Entradas etiquetadas como ‘kim kardashian’

Kim Kardashian también apuesta por los cuerpos reales

Da igual lo que sea que Kim Kardashian publicite. Puede ser una sombra de ojos, un pintalabios, una base de maquillaje o incluso un perfume que el reclamo siempre será el mismo: su cuerpo. De hecho estoy convencida de que sería capaz de vender hasta una escobilla para limpiar el váter con una sesión de fotos decente.

INSTAGRAM KKWFRAGRANCE

[Un momento… ¿Aún no me sigues en Twitter o Facebook?]

Ha convertido la desnudez en una herramienta de ventas que solo necesita Instagram como escaparate para llegar a todo el mundo, un poder que no todos los influencers tienen. Sin embargo es un poder con doble filo ya que cabe preguntarse, ¿qué tipo de imagen estamos recibiendo?

Estamos en un momento de la historia en el que el desnudo, más que escandalizar, se ha convertido en algo tan habitual que no nos impacta tanto. Es más, lo asumimos como algo “normal”.

Las facciones de estatua egipcia de la más famosa de las hermanas Kardashian así como su cuerpo voluptuoso están tan integradas dentro de la cultura popular actual como los emoticonos de Whatsapp.

Es por eso que resulta tan llamativo que, para anunciar su último perfume, la empresaria haya tirado por otra dirección. La nueva colonia de quien ha sacado con anterioridad un frasco con forma de cereza o corazón ha apostado por la fórmula de Jean Paul Gaultier creando un frasco con sus curvas.

Podría parecer lógico que, para publicitarlo, se escogiera de modelo, como en otras ocasiones, pero ha preferido cederle el espacio a mujeres con diferentes cuerpos.

Aprovechando el movimiento que lucha por la aceptación, el body positive, ha recurrido a formas más delgadas o más anchas que la suya mostrando diferentes tonos de piel así como estrías en lo que podría definirse como una oda a la diversidad física.

View this post on Instagram

11.02.18 #KKWBODY

A post shared by KKW FRAGRANCE (@kkwfragrance) on

¿Mi única pega? El pelo. Kim Kardashian ha querido crear una campaña en la que todas las mujeres podamos sentirnos identificadas, se ha marcado un Dove en toda regla promoviendo los cuerpos reales. Pero lo ha hecho a su manera, como siempre.

Y si antes os hablaba de las facciones egipcias es como si se hubiera inspirado en la misma civilización milenaria que consideraba el pelo algo vergonzoso e impuro. Y eso, solo eso, es lo único que me rechina.

Porque Kim, querida, por mucho que me sienta identificada con las estrías o los pliegues que pueda hacer mi piel al igual que las de tus modelos, a las mujeres nos sale pelo y muchas nos lo dejamos.

Kim Kardashian ya se ha hecho el corte de pelo del verano

Si pensabas que eras la única a la que le apetecía deshacerse del pelo largo a base de un buen tijeretazo, estabas muy equivocada. Las celebrities, que son más humanas de lo que pensamos cuando las vemos en Instagram con sus deportivos y sus bolsos de miles de euros, también pasan por la crisis existencial del pelo y el verano.

[Un momento… ¿aún no me sigues en Instagram, Twitter o Facebook?]

GTRES

De hecho, más de una está cayendo en un corte que, como no tengas las ideas muy claras respecto a tu melena, vas a querer hacerte conforme vayas leyendo esto (luego no digas que no estabas avisada, ¿eh?). Y es que el bob a la altura del cuello es el corte que ha sustituido la melena de Kim Kardashian.

Lo que todavía no ha quedado claro es si era un estilo que le gustaba o que le ha convencido al ver que su hermana Khloé también lo lleva (solo que en rubio platino).

El bob de ambas hermanas, conocido como long bob o loob, se lleva con la raya perfectamente peinada en el centro de la cabeza y con las puntas mirando hacia dentro, lo que requiere que seas diestra en el arte de darle al secador y al peine cilíndrico al mismo tiempo.

Hablo del corte del verano porque, sorprendentemente, mire donde mire, empiezan a florecer famosas con ese corte: Mila Kunis o Dua Lipa son otras celebridades que también han optado por el long bob y pasan de complicarse el verano con la melena larga.

