BLOGS
1 de cada 10

Contamos historias extraordinariamente cotidianas que nombran cada una de las realidades de la diversidad sexual y de género.

¿Qué es eso de LGBTI?

Por CompiBloggui (@CompiBloggui)

Charla TEDX de Violeta Assiego

Charla TEDX de Violeta Assiego

¡Buenos y calurosos días!

¡Qué calores estamos pasando en la capital del Estado español!

Desde esta calor veo en la lejanía mi vida laboral..,vamos, que ando de vacaciones (jejeje), y por eso no me cuesta nada hablaros de una situación que se me planteó en el cole en el que trabajo este invierno (¡cuando hacia frío!).

Al llegar al tema del aparato reproductor ocurre lo de todos los años: se explica que reproducción y sexualidad están separados en nuestra especie y después se da toda la anatomía y fisiología, etapas de la reproducción, fecundación asistida, métodos anticonceptivos artificiales y ¿¡naturales?! y las enfermedades de transmisión sexual (ETS) pero… no se explica cómo se contagian, textualmente dice infórmate sobre los modos de trasmisión de las enfermedades de trasmisión sexual y digo yo, mis queridos compis, ¿no podría el propio libro de de texto informa sobre las formas de contagio? Se acaba el tema y para variar, se olvidan de que una de cada diez personas no van a usar su aparato reproductor tal y como dice el libro, y ahí es donde entramos (espero que todos) los profes y profas de Biología a enseñar lo que el libro no dice sobre orientación sexual e identidad de género.

Cuando puse en la pizarra las siglas LGTBI descubrí, un año más, que más o menos la mitad de la clase no las reconocía unidas, y desde luego la T y la I eran unas completas desconocidas para la mayoría salvo en su uso más vulgar y peyorativo, lo cual implica eliminar prejuicios, mala información e intentar que aprendan de cero y desde el respeto, y sobre todo que, por encima de la información que están recibiendo, estamos hablando del derecho a ser y a sentir como se quiera.

Os puedo asegurar que, desde luego todas las que yo he usado, la mayoría de las editoriales ignoran el tema LGTBI en todos los ámbitos pero, además, en el tema de sexualidad y reproducción es más sangrante aún. Esperemos que con los nuevos cambios legislativos esto vaya modificándose a mejor y se incluya en los temarios y en los libros de texto. Es interesante que se haga porque para el alumando lo que viene el libro es siempre de más valor que lo que añades, porque esto último saben que depende del profe o del colegio en el que estén.

Es curioso detectar que al movernos en según qué ambientes damos por hecho las siglas que recogen conceptos, asociaciones, colectivos, programas, etc. Las siglas están en la sociedad a todas horas y sin embargo, de por sí para algunas personas pueden no llegar ni a existir. Muchos de mis alumnos desconocen las siglas LGTBI, es más, sus familias también lo ignoran. Como posiblemente no sepan que al unir la L de lesbianas, la G de gais, la T de trans, la B de bisexuales y la I de intersexules se hace referencia a un colectivo de personas que representan la diversidad sexual. Ellos, como tanta gente, viven -en la mayoría de los casos- al margen o de forma paralela a la realidad del colectivo LGTBI e incluso, seguro, que desconocen que somos un colectivo. Porque lo somos, ¿no?.

7 comentarios

  1. Dice ser Kally

    Pues, no: la LGB y la TI no son, efectivamente, una sola comunidad o segmento de la población, ni deben verse juntas las siglas. Son totalmente distintas. La LGB es una, la TI es otra. Ponerlas en la misma categoría es como decir “mascotas y carreteras” o “planetas y coches”. No tienen nada en común (más allá de cualquier aspecto que dos seres humanos aleatorios puedan tener en común, como signo zodiaco, profesión, hobbys, etc).

    Las lesbianas y los gais somos personas que aman a gente de nuestro mismo sexo y los/las bisexuales aman a ambos sexos (o en diferentes etapas de la vida, o intercambiando con más frecuencia, o dicen que el género no es una prioridad, pero de una manera u otra, los bisex aman a hombres y mujeres, los gais a hombres, las lesbianas a mujeres). Es atracción romántica y/o sexual y/o física, y compatibilidad emocional, con nuestro propio sexo, o exclusivamente (para los G y las L) o además del sexo opuesto (los/las B).

    Las lesbianas no queremos ser hombres; nos gusta ser mujeres. Los gais no quieren ser mujeres; les gusta ser hombres. Los/las bisex tampoco quieren ser el otro sexo.

    L@s trans son gente que nacen en el cuerpo equivocado, en el del sexo que no son. Ellos necesitan atención médica para ser lo que realmente son (hormonas, quizás una operación). Los/las LGB no necesitamos atención médica para ser lo que somos, porque ya lo somos.

