¿Llegaremos a tiempo?

Por Violeta Lanza (@LanzaVioleta)

“Aquella aldea gallega, hoy”

Mi abuela, que nació y creció en una aldea gallega, pasaba gran parte de los veranos de su infancia paseando con sus hermanas. Las vecinas no solían acercarse a ellas porque hacían algo que nunca antes habían visto allí: se ponían pantalones. Las vestía su madre, y era común que una mujer llevara pantalones donde ella había nacido, en el lado francés de la frontera con los Pirineos. Pero las mujeres aún no se ponían pantalones en aquella aldea, y por hacerlo mi abuela y sus hermanas eran consideradas raras.

“Pasó poco tiempo hasta que los habitantes de la aldea dejaron de mirarlas mal. Los prejuicios son así. Aunque en un momento dado parecen justificados, en realidad son débiles y por eso terminan desapareciendo. Hoy nos resulta absurdo que les pareciera antinatural el hecho de que una mujer lleve pantalones. Pero así era. En realidad no sólo no tiene nada de malo, sino que hacerlo tiene ventajas como pasear sin preocupación por las ortigas o montar en bicicleta cómodamente. Por eso llegó un momento en el que mi abuela y las demás chicas de la aldea pudieron ponerse pantalones sin temor al rechazo. Cualquiera que pase hoy por allí verá que casi todas las mujeres los llevan.

Mi abuela llegó a tiempo de ponerse pantalones, pero hubo muchas otras cosas para las que no llegó a tiempo. Un verano 70 años después de aquellos en los que paseaba con sus hermanas, ella y yo estábamos hablando en la cocina de su casa. Se me ocurrió hacerle una pregunta: “Abuela, cuando eras pequeña, ¿qué querías ser de mayor?”. La respuesta a mi pregunta fue un gesto de desconcierto. Caí en la cuenta: a mi abuela nadie le había preguntado, cuando era pequeña, lo que quería ser de mayor. Las mujeres se casaban y hacían el trabajo doméstico. Era impensable que escogieran una vida profesional.”

Hoy nos parecen absurdas las justificaciones que se daban al hecho de que las mujeres no pudieran elegir una vida laboral. Realmente creían que las mujeres son menos capaces, o que es necesario que uno de los dos miembros de la pareja se quede en casa para poder sostener la economía familiar. Realmente lo creían, pero en realidad estos argumentos no son sólidos y por ello terminaron despareciendo.

Lo dramático de los prejuicios es que aunque son débiles, al mismo tiempo tienen un poder inmenso sobre nosotros. Hasta que desparecen, mientras están vigentes, condicionan nuestra vida de manera inescapable. Mi abuela podría haber sido tantas cosas si hubiera nacido cuando yo nací. Pero no las fue. No llegó a tiempo. Vivió en un contexto cargado de prejuicios acerca de lo que corresponde hacer a cada género. Ese verano, 70 años después de sus paseos con sus hermanas, ella y yo estábamos hablando en la cocina y no en su despacho. Un despacho que de haber existido podría haber contenido libros que habría publicado, informes que habría escrito, carpetas llenas de papeles de las reuniones que habría preparado como científica, escritora o tantas otras. Pero estábamos en la cocina y no en su despacho porque no había hecho nada de eso.

Hace 70 años las vecinas criticaban a mi abuela por llevar pantalones. Les resultaba antinatural, aberrante. Hoy, es impensable que un hombre se ponga una falda. Resulta antinatural, aberrante. Hoy, si naces con pene tienes que identificarte como hombre, no puedes identificarte con otro género o con ninguno. Tienes que llamarte Juan, Jaime o David, pero no puedes llamarte Marta, Luisa o Laura. Tienes que llevar el pelo corto, no ponerte maquillaje. Lo contrario es antinatural, aberrante.

Como resultado de los prejuicios que hoy siguen limitando la noción de género, todas las personas que no se ajustan a ella sufren inmensamente. Ya se trate de personas transexuales, personas no binarias o tantas otras. Hoy muchas de ellas tienen que renunciar a algo tan esencial como su identidad. De lo contrario tendrán inmensas dificultades para encontrar trabajo y se arriesgarán a ser rechazadas incluso por sus seres queridos. Si hubieran nacido dentro de 100 años podrían vivir, libres de prejuicios acerca de su nombre, su ropa, su cuerpo, su identidad. Pero no han llegado a tiempo.

Nuestras vidas discurren en la tensión entre el tiempo que nos ha tocado vivir y un tiempo futuro en el que los prejuicios que nos condicionan se habrán derrumbado. Puede resultar insoportable el dolor de saber que tantas vidas han sido frustradas, y siguen siéndolo, sencillamente porque no llegaron a tiempo. Pero el dolor no puede paralizarnos. Los prejuicios no se derrumban solos. Somos nosotros quienes los derrumbamos. No es necesario liderar todo un movimiento. Bastan los pequeños gestos, que en realidad marcan diferencias abismales. Un post en Facebook a favor de una causa, no permitir un comentario sexista o LGBTfóbico por parte de un amigo, compartir nuestra propia orientación sexual o identidad de género -allí donde sea seguro- para transformar mentalidades.

Quizá los prejuicios que es más necesario superar no son los ajenos, sino los propios. Los habitantes de la aldea de mi abuela daban por sentado que las mujeres no se podían poner pantalones, o que no podían trabajar fuera de casa. Del mismo modo, cada uno de nosotros damos por sentado normas que hemos interiorizado, cuya justificación en realidad es débil y que sólo causan sufrimiento a otros. Si no pasa nada porque una mujer se ponga pantalones, ¿por qué es malo que un hombre se ponga falda? ¿Por qué es un problema que alguien cambie su nombre de Pepe a Marta? Podemos examinar bajo una mirada crítica nuestras creencias, y negar validez a las que sólo generan sufrimiento bajo una falsa apariencia de solidez.

¿Llegaremos a tiempo? Sólo si nosotros mismos, entre todos, traemos ese tiempo libre de prejuicios.

Escribe aquí tu comentario





    Normas para comentar en 20minutos.es

    • Antes de enviar su comentario lee atentamente las normas para comentar en 20minutos.es.
    • Esta es la opinión de los internautas, no la de 20minutos.es.
    • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
    • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
    • Por favor, céntrate en el tema.
    • Algunos blogs tienen moderación previa, ten paciencia si no ves tu comentario.

    Información sobre el tratamiento de sus datos personales

    En cumplimiento de lo dispuesto en el Reglamento (UE) 2016/679 del Parlamento Europeo y del Consejo de 27 de abril de 2016 relativo a la protección de las personas físicas en lo que respecta al tratamiento de datos personales y a la libre circulación de estos datos, y Ley Orgánica 3/2018, de 5 de diciembre, de Protección de Datos Personales y garantía de los derechos digitales le informamos que los datos de carácter personal que nos facilite en este formulario de contacto serán tratados de forma confidencial y quedarán incorporados a la correspondiente actividad de tratamiento titularidad de 20 MINUTOS EDITORA, S.L, con la única finalidad de gestionar los comentarios aportados al blog por Ud. Asimismo, de prestar su consentimiento le enviaremos comunicaciones comerciales electrónicas de productos y servicios propios o de terceros.

    No está permitido escribir comentarios por menores de 14 años. Si detectamos el envío de comentario de un usuario menor de esta edad será suprimido, así como sus datos personales.

    Algunos datos personales pueden ser objeto de tratamiento a través de la instalación de cookies y de tecnologías de tracking, así como a través de su acceso a esta web desde sus canales en redes sociales. Le rogamos consulte para una más detallada información nuestra Política de Privacidad y nuestra Política de Cookies.

    Los datos personales se conservarán indefinidamente hasta que solicite su supresión.

    Puede ejercer sus derechos de acceso, rectificación, supresión y portabilidad de sus datos, de limitación y oposición a su tratamiento, así como a no ser objeto de decisiones basadas únicamente en el tratamiento automatizado de sus datos, cuando procedan, ante el responsable citado en la dirección dpo@henneo.com

    Le informamos igualmente que puede presentar una reclamación ante la Agencia Española de Protección de Datos, si no está satisfecho con en el ejercicio de sus derechos.