GTRES

¿Pero qué tiene este corte que hace que me apetezca volver a pasar por el incómodo sofá de lavado de la peluquería? En principio es un tipo de peinado que aparentemente rejuvenece (o eso opinan los expertos…). Además, el corte, que es ligeramente más largo por delante, perfila los rasgos lo que hace que las que son de rostro redondeado tengan una especie de countouring capilar.

Así que si por lo que sea te lo decides cortar, y al día siguiente lo echas de menos (algo que tú y yo tenemos claro que va a pasar), puedes sentirte consolada por la propia Kim, que, poco después de cortarse el pelo, tuiteó: “Espera, echo de menos mi pelo largo”. Y es que al final mucho nos quejamos pero se le coge cariño a la melena (aunque dé calor).

Gafas de ciclista: la nueva moda para protegerse del sol

Cuando una prenda sube a la pasarela es muy probable que se convierta en tendencia en un futuro cercano, aunque nunca es del todo seguro, y si no pensemos en las presentaciones de, por ejemplo, Comme des Garçons.

[Un momento… ¿aún no me sigues en Instagram, Twitter o Facebook?]

VETEMENTS/YOUTUBE

Pero cuando aparece en un desfile y al poco se lo ves a una celebrity, y luego a otra, y a otra y a otra, ya sabes que está pasando, se lleva.

Puede gustarte más o menos, pero es oficial, tiene la aprobación de las altas esferas estilísticas y es cuestión de tiempo que empieces a encontrarte en las tiendas versiones más asequibles.

Este ha sido el caso de las gafas de sol de ciclista. Sí, sí, esas de cristales inmensos de colores chillones irisados que tapan toda la zona de los ojos como si fueras parte de la patrulla de los X-Men y te apodaran “Cíclope”.

Las gafas en cuestión han sido vistas cerca de Kim Kardashian (y su hija), Bella Hadid o Rita Ora. Te lo traduzco: ya no hay escapatoria de la moda.

Twinning

A post shared by Kim Kardashian West (@kimkardashian) on

❤️OMI ❤️Louis V ❤️

A post shared by 🦋 (@bellahadid) on

You better GO OFF! 💙

A post shared by RITA ORA (@ritaora) on

Aunque siendo sincera, no puedo decir que me pillara con sorpresa. Si el mundo del motor va a llegar la próxima temporada con las colecciones de Tommy Hilfiger o FentyxPuma de Rihanna, el ciclismo no estaba muy lejos como ya vaticinaban las mallas de Kim Kardashian.

Todo ello forma parte del retorno de las tendencias de los años 90 pero, este regreso, en concreto, no es santo de mi devoción.

Será que no tengo la cara angulosa a la que le favorece este tipo de montura o que simplemente no me veo con algo tan llamativo porque tiendo a llevar gafas de sol más sencillas. Pero por lo pronto, confieso, no voy a darme mucha prisa en hacerme con unas.

Espatarrarse: la nueva tendencia para posar

Los caminos del postureo en verano son inescrutables. Atrás han quedado las fotos de piernas flexionales que nos hacían confundirlas con salchichas o las entrañables capturas de pies. Eso es tan 2015…

[Un momento… ¿aún no me sigues en Instagram, Twitter o Facebook?]

@EMRATA

En 2018 las poses veraniegas con más éxito de Instagram han sido varias. La que más ha triunfado en el mundo de la moda ha sido “Me duele la cabeza”, con la mano ligeramente colocada sobre la frente como si estuviéramos sufriendo una migraña terrible.

La pose “¡Ah del barco!”, muy parecida a la primera con la diferencia de que en esta ocasión la mano hace de visera o la “Pierna de la Barbie”, que consiste en apoyar únicamente la punta del dedo gordo como si tuviéramos el empeine como la muñeca de plástico, también han sido muy vistas.

Sin embargo, mi favorita de todas ellas es “El despatarre”.

Posar haciendo un “despatarre” es tan fácil como arrodillarse, sacar el culo para fuera, el pecho hacia delante, poner cara de “Aquí estoy yo” y disparar.

Algunas de mis ‘ídolas’ como Kim Kardashian o Demi Lovato han demostrado que salir despatarradas es el nuevo hit del verano (y no Despacito).