    L@s trans, o T, pueden ser héteros, gais, bisexuales, o totalmente asexuales. Lo son, en la misma proporción que la población no-trans. Lo suyo no tiene nada que ver con sus sentimientos románticos, sexuales o de atracción; lo suyo es cuestión de ser del género equivocado, habitar el cuerpo equivocado – o sea, tienen más en común con las anoréxicas que con l@s LGB. La mayoría de los/las trans lo descubren muchísimos años antes de que sepan cualquier cosa sobre las relaciones o el sexo. A veces en cuanto sepan hablar y caminar. L@s LGB no lo sabemos hasta llegar a una edad en la que entendemos algo de relaciones y de amor (puede ser a los 7 años, a los 10, en la adolescencia o incluso de adultos, pero no desde los 3 años como suele ocurrir con l@s T).

    Las lesbianas y los gais, podemos intentar imaginar cómo se siente al ser T o I (las que conocemos la anoréxia podemos entenderlo mejor – sabemos lo que es no estar contenta en tu propio cuerpo), podemos apoyar sus derechos, igual como haríamos con las madres o padres soltero/as, los refugiados, los que tienen fibromiálgia, etc etc, pero no podemos comprenderlo porque no tiene nada que ver con nuestra propia condición. Porque ser LG o B no significa que tengas una crisis de género ni que te identifiques con el sexo opuesto (más bien lo contrario) ni que quieras ser el género opuesto. De hecho, ser L o G significa que el género o sexo opuesto pinta aún menos en tu vida que en la de una persona no-LGB y no-TI.

    Hay que saber separarlos – son completamente distintos.

    04 agosto 2016 | 13:18

  2. Dice ser .

    Una sarta de palabras con cada vez menos sentido, porque a lo mejor la sexualidad a piñón fijo no ha existido nunca y era eso lo raro.

    04 agosto 2016 | 13:31

  3. Dice ser EL NUEVO ORDEN , NO SERÁ y la familia nuclear seguirá por siempre

    NO, NO LO SOIS, , SOIS OTRA COSA.

    ESTAS SIGLAS SENCILLAMENTE NO EXISTEN PARA MUCHOS DE NOSOTROS

    Salut!

    04 agosto 2016 | 15:50

  4. Dice ser el misterioso ogro del sexo...

    Me da que para definir a la Humanidad en sí se utilizaría todo el alfabeto.

    04 agosto 2016 | 18:42

  5. Dice ser Kally

    @ #2, La sexualidad de mucho/as sí que es algo fijo – si te gusta tu mismo sexo eres gay o lesbiana, o si te gusta el sexo opuesto, eres hétero; pero si no es algo fijo, es que eres bisexual – igual si cambias en mitad de la vida como si pasas largas épocas heterosexuales o homosexuales, como si te gustan tanto los hombres como las mujeres a la vez.

    Sin embargo, lo que nunca me ha dejado de sorprender es que lo bisexual no sea lo ‘normal y corriente’. Realmente, los homosexuales y también los heterosexuales deberíamos de ser una minoría, mientras que la bisexualidad debe de ser la condición más frecuente.

    Había un emperador romano – no me acuerdo de su nombre – al que consideraban un poco raro porque únicamente tenía amantes femeninas, en vez de amantes de ambos sexos. Yo creo que la condición estándar del ser humano, en realidad, debe de ser la bisexualidad, mientras que a uno/as poco/as les gusta un solo sexo, sea el mismo que ello/as o el opuesto.

    También hay gente a la que no le atrae nadie así, sea cual sea el género. Aunque no todos los asexuales destacan por no sentirse atraídos por nadie; hay asexuales lesbianas, gays, héteros y bisex, y dicen que su atracción es sólo romántica y no sexual.

    04 agosto 2016 | 22:18

  6. Dice ser Jesús

    LGTBI es amor, empatía y tolerancia, como el Islam.

    04 agosto 2016 | 22:34

  7. Dice ser Kally

    @ #6, Jesús: LG y B es amor, empatía y tolerancia, igual que la heterosexualidad. T y I son cosas del cuerpo y de género, no de amor ni relaciones. Los/las T e I podrían ser L, G, B o hétero, igual que la gente no-T o no-I que habita el cuerpo correcto para su sexo. Transsexualidad no tiene nada que ver con ‘amor’ ni ‘parejas’ ni ‘relaciones’, igual que LG y B no tiene nada que ver con tu propio cuerpo – LGB es a quién amas.

    No hay que juntar las siglas de LGB y TI, porque ni siquiera son de la misma categoría. Tus zapatos y tu coche tienen más en común: son dos cosas en las que puedes meterte el cuerpo o parte de ello, y dos cosas que puedes poseer – o sea, ya son dos aspectos que te permitan poner zapatos y coche en la misma clasificación. LGB y TI no tienen ni este parecido. No tienen ninguno.

    @ #3: Búscate una educación y sal de tu aldea de una santa vez. El mundo y la sociedad es un poco más grande que tus estrechas ideas y creencias. Soy lesbiana, y soy hija de dos personas y nieta de una Súper-Abuela y prima de algunas personas más – o sea, soy parte de una (o varias) familia(s) a pesar de ser lesbiana. Hay que abrirte la mente, y mucho. Estamos en el siglo XXI, por si no te ha llegado el memo avisándote de ello.

    07 agosto 2016 | 17:37

Los comentarios están cerrados.