1 de cada 10

Contamos historias extraordinariamente cotidianas que nombran cada una de las realidades de la diversidad sexual y de género.

Entradas etiquetadas como ‘Violeta Lanza’

¿Llegaremos a tiempo?

Por Violeta Lanza (@LanzaVioleta)

“Aquella aldea gallega, hoy”

Mi abuela, que nació y creció en una aldea gallega, pasaba gran parte de los veranos de su infancia paseando con sus hermanas. Las vecinas no solían acercarse a ellas porque hacían algo que nunca antes habían visto allí: se ponían pantalones. Las vestía su madre, y era común que una mujer llevara pantalones donde ella había nacido, en el lado francés de la frontera con los Pirineos. Pero las mujeres aún no se ponían pantalones en aquella aldea, y por hacerlo mi abuela y sus hermanas eran consideradas raras.

“Pasó poco tiempo hasta que los habitantes de la aldea dejaron de mirarlas mal. Los prejuicios son así. Aunque en un momento dado parecen justificados, en realidad son débiles y por eso terminan desapareciendo. Hoy nos resulta absurdo que les pareciera antinatural el hecho de que una mujer lleve pantalones. Pero así era. En realidad no sólo no tiene nada de malo, sino que hacerlo tiene ventajas como pasear sin preocupación por las ortigas o montar en bicicleta cómodamente. Por eso llegó un momento en el que mi abuela y las demás chicas de la aldea pudieron ponerse pantalones sin temor al rechazo. Cualquiera que pase hoy por allí verá que casi todas las mujeres los llevan.

Lee el resto de la entrada »

¿Cabe la diversidad en todos los modelos de “respetabilidad social”?

Ayer fueron noticia la ‘prestigiosa’ Universidad de Navarra y la editorial SM por un libro de biología de 3º de la ESO que asocia homosexualidad a riesgo. La distribución de este libro de texto se ha hecho en centros privados, posiblemente de cierto estatus social. Es este tipo de ‘homofobia normalizada y aceptada’ la que nos hace preguntarnos si  ¿España es ese país amigo de la diversidad sexual (gay-friendly) que aparenta? Y si lo es en todos sus niveles sociales. Precisamente, Violeta Lanza (@LanzaVioleta) -estudiante universitaria y directora de Bo– plantea el fondo de la cuestión comparando la ‘actitud’ de las universidades de élite de España con las del Reino Unido.

University College London conmemorando "LGBT History Month"

El Pórtico de University College London conmemorando “LGBT History Month”

La semana pasada quedé con una amiga que estudia en una conocida universidad privada de Madrid y le pregunté qué opinaba la gente de su clase sobre la homosexualidad. Lo pensó un poco y me respondió “…bueno, hay de todo”. Mi reacción fue, más bien, de resignación. En cambio, si le hubiera preguntado -“y en tu clase, ¿qué opina la gente sobre las personas de color?” y su respuesta hubiera sido la misma -“hay de todo”-, inmediatamente habría clamado al cielo. Habría expresado mi rechazo ante el hecho de que en pleno 2015, en un centro de excelencia académica, el racismo no sólo existiera sino que no fuera condenado abiertamente. ¿Por qué no me horroricé ante la homofobia que pudiera haber en su clase, pero sí lo habría hecho ante actitudes como el racismo? Entender por qué nos puede ayudar a avanzar en la mitigación de las dificultades que viven tantas personas en nuestro país por ser LGBT.

A día de hoy ciertas actitudes son rechazadas abiertamente por la sociedad española, tanto por aquellos a quienes conciernen directamente -las personas de color en el caso del racismo- como por los demás. Quien no se muestra en contra de estas posturas es denostado. En otras palabras: ciertas actitudes son políticamente incorrectas. Mi reacción ante la respuesta de mi amiga -que no fue distinta de la que habrían mostrado muchos- revela que todavía no nos sorprende que la homofobia exista: no es políticamente incorrecta. Pero debe serlo si queremos que erradicarla no sea sólo cuestión de “curarla” a base de leyes (que en muchos casos ya existen en nuestro país) sino de “prevenirla” generando un ambiente en el que la normalización de la diversidad sexual se promueva desde todos los niveles de la sociedad. Para ello es necesario un tipo de apoyo que hoy brilla por su ausencia: el apoyo de las instituciones de mayor relevancia social. Lee el resto de la entrada »