista de Derechos Humanos. La Organización Mundial de la Salud (OMS) por fin le quitaba a la transexualidad el estigma de enfermedad, una larga deuda que tenían con el colectivo T.

Me pregunto cómo estarán retorciéndose en su silla los creativos de HazteOír para cambiar el mensaje transfóbico de su bus, ese mismo que echaron a pedradas de varias ciudades de Estados Unidos. Porque como ahora resulta que es un “desorden de la identidad de género” (convengamos que la OMS tampoco ha estado muy fina)… ¿Qué van decir?: “los hombres y las mujeres son ordenados” incluyendo un vídeo donde un españolizado Sheldon Cooper (BigBang Theory) ¿Dobla camisas compulsivamente? Que lastimica, cosica…

Ya saben, antes de que incluso llegue su olor putrefacto, hagan la lista de la compra.

Me bajé una app que va de maravilla para apuntarlo cuando te dejan en paz, y te deja tiempo para escribir un artículo la mar de mono.

Moral sexual victoriana para los maricas de hoy en día

Por Ignacio Elpidio Domínguez Ruiz (@i_elpidio), antropólogo y activista LGTB. Autor de #Bifobia (Editorial Egales, 2017)

Foto: bolapiercing

La publicación la semana pasa de un vídeo del actor porno español Allen King ha revuelto las redes sociales –sobre todo Twitter–. Tras sus poses y su torso descubierto, mientras gesticula y transmite con todo su cuerpo, hay una guía para aprender cómo ser un buen pasivo en la cama, contada desde la experiencia de quien se vende como uno de los mejores pasivos en el porno gay o de hombres no heterosexuales.

El tono del videotutorial, como han destacado varios perfiles de Twitter, hace que podamos asumir que lo ha hecho más como Youtuber en ciernes que desde una posición de preocupación o de cambio social, o incluso de dignificación de un rol sexual frecuentemente menospreciado. En lo que sigue propongo una reflexión sobre los peligros de este y otros vídeos similares, al entender que reproducen formas de entender los roles que no solo transmiten y conservan formas de opresión claramente machistas sino que también congelan roles como si fuesen esencias eternas e inmutables. Lee el resto de la entrada »

¿Llegaremos a tiempo?

Por Violeta Lanza (@LanzaVioleta)

“Aquella aldea gallega, hoy”

Mi abuela, que nació y creció en una aldea gallega, pasaba gran parte de los veranos de su infancia paseando con sus hermanas. Las vecinas no solían acercarse a ellas porque hacían algo que nunca antes habían visto allí: se ponían pantalones. Las vestía su madre, y era común que una mujer llevara pantalones donde ella había nacido, en el lado francés de la frontera con los Pirineos. Pero las mujeres aún no se ponían pantalones en aquella aldea, y por hacerlo mi abuela y sus hermanas eran consideradas raras.

“Pasó poco tiempo hasta que los habitantes de la aldea dejaron de mirarlas mal. Los prejuicios son así. Aunque en un momento dado parecen justificados, en realidad son débiles y por eso terminan desapareciendo. Hoy nos resulta absurdo que les pareciera antinatural el hecho de que una mujer lleve pantalones. Pero así era. En realidad no sólo no tiene nada de malo, sino que hacerlo tiene ventajas como pasear sin preocupación por las ortigas o montar en bicicleta cómodamente. Por eso llegó un momento en el que mi abuela y las demás chicas de la aldea pudieron ponerse pantalones sin temor al rechazo. Cualquiera que pase hoy por allí verá que casi todas las mujeres los llevan.

Lee el resto de la entrada »