BLOGS
1 de cada 10

Contamos historias extraordinariamente cotidianas que nombran cada una de las realidades de la diversidad sexual y de género.

Entradas etiquetadas como ‘Pakistán’

Pakistán, el primer telediario presentado por un* trans*

Por Andrea Puggelli (@aikkomad1), activista LGBTIQ

 

Marvia Malik (twitter)

Marvia Malik se convirtió en la primera presentadora transgénero de Pakistán. Malik fue desheredada por su familia porque la consideraba una desgracia. Ella fue “seleccionada por mérito, no por cuestiones de género”, explicó Junaid Ansari, propietario de Kohenoor News.

Marvia Malik quiere promover la igualdad de trato de las personas trans y espera que su trabajo contribuya a mejorar la vida de la comunidad trans* en Pakistán.

Mi historia no es diferente a la de cualquier hijra (personas trans*) que se puede ver pidiendo limosnas en la calle. Me sacaron de la escuela media y me fui a trabajar a un salón de belleza y gané lo suficiente para inscribirme en la universidad, pero no fue fácil. Debemos decirle a los padres que no se avergüencen de lxs niñxs que no pueden ajustarse al sexo asignado al nacer”.

En Pakistán, muchxs khwaja sara (un término que como “hijra” significa personas transgénero e intersexuales) son atacadxs, asesinadxs y violadxs. Muchxs luchan por encontrar un trabajo y algunxs, para ganar dinero, se ven obligadxs a mendigar o prostituirse.

En junio de 2016, Alisha, una activista transgénero de 23 años, murió después de haber recibido un tratamiento médico porque cuando ingresó en el hospital el personal se negó a admitirla debido a su género. Este suceso instó al gobierno a tomar medidas a favor del “tercer género. Lee el resto de la entrada »

La vida de una persona vale lo mismo en El Salvador, Pakistán o Bruselas

Por Lucía Rodríguez Sampayo (@rs_lucia)

Foto: Manuel

Foto: Manuel (vía Flickr)

Leo desde El Salvador las noticias sobre el atentado de Bruselas y se me encoge el corazón. Siento el dolor por las pérdidas y me solidarizo con quienes hoy viven la ausencia de un familiar, una amistad querida. Y me solidarizo también con todas las personas que pierden poco a poco su libertad, que se sienten amenazadas.

Cada vida robada vale precisamente eso, toda una vida. Da igual que sea una, que sean treinta, que sean veintitrés diarias. Nadie tiene derecho a hacer esto. Pero algo cambia cuando lo vives a diez mil kilómetros, cuando lo vives en el que hoy llaman el país más violento del mundo. Porque los miedos que puedo vivir yo y, sobre todo, los que vive la gente que me rodea, son otros. Y no es difícil identificar que el miedo es el denominador común. El miedo que los poderosos utilizan para mantener sus intereses a flote; el miedo que nos hace creer que los responsables, los que nos ponen en peligro, son “los otros”. Lee el resto de la entrada »