Mara viste y calza Mara viste y calza

“Algunas personas
sueñan con piscinas,
yo sueño con armarios”.
Audrey Hepburn

Entradas etiquetadas como ‘tendencias otoño invierno’

Cinco prendas que tu armario necesita este otoño

(Sí, tu armario, y como tú eres la encargada de velar porque el mueble esté correctamente actualizado, toma nota de cuáles son)

Entre el fresco que ya empieza a hacer daño en el tobillo (mira que te dicen en casa que no te remangues tanto los pantalones) y que la mitad de las cosas del año pasado han aparecido misteriosamente llenas de bolitas (nunca te olvidarás de ese jersey con el que compartiste tan buenos momentos), es el momento de poner al día el armario.

WILFDOX

Así que aprovechando que vas a hacer limpieza, te recomiendo que tengas localizadas estas cinco prendas imprescindibles para tu día a día más necesarias que el abono transporte en tu cartera:

-Vestido de Orgullo y Prejuicio: romántico, largo, perfecto para los días fríos en los que sales de casa a las 8 de la mañana. Acuérdate que las margas abollonadas son un plus. Cógelo de flores si quieres sentirte un personaje de una novela de Jane Austen. Puedes ir todavía más abrigada si te dejas las piernas sin depilar.

-Bolso caja: puede ser cilíndrico, cuadrado, con forma de maceta, de platillo volante… De lo que quieras. De hecho ni siquiera tiene por qué ser nuevo. Puede que no te entren el portátil ni los apuntes, pero ¿y lo bien que sienta?

-Pantalones de chándal: pero para llevar a la calle, es decir, si es el que tiene agujeros o manchas de cuando te dio por experimentar con las pinturas acrílicas, no vale. Inspírate en las colecciones de Tommy Hilfiger o en los modelos vintage que llevaba tu padre cuando eras pequeña, que ahora vuelven a estar de moda.

-Botín efecto calcetín: las hermanas Kardashian son la prueba de que este modelo de calzado es el complemento que no solo nos sienta bien a todas sino que nos va con todo. Da igual lo que contenga tu armario (a no ser que en tu casa el armario se use para guardar la tabla de planchar y los juegos de mesa que nadie usa, claro), si es ropa, la puedes combinar con esos zapatos.

-Cuadros descuadrados: vale, no es una prenda, pero hay tanta variedad que me parecía cruel escoger solo una pieza. La clave es que combines motivos geométricos diferentes. Las chaquetas o faldas a juego de Blair Waldorf estaban muy bien para 2010, pero para 2018 se llevan los cuadros descuadrados. Apuesta por mezclas en las mismas prendas o aquellos que no parezcan salidos del uniforme de un colegio privado.

Y ya que eres una adicta a las tendencias, recuerda que puedes seguirme en Instagram, Twitter o Facebook para más novedades.

¿Cómo combinar los estampados sin catastróficas consecuencias?

Hay dos cosas de las que estoy segura de que te has dado cuenta este otoño. La primera es que, aunque solo estemos en octubre, en tu supermercado del barrio están empezando a sacar la repostería navideña. La segunda, que en cuanto a moda se refiere, se llevan las mezclas de estampados.

URBAN OUTFITTERS

[Un momento… ¿Aún no me sigues en Instagram, Twitter o Facebook?]

Combinar prendas con diferentes diseños no es una tarea sencilla, de hecho tiene el mismo peligro que cuando el dentista te dice que no te muevas y a ti te entran ganas de estornudar. Puedes crear un estropicio en un momento.

Hay ciertas personas que son expertas en dominar esta disciplina, pero la más famosa de todas es Olivia Palermo.

Si no te suena de nada el nombre, a modo de resumen, te diré que es una de las it girl más importantes del mundo (y que su perro se llama Sr. Mayordomo. Ya, no es una información especialmente relevante, pero a mí me resulta simpático).

Tiene tanta facilidad en mezclar que sabría llevar con gracia un delantal de pescadería de rayas con una falda hecha de tapizado de sofá de cachemira y nos convencería hasta de que quedan bien juntos.

Las combinaciones para principiantes son las que todas hemos probado alguna vez como introducción en las mezclas: algo de flores con camiseta de rayas, cuadros, lunares… Pero casi siempre pequeñas dosis o con diseños pequeños, ya que suelen ser aciertos asegurados.

Pero esta temporada toca radicalizarse con los estampados y llevarlos al extremo creando combinaciones que ni siquiera te imaginabas, pero que, una vez los veas, no concebirás volver a vestir de liso.

View this post on Instagram

Rainy day chic ☔️

A post shared by Olivia Palermo (@oliviapalermo) on

Hay dos normas del otoño de esta temporada que puedes seguir para tus mezclas más experimentales. La norma del color nos permite mezclar en un mismo estilismo prendas de motivos estampados diferentes que sigan la misma gama de colores.

Por ejemplo, ya que esta temporada el leopardo no es el rey de la jungla, pero sí el de los estampados, tiene matices negros, marrones, amarillos o anaranjados, todas las prendas que tengas por casa de esos tonos, pueden ir mezcladas con el print animal.

La segunda norma consiste en juntar diseños iguales que tengan colores diferentes, como es el caso de los famosos cuadros escoceses en clave descuadrada que esta temporada no se irán del armario ni con agua caliente.

Pero si eres una atrevida porque lo tuyo son los riesgos y hasta quitas el USB del ordenador sin darle primero a ‘Expulsar’, mezclar todo con todo, es la tendencia para ti.

Olvida el menos es más porque la fórmula ha cambiado, ahora más es más.

O al menos si eres Olivia Palermo, claro.

Cómo ponerte el chándal fuera del gimnasio (y con estilo)

Desde que la pasarela ha decidido que el chándal va a formar parte de nuestro armario y no solo para hacer deporte, la habilidad de combinarlo se ha convertido en una sofisticada e intrínseca disciplina.

INSTAGRAM @SOFIAMCOELHO

[Un momento… ¿aún no me sigues en Instagram, Twitter o Facebook?]

El arte de conjuntar el chándal es tan complejo solo resulta comparable a aquel de programar las grabaciones de series de televisión a la primera.

Sacar de contexto el chándal no significa llevarlo con tacones (aunque algunas puedan encontrar alguna combinación que funcione) sino saber integrarlo con un sentido que no duela a la vista.

Hay una máxima universal que debemos seguir y es la norma de la hipotenusa de la moda: el chándal debe ser el lado opuesto a una prenda recta. Como prendas rectas podemos considerar aquellas que son básicas y puedan funcionar con cualquier estilismo.

Una camiseta blanca, un jersey negro, una camisa remangada o zapatillas de cordones blancas son las apuestas seguras si queremos ir a la oficina cómodas evitando que nos vengan con el “¿Vienes de correr?” 

La propiedad conmutativa que implica que el orden de los factores no altera el resultado también es aplicable al chándal ya que no importa en qué parte llevemos el básico y en qué otra nos animemos con un accesorio o complemento algo más llamativo. El resultado siempre va a ser bueno.

Pero para quienes no lo vean muy claro y necesiten ejemplos de estas hipótesis matemáticas aplicadas al armario, pueden tomar nota con esto:

View this post on Instagram

Almost Friyay 🍦🍦🍦🍦

A post shared by SOFIA C. ✨ (@sofiamcoelho) on

De hecho os dejo también mi intento de salir a la calle con chándal: