Entradas etiquetadas como ‘Bruselas’

Que el populismo no nos quite nuestra Europa arcoíris

Por Enrique Anarte (@enriqueanarte)

 

Hace décadas, pocos imaginaron que sería posible una suerte de esfera política supranacional capaz de defender a quienes abrazan la libertad, al margen de la norma social, frente a los excesos homófobos y tránsfobos de la política nacional. El próximo domingo, los europeos nos jugamos esa Unión Europea.

Seamos honestos: el mundo es, en muchos sentidos, un lugar menos peligroso para las personas lesbianas, gais, trans, bisexuales e intersexuales (LGTBI), y en general para cualquiera que desafíe las normas del cisheteropatriarcado, menos peligroso que años atrás.

No hace tanto de aquellos tiempos en los que la homosexualidad era por norma una enfermedad o un delito, en los que vivir libremente el género sentido era una utopía. Sí, esta sigue siendo la realidad cotidiana en muchas, demasiadas, zonas del mundo, también en el continente europeo. Pero precisamente nosotros, los españoles, quizás seamos quienes más de cerca hemos vivido el giro copernicano que han dado las actitudes sociales en muchas ciudades, regiones e incluso naciones enteras. La obligación moral y política de seguir luchando por una igualdad real no debe en ningún caso hacernos olvidar que nuestro país, que hace apenas unas décadas estaba regido por una dictadura de corte fascista, encabeza el estudio más amplio que se ha hecho a escala global sobre la aceptación social de la homosexualidad. Lee el resto de la entrada »

Bruselas aún vive donde Chueca murió, ¿por qué?

Por Enrique Anarte (@enriqueanarte)

Rue du Marché au Charbon de Bruselas / Foto: Enrique Anarte

Rue du Marché au Charbon de Bruselas / Foto: Enrique Anarte

Es sábado por la noche, y la Rue du Marché au Charbon de Bruselas está a rebosar de gente. Muchos hombres, también algunas mujeres, charlan animadamente mientras beben Chimay Bleu, el clásico “Submarino” del  mítico bar Belgica, un cóctel o incluso la típica Jupiler que han comprado en el negocio paquistaní de enfrente. La bebida depende del presupuesto del cliente. No es inusual encontrar grupos cuyos miembros traen su bebida de distintos negocios y disfrutan de un trago en grata compañía en un espacio seguro para ser diferente.

Hay dos razones principales por las que esto es posible. La primera es que en esta ciudad no está penalizado el consumo de bebidas alcohólicas en el espacio público. La segunda es que es julio y el impredecible verano belga está dispuesto a dar tregua. En cualquier caso, aquí hay gente de todo tipo: jóvenes, mayores, osos, valones, flamencos, expats, blancos, árabes, negros y hasta algún hetero seducido por la atmósfera de la que probablemente sea la vía más animada de la ciudad durante esta noche estival. Eso sí, la presencia femenina escasea, lo cual empieza a tener sentido cuando uno pregunta por clubes o fiestas para chicas lesbianas. A nadie parece sorprenderle que estos no existan prácticamente, o que no tengan la afluencia que por el contrario tienen los locales para hombres gais y bisexuales de esta calle. Es lo que significa seguir siendo invisible. Lee el resto de la entrada »

La vida de una persona vale lo mismo en El Salvador, Pakistán o Bruselas

Por Lucía Rodríguez Sampayo (@rs_lucia)

Foto: Manuel

Foto: Manuel (vía Flickr)

Leo desde El Salvador las noticias sobre el atentado de Bruselas y se me encoge el corazón. Siento el dolor por las pérdidas y me solidarizo con quienes hoy viven la ausencia de un familiar, una amistad querida. Y me solidarizo también con todas las personas que pierden poco a poco su libertad, que se sienten amenazadas.

Cada vida robada vale precisamente eso, toda una vida. Da igual que sea una, que sean treinta, que sean veintitrés diarias. Nadie tiene derecho a hacer esto. Pero algo cambia cuando lo vives a diez mil kilómetros, cuando lo vives en el que hoy llaman el país más violento del mundo. Porque los miedos que puedo vivir yo y, sobre todo, los que vive la gente que me rodea, son otros. Y no es difícil identificar que el miedo es el denominador común. El miedo que los poderosos utilizan para mantener sus intereses a flote; el miedo que nos hace creer que los responsables, los que nos ponen en peligro, son “los otros”. Lee el resto de la entrada »