La posición me gusta por varios motivos, en primer lugar porque desde pequeñas nos enseñan a cerrar las piernas. En todo momento y lugar, ya estemos de pie o sentadas, en primavera o en otoño, hay alguien que te dice que te sientes con las piernas juntas porque es más elegante.

Tú dile a Emily Ratajkowski (lo he escrito sin mirar Google por primera vez), Olivia Culpo o Sarah Hyland que no son elegantes o que cierren las piernas, a ver qué te contestan.

Son mujeres que, con sus carreras, suben a sus redes sociales lo que les da la gana. “Hago lo que me sale del c***” parecen decir con la pose.

Ya basta eso de mantenerlo escondido entre las piernas bien cerradas para las fotos no vaya a ser que de la braga del bikini se escape un tentáculo o algo más peligroso.

La pose, seamos realistas, es favorecedora y ellas mujeres libres de hacerse dueñas de su sexualidad y expresarla como quieran en sus redes sociales.

¿Es quizás una reivindicación femenina? Porque, a diferencia de las campañas en las que se ven modelos adoptando posturas de sumisión, las cantantes, modelos e influencers me transmiten seguridad, control y poder. Y qué queréis que os diga, es algo que me encanta.

WTP

A post shared by Kim Kardashian West (@kimkardashian) on

I rewear the same 5 bathing suits over and over again if you haven’t noticed..

A post shared by Demi Lovato (@ddlovato) on

Workin hard or hardly workinnnn 😅

A post shared by Olivia Culpo (@oliviaculpo) on

¿Se cansará Kim Kardashian de desnudarse?

(Antes de que empieces a leer quiero aclararte que no tengo nada en contra de los desnudos, todo lo contrario, los aprecio enormemente, sobre todo los que se dan en vivo y en directo. También decirte que tampoco tengo nada en contra de Kim Kardashian ya que soy muy fanática del estereotipo de belleza curvilínea al que le está dando tanta visibilidad. De hecho muchas de las cosas de mi armario están inspiradas en su estilo. De hecho soy muy fan también de que le dé por llevar las raíces negras de tres centímetros con su pelo rubio platino teñido.)

Mi pregunta viene por su última campaña publicitaria en Instagram para anunciar los nuevos gloss e iluminadores de su línea de cosméticos que saca a la venta este viernes:

Ultralight Beams highlighters & glosses launching Dec 1st on KKWBEAUTY.COM 📸 @marcelocantuphoto

A post shared by Kim Kardashian West (@kimkardashian) on

Claro que eso lo sabes una vez lees el pie de foto de la imagen, ya que de primeras no terminas de saber lo que está anunciando: si una depilación láser integral, alisado japonés, purpurina para fiestas

Que Kim Kardashian se desnude en Instagram es algo que ya forma parte de nuestra rutina en realidad. Más o menos Puidgemont y los desnudos de la celebridad americana son algo que van a la par en cuanto a cantidad de noticias cada día.

Y por mucho que sea algo a lo que estoy más que hecha y acostumbrada, no puedo evitar que una parte de mí sienta que es algo que le repatea. Como estilista la imagen me encanta por su iluminación cuidada, colores y composición; como consumidora, el gloss me parece llamativo, pero como persona crítica que me considero, tengo que reflexionar acerca de la idea que transmiten este tipo de imágenes y su impacto.

Las imágenes que nos rodean nos influyen de una manera que no sospechamos, por tanto, lo que logra Kim Kardashian utilizando su cuerpo desnudo para publicitar cualquier tipo de producto, es que solo quitándose la ropa consigue que salte a la vista lo que promociona y que por ello tenga éxito, un mensaje bastante peligroso a mi entender.

¿Por qué parece que no hay otra manera de anunciar productos que no sean relacionándolos con el sexo? ¿Por qué los perfumes, los desodorantes, las cervezas se relacionan con imágenes de personas medio desnudas?

Por supuesto que ella es libre de hacer con su cuerpo lo que quiera y que si lo que quiere es desnudarse todos los días en una red social nadie va a decirle que no lo haga, pero ¿queremos eso en realidad? ¿Un mundo en el que solo con el sexo se consiga llamar la atención?

Porque a mí, sinceramente, me parece un mundo bastante superficial por mucho que me lo vendan cubierto de purpurina.

