BLOGS
Mara viste y calza Mara viste y calza

“Algunas personas
sueñan con piscinas,
yo sueño con armarios”.
Audrey Hepburn

Resiliencia. Capítulo 21: Lo contrario al amor

Cuando dos personas se encuentran pueden pasar varias cosas: todo o nada.

Y después está esta historia.

Capítulo 1: Dos semanas antes de la colisión
Capítulo 2: Una semana antes de la colisión
Capítulo 3: Un día antes de la colisión
Capítulo 4: Seis horas antes de la colisión
Capítulo 5: Colisión
Capítulo 6: 30 segundos después de la colisión
Capítulo 7: No solo los aviones vuelan
Capítulo 8: Cuesta abajo y sin frenos
Capítulo 9: Todo contigo
Capítulo 10: Lo que te mereces
Capítulo 11: No deberían hacerte llorar
Capítulo 12: Jugando las cartas
Capítulo 13: Hacer sangre
Capítulo 14: Madrid me mata
Capítulo 15: Tú tienes la culpa
Capítulo 16: Hemos terminado
Capítulo 17: No me gusta para ti
Capítulo 18: Yo jamás te haría daño
Capítulo 19: La guarida del lobo
Capítulo 20: Fue un error

Capítulo 21: Lo contrario al amor

-Mia, ¿puedo pasar?

El silencio al otro lado de la puerta animó a Carol a entrar en la habitación de su hija. Con las persianas bajadas sin apenas luz, Mia se encontraba en la cama enredada sobre sí misma. Su madre, angustiada por ver a su hija así, se sentó al lado de la chica.

-Cariño, llevas dos días aquí metida sin comer casi nada. Esto no es bueno para ti. Necesitas salir, hablar con alguien…

Mia farfulló pidiendo quedarse sola. Carol dejó el cuenco de sopa junto al cabecero de la chica esperando que al menos comiera un poco y se marchó. En cuanto recuperó la intimidad, Mia pulsó el botón de reproducción de su iPod y Ultraviolence volvió a salir por los altavoces. Había escuchado esa canción durante dos días enteros en bucle y en cada ocasión había llorado. Era la forma que tenía de dejar salir lo que había pasado. Su impotencia, su falta de caracter y decisión… todo aquello que había justificado “en el nombre del amor”.

Ahora se daba cuenta de lo equivocada que había estado. Aquello no había sido amor, aquello había sido todo lo contrario.

Cuando Mia entró a la cocina unas horas más tarde a despedirse para ir al trabajo, Carol se sorprendió al verla de nuevo en pie. Llevaba el uniforme del bufete y el pelo recogido en un apretado moño. La chica dio dos besos a su madre y emprendió el camino a la oficina sin mirar a nada ni a nadie. Solo quería pasar desapercibida, volverse invisible. Tenía la sensación de que estaba siendo observada, una sensación que le acompañaría siempre, pero acabaría por acostumbrarse a ella.

Cuando llegó al bufete, pasó corriendo al baño a repasar su maquillaje. Aunque las marcas del cuello apenas eran imperceptibles, les puso un poco más de base por encima. Sabía que en poco menos de un día desaparecerían, pero otras, las heridas que no eran visibles, pasarían a formar parte de ella. Sus jefes se alegraron de verla de vuelta y le preguntaron por la intoxicación alimentaria que había sufrido, una excusa perfecta para faltar dos días sin levantar sospechas y que después no la insistieran en la mala cara que traía. Al poco de llegar a su sitio se tuvo que soltar el pelo de lo que le apretaba el coletero. Viéndose reflejada en las ventanas, se sintió lejana a sí misma. No reconocía a esa chica que le devolvía la mirada vacía. Se sentía ínfima. Como si Andrés hubiera sido un ciclón y se hubiera llevado todo. Lo único que quedaba era una carcasa hueca que se movía por inercia y no por convicción. Ella, que siempre había hecho gala de ser una mujer fuerte e independiente, que se consideraba espabilada e incluso algo pícara… ¿Cómo podía haber dejado que aquello sucediera?

¿Cómo podía haber hecho caso omiso de todos aquellos que la querían y le decían que Andrés no era bueno para ella? No fue hasta que se vio en el borde del precipicio que supo que podía caer. Y daba gracias cada día de haber salido a tiempo. Sin ganas ni fuerzas se enfrentaba a cada día con una única idea en su cabeza, la de seguir adelante, porque “La vida es de los que viven” se repetía.

Una de las últimas tardes de verano tomó por fin la decisión de ir a la peluquería. Era algo que pensó que le vendría bien a modo de terapia junto a las sesiones con una psicóloga especializada que estaba ayudándola a recomponerse.”Necesitas tiempo. Ahora mismo eres como un animal herido, te costará confiar plenamente, pero volverás a hacerlo y yo te voy a ayudar”.