Del gimnasio a la calle: Kim Kardashian nos enseña a reciclar las mallas

Kim Kardashian ha vuelto a hacerlo, ha conseguido volver a encandilarme con su look (y hacer que se lo quiera copiar urgentemente) saliendo a cenar con una amiga vestida con un sujetador, una americana y unos ajustados pantalones.

INSTAGRAM

Hasta ahí todo podría resultarnos “normal” siempre y cuando enmarquemos ese “normal” en el estilo Kardashian, a saber, ir medio desnuda por la vida. Un gusto que va perfecto cuando tu estilo de vida es de celebrity que va en coche con chófer y vigilantes de seguridad de un sitio a otro.

Cuando eres una veinteañera casi treintañera cuya vida social transcurre entre las clases, el trabajo, bares con los amigos y el supermercado como que no te encajan tanto esos estilismos.

Pero si nos fijamos con detalle en el outfit nos damos cuenta de que los pantalones que lleva la Kardashian son en realidad mallas de gimnasio. Repito: mallas de gimnasio, no es un simulacro. Vale que son en versión terciopelada pero siguen siendo unos yoga pants concebidos para sudar en la cinta.

Y lo peor (y lo mejor) es que me encanta. Me encanta cómo le queda, me encanta que se atreva a hacer una mezcla tan arriesgada y me muero por probarlo en carne propia ya que es tan fácil como coger unos leggins del gimnasio y plantármelos con taconazos.

Es cierto que cada vez es más frecuente ver prendas deportivas en estilismos de diario, pero siempre eran sudaderas o como mucho, sujetadores deportivos que daban el pego como tops, pero nunca pantalones y menos de esta manera, yendo a cenar de ‘divineo’ con tu amiga a un restaurante pijo de Manhattan.

¿Me dais la razón entonces con lo de que Kim Kardashian-West es una influencer de la cabeza a los pies?

Yezzy Supply, la colección de joyería de Kanye West que le encantaría a tu abuela

Inspirada en el arte florentino del siglo XIV, Kanye West, el productor, rapero, diseñador y quién sabe qué otra profesión podré añadir el próximo mes, ha lanzado una línea de joyería que bien podría haberse copiado de las medallas de oro de Primera Comunión que te regala tu abuela.

La diferencia es que en vez de llevar a la familiar Virgen o a un Jesusito, las joyas de Kanye West muestran los bajorrelieves de Donatello.

El diseñador, en colaboración con Jacob Arabo (joyero fundador de Jacob&Co, una marca de joyería conocida dentro del mundillo del hip hop), declaró a la revista Vogue que esta colección nacía de su deseo de “crear algo que representara el amor atemporal“.

Un amor que por lo visto para el rapero está representado por 12 piezas, collares, brazaletes y anillos en oro puro de 18 kilates para que casi puedas sentir como que llevas la dote puesta.

Si a eso le sumas el peso de la cadena y que las medallitas no son precisamente pequeñas (échale un vistazo a la foto a Kim Kardashian luciéndolas), te quedas con una colección muy poco discreta, pesada y no para todos los gustos:

YEEZYSUPPLY

YEEZYSUPPLY

YEEZYSUPPLY

Pero no te preocupes, si no tienes entre 4.000 y 10.000 dólares (que es lo que cuestan las piezas de la colección) no vas a tener que lucirlas nunca.

El nuevo escote con el que enseñarás el pecho

…O también conocido como underboob. Apareció de manera sutil por primera vez en la pasarela milanesa, en concreto en el desfile de la nueva colección primavera verano de Fendi.

INSTAGRAM

Una tendencia que, como tantas otras que se ven en los desfiles, podría haber pasado desapercibida de no ser poque Chiara Ferragni, Kim Kardashian o Gigi Hadid se unieron a la moda en sus relativas redes sociales. El underboob es otro ejemplo de cómo nos afectan los contenidos que comparten las personas más seguidas, por lo que se ha convertido en la nueva tendencia de escotes.

Pero analicemos la tendencia más detalladamente solo desde el punto de vista funcional. Estamos hablando de un corte que deja a la visa la parte inferior del pecho, lo que se traduce en que debes ir sin sujetador por narices.

Si bien soy partidaria de, en mi caso, no llevarlo más que en situaciones imprescindibles, entiendo que no es una moda a la que se pueda unir todo el mundo. Las que tenemos poco pecho podemos llevarlo sin problemas en el caso de que queramos, pero no veo luciendo este tipo de escote a una mujer que tenga más de una copa B. Principalmente porque todo lo que vaya más allá de esa talla resulta bastante difícil de sujetar sin un armazón.

Desde el punto de vista estético, me choca de primeras, aunque también lo achaco a que no estoy acostumbrada a ver en un streetstyle este tipo de escote. Por muy tendencia que sea me parece poco práctico y no me resulta atrayente sumarme a esta nueva moda. El tiempo dirá su recorrido pero por lo pronto, no sé vosotros, yo aún no he visto ningún underboob por la calle.

2017 Grammy's

A post shared by xoxo, Joanne (@ladygaga) on

Cuando la faja se convirtió en tendencia

En mi tierna inocencia pensaba que el gimnasio era el único lugar del mundo ajeno a modas y tendencias (algo que sería lo lógico si tenemos en cuenta su función). No podría estar más equivocada.

Solo tengo que echarle un ojo a esas combinaciones de mallas fluorescentes con zapatillas idénticas, y casi manicura y maquillaje a juego, para darme cuenta de mi error. El gimnasio tiene su propio código estilístico y, de un tiempo a esta parte, después de los crop tops para entrenar, han llegado las prendas a la cintura.

Fajas discretas. WHATAWAIST

Fajas discretas. WHATAWAIST

En todo gimnasio hay tres prendas de este estilo: el cinturón de peso, fácilmente reconocible ya que se encuentra en toda figura de macho musculado (los reconocerás porque son los que más gritan para demostrar todo el peso que se están metiendo), que también lo llevan muchas mujeres para no dañarse la zona lumbar, la faja moldeadora de sujeción y los corsés deportivos.

Waist trainers es el nombre que reciben los productos que engloban estos dos últimos casos y que están orientados hacia un público femenino. Básicamente se encargan de modelar nuestro cuerpo para conseguir la preciada cintura de avispa (que a este ritmo se va a convertir en el nuevo escote).

Según Carolina Subira, dependienta de la tienda de fitness Fitness Store (c/Bravo Murillo), el objetivo de estas fajas es el de proteger la zona media que es donde van las sobrecargas. La sujeción es con velcros por lo que se adaptan a cualquier tipo de cuerpo y son las varillas internas las que mantienen la forma: “Son prácticas tanto para hacer deporte como para los que tienen problemas de espalda por lo que la puedes llevar para hacer ejercicio o en tu día a día”. La faja moldeadora “no protege para levantar peso, es únicamente para modelar la cintura y mejorar la postura”, en otras palabras, es genial para hacer deporte y mantenerte recta si tiendes a encorvarte normalmente (y ya de paso para presumir de cintura de princesa Disney).

Fajas Ann Chery

Fajas Ann Chery

Por último, los corsés son el complemento deportivo que se hicieron famosas a raíz de una publicación en Instagram de…¿adivináis quién? Correcto, Kim Kardashian. Según Ann Chery, una empresa especializada en la venta de estos corsés (o ‘Sport Waist Trainers‘ según ellos), aumentan la actividad termal de la zona de la cintura y maximiza los resultados de las sesiones de gimnasio. Vamos, que no solo vas a sufrir las sesiones de spinning en la más mortal anaerobia sino que vas a acabar con la cintura más mojada que la frente de un guiri comiendo chiles rellenos.

La broma de estos corsés milagrosos (que de 50 dólares no bajan) puede salir caro en salud a sus usuarias. Rebecca Harrington, periodista de New York Magazine quiso hacer el experimento de llevar uno de los corsés deportivos de Whatawaist, cuyos vendedores prometen  una reducción de entre dos o tres tallas solo por llevarla. Tras dejarse 153.23$ en un producto que debía llevar casi las 24 horas, tras cinco días viendo que no le permitía respirar, acabó dejando de usarla.

Como demostró el médico francés Ludovic O’ Followel en 1908, el uso de corsés a largo plazo puede provocar problemas respiratorios, desplazamiento de órganos, deformación muscular o torácica o alteración de funciones digestivas entre otras. Vale que no son los mismos que hace cien años, pero… siendo sincera, ¿merece la pena sufrir tanto por una cintura de Jessica Rabbit?