Un par de chicos habían intentado quedar con ella, pero Mia todavía no se sentía preparada. Era como si internamente aún estuviera recomponiéndose y cada frase de la psicóloga era como una pieza más que formaba parte de su reconstrucción.

-Te sorprendería la cantidad de mujeres que se encuentran inmersas en una situación así y no consiguen salir de ella por miedo o por vergüenza. Tendemos a echarnos la culpa a nosotras mismas en vez de a la persona que nos hiere. Los cuentos y las películas nos enseñan desde pequeñas a aguantar cualquier cosa pensando que la otra persona va a cambiar. Nadie cambia, Mia. Cada uno tiene su forma de ser y puede que ocultara una personalidad violenta detrás de detalles románticos, pero un maltratador siempre es un maltratador y han aprendido a utilizar las nuevas tecnologías como una herramienta para ampliar el maltrato.

Al principio le había costado horrores confesarse con la psicóloga. Admitir no solo ante ella sino ante sí misma en alto todo lo que había sucedido fue como volver a vivirlo. Sin embargo, una vez expuesto, se sentía mucho mejor. Como si el enorme peso lo cargaran ahora entre los dos.

-Eso es lo que ocurre cuando te abres y compartes tu pena, no tiene que ir cargada solo sobre tus hombros.

Después de cada sesión, Mia se sentía un poco más ella. Sumado a que se había negado a detenerse y que la única dirección que consideraba era hacia delante, lograba avanzar sintiéndose más completa. Aunque Inés y el resto del grupo no habían querido tener más trato con ella una vez supieron lo que había pasado realmente tras el accidente de Fer, se apoyaba más que nunca en sí misma.Había reencontrado su poder y se negaba a dejarlo marchar, se negaba a volver a pasarlo mal una sola vez más por nadie que no mereciera realmente la pena. Su etapa de llorar por quién no la quería bien había terminado.

Fue por eso por lo que no dudó en entrar a la peluquería decidida a darle un cambio radical a su estilismo. Cuando la peluquera empezó a cortarle los más de 30 centímetros de melena le preguntó si estaba segura, ya que era un gran cambio.

-Segurísima.- respondió Mia con aplomo. Se moría de ganas por liberarse de aquella melena negra.

-Una vez oí en una película que cuando una mujer se cambia radicalmente el peinado es porque hay alguien nuevo en su vida. ¿Has conocido a alguien?

La chica asintió.

-A mí.

Gracias a todos los que habéis seguido Resiliencia desde el principio y a los que os enganchásteis una vez empezada. Empecé esta novela en enero aunque algunas cosas del comienzo llevaban años en un cuaderno y se me hace increíble que haya conseguido llegar a tanta gente. Ojalá haya servido de ayuda si alguien leyendo esto se ha sentido identificado. Gracias por acompañarme cumpliendo otro de mis sueños.

12 comentarios

  1. Dice ser adios a tu blog

    Omaaaaaaaaa! pero si esto es un filón y yo perdiendo el tiempo con el blog de la sexologa y el de Adriana Avenia, que encima esta ultima no me publica mi ultimo comentario jocoso, no le habra gustado…
    pero ahora descubro esto…

    Que hago? deberia leer lo que has escrito y hacer algun comentario para despues engancharme o deberia dejarlo y no comentar nada. Mejor lo dejo, mejor así, sí, asi es mucho mejor

    12 Junio 2016 | 19:44

  2. Dice ser Pebbles

    Gracias a ti, Mara
    Semana tras semana nos has ido regalando capítulos y has ido atrapándonos en ellos, con nuestro consentimiento y tu discreta invitación.
    Mi más sincera enhorabuena. Creo que apuntas maneras como escritora en ciernes y te deseo mucha suerte en este apasionante y difícil camino que acabas de empezar dentro del mundo literario.
    No quiero despedirme de Resiliencia, ni de ti, sin decirte que aunque nos comentaste en la presentación de la novela que mezclarías realidad y ficción, espero que haya habido mucha más ficción que realidad porque una realidad como la que Mia tenía a su lado y palpaba con sus manos y besaba con sus labios, NO se la merece nadie y menos aún una chica joven, llena de vida, que está descubriendo el mundo y que no hace mal a nadie…ni siquiera a la persona que le está, ESTABA, maltratando día tras día…Y FIN.
    Lo dicho, Mara viste y calza, mi más sincera enhorabuena. Y espero seguir leyéndote. SUERTE!!!

    12 Junio 2016 | 21:59

  3. Dice ser Calania

    ¡Me ha sabido a poco! Ha sido un viaje intenso, a veces opresivo, pero con un final esperanzador.

    Ojalá el mensaje llegue a muchas personas y yo, por mi parte, me quedo con ganas de más.

    Enhorabuena por tu talento.

    13 Junio 2016 | 00:08

  4. Dice ser sara

    Muchas gracias por hacernos participes de la historia. Ha sido intensa y con un final con mucha fuerza y valentía. Y a sido una novela que ha conectado con mucha gente y nos has enganchado a seguirla, y eso es para felicitarte porque no es nada fácil.
    Desde aquí te hago la petición de que hagas mas novelas como estas y nos hagas participes en el blog semana a semana, xfa.
    Y en cuanto a “Resiliencial”… (tu eres una profesional y yo no soy nadie para decirte como llevar tu blog por la petición que te acabo de hacer, ni que hacer con la novela que acabas de terminar) , pero no desheches la idea de darla una vuelta mas e intentar que se edite.

    13 Junio 2016 | 09:23

  5. Dice ser sara

    Ups, acabo de leer el comentario y perdon por la errata del nombre de la novela, me salio el corrector ortográfico automatico xD

    13 Junio 2016 | 09:24

  6. mara-viste-y-calza

    Querida Pebbles,

    Mil gracias por seguirme y comentar desde el principio. Sé que has vivido mi historia como si fuera en carne propia con el libro y de verdad agradezco todo tu apoyo y tus mensajes siempre cariñosos y positivos.

    Todos somos resilientes por una cosa o por otra y estoy segura de que tú también tienes detrás una historia de superación personal de la que enorgullecerse,

    Besos!

    13 Junio 2016 | 10:41

  7. mara-viste-y-calza

    Querida Calania,

    Ojalá el final de mi historia pudiera ser el de muchas mujeres, desgraciadamente no siempre es así. El mensaje esperanzador es porque precisamente quiero hacer saber que SE PUEDE SALIR del maltrato siempre y cuando una se de cuenta a tiempo que lo está padeciendo (que eso es lo más difícil).

    Gracias por seguirme y besos!

    13 Junio 2016 | 10:46

  8. mara-viste-y-calza

    Querida Sara,

    Gracias a ti por ser una lectora y comentarista fiel. Me alegra que te haya gustado mi bautismo en el mundo literario y no te quepa la menor duda de que haré todo lo que esté en mi mano para que Resiliencia llegue más allá y pueda servir de ayuda a otras mujeres.

    No sé si habrá otra novela (es algo que barajo, pero aún tendría que darle un par de vueltas en la cabeza para cocinarlo bien) pero con lectoras ávidas como tú, ganas no me faltan!

    Un placer haber compartido Resiliencia contigo 🙂

    Mil besos!

    13 Junio 2016 | 10:52

  9. Dice ser Catalina

    He seguido Resiliencia con interés desde el primer capítulo. Éste es el que más me gusta porque en él, la protagonista toma las riendas de su vida y comienza a recuperarse por y para ella. Está escrita con el corazón y eso se nota. Tiene que ser muy difícil recordar una experiencia personal de sufrimiento y crear una obra de ficcion con ello. Muchas gracias por compartirla.

    14 Junio 2016 | 00:46

  10. Dice ser lector

    Me ha parecido muy buena la historia, aunque alguna cosa del final de la historia que no me llega a resultar creible.
    No pega con el personaje de Andres que se diera por vencido tan facilmente y al final solo se limitara a observar de vez en cuando de lejos.

    Tampoco que sus amigos la dieran de lado por lo de Fer, una vez confirmaran que la relacion habia terminado definitivamente y que realmente Mia habia cometido un gran error.
    No se si lo que quieres recalcar aqui es que por mucho que confies en tus amigos, te van a decepcionar cuando mas los necesites….

    Por lo demas, gracias por el viaje!

    21 Junio 2016 | 11:58

  11. Dice ser Alejandra

    Mara
    Buena historia, no creo que este muy lejos de la realidad de muchas mujeres. Y como dice la sicologa, las personas no cambian.
    Te felicito y estoy de acuerdo con Sara, ponte en contacto con una editorial y publica.
    Tal vez sirva de ayuda a algunas en esta situacion y se reencuentren con ellas mismas.
    Nuevamente felicidades y espero que esto sea pura ficcion en tu vida.

    Espero la proxima

    23 Junio 2016 | 15:25

  12. Dice ser david

    Hola, mi nombre es David y soy de Venezuela. de verdad me tropecé con esta historia en el twitter de mucha casualidad y decidí meterme en la pagina 20minutos.es y no podía dejar de seguir esta gran historia. De verdad es una enseñanza tanto para hombres como para mujeres, me di cuenta que aquí escribieron muchas mujeres no soy gay ni nada por el estilo sencillamente tu historia me cautivo. Te felicito y espero poder leer otras historias tuyas. Gracias por este viaje en letras.

    27 Junio 2016 | 00:49

Los comentarios están cerrados.